Posición de la Corriente Marxista Internacional ante la escisión en la UJCE

,

El fin de semana del 8-10 de diciembre se celebró el Congreso Extraordinario de la Unión de Juventudes Comunistas de España (UJCE), la organización juvenil del Partido Comunista de España (PCE). Este Congreso había sido convocado un año atrás por la dirección de la UJCE, antes de su expulsión por la dirección del PCE, en junio de este año.

Congreso Extraordinario

La expulsión de la dirección de la UJCE (y de buena parte de su militancia), es un ejemplo más del carácter burocrático del PCE. En el período anterior a la actual situación, se venía desarrollando una crítica por parte de la UJCE al PCE, sobre varios aspectos: historia, teoría, actualidad, táctica, etc. La dirección del PCE no lo podía tolerar, su prestigio y poder estaban siendo cuestionados. Actuaron consecuentemente con sus tradiciones estalinistas, es decir, mediante métodos organizativos (expulsiones) para reprimir el debate.

La expulsión de la dirección de la UJCE (y de buena parte de su militancia), es un ejemplo más del carácter burocrático del PCE / UJC, Twitter

Estos métodos son diametralmente antagónicos a los métodos del marxismo, empezando por el propio Marx, quien se enfrentó a sus adversarios políticos mediante la batalla de ideas, educando de esta forma a los militantes en las ideas y métodos correctos, reforzando su autoridad política por la corrección de sus ideas, y enriqueciendo y desarrollando el socialismo científico. Lenin, al igual que Trotsky, aprendieron del maestro y aplicaron el mismo método. Comprendían perfectamente que, como materialistas, la corrección o no de la teoría, de las ideas, se confirmará o no por los acontecimientos, por la vida real, por la práctica. De ahí que su método se puede resumir en convencer, no imponer. Por otro lado, esta manera de plantear la cuestión fluye igualmente del carácter de la clase obrera, es decir, de la necesidad orgánica para el debate democrático y de la máxima unión en la práctica. Sólo mediante la discusión, la batalla de ideas y la votación se puede asegurar la máxima unión del proletariado. La experiencia histórica confirma esta posición, como demuestran los primeros años del poder de los Soviets durante la revolución rusa y la defensa de la toma del poder.

Dentro del bloque crítico se desarrollaron dos tendencias principales. Ambas partes sostenían que el PCE ha degenerado por la vía del reformismo y que es un partido burocrático; diferían, sin embargo, en las tareas que se desprenden de esta conclusión. Por un lado, la tendencia mayoritaria (que al final del Congreso adoptó el nombre de UJC) sostuvo que hacía falta romper con el PCE para integrarse en el Movimiento Socialista (MS) y así llevar a cabo, sobre la base de la “independencia de clase”, la tarea de construir el Partido Comunista. La parte minoritaria (que al final del Congreso mantiene la denominación de UJCE) sostuvo que hacía falta mantenerse en las filas del PCE ya que su “bagaje histórico” lo sitúan “muchas veces en el centro del debate del MCE” (Movimiento Comunista Español).

En la votación decisiva sobre la ruta a seguir, un 51,8% decidió escindirse del PCE e integrarse en el MS, mientras que 44,1% decidió mantenerse dentro de sus filas. Otro 4,1% se abstuvo.

Fortalecer el movimiento comunista

Desde la Corriente Marxista Internacional compartimos con ambas tendencias su crítica de caracterizar al PCE como un partido socialdemócrata, que además está lleno de trepas que buscan avanzar sus propias carreras; Yolanda Díaz es un claro ejemplo de esto. Como hemos analizado extensamente en otros articulos, la degeneración del PCE no es algo reciente, sino que se remonta a la degeneración burocrática de la vieja Internacional Comunista estalinizada, desde fines de la década de los años 20 del siglo pasado. Como Trotsky pronosticó brillantemente en ese momento, la teoría antileninista del “socialismo en un solo país”, que sustituyó al internacionalismo comunista que dio origen a la Tercera Internacional, conduciría a la degeneración nacional-reformista de los partidos comunistas nacionales, como fue el caso del PCE, lo cual ya era claro desde mediados de los años 30 del siglo pasado. En ese momento, abrazó la teoría de las dos etapas (primero, democracia y en una etapa posterior e indeterminada, socialismo), la defensa del nacionalismo español, y la colaboración de clases. Pensamos que es fundamental, como ya han estado haciendo los compañeros de ambas tendencias, estudiar la historia del PCE para sacar todas las conclusiones necesarias para las tareas de hoy, empezando por la construcción del genuino Partido Comunista.

UJCE_mani

Se están abriendo enormes oportunidades para la construcción de un Partido Comunista Internacional de masas / UJCE, Twitter

En este sentido, saludamos a los compañeros de la mayoría por su decisión de integrarse al MS. Desde la Corriente Marxista Internacional hemos apoyado con entusiasmo el desarrollo y surgimiento del MS por todo el estado español, sin esconder nuestras diferencias politicas con los compañeros. Pensamos que el MS tiene potencial para continuar desarrollándose, además de ser una viva muestra del potencial de las ideas del comunismo revolucionario, sobre todo entre la juventud. Sin embargo, también creemos que ciertas ideas básicas del MS entrarán en contradicción con la realidad concreta de la lucha de clases. Por eso animamos a los compañeros de UJC y el MS a continuar discutiendo la teoría marxista y la historia de la lucha de nuestra clase; por nuestra parte, continuaremos aportando de forma fraternal en este sentido, con la intención de aportar al debate. Nuestra intención como internacional es contribuir a fortalecer y desarrollar el movimiento comunista mundial, también aquí en casa, para prepararnos lo mejor posible para la lucha de clases que se está desarrollando, y así aprovechar las oportunidades que se nos van a presentar para tomar el poder y construir una nueva sociedad sin opresión ni explotación.

Por lo que concierne a la minoría, les deseamos suerte con su decisión de mantenerse dentro del PCE. Aunque nos resulta difícil ver cómo se podrá materializar su apuesta después de las expulsiones y de la creación por parte de la burocracia de unas nuevas juventudes, el primer paso ya se ha hecho: valorar críticamente la historia del PCE y de su carácter y papel actuales. Pensamos que, en cualquier caso, estos pasos deben ser defendidos.

Estos acontecimientos en la UJCE son un reflejo de la crisis del capitalismo mundial, que está afectando a todos los países, clases, partidos y organizaciones. Los partidos reformistas están siendo puestos a prueba uno tras otro, demostrando que la crisis del sistema se convierte en la crisis del reformismo. En otras palabras, los mazazos en la conciencia de millones de personas, producto de la putrefacción del sistema burgués, están abriendo enormes oportunidades para la construcción de un Partido Comunista Internacional de masas. En estos momentos, esta es la misión más apremiante para los comunistas; desde la CMI continuaremos trabajando en esta dirección, y esperamos poder continuar discutiendo, colaborando y trabajando con las demás tendencias comunistas en la realización de nuestra tarea histórica, el derrocamiento del capitalismo mediante la revolución socialista.

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: [email protected]

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí