España: centenares de miles contra los recortes – los dirigentes sindicales empujados a convocar una huelga general

Huelga_ya_aena

Manifestación en Barcelona el 29 de febreroBarcelona.

Barcelona, 29 de febreroLas manifestaciones estudiantiles más numerosas del día tuvieron lugar en Barcelona y Valencia, pero miles marcharon también en otras dciudades y pueblos de toda España. Convocados por un amplio abanico de organizaciones estudiantiles y sindicales decenas de miles (70.000 según los organizadores) marcharon por el centro de Barcelona en un movimiento conjunto de estudiantes universitarios y secundarios, y personal docente y administrativo de la Universidad.

Desde temprano estudiantes, profesores y trabajadores se congregaron fuera de los principales edificios universitarios y entonces marcharon en diferentes columnas a la Plaça Universitat en el centro de Barcelona. Estudiantes de la Universidad Autonoma de Barcelona (UAB) cortaron la autovía y la línea férrea en el campus de Bellaterra. Una marcha separada en defensa de la sanidad pública también se unió al contingente principal.

Una inmensa manifestación se abrió camino entonces por el Passeig de Gracia y volvió a Plaça Universitat. Un gran número de estudiantes ocuparon el edificio histórico de la Universitat de Barcelona mientras que otros marcharon a la Plaça España donde estaba teniendo lugar el World Mobile Congress. Para este momento ya habían habido algunos choques con la policía que había cargado contra los miles de estudiantes que todavía se estaban manifestando realizando muchos arrestos. En escenas que recordaban la brutalidad policial contra los estudiantes en Valencia en las semanas previas, los furgones de policía cargaron contra los estudiantes a pie. (VÍDEO). Miles también marcharon en Lleida, Tarragona y Girona.

El gobierno aunonómico de Cataluña ha estado en primera línea a la hora de implementar recortes masivos, golpeando particularmente la sanidad y la educación. Durante meses ha habido un movimiento desde abajo de trabajadores y usuarios de esos sectores en resistencia a los recortes incluyendo ocupaciones de centros de salud para evitar su cierre, huelgas espontáneas y manifestaciones sindicales masivas. La huelga en la Universidad fue una respuesta al incremento de las tasas universitarias por encima de la inflación, cientos de despidos de personal docente y administrativo, extensos recortes a la financiación y recortes en los sueldos y condiciones de los trabajadores.

Valencia

Valencia vio también una manifestación masiva de 60.000 personas, estudiantes y sindicalistas. Esto sucedió tras la mayor manifestación con mucho en la lucha contra los recortes del gobierno regional de derechas el sábado 25 de febrero, cuando 200.000 personas marcharon en Valencia capital y otros 60.000 en Alacant, más 30.000 en Castelló.

La misma semana había visto dos manifestaciones de 10 a 20.000 estudiantes contra la brutal represión que empleó la policía contra estudiantes de secundaria. Las escenas de policía antidisturbios golpeando estudiantes muy jóvenes han galvanizado a la gente en todo el país, con manifestaciones de solidaridad y protestas en docenas de ciudades y pueblos. Como vimos en Barcelona, la represión en Valencia no fue un incidente aislado, sino un signo de lo que está por venir, en la medida que el gobierno de derechas del PP en Madrid ha advirtido que implementará recortes «diga lo que diga la calle».

También en esta ocasión, la represión policial ha ido acompañada por una campaña concertada de mentiras mediáticas y manipulación por parte de los periódicos de derechas y los portavoces del gobierno. Las portadas de La Razón, ABC, El Mundo y otros tenían grandes fotos de coches en llamas, condenando a los «extremistas violentos» supuestamente manipulados por el Partido Socialista para la «orgía de violencia» en Barcelona. Existe un claro intento de presentar cualquier protesta como un acto criminal. Los trabajadores de la TV gubernamental regional valenciana y las estaciones de radio ya protestaron la semana anterior e hicieron público un manifiesto con palabras muy duras demandando la renuncia de los directores de los informativos de Nou a los que denunciaron por la manipulación deliberada de la cobertura de las noticias de las protestas estudiantiles (ver vídeo con subtítulos en castellano).

Cerca de 300.000 personas marcharon a través de las calles de las tres capitales provinciales de Valencia el 25 de Febrero en una extraordinaria manifestación de fuerza del movimiento sindical organizado y una manifestación de la extendida oposición de la opinión pública a los recortes. Sin embargo no hay mucho que pueda lograrse simplemente con manifestaciones callejeras y, a menos que haya una escalada en la acción mediante huelgas, existe el riesgo de agotar al movimiento.

En al resto de España hubieron manifestaciones estudiantiles en unas 20 ciudades diferentes, las mayores en Madrid (10 a 15.000), Zaragoza y Mallorca.

Manifestaciones sindicales

Como parte de la Jornada de acción europea convocada por la Confederación Europea de Sindicatos, los principales sindicatos CCOO y UGT habían convocado también manifestaciones contra las contrarreformas en terreno laboal, en la mayoría de los casos de noche.

Siendo en un día laborable, las manifestaciones no tuvieron la misma escala como el masivo día de acción del 19 de Febrero, cuando 2 millones marcharon en más de 50 ciudades, pero todavía, cientos de miles participaron. Las mayores manifestaciones fueron en Madrid y Barcelona, con 50.000 asistentes cada una, pero también hubieron grandes marchas en Málaga, Zaragoza, Granada, Murcia, etc (galería fotográfica). En Castilla La Mancha coincidió con una huelga de 24 horas de funcionarios de la comunidad.

El ambiente fue de nuevo muy combativo, y la principal consigna fue a favor de una huelga general. El carácter masivo de las marchas del 19 de Febrero puso a los dirigentes sindicales bajo una presión enorme para que pusieran una fecha a una huelga general de 24 horas. La presión se ha filtrado en las estructuras de los sindicatos, comenzando a nivel regional.

Algunos de los dirigentes regionales mencionaron la inevitabilidad de la convocatoria de una huelga general en sus discursos ante las manifestaciones del #29F. Por otro lado, el gobierno de derechas de Rajoy no está dispuesto a hacer ninguna concesión. Por el contrario, está preparándose para otra ronda de recortes masivos en los presupuestos estatales del 2012 puesto que está firme en recortar el déficit presupuestario al 4,4% del PIB (desde un déficit récord de 8,5% del PIB en 2011) pese a la recesión económica. Esto significaría un recorte brutal de 44.000 millones de euros e incrementos de los impuestos, una declaración de guerra contra la clase trabajadora.

Los dirigentes sindicales han convocado a nuevas manifestaciones el 8 y el 11 de Marzo, y están hablando abiertamente de una huelga general de 24 horas para el 29 de Marzo. Pero incluso a estas alturas, envían una carta al gobierno exigiendo negociaciones sobre la contrarreforma laboral y están condicionando la convocatoria de huelga a si el gobierno reponde a su carta o no.

Independientemente de las intenciones subjetivas de los dirigentes sindicales, las condiciones objetivas en España (una crisis aguda del capitalismo, un gobierno de derechas con una mayoría absoluta que se siente con confianza y un creciente ambiente de enfado entre amplias capas de la población) todo conduce hacia una agudización de la lucha de clase.

España se está moviendo inexorablemente en la misma dirección que Grecia, un círculo vicioso en el cual la deuda masiva y los déficits presupuestarios obligan a recortes masivos que, a su vez, profundizan la recesión, lo que conduce a más deuda e incluso más recortes.

En estas condiciones, exigir al Gobierno una vuelta a la mesa de negociación es en el mejor de los casos ingenuo y completamente inadecuado. Lo que se requiere es reconocer que nos enfretamos a una crisis del capitalismo como no hemos visto desde los años 30 y que el único camino del movimiento obrero para defender empleos, derechos y salarios es emprender una campaña sostenida de lucha. Manifestaciones masivas son bienvenidas como primer paso y convocar una huelga general de 24 horas representa un cambio positivo en las tácticas. Pero Grecia muestra que en estas condiciones una huelga de 24 horas no es suficiente.

Una campaña de movilizaciones creciente, comenzando con una huelga general de 24 horas pero moviéndose entonces a una de 48 y 72 horas, necesita ser combinada con ofrecer una alternativa clara a la crisis del capitalismo. Los dirigentes de las organizaciones obreras, comenzando con los de Izquierda Unida, necesitan explicar claramente que esta es una crisis del sistema capitalista, que solo se puede superar mediante la nacionalización de los medios de producción bajo control democrático de los trabajadores, para poder planificar la economía en interés de la mayoría.

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: [email protected]

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí