Un famoso periodista estadounidense afirma que EE.UU. voló Nord Stream

El 26 de septiembre de 2022 se conoció la noticia de unas explosiones en los gasoductos de gas natural Nord Stream 1 y 2, que van de Rusia a Alemania. Las explosiones dejaron inoperativas tres de las cuatro líneas y liberaron grandes cantidades de gas en el mar Báltico.

Los políticos ucranianos y occidentales culparon inmediatamente al «sabotaje ruso»: una afirmación que fue repetida textualmente por todos los principales medios de comunicación, sin la menor prueba, como parte de una implacable oleada de propaganda de guerra. Ahora, una reveladora denuncia de un célebre periodista estadounidense acusa a Estados Unidos de haber orquestado el atentado.

Antes de analizar el nuevo informe, consideremos los antecedentes. No es ningún secreto que Estados Unidos se opuso durante mucho tiempo a los gasoductos Nord Stream, que son propiedad mayoritaria de la compañía estatal rusa de gas, Gazprom, y que anteriormente suministraban a Europa grandes cantidades de gas natural ruso barato, reduciendo la dependencia del continente de la energía estadounidense.

Tras la invasión rusa de Ucrania, el flujo de gas natural a través de Nord Stream se redujo en repetidas ocasiones y finalmente se interrumpió por completo. Aunque Rusia alegó que se debía a «tareas de mantenimiento», estaba claro que Nord Stream podía utilizarse como palanca: cortando el suministro de gas y encareciendo las facturas energéticas en Europa occidental para socavar el apoyo público al envío de armas a Ucrania.

¿Por qué bombardearía Rusia sus propios gasoductos?

Cuando se informó de las explosiones, el jefe de política exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, lanzó una acusación apenas velada sobre la responsabilidad rusa al declarar en nombre de la UE que: «cualquier perturbación deliberada de las infraestructuras energéticas europeas es absolutamente inaceptable y será respondida con firmeza y unidad». Pero Rusia negó rotundamente tener nada que ver con el sabotaje, y el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, calificó la idea de «estúpida y absurda».

«Esto es un gran problema para nosotros porque, en primer lugar, ambas líneas del Nord Stream 2 están llenas de gas», dijo Peskov. «Todo el sistema está preparado para bombear gas y el gas es muy caro… Ahora el gas está volando por los aires. ¿Nos interesa? No, no nos interesa, hemos perdido una ruta de suministro de gas a Europa». Un punto razonable, sin duda. ¿Qué posible motivo tendría Rusia para bombardear sus propios gasoductos, cortando no sólo una importante fuente de ingresos, sino también rompiendo un poderoso yugo sobre los aliados europeos de Ucrania?

Sin embargo, el asesor presidencial ucraniano Mijailo Podoliak acusó inmediata y abiertamente a Rusia de llevar a cabo “un ataque terrorista» que pretendía «desestabilizar la situación económica en Europa y provocar el pánico previo al invierno». Los Estados bálticos antirrusos coincidieron, y el ministro de Asuntos Exteriores de Letonia, Edgars Rinkēvičs, deliró en Twitter sobre una «nueva fase de guerra híbrida».

Esta opinión fue repetida por la mayoría de los líderes políticos y comentaristas en Occidente, con el ministro de Economía alemán Robert Habeck declarando: «Que Rusia diga ‘no fuimos nosotros’ es como decir ‘yo no soy el ladrón'». Cuatro días después de las explosiones, la Secretaria de Energía estadounidense, Jennifer Granholm, declaró a la BBC que «parece» que Rusia fue la culpable. Mientras tanto, un alto funcionario europeo de medio ambiente declaró a The Washington Post que: «nadie en el lado europeo del océano piensa que esto sea otra cosa que un sabotaje ruso».

Investigación

Sin embargo, con el paso de los días y las semanas, empezaron a abrirse grietas en este relato. Suecia y Dinamarca, que controlan la zona económica submarina en la que explotaron las tuberías, abrieron una investigación. Como era de esperar, no se permitió la participación de Rusia, a pesar de ser el propietario mayoritario de las tuberías. La Fiscalía General alemana inició su propia investigación el 10 de octubre de 2022, con la ayuda de la Marina alemana, dado que Nord Stream desembarca en territorio alemán y el sector energético del país fue el más afectado por el ataque.

Pero pronto se hizo evidente una curiosa desunión. Suecia anunció que «no estaba interesada» en crear un equipo conjunto de investigación con Alemania bajo la jurisdicción de Eurojust, la agencia de la UE creada para resolver la delincuencia transfronteriza. Un portavoz de la fiscalía sueca achacó la decisión al «secreto relacionado con la seguridad nacional». El 15 de octubre, el gobierno alemán admitió (en una investigación parlamentaria iniciada por Die Linke) que no se había llevado a cabo ninguna investigación in situ, y no revelaría información sobre buques rusos o de la OTAN cerca del lugar el día del sabotaje, alegando «secretos de Estado».

Y tras meses de investigación, ninguno de estos esfuerzos ha podido culpar a Rusia. Una evaluación de 23 funcionarios diplomáticos y de inteligencia de nueve países concluyó que «no hay pruebas en este momento de que Rusia estuviera detrás del sabotaje». El fiscal general alemán, Peter Frank, también declaró en febrero de 2023 que la participación rusa no podría probarse «por el momento».

Un informe reciente del Washington Post señala que EE.UU. «intercepta rutinariamente las comunicaciones de funcionarios y fuerzas militares rusas», y hasta ahora «los analistas no han oído ni leído declaraciones de la parte rusa atribuyéndose el mérito o sugiriendo que están tratando de encubrir su intervención.» Cabría suponer que cualquier atisbo de prueba se habría proclamado a los cuatro vientos. Y cuando se supo que Rusia había estado estudiando discretamente las estimaciones del coste de reparación de los oleoductos, el New York Times se vio obligado a describir la noticia como «una complicación de las teorías sobre quién estaba detrás del ataque».

Ahora, algunos funcionarios europeos manifiestan su escepticismo sobre la participación de Rusia, y uno de ellos, citado por el Post, admite que «el razonamiento de que fue Rusia [quien atacó los oleoductos] nunca tuvo sentido para mí». Otro se quejaba de las acusaciones prematuras y exageradas: «los gobiernos que esperaron a comentar antes de sacar conclusiones hicieron bien». Mucho de esto se dice en privado, o de forma anónima, por supuesto. A estos funcionarios no se les ve desviarse de la línea oficial de apoyo unánime a Ucrania y condena absoluta a Rusia: que parece ser la única responsable de todos los males del mundo.

Sin embargo, las dudas se expresan más abiertamente en la prensa. The Times informa de que Alemania está «abierta a la teoría de que un Estado occidental llevó a cabo el atentado con el objetivo de culpar a Rusia».

¿A quién beneficia?

La guerra de Ucrania se ha caracterizado desde el principio por un torrente de mentiras y propaganda, que ha desempeñado en el conflicto un papel casi tan importante como las balas y las bombas. Cuando se trata de atravesar la espesa niebla de desinformación en torno a incidentes como el Nord Stream, la primera pregunta que debemos hacernos es: ¿a quién beneficia?

Evidentemente, a Ucrania le interesaba que Rusia perdiera una de sus mayores ventajas sobre los aliados europeos de Kiev a medida que se acercaba el invierno, ya que las bajas temperaturas y los altos costes de la energía probablemente presionarían a Alemania en particular para que pidiera la paz en lugar de suministrar más armas. El atentado también convenía a Estados Unidos, que no quería poner fin a la guerra «prematuramente», sino sumir a Rusia en un atolladero el mayor tiempo posible (aunque sin implicarse directamente).

Además, el sabotaje eliminó una espina clavada desde hacía mucho tiempo en el costado del imperialismo estadounidense, en términos de la dependencia de Europa de la energía rusa. En una rueda de prensa el pasado septiembre sobre las consecuencias del empeoramiento de la crisis energética en Europa Occidental, el Secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, habló del sabotaje del Nord Stream como «una tremenda oportunidad para eliminar de una vez por todas la dependencia de la energía rusa y así quitarle a Vladimir Putin la militarización de la energía como medio para avanzar en sus designios imperiales. Eso es muy significativo y ofrece una tremenda oportunidad estratégica para los años venideros».

La subsecretaria de Estado para Asuntos Políticos de EEUU, Victoria Nuland, hablando con el senador de Texas, Ted Cruz (portavoz del lobby petrolero estadounidense) en una audiencia del Comité de Relaciones Exteriores en enero de 2023, dijo: «Al igual que usted, estoy, y creo que la Administración también, muy satisfecha de saber que Nord Stream 2 es ahora, como a usted le gusta decir, un trozo de metal en el fondo del mar».

Los estadounidenses también han insinuado abiertamente su propia participación. El 7 de febrero, menos de tres semanas antes de la invasión rusa de Ucrania, el presidente estadounidense Joe Biden declaró en una sesión informativa en la Casa Blanca, en presencia del canciller alemán Olaf Scholz: «Si Rusia invade… ya no habrá Nord Stream 2. Le pondremos fin. Le pondremos fin».

Un par de semanas antes, Nuland dijo en una reunión informativa del Departamento de Estado: «Quiero ser muy clara con ustedes hoy: Si Rusia invade Ucrania, de un modo u otro Nord Stream 2 no seguirá adelante». En una insinuación algo menos sutil (que podría haberse basado en una especulación educada), el miembro del Parlamento Europeo y ex ministro de Asuntos Exteriores polaco Radoslaw Sikorski tuiteó una foto de las secuelas de la explosión con el mensaje: «Gracias, Estados Unidos». El tuit fue borrado posteriormente.

Por supuesto, el hecho de que Estados Unidos saliera ganando con este atentado no prueba necesariamente su culpabilidad. Además, había muchos riesgos en orquestar lo que ha sido descrito por las potencias europeas –con razón– como un acto deliberado de terrorismo, contra infraestructuras civiles, en aguas de la OTAN, destinado a condenar a millones de personas a la pobreza energética en países que se supone son aliados de Estados Unidos. Nadie ha presentado pruebas ni una explicación más profunda de la implicación estadounidense en el sabotaje, hasta ahora.

«Un acto de guerra»

En un post de Substack de 5.000 palabras titulado «Cómo Estados Unidos acabó con el gasoducto Nord Stream», el periodista de investigación Seymour Hersh cita una fuente anónima «con conocimiento directo de la planificación operativa», para acusar a Estados Unidos de sabotear Nord Stream, con la colaboración de Noruega.

Hersh no es un bloguero de poca monta, sino un periodista serio que ganó un Premio Pulitzer por sacar a la luz la masacre de Mỹ Lai de 1968, en la que tropas estadounidenses asesinaron a sangre fría a cientos de civiles vietnamitas. En 1974 también reveló, escribiendo para The New York Times, la Operación CHAOS, en la que la CIA espió ilegalmente a 10.000 ciudadanos estadounidenses como parte de una investigación sobre el movimiento contra la guerra de Vietnam.

Como era de esperar, las repetidas investigaciones de Hersh sobre las operaciones criminales del imperialismo estadounidense han provocado ataques contra su reputación profesional. Fue puesto en la picota por refutar las afirmaciones de que el gobierno de Assad en Siria utilizó armas químicas contra civiles; y por acusar a Estados Unidos de mentir sobre los acontecimientos que rodearon la muerte de Osama bin Laden. No es de extrañar que su artículo sobre el Nord Stream se publicara en un blog gratuito y no en una gran publicación de noticias.

El artículo de Substack ha suscitado críticas por basarse en una única fuente anónima, aunque no es una práctica infrecuente en el periodismo, sobre todo en el caso de historias políticamente delicadas. No tenemos forma de verificar de forma independiente las afirmaciones de Hersh, pero su relato es minucioso, está bien escrito y, lo que es más importante, se ajusta a los hechos establecidos. Sus credenciales también hablan por sí solas.

Hersh señala que, «desde sus primeros días, el Nord Stream 1 fue visto por Washington y sus socios antirrusos de la OTAN como una amenaza al dominio occidental». Habla de que la oposición al Nord Stream 2 (que estaba terminado pero aún no suministraba gas en el momento del ataque) estalló en la víspera de la investidura presidencial de Biden en enero de 2021, cuando los Republicanos del Senado, liderados por Cruz, «plantearon repetidamente la amenaza política del gas natural ruso barato durante la audiencia de confirmación de Blinken como Secretario de Estado.»

Cuando las sanciones y otras formas de presión diplomática no lograron convencer al gobierno alemán, entonces presidido por Angela Merkel, de no seguir adelante con Nord Stream 2, el Departamento de Estado abandonó abruptamente sus sanciones en mayo de 2021. En respuesta a este giro de 180 grados, los enfurecidos Republicanos del Senado bloquearon sin demora todos los nombramientos de Biden en política exterior y retrasaron la aprobación de la ley anual de defensa. Junto con la agitada retirada estadounidense de Afganistán en verano, el giro sobre Nord Stream 2 se consideró una gran amenaza para la posición de Biden.

Posteriormente, el nuevo canciller alemán Scholtz y el presidente francés Emmanuel Macron pidieron una mayor autonomía respecto a Washington en materia de política exterior. Con su prestigio mundial mermado, los aliados perdiendo confianza y las tropas rusas acumulándose en la frontera de Ucrania, a Washington le preocupaba que la dependencia europea del gas ruso barato hiciera que países como Alemania se mostraran reacios a suministrar dinero y armas a Kiev en caso de guerra.

Todos estos factores llevaron a Biden a pedir al consejero de Seguridad Nacional, Jake Sullivan, que reuniera un equipo para elaborar un plan para hacer frente a Nord Stream. Este grupo de trabajo incluía a representantes del Estado Mayor Conjunto, la CIA y los Departamentos de Estado y del Tesoro. Hersh afirma que la decisión de sabotear los oleoductos se tomó tras «más de nueve meses de debate altamente secreto de ida y vuelta dentro de la comunidad de seguridad nacional de Washington sobre la mejor manera de lograr ese objetivo». Se entendía que «una acción que pudiera atribuirse a la administración violaría las promesas de EE.UU. de minimizar el conflicto directo con Rusia». Por lo tanto, «el secreto era esencial».

«Esto no es cosa de niños», dice la fuente de Hersh. «Es un acto de guerra». De hecho, algunas voces en la CIA y el Departamento de Estado estaban totalmente en contra de la idea, diciendo: «No lo hagáis. Es estúpido y será una pesadilla política si sale a la luz». Estos planificadores más cautos se rasgaron las vestiduras cuando Nuland y Biden aludieron a «poner fin» al Nord Stream a principios de 2023. «Fue como poner una bomba atómica sobre el terreno en Tokio y decirles a los japoneses que vamos a detonarla», dijo la fuente. «El plan era que las opciones se ejecutaran después de la invasión y no se anunciaran públicamente. Biden simplemente no lo entendió o lo ignoró».

¿Estados Unidos y Noruega colaboraron para volar Nord Stream?

Pero un efecto secundario del hecho de que Biden y Nuland desvelaran el plan fue que algunos altos cargos de la CIA llegaron a la conclusión de que la operación ya no era encubierta, «porque el Presidente acababa de anunciar que sabíamos cómo hacerlo». Como resultado, el plan para volar los oleoductos pasó de ser una operación encubierta a una operación de inteligencia «altamente clasificada», lo que significaba que no había necesidad de informar al Congreso. «Todo lo que tenían que hacer ahora era simplemente hacerlo», dijo la fuente, «pero todavía tenía que ser secreta».

Estados Unidos buscó un cómplice en Noruega, signatario original de la OTAN con el que ya había desarrollado estrechos lazos militares, y que durante años había llevado a cabo operaciones conjuntas de inteligencia dirigidas contra Rusia. En noviembre de 2022, el parlamento noruego aprobó el Acuerdo Suplementario de Cooperación en Defensa (SDCA, por sus siglas en inglés), que concedía a EE.UU. acceso a territorio e instalaciones noruegos acordados para llevar a cabo actividades de «defensa mutua.»

Y, por supuesto, el ex primer ministro noruego y actual secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, es un aliado de Estados Unidos desde hace mucho tiempo, que consiguió el puesto más alto de la OTAN con el respaldo de Estados Unidos. «Él es el guante que se ajusta a la mano estadounidense», afirmó la fuente. Todos estos factores, unidos a sus propios intereses como proveedor de gas natural a Europa a través del gasoducto del Báltico, hicieron de Noruega un socio perfecto para esta operación encubierta tan delicada.

La fuente de Hersh afirma que la marina noruega identificó un lugar adecuado para colocar explosivos C4, a pocas millas de la isla danesa de Bornholm, donde los gasoductos Nord Stream discurren a sólo 260 pies bajo el agua. También afirma que propusieron que la operación coincidiera con un ejercicio anual de la OTAN en el Mar Báltico, patrocinado por la Sexta Flota estadounidense: Baltic Operations 22 (BALTOPS 22) en junio.

EE.UU. añadió a BALTOPS 22 un ejercicio de investigación y desarrollo anunciado públicamente, en el que equipos de buceadores de la OTAN sembraban minas y equipos competidores trataban de localizarlas y destruirlas utilizando las últimas tecnologías de detección submarina. Era la tapadera perfecta. Según la fuente, la operación se llevó a cabo con la participación de buzos del Centro de Entrenamiento de Buceo y Salvamento Naval de Ciudad de Panamá, que operaban desde un cazaminas noruego de la clase Alta.

Según Hersh, para poner cierta distancia entre BALTOPS 22 y el sabotaje real, se urdió un sofisticado plan para detonar el C4 a distancia:

«El C4 fijado a las tuberías se activaría mediante una boya de sonar lanzada por un avión con poca antelación, pero el procedimiento implicaba la tecnología de procesamiento de señales más avanzada. Una vez colocados, los dispositivos de temporización retardada fijados a cualquiera de los cuatro oleoductos podrían activarse accidentalmente por la compleja mezcla de ruidos de fondo del mar Báltico, muy transitado, procedentes de barcos cercanos y lejanos, perforaciones submarinas, fenómenos sísmicos, olas e incluso criaturas marinas. Para evitarlo, la boya sonar, una vez colocada, emitiría una secuencia de sonidos tonales únicos de baja frecuencia –muy parecidos a los emitidos por una flauta o un piano– que serían reconocidos por el dispositivo temporizador y, tras unas horas de retardo preestablecidas, activarían los explosivos.»

El día del sabotaje, un avión de vigilancia P8 de la Marina noruega realizó un vuelo aparentemente rutinario al lugar de la explosión. Hersh afirma que dejó caer una boya de sonar, difundiendo la señal que desencadenó la explosión unas horas más tarde. En otro lugar se ha informado de que un avión de la Marina estadounidense sobrevoló el Báltico pocas horas después de la voladura de Nord Stream. Un portavoz de la US Naval Forces Europe-Africa declaró en octubre de 2022 que se trataba de «un vuelo rutinario de reconocimiento marítimo del Mar Báltico, sin relación con las fugas de los gasoductos Nord Stream.»

La verdad: la primera víctima de la guerra

Después de que Hersh solicitara un comentario, la portavoz de la Casa Blanca, Adrienne Watson, se apresuró a rechazar las afirmaciones de su fuente como «falsas y completa ficción». Tammy Thorp, de la CIA, las calificó igualmente de «total y absolutamente falsas». Tras la publicación de la historia de Hersh, el Departamento de Estado dijo: «la idea de que Estados Unidos estuviera implicado de algún modo en el aparente sabotaje de estos oleoductos es absurda. No es más que una operación de desinformación rusa y debe ser tratada como tal» [el subrayado es nuestro].

Hemos oído esta cantinela muchas veces: si alguien se opone a la línea oficial, ¡hay que difamarlo como propagandista ruso! Debemos preguntarnos, si realmente no hay fundamento en estas acusaciones, ¿por qué admitirlas? Las afirmaciones de Hersh se han tomado lo suficientemente en serio como para que varias publicaciones occidentales importantes se hayan hecho eco de la historia. Rusia, por su parte, ha exigido a la Casa Blanca que aborde el post de Hersh, diciendo que EE.UU. tiene «preguntas que responder».

En una reciente entrevista con el podcast Radio War Nerd, Hersh responde a las críticas sobre la veracidad de su fuente afirmando que ésta «no era una historia difícil de encontrar». De hecho, funcionarios estadounidenses hasta el propio presidente parecían jactarse de la posibilidad de sabotear Nord Stream. Además, no se ha presentado prueba alguna que vincule a Rusia con el ataque. Si lo que dice Hersh es cierto, o prácticamente cierto, la gravedad no puede subestimarse. Como dijo a NBC News Jakub Godzimirski, profesor de investigación del Instituto Noruego de Asuntos Internacionales que se centra en la política exterior y de seguridad rusa:

«También existe la dimensión particular de que esto podría ser utilizado para escalar aún más el conflicto entre Rusia y Occidente… Si Rusia va a acusar, especialmente a la OTAN, de llevar a cabo este tipo de operación contra la infraestructura rusa, esto podría ser algo que podría reforzar la imagen de que Rusia está en guerra no sólo con Ucrania, sino también con la OTAN.»

Este es precisamente el caso. Como hemos dicho una y otra vez: nos enfrentamos a una guerra indirecta entre la OTAN, por un lado (con el imperialismo estadounidense a la cabeza), y Rusia, por el otro, que se libra en suelo ucraniano. Y además, se trata de un conflicto en el que EEUU está dispuesto a dejar que Ucrania sea destruida y que las naciones aliadas se hundan en la miseria más absoluta para conseguir sus objetivos bélicos.

La guerra se acerca a su primer aniversario y sigue intensificándose, sin signos inmediatos de detenerse. Miles de millones de dólares en armas siguen llegando a raudales al campo de batalla desde Occidente, mientras los ciudadanos soportan una insoportable crisis del coste de la vida agravada por el conflicto. Los ucranianos se enfrentan a un infierno diario de muerte y destrucción. En medio de esta barbarie absoluta, las acusaciones de Hersh merecen el mayor análisis. No lo recibirán, por supuesto. En su lugar, se reanudará el muro de propaganda sobre los «crímenes de guerra» (reales e imaginarios) cometidos por Rusia (que el Parlamento Europeo ha declarado «Estado patrocinador del terrorismo»), mientras se hace caso omiso de un posible ataque terrorista y crimen de guerra orquestado por el imperialismo estadounidense.

A lo largo de esta guerra interimperialista, hemos visto a la mayoría de la llamada «izquierda» en Occidente alinearse con su clase dominante, repitiendo como loros la narrativa oficial, y desestimando todas las voces disidentes como «propaganda rusa». Los marxistas seguimos viendo la guerra de Ucrania como lo que realmente es, y llamamos a la lucha independiente de la clase obrera para oponerse a todos los belicistas capitalistas, y sobre todo a nuestras propias clases dominantes, que están arrastrando a millones de personas a una pesadilla.

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: [email protected]

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí