Michelin Vitoria-Gasteiz: resistir los ataques patronales

,

El año pasado fue para la planta de Michelin en Vitoria-Gasteiz un periodo caracterizado por el aumento de tensiones entre la empresa y los trabajadores, que exigían mejoras salariales, reducción de la flexibilidad laboral y salud profesional, condiciones de trabajo que han sido menguadas progresivamente durante los últimos 20 años. La falta de cláusulas de revisión salarial vinculadas al IPC real en convenios anteriores dejó a los empleados enfrentándose a una erosión constante de sus ingresos, mientras que la empresa experimentaba beneficios récord[1].

Fue en mayo que la empresa presentó su propuesta definitiva de convenio para el periodo 2023-2026, oferta que, si bien presentaba un modesto aumento salarial, no logró satisfacer las expectativas de los trabajadores. La reacción no se hizo esperar. En una Asamblea General convocada el 17 de mayo, a la que los sindicatos mayoritarios, UGT y CCOO, inicialmente se negaron a convocar, cerca de 900 trabajadores expresaron su hartazgo, exigiendo unidad y lucha; se organizaron movilizaciones y manifestaciones masivas donde los trabajadores y sus familias salieron a las calles de Gasteiz a mostrar su rechazo a las condiciones presentes[2].

Sin embargo, la decisión no fue unánime. Los sindicatos más combativos convocaron a una huelga que se llevaría a cabo a inicios de junio rechazando las medidas propuestas por la empresa que no respondían a las demandas reales. Convocaron también una Asamblea General para informar a los trabajadores y llegar a un acuerdo común, método tradicional de organización de la clase obrera. Sin embargo, la dirección de los sindicatos mayoritarios UGT y CCOO en el Comité de Intercentros (negociador del convenio colectivo) convocaron un referéndum en todas las fábricas, abogando por aceptar las medidas y dando por bueno el convenio colectivo propuesto por la empresa. Con esta decisión, UGT y CCOO consiguieron anular la Asamblea de las fábricas y rompieron la dinámica movilizadora de la plantilla de a fábrica de Gasteiz. Esta es una traición a los trabajadores que deja claro que la cúpula sindical trabaja para la patronal y en defensa de sus propios intereses y no por los intereses de los obreros a los que pretende representar[3].

No obstante, los resultados del referéndum mostraron el descontento general con un 65% de votos en contra del convenio ofrecido por la empresa. Sin embargo, al formar parte del Comité Intercentros la decisión de la plantilla en Gasteiz no fue considerada aisladamente sino en conjunto con los resultados de las plantas en Almería, Valladolid y Aranda, que en un resultado global estaban de acuerdo con el convenio por una pequeña mayoría. Así, pese a haber tenido un resultado favorable a nivel interno de la plantilla, los trabajadores en Gasteiz se vieron obligados a ceder. Esto no solamente avivó los descontentos, sino que llevó al planteamiento de abandonar el Comité de Intercentros, decisión que entró en vigor tras una votación llevada a cabo tiempo después. Ya advertíamos en artículos anteriores como esta decisión era de doble filo y por ende podía ser solamente una medida temporal, ya que pese a adquirir mayor autonomía en cuanto a las decisiones, en medida general divide y desolidariza el movimiento[4].

Poco después de entrar en vigor la decisión de salir del Comité Intercentros, la empresa Michelin anunció un recorte de producción que haría prescindibles a 150 trabajadores[5]. Los sindicatos más combativos denuncian esta decisión como una estrategia de presión a la plantilla, señalando que la empresa tenía planes de ampliarse en Gasteiz y hacer inversiones significativas en la planta y que, además, aunque por un lado se hayan anunciado estos despidos, por el otro lado se han efectuado aumento de horas laborables para otros trabajadores[6]. Antes de abordar esta situación específica analizaremos los retos a los que se ha enfrentado la producción de neumáticos en los últimos años.

La pandemia de COVID-19 que azotó el mundo hace apenas unos años tuvo un importante efecto en el mercado. En el caso específico de los automóviles, hubo una baja de la demanda a nivel mundial, así como significativas repercusiones en la producción como lo son interrupciones en las cadenas de suministros, paradas de producción y un aumento de los costos operativos. Estas incidencias han causado que las grandes compañías aún no hayan podido regresar a los niveles de producción previos a la pandemia[7]. Si Michelin anunció que el 2023 ha sido el año de producción más baja en 20 años[8] es porque se enfrenta a más que a la estela del coronavirus.

Con la creciente conciencia ambiental y los esfuerzos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, la industria automotriz está experimentando una transición importante hacia vehículos eléctricos[9]. Si este cambio es realmente beneficioso para el ambiente o si cuestiones como la extracción de los minerales necesarios para las baterías, su proceso de fabricación y el reciclaje de las mismas, entre otros, son al final más perjudiciales que los automóviles de combustión no nos ocupará en este artículo, importante nos es sencillamente mencionar que este cambio de tecnología, tiene diversas implicaciones para las empresas en este sector, incluidas aquellas que suministran neumáticos como Michelin. Los vehículos eléctricos tienden a tener características específicas, sus motores, por ejemplo, tienen menos piezas móviles en comparación con los motores de combustión interna, lo que resulta en un menor desgaste general, sin embargo, el peso adicional de las baterías y la entrega de torque instantáneo afectan el desgaste de los neumáticos de manera distinta. A medida que más fabricantes de automóviles adoptan la producción de vehículos eléctricos, empresas como Michelin enfrentan cambios en la demanda de productos ya que estos deben adaptarse a las nuevas exigencias que estos modelos traen consigo, y este proceso no es instantáneo. El más importante productor de vehículo eléctricos a nivel mundial, China, no es un socio confirmado de Michelin[10], sino que satisface su demanda de llantas para estos vehículos de manera interna. La demanda de automóviles eléctricos en España sube gradualmente, siendo China uno de sus principales suministradores. Aunque esta situación de cambio de tecnología sea compleja las empresas, siguen ganando millones y millones de euros producto de la extracción de plusvalía de los trabajadores.

Los 150 empleados de los que Michelin pretende prescindir a partir del 2024 ejemplifican la explotación obrera bajo el capitalismo. La compañía, guiada exclusivamente por la maximización de sus ganancias, demuestra un desinterés fundamental hacia sus empleados. En lugar de buscar soluciones que redistribuyan equitativamente la carga laboral, el enfoque único se centra en mantener o aumentar las ganancias empresariales, dejando que las consecuencias recaigan sobre los hombros de los obreros. Llama la atención que estos despidos estén pensados únicamente para la planta en Gasteiz, siendo que Michelin tiene también sedes en otras partes del país. Las voces de los sindicatos lo asocian con las huelgas que hubo en Gasteiz junto con la iniciativa por salir del Comité Intercentros y la independencia que esto les trajo. Aseguran que en el año pasado hubo más despidos que en todo el periodo 2018-2022, tres en el primer semestre del año y otras diez después de las huelgas de junio, todos estos despidos disciplinarios recayeron en personas que habían secundado las huelgas[11]. A la exigencia sindical de obtener documentación que avale los despidos, tal como podrían ser informes de bajadas de pedidos o cancelaciones, sin embargo, hasta ahora no ha habido respuesta. Como única reacción se propusieron despidos que fuesen menos abruptos, bajas incentivadas con una indemnización, por ejemplo, o contratos relevo que permiten a los obreros mantener un porcentaje de la jornada laboral hasta su jubilación. Además, la empresa prometió no realizar despidos por razones ligadas a la producción en los siguientes seis meses[12]. Como bien señala el sindicato CGT, esto no garantiza la seguridad laboral a largo plazo[13]. Lo que ayer fue el COVID-19 y hoy el cambio de tecnología, mañana será otra razón la que interfiera con la producción, el capitalismo ha llegado a su fase de decadencia y está inmerso en una crisis tras otra de las que no se puede recuperar. Michelin es solo un ejemplo de como las grandes multinacionales exprimen a sus obreros para alcanzar metas económicas que ha dejado de ser realistas tiempo atrás. Los sindicatos más combativos han denunciado que a la vez que han sido introducidas las medidas de despidos, a otros empleados se les han modificado los horarios de manera que se verán obligados a trabajar entre 164 y 237 horas más al año[14], evidenciando la estrategia de la empresa de hacer más con menos personal. En última instancia, Michelin representa un ejemplo de cómo las corporaciones multinacionales sacrifican los intereses de la clase trabajadora en su búsqueda implacable de objetivos económicos que, en realidad, han dejado de ser viables hace tiempo.

Aunque esta reacción por parte de Michelin pudiese parecer en primera instancia desalentadora, en realidad evidencia que la clase obrera no solo tiene la capacidad de enfrentarse a las adversidades impuestas por la patronal, sino que también tiene el poder de influir en las decisiones y el rumbo de las empresas. La fortaleza de la clase obrera radica en su solidaridad, conciencia colectiva y la voluntad de desafiar condiciones injustas. La resistencia en Michelin destaca que ni una sola rueda gira sin el permiso y la acción de la clase obrera, reafirmando su papel crucial en la transformación de las condiciones laborales y, por lo tanto, de la sociedad en su conjunto.

[1] https://www.luchadeclases.org/michelin-el-5-de-junio-todos-a-la-huelga-por-el-convenio-que-merecemos-merezi-dugun-hitzarmena/

[2] https://www.luchadeclases.org/michelin-el-5-de-junio-todos-a-la-huelga-por-el-convenio-que-merecemos-merezi-dugun-hitzarmena/

[3] https://www.luchadeclases.org/la-plantilla-de-https://www.luchadeclases.org/michelin-vitoria-dice-no-al-convenio-pese-a-la-trampa-del-referendum/

[4] https://www.luchadeclases.org/michelin-vitoria-dice-no-al-convenio-pese-a-la-trampa-del-referendum/

[5] https://www.gasteizhoy.com/michelin-producccion/

[6] https://www.noticiasdealava.eus/economia/2023/12/04/ela-esk-lab-acusan-michelin-7600750.html

[7] https://www.eluniversal.com.mx/opinion/arturo-orozco-leyva/perspectivas-de-la-industria-automotriz-en-2023/?outputType=amp

[8] https://www.noticiasdealava.eus/economia/2023/12/04/ela-esk-lab-acusan-michelin-7600750.html

[9] https://www.plastico.com/es/noticias/el-sector-automotriz-acumula-un-2023-de-expansion

[10] https://www.michelin.es/las-marcas-mas-exigentes-confian

[11] https://www.gasteizhoy.com/aumentan-despidos-disciplinarios-michelin/

[12] https://nortexpres.com/michelin-vitoria-trabajadores-denuncian-amenazas-y-confontacion/

[13] https://www.noticiasdealava.eus/economia/2023/12/04/ela-esk-lab-acusan-michelin-7600750.html

[14] https://www.noticiasdealava.eus/economia/2023/12/04/ela-esk-lab-acusan-michelin-7600750.html

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: [email protected]

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí