1401739757863sol-642En la tarde de ayer se celebraron centenares y multitudinarias concentraciones y manifestaciones semiespontáneas en todo el Estado para celebrar la abdicación del rey Juan Carlos y a favor de la República. La consigna central era exigir la celebración de un referéndum donde el pueblo decida entre monarquía y república.

10 img2680Movilización popular para exigir la apertura de un proceso constituyente que derogue la Constitución del 78.

Por una nueva Constitución que consagre la República y otorgue plenos derechos democráticos a la población y a los pueblos que componen el Estado español.

Que la economía esté en manos de la clase trabajadora y demás sectores populares explotados.

Los electores que participemos en las próximas elecciones europeas en el Estado español votaremos en clave nacional en mucha mayor medida que en votaciones pasadas. Tras dos años y medio de gobierno del PP, por primera vez podremos ver cómo el PP en una elección estatal va a bajar su porcentaje de voto de forma importante.

Las elecciones europeas han provocado un terremoto político. La clase dominante no puede ocultar su preocupación. Los efectos políticos de la grave crisis económica y social que sacude al continente se hacen notar en todos los países. En el Estado español, el voto combinado de PP y PSOE ha caído hasta el 49%. El Secretario general del PSOE, Rubalcaba, ha dimitido, y se ha convocado un Congreso extraordinario del partido. Más importante todavía, el 18% que suman los votos combinados de IU y PODEMOS – el mayor porcentaje de votos conseguido nunca a la izquierda del PSOE – refleja la búsqueda por una parte creciente de la población de un cambio radical de sociedad y de sistema.

“Ni reír ni llorar, comprender”. León Trotsky

En los primeros minutos que pasaron desde que se conoció la noticia del asesinato de Isabel Carrasco, presidenta del la Diputación de León y del PP provincial, muchos militantes de la izquierda contuvimos el aliento. He aquí, pensamos, la provocación que esperaba el Gobierno para desatar la represión al máximo nivel contra la protesta social y para llevar la campaña de las elecciones europeas a un terreno en el que el PP se siente verdaderamente cómodo. 

Editorial de Lucha de Clases Nº 17

Aunque transcurrió cerca de mes y medio desde la Marcha de la Dignidad en Madrid el 22 de marzo – por “Pan, Techo y Trabajo” – con un millón de participantes, este acontecimiento aún reverbera en la discusión política de los activistas del movimiento obrero y de la izquierda. Y eso, pese a que en las semanas inmediatas serán las elecciones europeas, y su resultado, lo que centrará gran parte del debate político oficial.