Casi 200 apoyos hemos recibido provisionalmente contra la represión patronal. Y la campaña continúa. En Procavi, una de las principales cárnicas del país, han despedido a 3 trabajadores afiliados al SAT y sancionado con un mes de empleo y sueldo a la delegada de prevención de riesgos laborales, también del SAT, por reclamar medidas de seguridad para minimizar el riesgo de contagio y un plus del 30% del salario base.

Entrevistamos a Blanca, delegada del sindicato LAB en el sector de Ambulancias Aunque la mayoría de la ciudadanía piense lo contrario, quienes realizamos un servicio tan importante como acudir a las emergencias médicas y ser los primeros en atender al paciente, somos trabajadores y trabajadoras de una empresa privada.

Desde la sección sindical del SAT en Procavi tenemos que informar que Adecco (la principal contrata de Procavi) ha sancionado con un mes sin empleo ni sueldo a Nadia García Camacho, miembro del Comité de Empresa y Delegada de Salud y Prevención de Riesgos Laborales, por denunciar la falta de medidas de protección en la empresa y reivindicar un plus del 30% del salario.

Hace apenas unos días denunciábamos públicamente que en Adecco (la mayor contrata de Procavi) se había despedido a dos compañeros afiliados al SAT, por denunciar la falta de medidas de seguridad en estos momentos donde las medidas para minimizar el riesgo de contagio por Coronavirus son fundamentales.

La epidemia de COVID-19 ha puesto de manifiesto el negocio privado de la gestión de las residencias para mayores, donde corporaciones, grandes fortunas y la Iglesia amasan beneficios a costa de la salud de nuestros mayores. A continuación, detallamos algunos datos que avalan esta afirmación.

El gobierno anunció el 15 de abril que el tercer trimestre del curso escolar se dedicaría a actividades de refuerzo educativo. Igualmente, aconsejó a las autoridades educativas que la norma en las evaluaciones de final de curso sea el promocionar de curso, salvo en caso “muy excepcionales”. Esta apuesta por una mayor “comprensividad” es muy positiva. Ahora bien, creemos que hay algunas debilidades en la norma aprobada.