Movimiento Obrero
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Compañeros de Lucha de Clases y L’Octubre han estado implicados en las movilizaciones de los trabajadores de Nissan contra el cierre de las fábricas. En una de ellas hemos aprovechado para entrevistarles y colaborar en difundir la solidaridad con su lucha.

¿Cuál es tu lugar de trabajo en Nissan?

Trabajo en el departamento de calidad para Nissan Zona Franca, y llevo muchos años en la empresa.

¿Como se ha llegado hasta aquí?

Supuestamente por una baja producción de la empresa. Se trata de varias factorías: Nissan, Mitsubishi y Mercedes-Benz. Esta última declinó porque los coches no salían productivos, de forma que los dejaron de fabricar porque no les salía rentable. Entonces, quedaba Nissan, Renault y Mitsubishi.

La realidad sin embargo es que Nissan y Mercedes han hecho una alianza a nivel global, por lo que Renault se ha quedado con Europa, África y Sudamérica, Mitsubishi con Asia y Oceanía y Nissan se ha quedado con Japón, China y parte de Norteamérica. Es decir, es un pacto para repartirse el mercado y, por ello, Nissan en España no tiene cabida, debe ser Renault: esta se queda con la hegemonía y serán ellos quienes fabriquen los vehículos pertinentes en Europa. Todo esto es debido a la saturación del mercado, que ya venía dada antes de la pandemia, pero que se ha visto acelerada enormemente por la crisis sanitaria.

¿Cuál es el ambiente entre los trabajadores, después de casi dos meses de lucha?

Sabemos que será una lucha dura. Sabemos que la empresa pone todas las trabas posibles para que moralmente nos hundamos y firmamos cualquier acuerdo. Pero, al final, se trata de mantener los puestos de trabajo, de una manera u otra. Este objetivo se podría conseguir, por ejemplo, reconvirtiendo la empresa en otra factoría, que realice otro tipo de vehículo, o bien baterías, etc. Lo ideal sería una reconversión inclinándose hacia tecnologías limpias.

Aparte de las luchas que ya hemos realizado aquí en Cataluña, la próxima semana [esta semana, nota de LdC] vamos a Santander para ver cómo va la lucha con los compañeros y mostrar nuestra solidaridad de clase, pero sin influir en su trabajo, así que paramos los camiones para que no repercuta en su economía y tan sólo sea una parada técnica.

¿Cuál es la salida? ¿Qué papel debería jugar el gobierno central?

Pienso que no es descabellado pensar en la nacionalización y se podría hacer si el gobierno quisiera invertir dinero en nosotros y tuviera valor para enfrentarse a los empresarios. Se podría reconvertir la empresa, por ejemplo, ahora con la situación del Covid-19, para fabricar máquinas de asistencia respiratoria, mascarillas, ambulancias, ... Hay tanto material que se puede aprovechar que una reconversión sería algo muy interesante. Pero ya sabemos que este gobierno no está muy dispuesto, y que además la derecha y los grandes empresarios no quieren este tipo de solución, no les interesa.
¿Qué papel debería jugar el movimiento obrero para ayudar en esta lucha?

La clase obrera somos la mano de obra de los dueños, por lo que no nos queda otra que luchar contra las intimidaciones para reclamar lo que nos pertenece por derecho. Al final, sólo pedimos trabajar, un trabajo digno.

Lo que pediría al resto de trabajadores es que luchen, que nos apoyen, porque es una situación que el día de mañana podría suceder en otros centros de trabajo. Y si hoy se quedan 25.000 familias sin ingresos, esto repercutirá en la economía de nuestros municipios, sea a la hora de comprar el pan, de ir al dentista, de irse de vacaciones, etc. Así que no queda otra opción que no sea luchar.

Entrevista en la manifestación de Nissan

¿Te podrías presentar?

Soy delegado de la CGT en SEAT Martorell y afiliado a la CGT del metal del Baix Llobregat desde hace 15 ó 16 años.

¿Cómo se ha llegado a esta situación con 2 meses de huelga indefinida en Nissan?

La situación sigue estando. Nosotros entendemos que desde la unidad y con la orientación de los trabajadores en la lucha se pueden conseguir metas importantes. Sobre todo no seguir con esta deriva en la que las multinacionales nos hagan este juego de chantajes. Chantajes a los gobiernos, chantajes en forma de recortes salariales y de derechos. Por eso entendemos que la organización, la lucha y la solidaridad deben hacer funcionar la caja de resistencia en estos momentos de huelga general. Esto es básico.

¿Cuál crees que es la salida a este ataque a los 3.000 trabajadores, y más allá?

No es una salida fácil. Nosotros tampoco tenemos la varita mágica pero entendemos que socializando los medios de producción, que los trabajadores sean los que organicen el trabajo, porque al fin y al cabo la fuerza del trabajo es la que manda para sacar un producto o no sacarlo. Pensamos que el capital o los grandes inversores lo único que mueven es dinero y no trabajo por eso, a lo mejor, esa puede ser una de las salidas: socializar la empresa.

¿Cuál piensas que debería ser el papel del gobierno? Supuestamente de izquierdas…

La verdad es que históricamente la situación no nos llama al optimismo. Ni los de izquierdas ni los de derechas… Los llamados gobiernos de izquierdas nos han llenado de reformas laborales, se han aliado con los poderosos, con el IBEX y con las multinacionales. El gobierno ¿qué papel debe jugar? Pues apoyar a los trabajadores, no le queda otra, porque al final, ellos (el gobierno) está puesto ahí por los trabajadores, por la ciudadanía y esperemos que apoyen y que no decepcionen. Lo veo difícil pero bueno, entendemos que la emancipación sólo se puede llevar a cabo por obra de los trabajadores. No lo van a llevar a cabo ni los políticos, ni los grandes dirigentes ni nada… sino los trabajadores.

Y por último, tu está participando aquí como delegado de la SEAT, ¿cuál es el papel práctico que puede jugar el movimiento obrero en general en esta lucha?

El movimiento es todo. Ahora el movimiento es todo, ha cambiado mucho desde el obrero de toda la vida de mono de trabajo, de carpintero… y la tecnología y la nueva revolución industrial nos lleva a que los nuevos obreros sean gente que está delante de un ordenador por 1000 euros, doce horas al día y trabajando fines de semana desde su casa, etc. Eso también son obreros, el tema es concienciarlos de que son obreros porque cuando no te manchas, vas vestido bien, cuando tienes otras dinámicas pues es más difícil el hecho de sentirse de esa clase. El capitalismo y sus medios de manipulación se han ocupado muchos años de vendernos eso, un ideal de que todos somos ricos y no es así. Los sueldos no suben y sí suben los artículos de primera necesidad. Suben los precios de todo.

• Nissan no se cierra
• Nacionalización sin indemnización y bajo control obrero
• Viva la lucha de la clase trabajadora

Leer también: Nissan y Alcoa: ¡Ocupar y nacionalizar las fábricas bajo el control obrero es la única vía!

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: contacto@luchadeclases.org

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí