Tras la suspensión provocada por el coronavirus, Galiza se enfrenta a sus comicios el próximo 12 de julio. A pesar de la fuerte pérdida de popularidad de Feijóo con respecto a las pasadas elecciones, parece bastante probable que pueda mantener la mayoría absoluta. No obstante, si la izquierda juega bien sus cartas, podría canalizar el descontento existente para tumbar de una vez al PPdeG. 

Lucha de Clases ha entrevistado a trabajadores del Servicio de Urgencias de Atención Primaria (SUAP) del Servicio Andaluz de Salud (SAS) de Sevilla. Estos trabajadores han estado reclamando medidas de seguridad contra la epidemia de coronavirus.

El aparato del Estado y la derecha está inmersos en maniobras desestabilizadoras para desgastar al gobierno PSOE-Unidas Podemos y hacerlo caer. Tomando como excusa la epidemia de COVID-19, a la movilización reaccionaria de los barrios ricos de las ciudades, le siguió la denuncia-farsa del 8M y el movimiento de sables en la Guardia Civil tras la destitución del exjefe del cuerpo en Madrid, Diego Pérez de los Cobos.

Estamos entrando en una nueva época histórica, marcada por la profunda crisis económica del sistema. Muchos pronósticos de todo tipo, tanto a nivel nacional como internacional, esbozan un horizonte catastrófico, reforzados por los datos obtenidos durante el primer trimestre del año. La crisis del 2008 pasará a la historia como el preludio a la peor crisis económica del capitalismo.

Desde el inicio de la pandemia por Covid-19 han fallecido un total de 8.079 usuarios de las residencias de ancianos de la Comunidad de Madrid, el 74% de ellos por coronavirus, según los datos facilitados por la Consejería de Políticas Sociales.

Desde hace algo más de un año, los compañeros de Lucha de Clases organizamos los Comités de Lucha Estudiantil (CLE), que tuvieron su origen en Antequera (Málaga), en la huelga estudiantil del 8M de 2019. Desde entonces, hemos consolidado esta plataforma en los tres institutos públicos de la ciudad, y en otras ciudades.

La existencia de los Bancos de Alimentos es una muestra intrínseca de los problemas del sistema capitalista. Pese al gran desarrollo de la tecnología y aumento de la producción a niveles jamás vistos, vemos cómo hay problemas que nunca se terminan de solucionar y en la actualidad, podemos afirmar que incluso crecen de manera alarmante.