Movimiento Obrero
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

interpretes signosEl 1 de Mayo se inició la movilización de un colectivo imprescindible para la inclusión del alumnado sordo en la Escuel Pública Andaluza: los intérpretes de lengua de signos (ILSEs). Trabajadores cualificados vendidos por la Junta de Andalucía al mejor postor, que se encontraban en una situación de indefensión total dentro de los Institutos de Enseñanza Secundaria.

interpretes signosTras cinco meses de movilización entrevistamos a la ILSE Ángela Prado para que nos haga una descrpcion de la situación del colectivo y las perspectivas que se plantea.

¿Cómo era la situación del colectivo antes de la primera movilización, del 1 de Mayo? Hace muchos años ya que los intérpretes de lengua de signos que trabajamos en la educación pública sufrimos una situación de inestabilidad y precariedad laboral. Los “ánimos” del colectivo han ido fluctuando en función de las distintas resoluciones de los concursos públicos.

La subcontratación a la que hemos estado y seguimos estando sometidos nos ha hecho tener miedo. Miedo a que no nos llamen, a perder nuestro trabajo y, como consecuencia, a no poder mantener a nuestras familias o a no poder pagar nuestras hipotecas o alquileres… En definitiva, a no poder vivir dignamente. Todo esto es lo que ha tenido al colectivo “dormido”, por el miedo, la inseguridad, la inestabilidad…

¿Por qué se decidió que era necesario la organización del colectivo? Los constantes empeoramientos de nuestras condiciones laborales nos han hecho “despertar”. Darnos cuenta de lo que somos para la comunidad sorda, que somos un pilar fundamental en su educación, que no se puede frivolizar sobre eso, y que la figura del intérprete de lengua de signos debe conocerse.

¿Qué estrategia se ha seguido? Antes del 1 de Mayo, nuestras reivindicaciones se centraban más en escritos enviados a distintos organismos y sindicatos, de los cuales no obteníamos respuesta, o la respuesta recibida no era resolutiva ni eficaz.

Esta vez, hemos visto necesario hacernos visibles, que las instituciones nos vean, conozcan la figura del ILSE y, en general, que toda la sociedad sea consciente de lo que somos. Lo hemos hecho  través de asambleas donde han participado, no sólo interpretes, sino compañeros, donde se han decidido las acciones que debíamos tomar. Como consecuencia se han realizado concentraciones en la Delegación de Educación (una de ellas convocando a la comunidad sorda, y de la que obtuvimos un maravilloso apoyo), no solo en Málaga, sino con todo el colectivo de intérpretes de Andalucía en el Parlamento en Sevilla, notas de prensa, salir en programas de televisión, conseguir el apoyo de diferentes colectivos y que además del apoyo nos han ayudado y guiado en nuestra lucha, como es el colectivo de Marea Verde, sindicatos, etc.

Actualmente, ¿cuál es la situación? A través de nuestra lucha hemos conseguido que se reconozca el convenio que nos pertenece, aunque estamos a la espera que se haga efectivo, pero de lo que tenemos que sentirnos orgullosos, porque no ha sido fácil. Estamos ya en plena colaboración con diferentes sindicatos los cuales nos están asesorando y guiando en nuestras próximas acciones. Periódicamente convocamos asambleas a nivel andaluz, para poder unificar criterios en toda la comunidad. En definitiva, seguimos planteando más acciones, y además colaborando con otros colectivos, para tomar más fuerza.

¿Qué perspectivas tenéis a corto y medio plazo? Estamos a la espera de un nuevo cambio de empresa, y con ello, el cumplimiento del convenio reconocido, esperamos que esto no quede sólo en las palabras de la señora consejera, sino que se haga efectivo, ya que estamos preparados para todo.

Seguimos en camino, seguimos convocando asambleas, preparando acciones legales, informándonos con otros colectivos porque nuestro objetivo principal es conseguir que la Junta de Andalucía nos asuma como Personal Laboral, ya que desempeñamos nuestra labor en centros públicos, estando en contacto directo no sólo con el alumnado con discapacidad educativa, sino con todos los miembros de la comunidad educativa (equipo directivo, profesorado, padres, alumnado en general…). Sabemos que no nos lo van a poner fácil, que tendremos que pelear, pero lo haremos, por nuestra profesión, por dignificarla, y por hacer efectivo el principio de Inclusión educativa, para dar calidad a la enseñanza de las personas sordas, y en definitiva, lucharemos por una Educación de calidad.