Asia
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El brote de Coronavirus en China ha alcanzado un nivel crítico. Según las cifras oficiales, hasta el momento hay 5.997 casos confirmados en todo el país, la gran mayoría de ellos en Wuhan: la capital de la provincia de Hubei. Sin embargo, otras nueve provincias han notificado más de 100 casos confirmados, la mayoría de los cuales se encuentran en las provincias industriales de Zhejiang y Guangdong. La enfermedad se ha propagado más allá de las fronteras de China, desde Tailandia hacia el sur, hasta Australia y los Estados Unidos.

El régimen del Partido Comunista Chino (PCCh) ha decretado medidas drásticas para contener el brote en desarrollo. Aparte de Wuhan, otras 13 ciudades de Hubei han sido declaradas bajo cuarentena, abarcando a más de 35 millones de personas. El llamado "Ejército Popular de Liberación" ha sido desplegado en Wuhan. El órgano más alto del PCCh, el Comité Permanente del Politburó, formó un subcomité para supervisar directamente la contención de la enfermedad.

Wuhan: una ciudad fantasma

Un estado de ánimo general de miedo ha engullido a China. Wuhan, el epicentro del brote, se ha convertido en una virtual ciudad fantasma, ya que sus millones de residentes han escapado o se han encerrado en sus casas. En Beijing, a más de 1.100 km al norte de Wuhan, prácticamente todas las almas vivas en las calles llevan máscaras antigripales a pesar de que la capital tiene un número relativamente bajo de casos registrados (102). La escasez de máscaras antigripales se produjo en todo el país debido al aumento de la demanda a nivel nacional, y de Hubei en particular. Sin embargo, se sabe que las máscaras antigripales no hacen nada para evitar que uno se infecte con el virus. En el mejor de los casos, evitaría que las gotas de saliva de un individuo ya infectado se propaguen a otros.

 

Un video viral de un periodista del Changjiang Daily grabando con lágrimas en los ojos el sombrío estado de Wuhan:

 

Dentro de esta atmósfera de miedo, también surgieron algunas preguntas urgentes que deben ser respondidas por las autoridades. ¿De dónde vino este virus? ¿Cómo se propaga realmente? ¿Funcionarán las medidas del gobierno? Una minoría de personas también se está preguntando una cuestión crucial: En primer lugar, ¿por qué se ha permitido que el brote haya empeorado hasta alcanzar la escala actual?

El régimen del "Centro del Partido con el Camarada Xi Jinping en su seno" ofrece respuestas ambiguas y cambiantes a estas preguntas. Sabiendo que las masas siguen amargadas por la experiencia del brote de SARS en 2002, durante el cual el gobierno barrió la crisis bajo la alfombra durante más de tres meses y silenció activamente a quienes trataron de informar sobre ella hasta que ya no fue posible encubrirla, el régimen de Xi aseguró al pueblo que será diferente de su predecesor Hu Jintao. Ha habido frecuentes actualizaciones de la situación en varios medios de comunicación, junto con grandes y drásticos decretos. Se han celebrado historias lacrimógenas, como la de algunos residentes de Wuhan que se organizaron para cantar el himno nacional por sus ventanas para levantar la moral (con un amable recordatorio de que debían llevar sus máscaras antigripales mientras lo hacían). Los medios de comunicación estatales transmitieron en vivo la construcción de un nuevo hospital en Leishenshan: uno de los nuevos hospitales que el gobierno ordenó con la llegada del brote, que estará equipado con tecnología 5G.

Sin embargo, el deslumbrante bombardeo de los medios de comunicación todavía no responde consistentemente a algunas preguntas fundamentales. Los orígenes reales de la enfermedad, aunque se supone que son de animales salvajes, todavía se desconocen. Lo que es más importante, el mecanismo de propagación de la enfermedad todavía no es definitivo, pero el gobierno sólo admitió el 20 de enero que puede propagarse entre los seres humanos, en un momento en que se habían notificado oficialmente 198 casos (frente a los 45 casos de tres días antes), y semanas después de que un equipo de científicos de Shanghai secuenciara todo el genoma del nuevo virus -el 5 de enero-, y luego publicara sus conclusiones a nivel internacional, según la revista China's Health News. Caixin también informa que los signos de infección entre humanos ya eran evidentes para los investigadores con sus estudios de los primeros 41 pacientes desde el 11 de enero. Nótese que el primer caso confirmado de infección fue informado el 1 de diciembre de 2019.

 

El juego de la culpa

El gobierno central culpa del retraso en la respuesta y la divulgación del brote al gobierno de la ciudad de Wuhan y al alcalde Zhou Xianwang en particular. Zhou, un alcalde "elegido" por la cúpula y no por el voto popular, ha cometido varios errores que lo convirtieron en un fácil chivo expiatorio. El 26 de enero, afirmó que Wuhan había resuelto completamente la escasez de trajes médicos, sólo para ser contradicho por el gobernador provincial de Hubei, Wang Xiaodong, quien dijo, más tarde ese día, que todavía había una escasez crítica. Cuatro días después de que Wuhan declarara su cierre, Zhou reveló que más de 5 millones de personas, es decir, casi la mitad de la población de la ciudad, abandonaron Wuhan después de la orden.

El Global Times, uno de los medios de comunicación más agresivos contra los gobiernos centrales, ofreció una crítica fulminante:

"Hay que señalar que es muy lamentable que la ciudad no haya tomado las medidas de emergencia necesarias para evitar que muchas personas viajen a través del país, ya que esto hace especialmente difícil que el país pueda prevenir y controlar la epidemia. La ciudad debería afrontar el hecho de que el público está muy descontento con esto".

be39e8a204601ae33b3d858cf8a717f5 w512 h291

Por lo tanto, se nos da una rara información confirmada desde arriba: que los días del camarada Zhou están contados como un cuadro político "que construye el socialismo con características chinas". Desafortunadamente, parece que los errores burocráticos tampoco pueden ser refrenados. En la mañana del 26 de enero, el gobierno de la ciudad de Shantou, Guangdong, repentinamente declaró la ciudad bajo aislamiento. El cierre de esta ciudad portuaria clave, a 1.100 km de Wuhan, habría sido un acontecimiento extraordinariamente alarmante para el país y para la comunidad internacional, pero la ciudad anuló la orden de cierre sólo dos horas después del anuncio original, durante el cual ciudadanos comprensiblemente frenéticos acudieron en masa a los mercados para buscar suministros.

Dando un paso más atrás, se observa que estos errores sólo son posibles bajo un régimen dictatorial, deseoso de hacer alarde de su "eficiencia" y "decisión" a través de gestos grandilocuentes en todos los niveles del gobierno. La bravuconería de cerrar las ciudades y construir rápidamente hospitales invita a plantear algunas cuestiones fundamentales, relativas a las mil y una tareas logísticas necesarias para contener a 35 millones de personas en toda la provincia de Hubei. Esperar que el alcalde Zhou evite que 5 millones de personas asustadas y decididas abandonen Wuhan, la 41ª ciudad más grande del mundo, es esperar lo imposible, independientemente de su competencia. Además, también se cuestiona si el personal médico y de rescate tiene acceso a un transporte adecuado en una megaurbe cerrada. En general, el impulso del régimen del PCCh para mantener su imagen "fuerte y estable" a través de una teatralidad esencialmente pomposa sólo abre espacio para los errores de aquellos que tratan de resolver la situación mientras obedecen órdenes sobre el terreno.

 

El capitalismo es malo para la salud

Más importante aún, es el mismo sistema social que el PCCh restauró y mantiene, el sistema del capitalismo basado en el beneficio, el que permitió que esta situación se elevara hasta el nivel actual. Antes del 17 de enero, semanas antes de que se informara del brote y días después de que varios miembros del personal médico contrajeran el virus, el gobierno de Wuhan seguía promoviendo su "Campaña del Festival de Primavera a Beneficio del Pueblo" anual para atraer a los turistas a Wuhan en las temporadas de vacaciones. El 19 de enero, un día antes de que el gobierno admitiera que el virus podía propagarse entre los humanos, el distrito del Jardín Baibuting de Wuhan incluso celebró un masivo banquete de "diez mil familias" como espectáculo. Este error es otra parte de la culpa que el gobierno central le echa al gobierno de Wuhan, pero este desprecio por el bienestar del pueblo en aras de maximizar los beneficios es parte integrante de cualquier gobierno capitalista a todos los niveles.

15e92b67c27a284cd1d7f4d0e295e27f w451 h319

Lo mismo es cierto para las potencias imperialistas occidentales, cuyos medios de comunicación no escatimaron esfuerzos para burlarse de los fracasos del PCCh y llorar lágrimas de cocodrilo por la difícil situación de las masas chinas. Uno puede imaginar que, si un brote similar tuviera lugar en los EE.UU., en lugar de una burocracia dictatorial, la clase obrera estadounidense estaría a merced de los gigantes farmacéuticos privados, las empresas de seguros de salud y las redes de hospitales.

Los marxistas de todo el mundo se solidarizan con los trabajadores y la juventud china en estos tiempos difíciles. A pesar de la angustiosa situación, la clase obrera china, el proletariado más poderoso del mundo, tiene garantizada la superación de esta crisis. Una vez que la batalla contra el coronavirus haya terminado, pueden volverse contra otra dolencia más crónica: la dictadura capitalista del PCCh.

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: contacto@luchadeclases.org

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí