Incendios forestales en Europa: veranos infernales bajo el capitalismo

,

Un número sin precedentes de incendios forestales ha hecho arder Europa en el último mes. Nueve países mediterráneos se han visto afectados, lo que ha provocado que muchas personas pierdan sus hogares e incluso sus vidas. Estas son las consecuencias mortales de la catástrofe climática del capitalismo.

Grecia se ha visto especialmente afectada. Anotó su ola de calor más larga e implacable desde que se tienen registros. Unos 400 incendios forestales iluminaron fotografías satelitales y devastaron olivares y bosques de pinos, así como hogares, granjas y rebaños.

Más de 20.000 personas fueron evacuadas en el sur de Rodas, mientras que Corfú ha sufrido con las llamas. Dos pilotos de bomberos perdieron trágicamente la vida debido a un accidente aéreo en una ladera de la isla de Evia, al este de Atenas, tratando de extinguir las llamas.

En las ciudades sicilianas de Catania y Palermo, el cielo nocturno brillaba de color naranja mientras los residentes se veían atrapados en un aterrador cerco de incendios, que cortaron el suministro de electricidad y agua. Estas son como las escenas de una guerra devastadora.

Mientras tanto, en Argelia, los incendios forestales han sido particularmente letales, matando al menos a 34 personas.

El 7 de agosto, se desataron incendios forestales en Portugal, que quemaron miles de hectáreas y obligaron a 1.400 personas a abandonar sus hogares.

Estos incendios forestales se encendieron después de que un calor abrasador convirtiera el Mediterráneo en un polvorín. Las olas de calor consecutivas elevaron las temperaturas bastante por encima de los 40 grados centígrados, rompiendo récords para el mes más caluroso de que se tenga registro.

De hecho, un estudio reciente encontró que para cuatro de cada cinco personas en el planeta, julio fue el mes más caluroso jamás registrado, con olas de calor que azotaron China, América del Norte y ahora América Latina, donde en algunas partes se está experimentando un calor de 35°C… en pleno invierno.

Resulta espantoso considerar las consecuencias de este calor. El Instituto Europeo de Salud informó que desde finales de mayo hasta principios de septiembre del año pasado, más de 61.600 personas murieron por causas relacionadas con el calor en 35 países europeos, en lo que entonces era el verano más caluroso registrado en Europa. Las terribles cifras de víctimas del calor de este año aún no se han contabilizado.

Nada de esto es natural. Un equipo global de científicos del clima que trabaja para la iniciativa World Weather Attribution (WWA) organizada por el Imperial College de Londres describió estas olas de calor como «prácticamente imposibles» sin un cambio climático inducido por el hombre.

Mientras los incendios forestales asolaban el sur de Italia, gran parte del norte experimentó intensas tormentas eléctricas. Seis regiones del norte permanecieron en alerta de emergencia debido a las fuertes lluvias, el riesgo de inundaciones repentinas, el granizo y la caída de árboles, según los sitios de monitoreo meteorológico. Estos eventos extremos han cobrado al menos cinco vidas.

«En Italia estamos viviendo uno de los días más complicados de las últimas décadas: aguaceros, tornados, granizo en el norte, calor tórrido e incendios devastadores en el centro-sur», dijo el ministro de Protección Civil, Musumeci.

Si bien se ha culpado a los incendios provocados, las fallas eléctricas, las barbacoas, las colillas de cigarrillos y los rayos de provocar tal o cual incendio, el calor extremo y las condiciones de polvorín provocadas por el cambio climático les han dado una fuerza destructiva feroz, ya que la vegetación y el suelo desecados combinados con el aire seco y caliente han creado inmensas cantidades de material combustible.

Y más allá del Mediterráneo, hemos visto los efectos del cambio climático a nivel mundial este verano: con olas de calor, incendios forestales y clima extremo, que se extienden desde Canadá hasta China.

Haciendo la vista gorda

Y las cosas amenazan con empeorar mucho más. «A menos que el mundo deje rápidamente de quemar combustibles fósiles, estos eventos serán aún más comunes y el mundo experimentará olas de calor aún más cálidas y duraderas», dijeron investigadores al Financial Times.

Pero esto ya lo sabíamos, y hemos sabido durante décadas que estos dramáticos eventos se avecinaban como resultado del cambio climático. Y, sin embargo, las clases dominantes han hecho la vista gorda y no han hecho nada para detener o mitigar el cambio climático, ni en preparación para sus devastadoras consecuencias.

Impulsados solo por el impulso de las ganancias a corto plazo, y combinados con la reducción de costes de la austeridad gubernamental dictada por la crisis del capitalismo, no han logrado mejorar la infraestructura en preparación para los extremos que inevitablemente traería el cambio climático.

Esto fue particularmente evidente en Grecia. Esta no era la primera vez que Grecia tenía que lidiar con incendios forestales. De hecho, durante más de 10 años se han producido incendios forestales debido a los veranos cada vez más calurosos. Sin embargo, en lugar de prepararse para esas condiciones, la austeridad gubernamental dictada por la Troika ha llevado a los servicios de extinción de incendios a un estado lamentable.

Según una entrevista de Reuters con el jefe de la federación de bomberos de Grecia, hay una brecha de 5.000 bomberos que necesita ser llenada con urgencia.

«Si mi padre no se hubiera quedado, nuestra casa se habría incendiado», dijo una mujer griega a los medios de comunicación, «El servicio de bomberos no estaba en ninguna parte. Afortunadamente había voluntarios, siento rabia, nada más». Un residente de 77 años añadió: “El gobierno debería renunciar lo antes posible. No hicieron absolutamente nada, cero. Todo el mundo está desesperado. Todos están decepcionados».

Mientras tanto, los capitalistas continúan quemando combustibles fósiles y recortando los servicios públicos como si no hubiera un mañana, o, más bien, como para asegurar que no habrá un mañana para millones. Lo que es racional para la clase dominante es completamente irracional para el resto de la humanidad. Saben que a largo plazo están creando un infierno en la Tierra. Pero la lógica del capitalismo los impulsa siempre hacia adelante en la búsqueda de ganancias a corto plazo. Los incendios forestales, los tornados y las inundaciones repentinas no aparecen en los libros de cuentas de los capitalistas y, por lo tanto, los dejan inmóviles.

Mientras tanto, es la clase trabajadora la que está sufriendo las peores consecuencias.

El Financial Times, al informar sobre la ola de calor del año pasado, explicó que si bien aún no tenemos un desglose del origen de clase de los muertos en los calores de 2022, «los expertos dijeron que en una ola de calor de 2003 que mató a hasta 70.000 personas, la mayoría de los que murieron eran de bajos ingresos».

Como descubrimos con el COVID-19, son los trabajadores, los pobres y los vulnerables quienes pagan con sus vidas. Al igual que los obreros que fueron enviados a trabajar sin equipamiento de protección individual en 2020, los trabajadores de toda Europa no tienen protecciones para temperaturas máximas de trabajo.

«La mayoría de las veces, tienes dolores de cabeza debido al calor», dijo Naveed Khan, un ciclista de reparto de comida de 39 años, al New York Times antes de conducir por las sofocantes calles de Milán. Él toma analgésicos cada dos días, dijo, para manejar la incomodidad, pero no puede dejar de trabajar. «No tengo ningún otro trabajo», dijo.

Y no es solo durante el trabajo que los pobres sufren. Muchos trabajadores de bajos ingresos ni siquiera pueden encontrar alivio en casa, ya que no pueden pagar el aire acondicionado. Muchos edificios de apartamentos en Italia tienen décadas de antigüedad, y los residentes los comparan con «hornos» en el verano. Un manipulador de carga jubilado le dijo a The Times que se las arregló llenando su bañera con agua helada.

La vida se está convirtiendo en un infierno bajo el capitalismo.

Promesas rotas

Se plantea la cuestión urgente de la adaptación a las nuevas condiciones que está creando. Imagen: Don Balkwill Twitter

Mientras que los políticos y los directivos de las corporaciones se reúnen en sus salas bien ventiladas y refrigeradas por aire acondicionado para prometer un «acuerdo climático» tras otro, el resto del mundo literalmente se está quemando. Tan pronto como se seca la tinta de estos «compromisos climáticos» y regulaciones, se tiran por la ventana, ya que pronto entran en conflicto con los intereses a corto plazo de la clase dominante.

Es por eso que los marxistas resaltamos el punto fundamental: no podemos planificar lo que no controlamos y no podemos controlar lo que no poseemos. No podemos construir un suministro sostenible de energía, construir viviendas en las que las personas puedan vivir cómodamente y proveer la infraestructura necesaria si todas estas empresas operan únicamente para obtener ganancias.

Incluso si un capitalista tuviera la voluntad de cambiar a fuentes de energía más sustentables, simplemente no sería rentable para ellos hacerlo. La costosa infraestructura para ello no existe.

Además, necesitamos un plan internacional, pero la cooperación internacional es imposible bajo el capitalismo, como hemos visto con la carrera por los combustibles fósiles entre bandas nacionales de capitalistas para garantizar su propia «seguridad energética» nacional desde que la guerra de Ucrania ayudó a aumentar los precios desde el año pasado.

La energía, el agua, la vivienda, las empresas de infraestructura y los bancos deben ser totalmente nacionalizados y operados democráticamente por la clase trabajadora, para funcionar en el interés de la sociedad en su conjunto.

Los efectos del cambio climático ya están entre nosotros. Se plantea la cuestión urgente de la adaptación a las nuevas condiciones que está creando. Debemos adaptar las casas en el Mediterráneo, y en otras partes del mundo, a los veranos cada vez más calurosos. Pero en lugar de construir casas de calidad, la clase capitalista especula con la vivienda como lo hace con otras mercancías, aumentando los alquileres para los trabajadores que intentan sobrevivir en viviendas cada vez menos adecuadas.

Debemos reducir las horas de trabajo, especialmente durante los veranos, cuando el trabajo bajo calor extremo representa una amenaza para la vida. Para los capitalistas, por el contrario, cuanto más profunda es la crisis, más presión al alza ejercen sobre las horas de trabajo para que la clase trabajadora pague. La necesidad de invertir en buenos servicios públicos, con suficientes bomberos, por ejemplo, y el acceso a una buena atención médica, será cada vez más apremiante. Pero a medida que el estado capitalista cruje bajo la carga de la deuda por apuntalar el sistema capitalista enfermo con repetidos rescates, estos servicios se reducen hasta el hueso.

Sobre todo, debemos implementar una solución a largo plazo para detener el calentamiento del planeta e incluso reducir las temperaturas globales.

Liberado de los límites de la propiedad privada y del estado-nación, el mundo entero podría ser abastecido con energía limpia y abundante, y la infraestructura necesaria instalada rápidamente, en línea con un plan global.

Tenemos todas las herramientas para hacer esto, y el dinero. La principal barrera que nos impide hacerlo es el hecho de que esos medios se concentran en manos de la clase dominante. Por eso necesitamos expropiar a los grandes bancos y grandes empresas y ponerlos bajo el control democrático de la clase trabajadora.

El mundo está literalmente ardiendo, los capitalistas han creado estos veranos infernales para la gente común, y el calor del verano solo se volverá más severo en los próximos años. Tenemos que aplastar urgentemente este sistema.

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: [email protected]

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí