Solidaridad con los compañeros expulsados de Arran Valencia

,

Desde la Corriente Marxista Internacional – L’Octubre nos solidarizamos con los compañeros de Arran Valencia expulsados ​​por la dirección de Arran nacional. Las diferencias políticas, por muy sustanciales que sean, nunca pueden ser resueltas por métodos organizativos. Éstas no son ni pueden ser las tradiciones dentro del movimiento obrero y juvenil revolucionario.

La principal razón esgrimida por la dirección de Arran para justificar la expulsión es que los compañeros han roto la disciplina interna al hacer públicas sus críticas, empezando con la Carta Abierta a la Juventud Comunista. Más allá de las acusaciones cruzadas entre ambas partes sobre si realmente ha existido debate interno o no, es significativo que los compañeros tomaran la decisión de hacer pública su posición y críticas. A partir de ahí, el debate público ha consistido en un puñado de artículos y poco más.

Las diferencias que han planteado los compañeros de Arran Valencia y otras que apoyan la Carta Abierta son de principios, de estrategia y táctica. Más allá de que hayan tomado la decisión de hacer pública su posición y críticas, desde la Corriente Marxista Internacional celebramos este debate porque creemos que es necesario. Y es que éste se da en el contexto de profunda crisis del capitalismo mundial, de estancamiento del movimiento independentista en Catalunya, y de un creciente cuestionamiento del sistema por un sector cada vez más amplio de las masas, empezando por la juventud.

Visto desde esta óptica, con un gobierno de ERC y Junts que ha abandonado de facto la unilateralidad para luchar por migajas autonómicas mientras defiende una política capitalista, la dirección de Arran podría y debería haber empleado esta oportunidad para profundizar en el debate y así elevar el nivel político de sus militantes, de la Esquerra Independentista y del movimiento en general. En vez de expulsar a los compañeros con la excusa de la rotura de la disciplina, la dirección podría haber elevado su autoridad moral y política dentro de Arran y más allá si se hubiera tomado en serio la discusión política, elaborando documentos y dando charlas en todo el territorio. Estos son los métodos necesarios para construir una organización revolucionaria: máxima unidad en la acción y al mismo tiempo máxima discusión democrática en las cuestiones políticas. Mediante el convencimiento político es cómo construir una organización comunista que sea capaz de tomar el poder. El ejemplo histórico de Lenin y los bolcheviques nos marca el camino en esa dirección.

Es más, como parte de las tradiciones del movimiento revolucionario, incluso después de haber sido derrotada en congresos, la minoría debería tener derecho a seguir defendiendo sus posiciones y críticas por los canales establecidos. Son los hechos, y no las imposiciones, las que determinarán quien tiene o no la razón en las tesis, táctica, programa, etc.

Pero todavía no es demasiado tarde. Para resolver la crisis, creemos que es necesario readmitir a todos los compañeros expulsados ​​y convocar una Asamblea Nacional extraordinaria para discutir en serio las críticas y planteamientos de los compañeros de Arran Valencia, con documentos elaborados por ambas partes y ponentes que los defiendan. En base a un debate democrático, bien preparado y honesto, todos los compañeros de Arran, de la Esquerra Independentista y de más allá saldremos beneficiados, elevando nuestro nivel político y la convicción en la lucha revolucionaria.

[CATALÀ]

Ver también: Respuesta a la Carta abierta a la juventud comunista

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: [email protected]

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí