Movimiento Obrero
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Unos 10.000 interinos de educación venidos de toda Andalucía (casi la mitad del colectivo regional), se manifestaron en Sevilla el 12 de marzo en un ambiente de entusiasmo, superando todas las expectativas. Reclamaban un mecanismo para pasar a personal fijo a todo el personal interino (eventual), muchos de los cuales llevan una década o más, recorriendo cada uno o dos años pueblos y ciudades de toda la región sin poder regularizar su vida.  Anteriormente, a final de febrero, ya hubo otra movilización con concentraciones en diferentes provincias que evidenció el amplio malestar existente.

Los antecedentes

Una sentencia europea de septiembre de 2016 dictaminó que no se ajusta al derecho europeo el truco de encadenar contratos temporales para cubrir puestos permanentes, lo que puso en solfa las elevadas tasas de eventualidad existentes en la administración pública española, obligando a diferentes ministerios a convocar oposiciones para estabilizar a gran parte del personal eventual. Después de que en el área de educación UGT, STE's, CCOO y CSIF convocaran concentraciones en todo el Estado en diciembre, todos ellos firmaron un pacto con el Ministerio para que en las convocatorias de oposiciones de los próximos tres años, en base al reconocimiento de la experiencia profesional en la puntuación, una buena parte de los interinos más antiguos pudieran aprobar con relativa facilidad. Pero no todos ni, en absoluto, los que llevan menos tiempo.

El pacto firmado entre dichos sindicatos y el Ministerio de Educación contempla un objetivo de llegar a una tasa de eventualidad en el profesorado dentro de tres años de "tan sólo" el 8%, teniendo en cuenta que la media de eventualidad estatal llega al 22% de los docentes, aunque hay comunidades que superan el 33%: Aragón, Euskadi o La Rioja.

Es claro que muchos interinos andaluces piensan que, teniendo en cuenta el volumen de plazas que se va a convocar en los próximos tres años, su oportunidad de lograr la estabilidad es "ahora o nunca". Hay ambiente. Lo que sorprende, después de la buena respuesta obtenida en Andalucía a final de febrero, es por qué los sindicatos estatales no han ampliado las movilizaciones a todo el Estado, salvo en Euskadi. A nivel estatal, con más tasa de interinos ¿el ambiente en otras comunidades es más flojo que en Andalucía? No, lo que hay es una actitud de escepticismo de las direcciones sindicales, que han visto cómo la movilización dejó al desnudo su sindicalismo rutinario, y sumarse a las movilizaciones ahora significaría reconocer lo erróneo de su actuación.

Lógicamente, la Junta andaluza se escudará en el acuerdo estatal (y en su menor tasa de eventualidad) para no dar más que otras comunidades. Esta movilización sólo se puede ganar extendiéndola a todo el Estado, y ello es responsabilidad de UGT, CCOO y, en particular, de STE's (segundo sindicato con más fuerza a nivel estatal), que no puede tener una actitud diferente en Andalucía que en los demás  territorios.

Qué hacer

La movilización del 12 de marzo formaba parte de una convocatoria de huelga de dos semanas, muy poco seguida salvo en los dos días que se convocaron concentraciones y manifestaciones. En el contexto de estas movilizaciones, decenas de centros retrasaron la entrega de las notas o no realizaron la evaluación antes de Semana Santa.  Como decíamos, hay ambiente en todos lados, como demuestra la movilización de la enseñanza vasca, las habidas en Navarra o las del 20 al 22 de marzo del profesorado interino contratado por el Ministerio en el extranjero.

Desde el colectivo de interinos andaluz se anuncia una huelga para el tercer trimestre que podría tener consecuencias aún más importantes, ya que las calificaciones de la tercera evaluación son claves para el final del curso.

Desde luego, el momento de la movilización es ahora, puesto que tras la celebración de oposiciones miles de interinos se convertirán en funcionarios y el colectivo perdería mucha fuerza. Independientemente de la posible paralización de las oposiciones por el recurso judicial de ANIL (una asociación de interinos), los derechos que se aseguren ahora con la movilización serán los que perduren para el colectivo. La pelota está en el tejado de nuestros responsables sindicales. Una fecha de movilización estatal, ahora, con un PP débil que casi no puede aprobar los Presupuestos Generales del Estado, podría doblarle el brazo al Ministerio y, por tanto, al resto de administraciones autonómicas.


Carmen Máximo es miembro de UGT y de Marea Verde