Irlanda del Norte: ¡La victoria del Sinn Féin es un golpe histórico para la Unión!

,

El Sinn Féin se ha convertido en el primer partido de Irlanda del Norte en las elecciones a la Asamblea provincial. Con un notable 29% de los votos de primera preferencia frente al 21,3% del unionista DUP, la brecha fue aún más amplia de lo previsto. A las pocas horas del cierre de las urnas, #UnitedIreland [#IrlandaUnida, NdT] era tendencia en Twitter.

Este es otro golpe devastador al prestigio del imperialismo británico y otro desgarro en el tejido deshilachado del llamado «Reino Unido».

Los comentaristas hablaron de un “terremoto político” en 2017, cuando los partidos unionistas perdieron su mayoría colectiva en Stormont, y el Sinn Féin quedó solo a 1.200 votos de primera preferencia detrás del partido más grande, el DUP. Ahora, el Sinn Féin ha obtenido más de 66.000 votos de primera preferencia más que el DUP.

En el mismo momento en que Boris Johnson se enorgullece como una rana toro por la guerra de Ucrania, sermoneando a una potencia mundial sobre por qué es malo arrebatarle pedazos a naciones soberanas, una votación en una provincia arrebatada a otra nación soberana por el imperialismo británico hace un siglo, ha desinflado estas pretensiones.

El Reino Unido se encuentra en un avanzado estado de descomposición y el gobierno de Westminster no está en posición de sermonear a nadie. Ni siquiera tiene autoridad en lo que considera su propio «patio trasero».

La BBC se delata

A raíz de esta elección histórica, nos sorprendió encontrar pistas sobre por qué el resultado fue tan histórico en los lugares más improbables. La BBC, portavoz del imperialismo británico, explicó con franqueza a sus televidentes:

“El Sinn Féin, un partido nacionalista, ha encabezado la elección. Eso nunca había sucedido antes en los 101 años de historia de la existencia de Irlanda del Norte. Irlanda del Norte fue literalmente diseñada, sus fronteras fueron diseñadas para que eso no sucediera, para que hubiera una mayoría unionista incorporada”. (Énfasis nuestro)

Aquí está de la boca del caballo: los imperialistas diseñaron Irlanda del Norte como “un estado protestante para un pueblo protestante”. Y 36 elecciones consecutivas en los últimos 101 años hicieron del partido unionista el partido más grande. La elección 37 ha cambiado todo eso.

Las fronteras de este Estado se trazaron sin otra lógica en mente que retener la parte más industrializada de Irlanda y retener dentro de ella a una mayoría protestante duradera. La importante minoría católica fue retenida como rehén, una minoría subyugada sin derechos ni representación.

Los católicos fueron privados de sus derechos; se les negaba la vivienda y los empleos, se los mantuvo fuera del poder; y se los sometió a todo tipo de represión. Mientras tanto, los protestantes fueron incitados constantemente contra sus vecinos católicos.

Los protestantes eran advertidos constantemente por un establishment unionista de los horrores que se producirían si sus vecinos, naturalmente resentidos, les tomaban la delantera. Se les animó a participar en desfiles anuales de intimidación: marchas y hogueras que supuestamente celebraban los triunfos del «Rey Billy» del siglo XVII [Guillermo de Orange, NdT]. Estas marchas (que hoy se llaman ‘cultura’) tenían la intención de enviar un mensaje a los católicos: «Recordad, vosotros estáis abajo y nosotros, los protestantes, arriba».

¡Así que la BBC (por una vez) acertó! Esto literalmente no estaba destinado a suceder. Es una ruptura total con el diseño sectario del imperialismo británico. En la parodia de la democracia que es Irlanda del Norte, un partido nacionalista irlandés nunca debía ganar.

Y ahora que ha ganado, se avecina una crisis constitucional para el pequeño Estado; y una crisis psicológica para un unionismo ya en crisis.

¿Dama ​​de honor del Sinn Féin? «¡Nunca! ¡Nunca! ¡Nunca!»

Formalmente hablando (¡pero sólo formalmente hablando!) esta elección cambia poco.

Gane quien gane, todos los partidos están obligados a formar una coalición por ley. Luego se forma un ejecutivo mediante la cooperación entre los partidos nacionalistas y unionistas. El partido con más votos de cualquiera de ambos campos sectarios nomina al Primer Ministro, y el partido más grande del otro campo nomina al Viceprimer Ministro; si ninguno de los dos nombra a sus representantes, el Ejecutivo no se puede formar. Ah, y a pesar de los nombres, ambos representantes tienen exactamente los mismos poderes.

Tal configuración favorece el statu quo. Otorga al unionismo el poder de veto sobre la legislación. El Acuerdo del Viernes Santo siempre dejó las llaves de la casa en manos de los unionistas.

Entonces, ¿cuál es el problema para los unionistas?

Con algo de persuasión, los unionistas podrían aceptar permitirle al Sinn Féin un asiento al pie de la mesa como “vice” del Primer Ministro unionista. ¿Pero ser un «vice» unionista mientras un primer ministro nacionalista del Sinn Féin se sienta a la cabeza de la mesa? ¡Tal sugerencia es una abominación! ¡Es una ofensa a la dignidad del unionismo!

Ninguno de los partidos unionistas estaría de acuerdo con tal cosa. Jim Allister del TUV expresó la actitud unionista más claramente que el resto: “Puedo decirles que este partido nunca será la dama de honor del Sinn Féin”.

Tales demostraciones de desprecio desenfrenado por la población nacionalista/católica por parte de los políticos unionistas llevaron a muchos más católicos a los colegios electorales de los que hubiéramos visto en otras circunstancias. Estaban decididos a fastidiar a estas criaturas arrogantes.

Con esto no decimos que todo sea color de rosa en el jardín del Sinn Féin. Los candidatos de la izquierda, como el IRSP y People Before Profit (PBP. La Gente antes que los Beneficios), han sido barridos, al igual que el nacionalista SDLP, pero Gerry Carroll de PBP aún retuvo su escaño en el oeste de Belfast, un escaño ganado en un baluarte del Sinn Féin al calor de la rabia creciente contra la austeridad en 2016.

Aunque enmascarado por la polarización sobre la cuestión nacional, existe una ira real contra el parlamento provincial de Stormont, en general, por no haber hecho nada para resolver la desesperada crisis del NHS (sistema público de salud) o la crisis del nivel de vida.

En su mayor parte, la campaña del Sinn Féin fue muy silenciosa. Hubo mucha gente besándose y un lenguaje de estadista sobre «trabajar en sociedad con otros» a cargo de su candidata Michelle O’Neill, pero no mucho más.

Pero el Sinn Féin no necesitaba una campaña agresiva. Como dijo una vez Napoleón: “Nunca interrumpas a tu enemigo cuando está cometiendo un error”. Y esta elección tenía que ver con la autodestrucción del unionismo, que ha cometido todos los errores de libro.

El Protocolo de Irlanda del Norte

“Al DUP le ha ido extremadamente bien en esta elección”, comentó el líder del partido DUP, Jeffrey Donaldson. “El unionismo se ha mantenido firme. El voto unionista se mantiene fuerte… Tenemos bases sólidas y seguimos construyendo sobre ellas”.

¡Hablando de poner una cara valiente en una mala situación! Esta elección fue una catástrofe absoluta para el DUP.

Al entrar en esta elección, el partido se encontró en una situación bastante complicada. Ya había pasado por tres líderes en un año; lo último fue ser humillado públicamente por intentar cambiar de barco a la UUP, justo antes de convertirse en líder del DUP; y el partido se enfrentaba a la ira de quienes lo culpan por el Protocolo de Irlanda del Norte.

En los últimos cinco años, el DUP se ha excedido enormemente. Habiendo ayudado a apuntalar el gobierno Tory de Theresa May después de 2017, rechazaron su Brexit suave que habría impedido una frontera terrestre o marítima entre el Reino Unido y cualquier parte de Irlanda. Luego agasajaron a Boris Johnson, quien procedió a darles un Brexit con… ¡el Protocolo de Irlanda del Norte y una frontera marítima irlandesa!1

A Johnson lo último que le importaba era la situación fronteriza en Irlanda, siempre que pudiera llegar al poder. El Protocolo le permitió «Hacer Brexit» en un instante.

Ahora, los Partido Conservador y Unionista están pagando con intereses los juegos practicados con Irlanda del Norte. Han dejado a los unionistas heridos con una sensación de traición y han acelerado un proceso de polarización y fragmentación en su campo.

Inmediatamente antes de las elecciones, el DUP se vio atrapado entre dos banquillos: por un lado, el partido unionista emergente Traditional Union Voice (TUV) de extrema derecha exigía el colapso del Ejecutivo hasta que se desechara el Protocolo. Por otro lado, la UUP más moderada apoyó mantener un gobierno en el Norte.

El DUP estaba perdiendo votantes en ambas direcciones. En el último momento derrumbaron el Ejecutivo, y se volcaron hacia la TUV en un intento de atrapar a sus votantes de línea dura, participando en las protestas antiprotocolo en zonas protestantes como parte de su campaña electoral. Ahora están siendo arrastrados por la corriente de un movimiento airado que está tomando una lógica propia.

Traidores y Lundies

En una protesta contra el Protocolo de Irlanda del Norte en Lurgan en el período previo a las elecciones, Jeffrey Donaldson y el líder de TUV, Jim Allister, fueron vistos quitando un cartel bastante siniestro antes de que comenzaran los discursos. Personas desconocidas habían cogido un cartel electoral del líder de la UUP, Doug Beattie, y lo habían atado con una soga en forma de horca.

Después de hacer su inquietante hallazgo, los dos líderes del partido unionista subieron al escenario e hicieron un poco de ruido sobre el Protocolo de Irlanda del Norte. Habiendo terminado, otro orador atacó al Sr. Beatie ausente, denunciándolo como un «traidor» y un «Lundy».

“No soy Lundy y no soy un traidor”, respondió Beattie enojado cuando se enteró de los epítetos que se usaban para describirlo en estas protestas masivas.

Para aquellos que no están familiarizados con el término, «Lundy» se remonta a cierto teniente coronel del siglo XVII llamado Robert Lundy, cuya memoria ha sufrido un destino poco envidiable.

En 1689, durante las guerras guillermitas, cuando la ciudad de Derry estaba sitiada por los partidarios del rey católico James II, se alega que el teniente coronel Lundy hizo todo lo posible para socavar las defensas de la ciudad desde adentro.

Este no es el lugar para evaluar el papel de Robert Lundy, y si el hombre ha recibido su merecido en los libros de historia. Sea cual sea la verdad, la leyenda de Lundy se ha ganado un lugar en la mitología unionista. Cada año la efigie del Teniente Coronel es conducida hasta el lugar donde fue quemado: el epítome de un traidor contra un pueblo sitiado.

Ahora, afirman los Lealistas, la historia se repite. La población protestante vuelve a estar sitiada, rodeada de enemigos, y sus políticos, como Lundy, preparan una traición. El Protocolo de Irlanda del Norte es el primer paso. El siguiente paso es una Irlanda Unida.

El monstruo del sectarismo protestante de Frankenstein, después de haber sido azotado por el imperialismo británico, está ahora fuera de control. Se está alimentando de una sensación entre los protestantes de clase trabajadora, que sienten que sus comunidades están en declive, que sienten que la vida se vuelve cada vez más difícil, que han sido abandonados: por el gobierno de Westminster y por los políticos que los representan.

Se están alimentando estos sentimientos y usándolos para crear y reforzar una mentalidad de asedio. En décadas pasadas, la burguesía unionista podía darse el lujo de dar ciertos beneficios materiales relativos a los trabajadores protestantes. Pero cuanto más escasas son las migajas, menos pueden ofrecer los políticos unionistas a los trabajadores protestantes, y más fuertemente deben aferrarse a este único tablón de apoyo que tienen debajo: la mentalidad de asedio y el fanatismo sectario que han venido azuzando.

Subiendo la temperatura política

“Necesitamos elevar políticamente la temperatura”, dijo el bloguero lealista Jamie Bryson en la misma manifestación «… pacífica y legalmente», agregó en voz baja. “Y debemos garantizar la máxima inestabilidad política y social”.

Los demagogos lealistas del norte de Irlanda entienden que la región está llena de material inflamable. Es posible que los unionistas no tengan la mayoría que necesitan para votar en contra del Protocolo de Irlanda del Norte, pero podrían crear una situación en las calles que el Estado británico no pueda soportar, obligándolo a deshacerse del Protocolo de esa manera.

Los paramilitares lealistas, que operan con impunidad en el norte de Irlanda, sin duda entendieron el mensaje de “elevar la temperatura” en esta elección. Desafortunadamente, no captaron la parte de hacerlo «pacífica y legalmente».

En la campaña electoral, los sectarios hicieron exactamente lo que uno esperaría cuando eran azuzados por la turba de agitadores lealistas y políticos unionistas.

La candidata de People Before Profit, Hannah Kenny, fue objeto de un brutal asalto mientras hacía campaña en el este de Belfast, cuando tres hombres la acorralaron, la agarraron por el brazo y la garganta y la sometieron a una diatriba verbal. Mientras tanto, una candidata del SDLP vio cómo le quitaban los carteles y la insultaron y la llamaban “bastarda republicana” mientras ella perseguía a los vándalos por Ormeau Park.

Incluso el Servicio de Policía de Irlanda del Norte (PSNI) hizo su parte para “elevar la temperatura política”. El Partido Socialista Republicano Irlandés (IRSP), que presentó candidatos a la Asamblea por primera vez en West Belfast y Foyle, encontró a sus candidatos y equipos sujetos a una campaña de acoso absoluto por parte del Estado.

Polarización

El endurecimiento de actitudes entre un sector de unionistas es sólo una cara de la moneda. Este estado de ánimo se endurece a medida que la ira se acumula en las comunidades obreras protestantes y son mal dirigidas por los explotadores políticos de esas comunidades.

Pero la otra cara de ese proceso de polarización se refleja en el abandono de todos los partidos unionistas por otra capa.

Los partidos unionistas no solo se fracturaron, contrariamente a la afirmación de Jeffrey Donaldson de que “el unionismo se mantuvo firme”, sino que sus votos conjuntos de primera preferencia en realidad cayeron en cuatro puntos porcentuales.

Quizás no por coincidencia, esta fue casi la misma cantidad en la que subió el Partido Alliance (Alianza). Este extraño partido liberal, que oficialmente no se describe a sí mismo como «unionista» ni «nacionalista», subió al 13,5%, lo que lo convirtió en el tercer partido en la política de Irlanda del Norte, por delante de la UUP (11%) y el SDLP (9%).

Algunas capas de clase media que votaron por permanecer en la UE y que no están preocupadas por el Protocolo y quieren estabilidad política y el statu quo sin duda votaron por el partido por esa razón.

Pero, sin duda, también hay una capa de jóvenes protestantes que se están radicalizando hacia la izquierda; que están hartos de la intolerancia de los partidos establecidos; y que no tienen nada que los represente políticamente. Dada la forma al revés en que la política se refracta a través de Stormont, sin duda muchos de estos jóvenes votaron por Alliance por falta de algo capaz de expresar sus aspiraciones políticas.

Su turno, Mr. Johnson

Boris burning flag Image Socialist AppealLa Asamblea de Irlanda del Norte se encuentra ahora en un callejón sin salida. El DUP lo ha dejado claro: no se rebajarán a la indignidad de servir como Viceprimer Ministro hasta que Westminster elimine el Protocolo de Irlanda del Norte.

Al menos si consiguen eso, pueden entrar en Stormont con aire de suficiencia con la seguridad de que reina la supremacía unionista, sea o no el partido más grande de la provincia un partido unionista.

Siendo rehenes de la base unionista más fanática sobre la que descansan, sin duda les resultará difícil acceder al poder en Stormont sin ver primero el Protocolo muerto y enterrado en la tumba. Hacer lo contrario sería su suicidio político

¿Significa esto el final del Acuerdo de Viernes Santo y del poder compartido? Posiblemente así sea. La pelota está ahora en el tejado de Boris Johnson.

En el próximo período, Johnson se verá obligado a revocar el Protocolo o revisar el Acuerdo del Viernes Santo. En opinión de un comentarista de The Spectator, que parece estar bien conectado con el gabinete tory, no es seguro que los tories no revoquen el Protocolo y se arriesguen a una guerra comercial total con Europa:

“En el discurso de la reina de la próxima semana, se anunciará un proyecto de ley notablemente controvertido en el lenguaje más anodino. El gobierno legislará para proteger el acuerdo del Viernes Santo de Belfast en su totalidad. Estas palabras serán una amenaza codificada para la Unión Europea de que el Reino Unido está preparado para romper unilateralmente partes del acuerdo Brexit relacionadas con Irlanda del Norte”.

Si esto pretende ser una amenaza codificada, el miembro de The Spectator en el gabinete Tory lo decodificó para nosotros:

“‘Pensamos que la UE reconocería que nos conviene a ambos no tener el Protocolo de Irlanda del Norte como fuente de controversia’, dice un miembro del gabinete. Ahora vuelven los fantasmas de los 80. Sabemos cómo termina esta película y no podemos quedarnos sentados y mirar’”.

Como hemos explicado antes, es imposible que la UE se comprometa en la cuestión de la frontera. La integridad del Mercado Común depende del control de las mercancías que pueden entrar y salir. Anular el Protocolo de Irlanda del Norte bien puede hacer que la UE responda con una guerra comercial total, tal vez colapsando el acuerdo del Brexit y el reemplazo de una frontera marítima con una frontera terrestre. “¿Se arriesgaría Johnson a eso?” Pregunta el columnista de Spectator. Y respondiendo a su propia pregunta:

“Hay señales de que lo haría. El primer ministro también tiene sus propios cálculos políticos. Sus momentos de máxima potencia política llegaron cuando reunió las fuerzas del Brexit: pensemos en el referéndum del Brexit de 2016 y en la campaña dominada por el asunto del Brexit en las elecciones generales de 2019”.

¿Boris Johnson se arriesgaría a una guerra comercial con Europa y a un daño catastrófico para los intereses del capitalismo británico? La respuesta a esa pregunta bien puede depender de la fortuna momentánea de la carrera de Boris Johnson.

Ciertamente ha demostrado ser capaz de hacerlo en el pasado, y ahora que se encuentra en una situación política complicada, bien podría estar listo para encender otro cartucho de dinamita en los cimientos del capitalismo británico para mantener su carrera un poco más.

Es una acusación contra el imperialismo británico que, para beneficio a corto plazo de sus representantes políticos, toda la Unión ha estado en peligro. ¡Y no hay razón para suponer que el cortoplacismo siga con nosotros a largo plazo!

¡Por una Irlanda Unida Socialista!

La victoria del Sinn Féin ha sido un duro golpe para el imperialismo británico y su Unión. Durante décadas, el imperialismo británico trató de aplastar al IRA y, con él, a toda la población católica. Empleó los medios más brutales y fracasó. Ahora, solo 28 años después de que el IRA declarara un alto el fuego, el imperialismo británico y la Unión han sido humillados por el Sinn Féin.

Esta derrota ha encendido tremendas esperanzas. La idea de que un Primer Ministro del Sinn Féin en el Norte salude a un taoiseach del Sinn Féin en el Sur dentro de unos años ha aumentado las expectativas de que la unificación irlandesa ahora podría estar tentadoramente cerca. Michelle O’Neill ha hablado sobre la reunificación en un plazo de 5 a 10 años.

Es hora de sentar las bases y preparar la lucha por la unificación irlandesa. Pero sería una tontería suponer que la clase dominante británica permitirá que la unidad irlandesa entre en los libros de historia como si hubiera triunfado mediante una votación legal y pacífica. Johnson y los conservadores aún pueden bloquear un camino pacífico hacia la unificación solo por sus propios intereses superficiales y de corto plazo, como demuestran las citas mencionadas anteriormente.

Y el sectarismo lealista, producto del legado del colonialismo británico que se alimenta de la alienación en las comunidades protestantes, tampoco se quedará de brazos cruzados mientras la unificación irlandesa triunfa pacíficamente. Sus representantes preferirían incendiar toda la región.

Para socavar a los fanáticos sectarios y construir un frente para la unificación irlandesa que vaya más allá de una comunidad, se debe encontrar un programa que atraiga a los trabajadores de ambas comunidades.

En el sur, el ascenso del Sinn Féin ha tenido menos que ver con la cuestión nacional que con la cuestión de clase. Se ha basado en la retórica de izquierda en torno a la vivienda, la atención médica y hacer que los ricos paguen (aunque a través de impuestos moderados sobre las corporaciones y los bancos). Tal programa podría tener un impacto en el Norte. Pero el Sinn Féin difícilmente puede presentar incluso un programa de izquierda manso en el Norte con mucha credibilidad. ¡Después de todo, ha estado en el gobierno durante una década, llevando a cabo la austeridad!

Lo que se necesita es precisamente un programa de clase. La unidad de clase solo se puede forjar a través de la lucha de clases: en la lucha contra la crisis del costo de la vida, por salarios más altos y mejores condiciones, los trabajadores católicos y protestantes comenzarán a ver quiénes son sus verdaderos aliados y sus verdaderos enemigos: la clase capitalista.

A través de la lucha de clases, los trabajadores de todas las comunidades pueden romper la sospecha que los separa y realmente abrir el camino hacia la unificación. Ese camino pasa por la revolución socialista y termine con la formación de una Irlanda Unida Socialista como parte de la revolución socialista mundial.

1 El Protocolo de Irlanda del Norte y la frontera marítima irlandesa

En una fase muy temprana de las negociaciones del Acuerdo de Retirada de la UE (el Bréxit), tanto el Reino Unido como la UE reconocieron la situación excepcional de la isla de Irlanda. Reconocieron la necesidad de salvaguardar el Acuerdo del Viernes Santo que puso fin a la actividad del IRA, evitando una frontera física en la isla de Irlanda entre la República de Irlanda (sur) e Irlanda del Norte (en posesión del Reino Unido). Con eso se pretendía evitar una revuelta de la parte católica y proirlandesa de la población de Irlanda del Norte.

La solución encontrada fue el llamado Protocolo sobre Irlanda e Irlanda del Norte, que rechaza el unionismo, e implica:

  • evita una frontera física entre Irlanda e Irlanda del Norte, posibilitando en los hechos el funcionamiento de la unidad económica de la isla y el libre paso de personas y mercancías, protegiendo el Acuerdo de Viernes Santo;
  • La frontera aduanera del Reino Unido con la UE no empezaba en la República de Irlanda ni en Irlanda del Norte, sino en las fronteras del Reino Unido sin Irlanda del Norte, es decir en la misma isla de Gran Bretaña

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: [email protected]

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí