En los últimos días, se ha desatado en las redes un debate acalorado sobre la teoría queer. El conocido periodista de izquierdas, Antonio Maestre, ha intervenido en esta polémica para explicar las supuestas motivaciones egoístas de los promotores de esta controversia, estando, a su parecer, los defensores de la teoría queer ligados a Unidas Podemos y sus detractores al PSOE.

La podredumbre del régimen se está revelando de una manera tal que hace necesaria algún tipo de reacción por parte del aparato del Estado para salvar la Corona, aunque sea sacrificando (simbólicamente) a Juan Carlos de Borbón. Es la hora de levantar un movimiento de masas por la república para acabar con esta infamia.

Estamos entrando en una nueva época histórica, marcada por la profunda crisis económica del sistema. Muchos pronósticos de todo tipo, tanto a nivel nacional como internacional, esbozan un horizonte catastrófico, reforzados por los datos obtenidos durante el primer trimestre del año. La crisis del 2008 pasará a la historia como el preludio a la peor crisis económica del capitalismo.

El aparato del Estado y la derecha está inmersos en maniobras desestabilizadoras para desgastar al gobierno PSOE-Unidas Podemos y hacerlo caer. Tomando como excusa la epidemia de COVID-19, a la movilización reaccionaria de los barrios ricos de las ciudades, le siguió la denuncia-farsa del 8M y el movimiento de sables en la Guardia Civil tras la destitución del exjefe del cuerpo en Madrid, Diego Pérez de los Cobos.

Tras la suspensión provocada por el coronavirus, Galiza se enfrenta a sus comicios el próximo 12 de julio. A pesar de la fuerte pérdida de popularidad de Feijóo con respecto a las pasadas elecciones, parece bastante probable que pueda mantener la mayoría absoluta. No obstante, si la izquierda juega bien sus cartas, podría canalizar el descontento existente para tumbar de una vez al PPdeG. 

Desde el inicio de la pandemia por Covid-19 han fallecido un total de 8.079 usuarios de las residencias de ancianos de la Comunidad de Madrid, el 74% de ellos por coronavirus, según los datos facilitados por la Consejería de Políticas Sociales.