Irlanda: tras los disturbios de Dublín: aplastar la semilla de la extrema derecha antes de que eche raíces

,

Escenas impactantes han sacudido Dublín. Matones de extrema derecha – mostrando sus verdaderos y pútridos colores – han utilizado el apuñalamiento de cinco personas en la entrada de una escuela, incluidos tres niños, para culpar a los inmigrantes y avivar la violencia colectiva. Estos acontecimientos deben ser una llamada de atención: la izquierda y el movimiento obrero han sido sorprendidos. Es hora de quitarse los guantes en la lucha contra la extrema derecha.

Hacemos un llamamiento: basta de métodos blandos y «respetables» que no han hecho nada para frenar el ascenso de esta chusma. La gardaí [policía irlandesa] no los detendrá. Los camisas azules [del Fine Gael] no los detendrán. La clase trabajadora es la única fuerza que tiene el poder de aplastarlos y el interés en hacerlo.

¡Pero sólo podemos hacerlo si cambiamos nuestros métodos! Debemos enfrentar y expulsar a esta turba de las calles, y privarla de sus falsas credenciales «antisistema» creando una alternativa revolucionaria real que pueda expresar la ira volcánica de la sociedad irlandesa.

El verdadero rostro de la extrema derecha

Examinemos lo que ocurrió el jueves: nos dicen todo lo que necesitamos saber sobre la verdadera naturaleza, objetivos y fuerzas de la extrema derecha en Irlanda.

La violencia estalló tras el apuñalamiento de cinco personas frente a una escuela del centro de la ciudad, incluidos tres niños pequeños. Una de los niñas y una maestra sufrieron heridas graves.

Sin embargo, no hubo nada espontáneo en estos disturbios. A pesar de que se identificó a un conductor brasileño de Deliveroo que intervino heroicamente para detener al apuñalador, los grupos fascistas y de extrema derecha vincularon inmediatamente el apuñalamiento con la «migración masiva», difundiendo rumores de que un argelino era el responsable del crimen, a pesar de que hasta el jueves, la Gardaí no había facilitado ninguna información sobre el atacante.

Celebridades de los medios de derecha como Conor McGregor y conocidos activistas de derecha comenzaron a incitar a las turbas en las redes sociales, y esta incitación continuó en los chats de extrema derecha. Aquí hay algunos comentarios de algunos de estos chats que dan una buena idea de lo que representa esta chusma.

En un registro de chat filtrado, leemos:

«¡ESOS BASTARDOS EXTRANJEROS, HAY QUE DERRAMAR SANGRE ESTA NOCHE EN EL NOMBRE DE ESE NIÑO!»

Otro participante del chat llamado ‘Matar a todos los inmigrantes’ envió una nota de voz al mismo chat que decía:

No hubo nada espontáneo en estos disturbios / Xavier Boileau, Twitter

“No pueden controlarnos a todos. Hagamos pequeños grupos que se dividan y hagan lo que tenemos que hacer. A las 7 en punto estaré en la ciudad. Todo el mundo se anime, se prepare, y cualquier maldito gitano, extranjero, cualquiera, simplemente mátenlos, simplemente mátenlos…”

Otros, enloquecidos, declararon que “no quedará ni un izquierdista vivo” después de los acontecimientos de la noche. Otros pidieron una “guerra civil”.

Sin embargo, aunque esperen una «guerra civil» para exterminar a «extranjeros» e «izquierdistas», lo que realmente consiguieron, aunque chocante, se quedó algo corto. Dublín vio cómo unos cientos de jóvenes lumpen enmascarados, con un pequeño contingente de extrema derecha y fascista en su núcleo, arrasaban el centro de la ciudad. Atacaron a transeúntes y gardaí; incendiaron autobuses, Luas [tranvías] y coches de la garda [policía]; y saquearon tiendas, incluida Foot Locker, desconocida hasta hace poco como símbolo de la «cábala globalista».

Y, por supuesto, a pesar de todo su discurso de ser «patriotas irlandeses» y su deliberada confusión de banderas con la tradición republicana antiimperialista de Irlanda, los animadores de la turba en las redes sociales han sido en su inmensa mayoría… «patriotas» británicos y estadounidenses proimperialistas. Como de costumbre, la «patriótica» derecha irlandesa recibe ayuda de sus hermanos mayores en el extranjero.

¡Enfrentar y derrotar a esta chusma!

Esta es la auténtica cara del fascismo. El objetivo de estos animales es liquidar el movimiento obrero y asesinar y expulsar a los extranjeros. Pero lo que está muy claro es que representan a una minoría muy pequeña. No se trata de protestas masivas, y no existe ninguna amenaza inminente de ascenso del fascismo. La hipérbole en este sentido, demasiado común en la izquierda, no lleva a ningún lado.

Sin embargo, representan una amenaza real y física para los trabajadores, los inmigrantes y la izquierda, y deben ser tratados con seriedad. Enormes movilizaciones antirracistas, como las que hemos visto en el último año, han demostrado el equilibrio real de fuerzas en la sociedad. Pero no han hecho nada para desmoralizar y debilitar a la extrema derecha, como demostraron los acontecimientos del jueves por la noche. ¿Por qué?

Las manifestaciones simbólicas de «unidad» frente al «odio» no pueden expurgar a la extrema derecha. Permanecerán siempre sordos a los llamamientos cristianos de «pon la otra mejilla» y «ama a tu prójimo». Como los animales, entienden un solo lenguaje: el que desataron anoche en el centro de Dublín.

La única manera de barrer a esta chusma de extrema derecha es mediante la confrontación en la calle a través de la movilización masiva. Cualquier fin de semana que elijas, si das un paseo por O’Connell Street, encontrarás no una, sino varias «protestas» de extrema derecha en curso. Sólo cuando la extrema derecha se acostumbre a ver sus mesas volcadas, sus pancartas rotas y sus culos doloridos por encontrarse con contra protestas masivas allá donde vayan, volverán a escabullirse, desmoralizados, a los agujeros de donde salieron.

Así fue como comunistas, socialistas, sindicalistas, estibadores, judíos e inmigrantes irlandeses en el East End de Londres aplastaron a la Unión Británica de Fascistas en la Batalla de Cable Street en la década de 1930. Así fue como la Liga de Defensa Inglesa fue aplastada en la década pasada.

Repetimos: el objetivo de los fascistas es liquidar el movimiento obrero. Deben ser tratados como una amenaza física, y los socialistas, comunistas, republicanos y sindicalistas deben aplastar la semilla venenosa de la extrema derecha antes de que pueda echar raíces.

Después del jueves, hay una enorme rabia contra esta extrema derecha, y hay que canalizarla para aplastarles. La clase dirigente también está tratando de canalizar esta ira… detrás de sí misma. Quieren construir la «unidad nacional» -en torno a sí mismos- y hablan de «ley y orden», es decir, de reforzar los poderes de los gardaí.

Pero no nos engañemos: la gardaí hizo muy poco para evitar la violencia del jueves, en contraste con su historial en el trato a los manifestantes pacíficos de izquierdas, a los manifestantes de las cargas de agua, o en el trato a los jóvenes negros.

Los intentos de la clase dominante de reforzar el aparato represivo del Estado sólo tendrán en cuenta una cosa: las enormes batallas que prevén en el futuro. Comprenden que la sociedad irlandesa está acumulando una ira volcánica y que, tarde o temprano, la clase obrera entrará en escena.

Y cuando estas batallas de clase estallen, como inevitablemente lo harán, los camisas azules y otros, que hoy se visten como «respetables» representantes de la clase dominante irlandesa, no tendrán reparos en soltar la correa a los perros rabiosos de la extrema derecha, para que se diviertan atacando a los trabajadores, a los inmigrantes y a cualquiera que se interponga en su camino.

Basta de ‘política respetable’

Si la extrema derecha irlandesa es hoy más audaz que en cualquier otro momento de la historia reciente, es porque siente que puede aprovechar un estado de ánimo de la sociedad.

Hay una enorme ira antisistema burbujeando justo debajo de la superficie de la sociedad irlandesa / Dave Keating, Twitter

Grupos como el Partido Nacional llevan años intentando establecerse en Irlanda y, sin embargo, los arrogantes liberales celebran con suficiencia que Irlanda no tenga extrema derecha. ¿No íbamos a contracorriente? Aquí no hay Trump, ni Brexit, ni Bolsonaro, ni extrema derecha ni extrema izquierda, muchas gracias.

Pero las políticas de los mismos partidos capitalistas engreídos y «de centro» que hoy condenan los disturbios, son responsables de crear las mismas condiciones que los provocaron.

La pandemia, con el agravamiento masivo de la crisis del capitalismo que ha provocado, fue aprovechada por la extrema derecha. Apelaron a una fina capa retrógrada con teorías conspirativas del COVID. Pudieron hacerlo no principalmente, como afirman los liberales, por la «desinformación de las redes sociales», sino por el enorme cinismo y desconfianza hacia el establishment que se ha acumulado en lo más profundo de la sociedad.

Y cuando Varadkar y Martin apoyaron la a distancia de la OTAN en Ucrania, la misma extrema derecha azuzó el sentimiento antiinmigración respecto a los refugiados ucranianos. Una vez más, se culpó a la «desinformación de las redes sociales». Pero la razón por la que la extrema derecha pudo conectar con cierta capa retrógrada de East Wall en Dublín, por ejemplo, fue porque conectaron el alojamiento de los refugiados con la ira explosiva por el problema de la vivienda en la ciudad.

Hay una enorme ira antisistema burbujeando justo debajo de la superficie de la sociedad irlandesa. Su fuente son la crisis de la vivienda, el estado de la atención sanitaria, el coste de la vida y las políticas proimperialistas y antiobreras de los partidos gobernantes. Al distorsionar esta ira, vinculándola falsamente con la migración, la extrema derecha cree que puede romper su aislamiento y ha tenido un éxito marginal en conectarse con algunas de las capas más desmoralizadas y oprimidas en ciudades como Dublín.

Por lo tanto, no es suficiente golpear a estos matones de extrema derecha para que vuelvan a la cloaca. Hay que hacerles sentir políticamente aislados.

Su barniz de ‘antisistema’ es extremadamente tenue, pero se desgastaría enseguida frente a una verdadera fuerza antisistema de izquierda. En la actualidad esta no existe. El Sinn Féin, a pesar de todos los ataques al establishment, claramente ha comenzado a prepararse para ser un partido de poder respetable, tal vez en coalición con uno de los tradicionales y odiados partidos de derecha.

Lo que se necesita es un nuevo punto de referencia: un partido comunista revolucionario, orientado hacia la clase trabajadora y que hunda sus raíces en esa clase; un partido de combate que enfrentará toda manifestación de opresión; y que se esforzará por derrocar el sistema capitalista, expulsar al imperialismo y formar una Irlanda socialista en los 32 condados.

¡Únete a nosotros, lucha con nosotros y construyamos una organización así!

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: [email protected]

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí