La reforma laboral: un proyecto de precariedad de por vida

Juventud_sin-futuro_1

Las movilizaciones que estamos viendo representan un malestar general, relacionado con la necesidad del conjunto de la juventud de expresar su propia idea de futuro. Es evidente que las movilizaciones de hoy son el continuar (respecto a los últimos 10 meses) de una búsqueda de la salida de esta situación en donde cada día los jóvenes asalariados y parados nos sentimos atacados en nuestros derechos fundamentales.

Las intenciones del PP no solo se expresan con los porrazos y los golpes a los jóvenes manifestantes en Valencia, van más allá. Lo que se está planteando en la reforma laboral es que la juventud encontremos unas relaciones laborales que serán el equivalente a estos porrazos todos los días de nuestra vida hasta que nos despidan, además gratis.

Hay que analizar el significado profundo de esta reforma laboral, no solo los efectos directos en la vida laboral, sino también las consecuencias político-sindicales y sociales que ella conlleva.

En primer lugar, el planteamiento de la burguesía española en este momento es el de abaratar aún más el coste del trabajo buscando el beneficio de la manera más fácil para la Patronal y haciendo recaer las consecuencias económicas y sociales sobre el conjunto de las clases subalternas.

Desde el punto de vista del PP y sus lacayos de la información, el nuevo contrato de aprendizaje facilita la contratación de los jóvenes ya que un empresario no tendrá miedo de contratar a nadie, si no que tendrá el deber de pagar una indemnización por su despido. La lógica nos enseña que si se pretende abaratar el despido no es para contratar más, sino para no pagar nada por hacerlo.

Todo el planteamiento de esta reforma está basado en precarizar a los trabajadores de hoy y sobre todo desde hoy en adelante. Vayamos a la realidad de los hechos.

El contrato de aprendizaje es uno de los ejemplos que podemos utilizar en este sentido. La posibilidad de contar como formación el trabajo desarrollado dentro de una empresa, la posibilidad de ser scontratado desde los 16 hasta los 30 años con la quita de cualquier tipo de indemnización en caso de despido y el hecho de que las pequeñas trampas legales, que los empresarios llevan adelante con  regularidad, permitan no pagar hasta las vacaciones es la imagen perfecta para representar los intereses reales que defiende esta reforma. No es crear más empleo, a lo sumo abra más rotación entre los parados con trabajos de baja calidad y ningún tipo de derecho laboral. Es decir, se estabiliza la perspectiva de que un joven que quiera trabajar puede hacerlo respetando la idea de no pedir ningún derecho a cambio.

Entre los jóvenes el 90% de los contratos son de carácter temporal, mientras que un 4,5% son indefinidos. El 65% del total de los contratos de obra y/o servicio son para los jóvenes ¿Existe realmente la voluntad de ofrecer un trabajo digno, la posibilidad de construir una vida normal, con un piso una familia etc., o son ideas que pertenecen solo a una parte de la población?

En una sociedad que aspire a defender unos derechos básicos fundamentales como pueden ser la seguridad social, la educación, la salud etc. los efectos de esta reforma son nefastos. Si se regala dinero a los empresarios para poder contratar a un joven tomando el dinero de las arcas de la seguridad social, nos dan cero para robarnos cien ¿De que nos sirve un trabajo de 480€, cuando las consecuencias a corto plazo son las de no llegar a fin de mes y, a medio plazo, serán que si tenemos que ir al hospital tendremos que pagar, si queremos una educación tendremos que pagar y si queremos la jubilación habrá que soñarla?

Estamos ante un proyecto de destrucción de cualquier tipo de derecho, de que aspiremos a cualquier tipo de protagonismo en la sociedad. Se nos está pidiendo que renunciemos a ser personas y nos convirtamos en mano de obra barata para satisfacer los sucios intereses de los ricos.

Ante este brutal ataque desde IU debemos responder con un proyecto diferente de sociedad, donde los derechos que nos han robado los reconquistaremos como sea, en las urnas y en la calle, tal como se ha dicho. Bien, es la hora de la calle.

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: [email protected]

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí