Victoria contundente del PP… Victoria que no es suficiente (II)

Rajoy_en_Bilbao2-Iker_Parriza-th_nov-2011

<< Primera parte

Rajoy: “pido media hora a los mercados…”

Son conocidas las declaraciones de Rajoy del viernes, antes de las elecciones, donde pedía media hora a los mercados tras la apertura de los mismos en la mañana del lunes 21, para anunciar sus “reformas” y tranquilizar a las Bolsas.

Pero, como suele ser habitual en él, Rajoy dejó pasar el tiempo…

El lunes a la tarde, el Comité nacional del PP se reunió durante menos de 1 hora en una mera sesión protocolaria en la que no se tomó ninguna decisión concreta sobre las próximas medidas que piden los acreedores financieros para que el capitalismo español pague sus deudas. Parece que el abúlico Rajoy no se enteraba de que ahora es él el que ganó las elecciones y de que su tarea no es “dejar que los problemas se solucionen por sí solos”, cosa a la que estaba tan acostumbrado desde la oposición.

Alarmada, Angela Merkel, a pesar de haber hablado durante 20 minutos con Rajoy el lunes a la mañana para felicitarle por su triunfo, se apresuró a mandarle un telegrama nuevamente a Rajoy, telegrama que hizo público el martes, en el que le marca el paso y el ritmo a la hora de tomar medidas. Merkel le dijo:

«Ha recibido de su gente un mandato claro para decidir y poner en marcha rápidamente las reformas necesarias en este periodo difícil para España y Europa».

Resucitó Gila: Oiga ¿Está el Gobierno?

El fallecido y entrañable humorista Miguel Gila hubiera hecho una parodia magnífica: Oiga ¿Se puede poner el Gobierno?…

Pero la cosa no está para bromas. Tanto el martes como el miércoles hablaron “los mercados”, es decir, los especuladores financieros ávidos de rentabilidad rápida que sienten como gran parte del capital ficticio que manejan se va a volatilizar ante la nueva caída económica internacional que vaticinan la mayor parte de los datos sobre producción industrial y beneficios empresariales en las últimas semanas.

Así, en la subasta de Letras del Tesoro a tres y seis meses, el Tesoro español se vio obligado a prometer un interés medio del 5,110% por sus letras con vencimiento en febrero cuando en octubre le bastó con pagar un 2,35%, lo que supone que los intereses a pagar casi se han duplicado en apenas un mes y ¡El Tesoro español paga ya por tanto más que Grecia y Portugal en las Letras del tesoro a tres y seis meses!

Hoy mismo, el Tesoro italiano  ha pagado un 6’5% en Bonos del tesoro a dos años. En el caso español, ese interés del Bono del Estado también hoy ha superado la cifra del 6%. Para hacernos una idea de lo que significa esto, hay que entender que para la deuda pública española cada punto que sube el encarecimiento de su financiación significa 2.000 millones de euros más en intereses sobre los que ya se pagan.

Pero, a su vez, si el Estado ofrece a los especuladores financieros un 5 o 6% de interés, la banca o empresa española (más endeudada que el propio Estado) tiene que ofrecer esa cantidad, o más en algunos casos. Es decir, es una situación insostenible que, en el contexto de una recaída en recesión de la economía europea (e internacional), que nuevamente va a ser mayor en el caso español, expresa una clara tendencia a la insolvencia del conjunto del capitalismo español.

El martes, la pachorra de Mariano Rajoy cedió y un portavoz suyo anunció en la prensa que “expondrá a la canciller alemana, Angela Merkel, y al presidente francés, Nicolas Sarkozy -entre otros líderes europeos- sus planes económicos para la próxima legislatura. Lo hará durante la Cumbre del Partido Popular europeo que tendrá lugar en Marsella los días 7 y 8 de diciembre, en la que hablará como presidente del PP español…” Seguía sin enterarse de que tenía que anunciar medidas inmediatas.

Problamente, para entonces, Merkel y Sarcozy le anuncien sus propias decisiones de obligado cumplimiento. Hoy, el diario económico Cinco Días recoge:

“Sarkozy dejó claro que no admitirán vetos ni frenos por parte de ningún país. ‘Si se rechaza la reforma del Tratado’, advirtió el presidente francés, ‘buscaremos otras vías’».

Como el miércoles la Bolsa española volvió a caer, por fin hubo una reunión relámpago entre él y Zapatero de dos horas donde, según trascendió, no anunció ni al mismo Zapatero cuáles van a ser sus primeras medidas.

Incumplimiento del déficit

Ya indicamos la semana pasada cómo FUNCAS preveía que a fin de año el déficit público final del conjunto de administraciones públicas oscilaría entre el 7 y el 8%, alejándose del 6% que Zapatero prometió a la Comisión Europea.

Cada punto de déficit de más sobre el PIB son 12.000 millones de euros.

Si el déficit en diciembre es del 6% (una ficción que el Gobierno no menciona desde hace semanas) los recortes comprometidos con la UE sería de 18.000 millones de euros hasta final de 2012. Si es “solo” del 7%, el ajuste debe ser de 30.000 millones de euros. Finalmente, si llegase al 8%, nos arrancarían de nuestros salarios y bienestar social 42.000 millones de euros.

Recordemos que el “ajuste” que realizó el Gobierno del PSOE en el último año fue de 15.000 millones de euros, aunque en realidad fue superior.

Recaída en recesión

Como el consumo interno español lleva más de tres años seguidos en tasas negativas y el capitalismo español depende de las exportaciones para el débil crecimiento que ha mantenido, no parece probable que la economía española pueda crecer más que otras economías europeas a las que exporta sus productos.

En cualquier caso, un crecimiento negativo indica que todas las previsiones del hasta ahora Gobierno del PSOE deben ser revisadas.

FUNCAS (instituto de análisis de las cajas de ahorro) anunció la semana pasada una caída de la economía española para el 2012 del 0,5%. Pero ayer, jueves, el Instituto Financiero Internacional (que agrupa a la mayor parte de los 400 bancos más importantes del planeta) anunció sus previsiones sobre la zona euro para el año próximo. Según ellas, la eurozona se contraerá un 1%.

En cualquier caso, los hechos son que la economía española va a crecer en tasas negativas: eso significa menos recaudación fiscal, varios miles de millones de euros más que nos quitarán. Pero el ajuste, tan draconiano como criminal que van a ejercer sobre todos nosotros, ralentizará aún más el consumo aún más…

Es decir, el bucle en el que va a entrar la economía va a ser probablemente muy peligroso para la propia estabilidad del capitalismo español. Sin ningún tipo de exageración, tenemos que tener en perspectiva el dramático descenso del nivel de vida que ha padecido el pueblo griego en los dos últimos años para, proporcionalmente, tener una idea de la situación que nos puede esperar.

Pero la situación es aún peor: según el Banco de España, en su último informe semestral de septiembre, la deuda neta exterior tiende a seguir creciendo, expresando con ello que la tendencia menos competitiva de esta economía, no solo se mantiene, sino que se acrecienta, lo que da menos garantías que otras economías de devolver las deudas.

Los recortes y el “plan” de Rajoy

Con este telón de fondo, toda la política del gobierno Rajoy va a tener un norte: pagar las deudas del endeudado capitalismo español para que no nos echen del euro o, cuando menos, para dar “confianza a los mercados y que sigan invirtiendo en España”. Va a realizar todo tipo de contrarreformas en la legislación para abaratar el despido, realizar exenciones fiscales sobre las empresas y reducir los salarios sociales, todo ellos para recuperar la tasa de ganancia de las empresas, así como su competitividad internacional.

Se trata de que los trabajadores y sectores más humildes de la sociedad paguemos el coste de las deudas del conjunto del sistema: del rescate a los bancos y a las empresas, cuyo endeudamiento en cada caso supera al propio PIB del Estado español.

CiU ya se ha adelantado en Cataluña. Mas, presidente de la Generalitat, ha anunciado un nuevo recorte de 1.000 millones de euros, quitando complementos salariales a los funcionarios, además de la introducción del copago en el servicio sanitario, a través de las facturas farmacéuticas. Si se aprueban los nuevos Presupuestos de la Generalitat, para los que CiU precisa los votos del PP, Cataluña será la primera comunidad en establecer el copago. El eventual apoyo del PP hace pensar que podría generalizarse en el resto de las autonomías.

Pero esto es una manicura. La burguesía, a través del PP, necesita cortar hasta el hueso. Como decía el martes Jorge Martín en esta publicación:

“Lo que Rajoy tendrá que hacer es claro: aumentar los impuestos indirectos, recortar el gasto público en salud y educación, introducir el pago obligatorio parcial de los servicios de salud, el aumento de las tasas de matrícula en la Universidad, destruir la negociación colectiva y atacar los derechos sindicales, reducir aún más los salarios de los trabajadores del sector público, nuevos ataques contra las jubilaciones, etc. Estas políticas sólo provocarán una profundización de la recesión…”.

Tendencia a la insolvencia. La reforma financiera

La recaída en la recesión, como en toda enfermedad, en el caso español puede tener efectos fulminantes. En una economía que va a recaudar mucho menos y con un endeudamiento privado mucho mayor que el griego, la tendencia a la insolvencia de familias se trasladará a los bancos.

El sector financiero, a su vez, necesita ser rescatado: hay centenares de miles de millones de euros falsificados en los balances de los bancos.

Dos datos:

–         La CAM (tercera caja de ahorro hace un año), pasó de tener una morosidad “declarada” del 9% a un 20%, ahora que está en manos del Estado.

–         En el pequeñísimo Banco de Valencia, una vez que ha sido nacionalizado el día después de las elecciones, el Gobierno ha metido inmediatamente 3.000 millones de euros de todos los contribuyentes

En el caso del resto de la banca, aunque los datos reales de morosidad sean menores, la tendencia a la insolvencia, en este escenario económico, va a ser inevitable. Lo cual quiere decir, por lo monumental de las deudas de que estamos hablando, que hay una tendencia cada vez más clara y evidente a la insolvencia del propio capitalismo español.

Es decir, durante años se nos van a imponer y exigir todo tipo de ímprobos sacrificios para NADA, para echarlos en un “agujero negro” que todo lo devora.

Una Europa de dos velocidades

Los dirigentes políticos de la débil, poco competitiva, endeudada y rapaz burguesía española son una representación proporcionada de su clase enferma. Ahora que tienen la responsabilidad de Gobierno les tiembla el pulso, por lo menos para los de su clase. Deben intervenir cajas de ahorro, pero eso significa que algunos cuadros políticos del PP quedarán manchados. Fernando Zunzunegui, profesor de derecho bancario, calificaba el miércoles en el Cinco Días de “atípica” e “insólita” la nacionalización del Banco de Valencia, ya que el Banco de España al “descartar que la matriz [Bankia, dirigida por Rodrigo Rato, dirigente de peso del PP y llamado a jugar un papel político y económico de primer orden en el “capitalismo de amiguetes” que va a volver a impulsar Rajoy, nota del editor] se haga cargo de las pérdidas de la filial (…) y hacer recaer las pérdidas sobre los contribuyentes”.[1]

Al mismo tiempo, la promesa electoral de “no subir impuestos” no se sostiene: Van a subir el IVA y, teniendo en cuenta el ajuste tan brutal al que va a someter al resto del país y la falta de fondos existente, también deberían subir impuestos a las rentas altas. Pero el PP se resiste a ello.

El resto de capitalistas europeos expresan su desconfianza en ellos, por sus dirigentes, pero sobre todo por la debilidad orgánica de sus empresas y bancos. Los especuladores financieros también.

Los burgueses españoles más inteligentes, antes de las elecciones, criticaban la falta de definición del PP por su estrategia electoralista. Incluso Miguel Marín, presidente de la AEB (Asociación española de la banca) dijo antes de las elecciones:

“…El que salga elegido no tendrá ni 100 días para presentar su programa y explicar cómo va a hacer frente a la realidad… Si no se hace en este sentido, se lo van a hacer…” (el subrayado es nuestro).

Es por toda esta situación que la prima de riesgo, aunque pueda bajar temporalmente, va a seguir siendo muy alta, “insostenible”, tal como declaran todos los diarios económicos y agentes financieros.

En la próxima Cumbre Europea de diciembre, Sarcozy, y sobre todo Merkel, muy posiblemente establezcan nuevas reglas del juego que hagan realidad esa “Europa a dos velocidades”, esa “nueva Europa” de la que Merkel ha hablado en varias ocasiones en las últimas semanas.

El capitalismo alemán quiere “ayudar” a otros países de la eurozona que se abra paso a partir de entonces. Sí, a aquellos que sean satélites económicos suyos o cuyas economías estén plenamente integradas con la suya. Pero también quiere “establecer procedimientos disciplinarios que conlleven sanciones automáticas en caso de incumplimiento de los objetivos pactados”, tal como hoy ponen por escrito. No van a dar dinero a cambio de nada. El capitalismo español lo tiene muy complicado para cumplir con los “objetivos pactados” y cada vez es más probable (bien sea en diciembre, o quizás a lo largo del 2012) que acabe demostrando que no puede estar en la categoría de los elegidos en esa “nueva Europa” de Merkel.


[1] El Consejo de Gobierno ha indultado hoy viernes al consejero delegado del Banco Santander, Alfredo Sáenz, de la condena a tres meses de arresto e inhabilitación a la que había sido sentenciado por un delito de acusación falsa. No sabemos si esto se trató en la reunión de Rajoy con Zapatero o en las de Rajoy con los tres principales presidentes de los bancos en los últimos días.

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: [email protected]

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí