Francia: Lecciones del 28 de marzo

,

El martes (28 de marzo) se llevó a cabo otro día de acción para oponerse al podrido régimen de Macron, que la semana pasada forzó un aumento de la edad de jubilación en Francia. La lucha sigue siendo fuerte, evidenciada por los millones de personas que salieron a las calles.

Pero para que los trabajadores y la juventud salgan victoriosos de sus batallas contra Macron, los viejos métodos fallidos de los líderes sindicales no serán suficientes. Nuestros camaradas franceses de Révolution hacen un balance de la última movilización y señalan el camino a seguir.

———————

La jornada del 28 de marzo contra la reforma de las pensiones fue rica en enseñanzas. He aquí algunas.

1) Con más de 2 millones de personas en las calles a nivel nacional, la movilización sigue siendo muy fuerte, más teniendo en cuenta que fue el décimo día de acción organizado desde el 19 de enero. A modo de comparación, la CGT reclamó la misma cantidad de manifestantes durante el décimo día de acción del poderosísimo movimiento social en otoño de 2010.

Estas enormes reservas de ira y combatividad aterrorizan a la clase dominante. Sobre la base de una estrategia y consignas mucho más ofensivas, las direcciones del movimiento sindical podrían movilizar plenamente estas reservas e infligir una gran derrota al gobierno, o incluso derrocarlo. En cambio, la intersindical está llamando a un undécimo día de acción el 6 de abril, nueve días después.

Esta estrategia es obviamente contraproducente. ¿Qué mensaje se envía a los trabajadores que actualmente están en huelgas renovables? ¿Se supone que durarán hasta el 6 de abril? El comunicado de prensa de la intersindical no dice una palabra sobre las huelgas renovables. Simplemente dice que apoya “las huelgas que se vienen haciendo desde enero”. Sin embargo, solo el desarrollo de paros renovables puede hacer retroceder al gobierno.

El hecho es que los líderes de la intersindical están al menos tan aterrorizados como la clase dominante. Su nota de prensa de la noche del 24 deploraba “una situación de tensión en el país que nos preocupa mucho”, como si el recrudecimiento de la lucha de clases no implicara un cierto desarrollo de “tensiones”. La misma nota de prensa se alarma ante el “riesgo de explosión social”. Y mientras el gobierno se dedica a una brutal represión policial de manifestaciones y piquetes, la intersindical le pide cortésmente que «garantice la seguridad y el respeto al derecho de huelga y manifestación». Sería gracioso si no fuera tan serio.

2) La juventud estuvo muy presente en las manifestaciones. El uso de la 49.3 estimuló claramente la movilización de estudiantes y estudiantes de secundaria, que hasta entonces habían estado relativamente pasivos. Es lógico: la juventud vivió el 49.3 como un insulto a los más elementales principios democráticos. No solo se está movilizando contra la reforma de las pensiones, sino contra un régimen brutal, autoritario y reaccionario. Lucha por una transformación radical de la sociedad.

Esta movilización de la juventud confirma lo que venimos explicando desde el inicio del movimiento: si las direcciones sindicales ampliaran el objetivo de la lucha, si llamaran al pueblo a movilizarse contra toda política del gobierno -y por un programa de ruptura con todas las políticas de austeridad- favorecerían la entrada en acción de nuevas capas de jóvenes y trabajadores.

Este punto de vista es compartido en amplias capas del movimiento. Por ejemplo, en la Asamblea General de inter-facultades en Toulouse el lunes por la noche, los activistas de Revolución defendieron la siguiente moción, que fue aprobada por votación de los 800 estudiantes y trabajadores presentes: «La asamblea general de inter-facs de Toulouse une a los trabajadores en la lucha actual contra la reforma de las pensiones. Sin embargo, el uso de 49.3 marcó un punto de inflexión en el curso de esta lucha. Ahora, en la mente de un número creciente de jóvenes y trabajadores, la lucha contra la reforma va acompañada de una lucha contra el gobierno de Macron y todas sus políticas. Para contribuir al éxito del movimiento, la dirección de la intersindical ya no debe contentarse con exigir únicamente la retirada de la reforma. Debe adoptar un programa ofensivo que defienda los intereses de los trabajadores y la juventud. Esto contribuirá al desarrollo del movimiento de huelgas renovables, que es lo único que puede garantizar nuestra victoria. »

3) Lo hemos dicho: la burguesía está aterrorizada por el poder de este movimiento. Pero no está menos decidida a imponer esta contrarreforma (y muchas otras), porque está en juego la competitividad del capitalismo francés, es decir, lo que la gran burguesía tiene más querido del mundo: sus ganancias.

En los últimos días, por tanto, se han multiplicado las maniobras -tanto del lado del gobierno como del lado de los dirigentes de la intersindical- para tratar de apagar el volcán social. Toma la forma de un vodevil muy malo. Macron ha ofrecido a los líderes de la intersindical reunirse con ellos para hablar de lo que quieran, excepto de la reforma de las pensiones. Por su parte, los dirigentes de la intersindical han propuesto designar una “mediación” -entre ellos y el gobierno- para hablar de la reforma de las pensiones. A lo que el gobierno respondió que no necesitaban «mediación» para hablar entre ellos (sobre todo lo que quieren, excepto la reforma de las pensiones). Al mismo tiempo, la intersindical anunció que iba a «escribir» nuevamente a Macron. Y por su parte, la Primera Ministra Elisabeth Borne escribió a los dirigentes de la intersindical para ofrecerles una “entrevista”; Laurent Berger (CFDT) dijo que iba a ir allí para hablar con la Primera Ministra sobre lo que ella no quiere escuchar.

Todo ello con el objetivo de desmovilizar a los trabajadores y renovar el llamado “diálogo social”, es decir, la “negociación” de las contrarreformas por parte de las direcciones sindicales. La juventud y los trabajadores no tienen nada bueno que esperar de estas discusiones entre el gobierno y los líderes sindicales que se comprometerían allí. Deben depender únicamente de sus propias fuerzas y de la organización democrática de base de la lucha.

4) El estancamiento de la estrategia de las direcciones confederales, desde hace muchos años, encontró el 28 de marzo, durante el Congreso de la CGT, una expresión espectacular y sumamente significativa. Como novedad, el “Informe de Actividades” de la gestión saliente fue rechazado por el 50,3% de los delegados. Este es un gran revés para Philippe Martinez y la gerencia saliente en general. La polarización interna en la CGT ha traspasado oficialmente un nuevo umbral.

El Congreso de la CGT continuará hasta el viernes 31. Seguramente habrá fuertes réplicas al terremoto del día 28. Revolution reitera su apoyo a la izquierda de la CGT (Unite CGT) y a su candidato a la Secretaría General de la Confederación, Olivier Mateu.

Volveremos más extensamente sobre este Congreso de la CGT, que marca un punto de quiebre en la evolución de esta Confederación. Para concluir, citemos un extracto de la declaración del 19 de marzo de Unite CGT, que contrasta con la extrema moderación de los dirigentes de la intersindical:

“Estamos en un punto de inflexión. Al tirar demasiado de la cuerda, [Macron y su gobierno] la rompieron. Así que digamos las cosas: ahora, el tema no es solo el rechazo de 64 años. El tema es la vuelta a los 60 años de la jubilación. Es el salario mínimo a 2000 euros. Es la renacionalización/expropiación de carreteras, industrias, y demás bienes del pueblo saqueados. Es la derogación de los decretos de paro, es el fin de las ayudas empresariales, es la respuesta a todas nuestras necesidades sociales. Es un cambio de régimen. Este orden social ha durado demasiado. »

¡Totalmente de acuerdo!

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: [email protected]

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí