Horror en el Mediterráneo: un crimen racista del capitalismo europeo

,

En estos días, los titulares de noticias que dominan en todo el mundo son la gran operación de búsqueda y rescate para recuperar a un puñado de turistas adinerados, incluido un multimillonario británico, que desaparecieron en el Atlántico en una aventura submarina para explorar el naufragio del Titanic. Mientras tanto, hay una conspiración de silencio en los medios internacionales sobre los detalles de la muerte de 700 inmigrantes a bordo de una embarcación en el Mediterráneo la semana pasada, el resultado directo de un descuido deliberado e insensible hacia la vida humana.

Si bien estos sucesos trágicos se han vuelto demasiado comunes, la magnitud de la tragedia del pasado miércoles 14 de junio en el Mediterráneo, cerca de la ciudad costera griega de Pylos, ha sacudido a millones de personas. Un barco de pesca sobrecargado de migrantes se hundió por razones que aún no se han establecido por completo. Ya se ha confirmado la muerte de 79 personas, pero eso es solo una fracción de las víctimas reales. Se estima que hasta 800 personas migrantes estaban a bordo y, sin embargo, solo se han rescatado a 104 supervivientes. Según el testimonio de muchos de ellos, mujeres y hasta 100 niños viajaban en la bodega. Ninguno sobrevivió.

Se trata de uno de los naufragios más mortíferos y trágicos del Mediterráneo de los últimos años, en un mar que muchas veces se ha descrito, no sin razón, como un cementerio de almas. Según la Organización Internacional para las Migraciones, al menos 27.000 personas se han perdido en el Mediterráneo desde que comenzaron los registros en 2014. 2.000 migrantes perdieron la vida en 2021 y 2.400 en 2022. Estas estimaciones, de hecho, se refieren al mínimo número de muertos y desaparecidos.

Si bien continúa apareciendo nueva información sobre las circunstancias del naufragio, una cosa está clara: los testimonios de los supervivientes y activistas están totalmente en desacuerdo con la versión ‘oficial’ de la Guardia Costera griega. Se nos revela una imagen de cientos de vidas perdidas como resultado directo de la repugnante política deliberada y dirigida por el gobierno de ignorar, acosar y ‘rechazar’ a los migrantes en peligro en el mar.

La historia oficial

Según los informes, la embarcación partió de Tobruk, Libia, en dirección a Italia. Según la Guardia Costera griega, vieron el barco por primera vez al mediodía del martes 13 de junio. Afirman que luego ofrecieron ayuda, a lo que recibieron respuesta negativa, además de una solicitud de abastecimiento de agua y alimentos. La embarcación, nuevamente, según la afirmación de la Guardia Costera, estaba «en condiciones de navegar» y continuó su curso, bajo la monitorización “discreta” de la Guardia Costera hasta que dejó de moverse alrededor de las 2 am, y luego volcó, hundiéndose por completo en minutos. En ese momento, la Guardia Costera lanzó una operación de búsqueda y rescate.

Sin embargo, el testimonio de un activista que fue contactado varias veces por los ocupantes de la embarcación, así como la información publicada por el grupo Watch The Med Alarm Phone (una línea directa autoorganizada para refugiados y migrantes en peligro en el mar Mediterráneo) contradicen la versión de los hechos de la Guardia Costera. Según estos testimonios, el barco había dejado de moverse y estaba claramente en peligro desde las 5 p.m. (unas 9 horas antes de que volcara). esto fue confirmado por el análisis de la BBC ), poco después había sido abandonado por el capitán y los ocupantes habían pedido «cualquier ayuda».

Al mismo tiempo, la propia Guardia Costera admite que, si bien Frontex (Agencia Europea de la Guardia Costera y de Fronteras) le informó sobre el barco a las 11 de la mañana del martes (15 horas antes de que se produjera la tragedia), solo hizo un esfuerzo por confirmar su existencia tres horas después (¡a las 14:00!) cuando envió un helicóptero (!), ¡que despegó de la isla de Lesbos, a más de 550 km del lugar donde se hundió el barco!

La versión de los hechos de la Guardia Costera griega se contradice aún más por los supervivientes, algunos de los cuales afirman que fue el intento de remolcar el barco lo que provocó que volcara, algo que los primeros niegan haber intentado.

La Guardia Costera griega ha mentido claramente para encubrir su papel en la causa de esta tragedia. Cada vez está más claro que la Guardia Costera retrasó deliberadamente su respuesta y acción (como parte de una estrategia que se denomina ‘tiempo de armamento’ ), y cuando quedó claro que el barco no podía moverse (quedándose, por lo tanto, varado permanentemente en un área de responsabilidad griega) intentaron violentamente un ‘empuje’, que salió terriblemente mal. Según un superviviente , la Guardia Costera griega les dijo explícitamente a los que estaban en el barco que los iban a empujar de regreso a aguas italianas.

Esta es una de las tragedias más mortíferas como resultado de la consumación generalizada de la política ilegal e inhumana del Estado capitalista griego y del gobierno de Mitsotakis hacia los migrantes y, en particular, la política de «retrocesos» de la Guardia Costera griega, mediante la cual los migrantes son devueltos por la fuerza a aguas internacionales y abandonados a su suerte.

El gobierno griego ha intentado durante mucho tiempo negar que tiene una política de ‘retrocesos’, pero el mes pasado se vio obligado a responder a las imágenes que mostraban a la Guardia Costera capturando a la fuerza a migrantes que habían tocado tierra, colocándolos en embarcaciones de la Guardia Costera y luego devolviéndolos a una balsa endeble, en alta mar. Otras imágenes han mostrado a la Guardia Costera griega embistiendo embarcaciones, tratando de perforar balsas inflables e incluso disparando municiones en las proximidades de los migrantes.

La pura insensibilidad de la burguesía griega se puso de manifiesto a principios de este año con el juicio a 24 trabajadores de rescate de migrantes. ¡Estos trabajadores humanitarios están siendo criminalizados por salvar vidas humanas, y presentados perversamente como una red criminal de contrabando de migrantes! Es un claro intento de evitar el trabajo de salvar vidas.

Los contrabandistas, como resultado, están recurriendo a viajes más largos y eligiendo rutas más arriesgadas, multiplicando el peligro para los migrantes.

El ‘fortín europeo’ racista

Por supuesto, la política del Estado burgués griego es una extensión de la política racista contra la inmigración de la Unión Europea en su conjunto. El capitalismo europeo, que junto con el imperialismo estadounidense es el principal responsable de la ocupación imperialista y las intervenciones militares en los países africanos y asiáticos, está tratando a las víctimas inocentes de su política exterior con vil brutalidad, convirtiendo el continente en un ‘fortín’ y adoptando medidas tan vergonzosas como el acuerdo UE-Turquía .

Así, los migrantes se enfrentan en sus países de origen a la manifestación más salvaje de las contradicciones inherentes al capitalismo, un sistema en una crisis constante y cada vez más profunda. Como resultado, se ven obligados a elegir entre una vida de miseria y guerra en casa, y un viaje que, en el peor de los casos, quizás nunca completen y, en el mejor de los casos, los lleva a una vida de explotación como trabajadores de segunda clase, blanco para siempre de los elementos más reaccionarios del país en el que intentan buscar ‘refugio’.

La migración no es solo un subproducto no deseado del sistema para los capitalistas, sino una herramienta muy útil y bienvenida. Las clases dominantes se aprovechan de trabajadores baratos tanto como necesiten. A medida que las condiciones políticas, socioeconómicas y ambientales desplazan cada vez más seres humanos, las políticas de cierre de fronteras y la misantropía del capitalismo amenazarán constantemente con crear cada vez más tragedias.

Los trabajadores y jóvenes en Grecia han demostrado una gran solidaridad desde el trágico naufragio. El 16 de junio, miles de personas se manifestaron en Atenas y Tesalónica, con lemas como “el gobierno y la Unión Europea matan” y “No al fortín europeo, solidaridad con los refugiados”.

A raíz de esta tragedia, es deber de cada militante de izquierda, del movimiento obrero y de la juventud defender a los migrantes y refugiados. Hay una necesidad urgente de iniciativas concretas y unidas de la izquierda y de las organizaciones de masas de trabajadores y jóvenes. Decimos:

  • ¡No a los retrocesos, no a las vallas! ¡Por la disolución de Frontex! Abrir las fronteras europeas a los migrantes y refugiados. ¡Asilo para quienes lo soliciten y la concesión de documentos de viaje para viajar a los países europeos de su elección!
  • ¡No a la histeria cínica y xenófoba de la clase dominante y del gobierno griegos! ¡Abajo la Nueva Democracia racista, la derecha misántropa y la extrema derecha! Fuera los apologistas y perpetradores en el gobierno de los crímenes de la UE.
  • ¡Por la solidaridad internacionalista y proletaria con los migrantes! ¡No son invasores, son víctimas del imperialismo: de la guerra, de la violencia, ¡de la explotación y opresión capitalista! ¡Son hermanos de los trabajadores y de la juventud griega, y nuestros aliados en la causa de la lucha común contra la barbarie capitalista!
  • ¡Iniciativas inmediatas de los partidos de izquierda, organizaciones juveniles y sindicatos de masas, en coordinación con el movimiento obrero europeo, para poner fin a las operaciones de guerra y retirar todos los ejércitos extranjeros de los países de África y Asia! ¡Por la apertura de las fronteras de todos los Estados europeos para recibir refugiados, ofrecerles atención, asilo y asistencia en la integración social!

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: [email protected]

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí