El imperialismo alemán, entre la espada y la pared

,

El 28 de octubre, el presidente alemán y miembro del Partido Socialdemócrata (SPD), Frank-Walter Steinmeier, se dirigió a una serie de distinguidos invitados en el Palacio de Bellevue, su residencia oficial. En su discurso sobre el «Estado de la Nación», señaló que el mundo se «encaminaba hacia un período de confrontación» y que la «lucha por el poder» pasaba a primer plano.

Advirtió a su auditorio de que «se avecinan años duros, años difíciles» y de que el » beneficio de la paz se ha consumido». Para que Alemania se mantenga en esta situación mundial, explicó, «necesitamos [la] voluntad de hacernos valer», mostrar la «fuerza para el autosacrificio» y, «ante todo, una Bundeswehr [las fuerzas armadas alemanas] fuerte y bien equipada». Cuando Rusia lanzó su invasión a Ucrania en febrero, el canciller alemán Olaf Scholz (SPD) anunció que exigía un «Zeitenwende», o «punto de inflexión» en el enfoque alemán de la política exterior, incluido un aumento significativo del gasto militar.

¿De dónde viene esta exigencia de una llamada Zeitenwende?

Nota: el término «Zeitenwende», utilizado por primera vez por Scholz en su discurso de febrero, se ha convertido desde entonces en un tema habitual en la prensa capitalista alemana. Se utiliza para denotar un nuevo período, así como una nueva política gubernamental. Mientras que afirman que la política alemana se había definido en el pasado por un «pacifismo» adecuado para una época de paz, cooperación y prosperidad; ahora hablan de una Zeitenwende en la que el mundo se ha vuelto más «multipolar» y «fracturado», justificando así el nuevo rumbo militarista de la clase dominante alemana.

Enfrentamiento imperialista

La insaciable sed de beneficios del capitalismo obliga a los capitalistas a buscar y controlar nuevos mercados. Pero cuando el mundo entero está dividido entre los monopolios internacionales y sus Estados imperialistas -especialmente EEUU, China y la UE con Alemania a la cabeza- se ven obligados a robarse mutuamente e intensificar el saqueo de los Estados más pequeños y dependientes.

En las últimas décadas, la proporción de la producción económica mundial ha cambiado drásticamente. Entre los años 2000 y 2019, el volumen de la producción económica mundial creció significativamente, pero la cuota de Estados Unidos cayó del 20,4 al 15,1 por ciento, y la de la UE del 23,5 al 16,1 por ciento, mientras que la cuota de China aumentó del 7,3 al 19,2 por ciento (medida en términos de paridad de poder adquisitivo (PPA) según el Atlas de la Economía Mundial 2020/2021). Juntas, estas potencias imperialistas dominan el resto del mundo y son responsables conjuntamente de más del 50% de la producción económica.

El ascenso de China como potencia mundial, combinado con el declive relativo de Estados Unidos (y, en mucha mayor medida, el declive relativo de la UE), está provocando un cambio en el equilibrio de poder en todo el planeta. La globalización -la expansión de la división internacional del trabajo y el crecimiento del comercio mundial- se está convirtiendo en su contrario. Junto a la carrera por el dominio del mercado mundial, están aflorando procesos proteccionistas de desacoplamiento, barreras comerciales y guerras económicas.

Donde antes había «socios», ahora hay «competidores» y «rivales sistémicos». Aunque no se diga explícitamente, esto también se aplica a Alemania y a las relaciones de la UE con Estados Unidos. Las contradicciones del capitalismo mundial obligan a las potencias imperialistas a enfrentarse. Se ven empujadas a perseguir sus intereses a expensas de los demás.

Una red de dependencias

El enfrentamiento entre dos gigantes -Estados Unidos y China- está desgastando a la UE y, sobre todo, al imperialismo alemán. Este último se había beneficiado de la larga fase de globalización y de la relativa estabilidad del mercado mundial. El capitalismo alemán pudo hacer negocios en todo el mundo, creciendo hasta convertirse en la cuarta economía mundial, con importantes excedentes de exportación. Pero esta posición está ahora en entredicho.

La guerra económica de EE.UU. y la UE contra Rusia ha aislado a Alemania de una fuente de energía barata muy necesaria, encareciendo y restando competitividad a la producción y exportación de productos alemanes. Sus rivales, EE.UU. y China, son los dos socios comerciales individuales más importantes para Alemania. En 2021, por ejemplo, las empresas alemanas exportaron bienes por valor de 104.600 millones de euros a China e importaron bienes por valor de 142.000 millones de euros. En el mismo año, se exportaron a EE.UU. mercancías por valor de 122.000 millones de euros y se importaron por valor de más de 70.000 millones de euros.

Además, Alemania no puede desempeñar un papel en la política mundial independientemente de la UE. También es su socio comercial más importante. En 2020, por ejemplo, se importaron bienes de la UE a Alemania por valor de 546.700 millones de euros, mientras que se exportaron bienes a la UE por valor de 635.700 millones de euros.

Una vez más, China ocupa un lugar central en el comercio de la UE. En 2021, China y la UE intercambiaron mercancías por valor de 696.000 millones de euros. Esto representó el 16 por ciento del comercio total de bienes de la UE frente al 15 por ciento de EE.UU.. China representó el 22% de los bienes importados en la UE, mientras que EE.UU. supuso el 11%. Del mismo modo, el 18% de las exportaciones de la UE se dirigió a Estados Unidos, mientras que el 10% fue a China.

Ahora, la guerra en Ucrania y el enfrentamiento entre EE.UU. y China obligan al gobierno y al capital alemanes a tomar partido para evitar quedar completamente desgastados entre estas dos ruedas de molino. Dado que las relaciones económicas, políticas, diplomáticas y militares de los Estados miembros de la UE son históricamente más profundas con EE.UU. que con China, la dirección ya está marcada. Pero esto tiene un enorme coste económico y político.

Escisiones en la cúpula

Sobre todo, la dependencia militar de la UE con respecto a la OTAN obliga a Alemania a situarse en una estrecha órbita en torno a Estados Unidos. Esta política de sumisión al imperialismo estadounidense tiene su expresión más clara en los Verdes y el Partido Democrático Libre (FDP). Son los más ruidosos al insistir en el fortalecimiento de las relaciones transatlánticas; una mayor implicación en la guerra de Ucrania mediante entregas de dinero y armas; y sanciones, y una nueva «estrategia para China». En el centro de su agenda para China están la desvinculación y el proteccionismo contra los productos y las empresas chinas en Europa. Quieren participar directamente en la estrategia de contención de Estados Unidos contra China.

Este planteamiento no ha sido acogido precisamente con entusiasmo entre las empresas de la bolsa alemana. Mantienen importantes relaciones comerciales con China y han realizado grandes inversiones allí. Volkswagen vendió casi el 42% de sus coches nuevos en China en 2021 y obtuvo allí el 40% de sus beneficios. BMW realiza casi el 23 por ciento de sus ventas en China, Siemens el 13 por ciento, Adidas el 21 por ciento, Merck el 14,7 por ciento, Bayer el 8,7 por ciento, Wacker el 29 por ciento y BASF el 15 por ciento. Desvincularse de China está fuera de toda discusión para estas empresas.

El reciente viaje del canciller alemán a China puso de manifiesto las divisiones existentes en el seno del Gobierno alemán y entre las empresas y los Verdes. En vísperas del viaje, Scholz forzó la adquisición parcial de una terminal de contenedores en el puerto de Hamburgo por parte de la naviera estatal china Cosco, en contra de la voluntad de seis ministerios públicos, la agencia de inteligencia exterior y la Oficina para la Protección de la Constitución. Esta maniobra, así como su viaje a China, le valieron al canciller numerosas críticas, especialmente de la ministra de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock (de los Verdes). Scholz se resistió públicamente, escribiendo incluso un largo artículo como invitado en el Frankfurter Allgemeine Zeitung el 3 de noviembre, en el que defendía su viaje.

Pocos días después, en un artículo propio, los representantes de la delegación empresarial que acompañaba al canciller (directivos de las citadas empresas de la bolsa alemana), salieron en su ayuda. Aunque también afirmaron ser de la opinión de que era necesaria una nueva estrategia que identificara a China como «socio, competidor y rival estratégico», dijeron que los negocios conjuntos tenían que estar en primer plano.

La política estadounidense de «América primero» humilla a su «aliado estratégico»

Al mismo tiempo, el gobierno estadounidense mira sólo a sí mismo. La política de «Estados Unidos primero» ha permanecido inalterada bajo la administración Biden. Con el multimillonario proyecto de ley sobre el clima, o «Ley de Reducción de la Inflación» (IRA, por sus siglas en inglés), el Gobierno estadounidense promete enormes subvenciones a las empresas de los sectores de la energía, el transporte y el hidrógeno. La IRA impone estrictos requisitos «Made in America» en prácticamente todas las fases de producción, desde la extracción y transformación de materias primas, pasando por el montaje de productos preliminares e intermedios, hasta el reciclaje. Sólo se subvencionará a quienes produzcan en Estados Unidos.

El capitalismo estadounidense quiere que la producción industrial de todo el mundo se traslade a EEUU. Nuevas plantas más productivas, control sobre las cadenas de suministro y producción, así como sobre las fuentes de materias primas y, sobre todo, rentabilidad, se supone que reforzarán una vez más el dominio de Estados Unidos en todo el mundo. Todas las tecnologías «verdes» reciben subvenciones por valor de cientos de miles de millones de dólares: desde las baterías y el hidrógeno hasta las turbinas eólicas y los parques solares. Muchas empresas alemanas, deseosas de hacerse con parte de este dinero, han planeado trasladar su producción de Europa a Estados Unidos para poder obtener la subvención. La lista de empresas incluye a gigantes como VW, Audi y Siemens.

Der Spiegel citó a Joe Kaeser (antiguo jefe de Siemens y actual presidente del consejo de supervisión de Siemens Energy y Daimler Truck Holding) diciendo que Europa «ya no está en competencia sistémica sólo con China, sino hasta cierto punto también con Estados Unidos». Su comentario da en el clavo. Con subvenciones y directrices proteccionistas, EE.UU. intenta exportar su desempleo y estimular la reindustrialización. Pero esto sólo puede hacerse a costa de su «aliado estratégico» Europa – y del resto del mundo, por supuesto.

La UE y el Gobierno alemán no pueden hacer otra cosa que revolverse en su rabia. Se trata de una «violación de las normas del comercio internacional» y del comienzo de una «guerra comercial» entre la UE y EE.UU., en medio del conflicto de Ucrania, se quejan los políticos de la UE. Adiós a la «unidad inquebrantable de Occidente»: es una fachada. Pero la UE tampoco puede unirse para enfrentarse a EEUU. También está desgastada por una profunda crisis interna. Lo único que pueden hacer es suplicar a su «aliado». Así lo expresa Der Spiegel «La presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, imploró a Biden en la cumbre del G20 en Bali que bloqueara la ley». «Mostrar a Washington que tenemos dientes», como anunció el político del Partido Verde Reinhard Bütikofer, no juega ningún papel en ello.

En la cuerda floja hacia lo desconocido

En medio de todo esto, el gobernante SPD -cuyos líderes han consentido de forma fiable a la clase capitalista durante décadas- está tratando de equilibrar los intereses contradictorios del capitalismo alemán. Desean evitar nuevos trastornos como los que se produjeron tras la pandemia y la guerra de Ucrania. Les mueve el miedo a la desindustrialización, a la «pérdida de prosperidad» y a un tsunami de lucha de clases.

Para ello colaboran estrechamente con la clase dominante. Recientemente, Rainer Dulger, el presidente de la BDA (la organización que agrupa a las asociaciones empresariales alemanas), exigió que el gobierno alemán creara un ministerio de materias primas para garantizar el acceso del capital alemán a los minerales de tierras raras, las fuentes de energía y otras materias primas importantes. Su atención se centra especialmente en África, Asia y América Latina, regiones en las que Estados Unidos y China están ampliando sus esferas de poder.

¿No es esto una prueba clara de que, como decían Marx y Engels, el Estado no es «más que un comité para administrar los asuntos comunes de toda la burguesía»? El gobierno, las asociaciones empresariales y los bancos se unen para imponer sus intereses de clase en todo el mundo. Este es un rasgo central de la época imperialista, tal y como Lenin lo explicó en 1916.

Sin embargo, la cuerda floja sobre la que el gobierno federal y el capital alemán intentan mantener el equilibrio se deshilacha continuamente, mientras que el abismo que se abre bajo ellos se ensancha. Las contradicciones que envuelven al capitalismo alemán a escala mundial no permitirán una solución en interés del imperialismo alemán.

Poderío militar

En la lucha imperialista por las zonas de influencia, los recursos, los mercados, la tecnología y la mano de obra, los imperialistas alemanes desean mantener su posición frente a China, Rusia y Estados Unidos. En palabras de Lars Klingbeil, en un discurso pronunciado por el líder del SPD en junio, Alemania debe «reivindicar ser una potencia líder». En un mundo en el que los políticos están levantando barreras al «libre comercio», el imperialismo alemán ya no puede confiar en dominar su «esfera de influencia» únicamente mediante el músculo económico. También debe convertirse en una potencia militar a la altura de sus intereses económicos.

Para apuntalar su dominio político y económico en la UE, se están proponiendo ampliar su poder militar en Europa. Esta es precisamente la motivación del reciente anuncio de un Fondo Especial de 100.000 millones de euros para las fuerzas armadas y del aumento del gasto militar anual hasta al menos el dos por ciento del PIB. Con una Bundeswehr mejorada, mucho mejor financiada y más beligerante, esperan tener mayor influencia para dirigir la UE en interés del capital alemán.

Pero las divisiones dentro de la UE establecen límites muy definidos a la capacidad del capital alemán para fijar un rumbo independiente. A medida que esas divisiones se profundicen, sólo será s difícil hacer valer por la fuerza sus intereses imperialistas fuera de Europa. Tarde o temprano, tendrán que resignarse a ser un «aliado» desigual de EEUU, una relación que se parece más a la servidumbre que a la amistad.

Habrá nuevas y más profundas divisiones en el gobierno y en la clase capitalista en torno a estas cuestiones estratégicas. Esto prepara el terreno para una inestabilidad política aún mayor, para la polarización y, en cierta fase, para el desarrollo revolucionario en Alemania. Sobre esta base, sólo una cosa es segura: el declive del imperialismo alemán continuará, y con él, el declive de la UE.

Lucha de clases

El deseo de erigirse en «potencia líder» significa, en última instancia, rearme. Pero este tipo de gasto improductivo sólo significará más inflación y una austeridad más profunda. Los antagonismos de clase en Alemania se intensificarán aún más. Si aumenta la parte del presupuesto estatal que corresponde a la industria de defensa, inevitablemente habrá que hacer recortes en otros ámbitos. Esto agravará la crisis en infraestructuras y sanidad, aumentará la escasez de personal en guarderías, escuelas, clínicas y administraciones públicas, y provocará recortes en instituciones culturales y otras financiadas por el Estado.

Está claro quién cree Steinmeier que necesitará la «fuerza para el autosacrificio», como él mismo dijo. La clase obrera debe sufrir para que el Estado pueda mejorar sus medios de destrucción. Pero esta ética del autosacrificio ya se está poniendo a prueba en las luchas por la negociación colectiva que libra la Confederación Alemana de Sindicatos. En «tiempos difíciles», se nos dice que la economía no debe sobrecargarse con demandas de salarios más altos. Pero el deterioro del nivel de vida y las crisis y turbulencias que se avecinan provocarán una reacción violenta de la clase obrera.

Los conflictos imperialistas, el militarismo, el rearme del Estado capitalista y el reforzamiento de sus medios de represión siempre y en todas partes son a costa de la clase obrera y dirigidos contra ella. Para poner fin a esta espiral de conflictos imperialistas, el capitalismo debe ser derrocado en Alemania y en todo el mundo. La clase obrera debe responder a la política imperialista con la lucha de clases.

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: [email protected]

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí