EEUU: el circo de las elecciones de 2024 comienza en Iowa

,

Los caucus de Iowa han dado el pistoletazo de salida a otras elecciones presidenciales. Una vez más, los medios de comunicación multimillonarios nos dicen que será una «elección histórica» que marcará el futuro del país y del mundo. En la medida en que la campaña ya está acelerando la inestabilidad del dominio burgués en el país más poderoso del mundo, tienen razón.

Pero la realidad es que, gane quien gane, la clase obrera será la perdedora. Gane quien gane, la gran mayoría de los problemas a los que se enfrenta la clase obrera no se resolverán con estas elecciones.

EEUU es una democracia burguesa, lo que significa que es una democracia para la clase capitalista y nadie más. El 10% más rico de la población posee el 70% de la riqueza, mientras que más de 120 millones de trabajadores no tienen un partido político propio que luche por sus intereses de clase. Marx explicó que en época de elecciones, los trabajadores simplemente eligen a quien los gobernará y explotará. Así será hasta que los trabajadores construyan un partido comunista de masas y establezcan un gobierno obrero que represente realmente a la inmensa mayoría.

Para cortar la unidad que los trabajadores necesitan para construir ese partido y establecer un gobierno obrero, la clase dominante hace todo lo posible para dividir a la población en una amplia gama de «identidades», restando importancia a la cuestión de clase, y con razón. Si se pusieran en primer plano las verdaderas divisiones de clase de la sociedad, quedaría claro que los ricos representan una ínfima minoría y que no tiene sentido que sigan gobernando sobre el resto de nosotros.

El capitalismo estadounidense en declive

Décadas de crisis han generado una tremenda inestabilidad social y política / Joe Piette, Flickr

Décadas de crisis han generado una tremenda inestabilidad social y política. En 2016, la clase dominante perdió el control del Partido Republicano a manos de Donald Trump y sus seguidores. El propio Trump es un burgués, pero también es un egoísta errático en quien no se puede confiar para salvaguardar los intereses generales de la clase dominante. Los acontecimientos del 6 de enero de 2021 demostraron que la transferencia pacífica del poder ya no puede darse por sentada. El año pasado, Kevin McCarthy necesitó 15 votaciones para ser elegido presidente de la Cámara de Representantes. Tras ganar finalmente el puesto, fue destituido después de sólo diez meses. Su sucesor, Mike Johnson, ganó tras días de polémicas votaciones y es posible que su mandato ni siquiera dure el resto de este año.

La inestabilidad de la política estadounidense es un gran ejemplo de dialéctica. Todos los factores que mantuvieron a Estados Unidos relativamente estable durante tanto tiempo -la Constitución con sus «controles y equilibrios» y un sistema bipartidista fusionado con el aparato estatal- se han convertido ahora en su opuesto. Mientras algunos en la izquierda alardean sobre un supuesto «fascismo» en el horizonte, la realidad es que Trump es un síntoma de la creciente polarización. Junto con el crecimiento del trumpismo, se están abriendo simultáneamente enormes oportunidades para la izquierda y el movimiento obrero.

La inestabilidad política tiene sus raíces en la incapacidad del sistema capitalista para seguir desarrollando las fuerzas productivas. Amplios sectores de la población han visto caer su nivel de vida, mientras que otros llevan décadas de estancamiento. No es de extrañar que una encuesta de marzo de 2023 revelara que una supermayoría del 78% de los estadounidenses no confía en que la vida de sus hijos sea mejor que la suya. Esto golpea el corazón de la propaganda imperialista estadounidense y la falsa idea del «excepcionalismo estadounidense».

Mientras intenta gestionar su sistema en declive, la clase dominante desea un presidente competente al timón. Querían un «retorno a la normalidad» 1) Asegurando una presidencia exitosa y estable para Joe Biden; 2) Lanzando una serie de ataques legales contra Donald Trump para desacreditarlo y sacarlo de la política; 3) Sobre esta base, sacudiendo el control de Trump sobre el Partido Republicano para que vuelva a estar en buenas manos.

¿Les ha funcionado esto?

La presidencia de Biden

Se suponía que la estrecha victoria de Biden sobre Trump en 2020 señalaría una vuelta al statu quo ante. Pero la prolongación de la pandemia, el aumento de la inflación, los interminables desastres climáticos, una crisis de refugiados, la guerra de Ucrania y ahora el asalto asesino de Israel contra Gaza han dejado claro que esta es la «nueva normalidad» -y millones de trabajadores y jóvenes están enfadadísimos.

La creciente ira de clase se ha expresado en un aumento de las huelgas y los esfuerzos de sindicalización, junto con enormes manifestaciones en los últimos meses contra el imperialismo estadounidense y el Estado sionista de Israel. Estas luchas tienen el potencial de adquirir un carácter aún más amplio, pero no hay un partido comunista de masas ni una dirección sindical clasista a la altura de la tarea. Sin duda, se han producido algunos cambios en la dirección sindical, incluida la elección de Shawn Fain como presidente del sindicato del automóvil, UAW, lo que refleja la ira de la clase obrera y está creando interesantes oportunidades en las luchas que se avecinan. Pero por el momento, no hay ninguna dirección seria independiente de clase.

En cuanto a Trump, ahora se enfrenta a un total de 91 acusaciones en tribunales federales y estatales. Además de esto, hay esfuerzos para eliminarlo de la papeleta electoral en algunos estados, basándose en la 14ª Enmienda de la Constitución de EE.UU. y su papel en los disturbios del 6 de enero de 2021. La clase dominante quiere castigar a Trump por sus acciones y enviar una advertencia a aquellos que van más allá de los límites aceptables de la política capitalista tradicional. Sin embargo, Trump no retrocede y se defiende de todas las acusaciones. Ha utilizado estos ataques para hacerse pasar por mártir y recaudar fondos para su campaña, y su estrategia claramente está dando resultado.

Cualquier resto de ilusión que pudieran tener en los demócratas ha sido erradicado al ver las campañas de bombardeos, respaldadas por Estados Unidos, en Oriente Medio / Socialist Revolution

Luego está Joe Biden, que es percibido como un octogenario débil y torpe. Su incapacidad para dar la talla en materia de economía, cambio climático, derecho al aborto o cualquier otra cosa ha alienado a millones de personas que le apoyaron para deshacerse de Trump en 2020. Para muchos, el apoyo incondicional de Biden a la guerra criminal de Netanyahu contra Gaza fue la gota que colmó el vaso. Cualquier resto de ilusión que pudieran tener en los demócratas ha sido erradicado al ver las campañas de bombardeos, respaldadas por Estados Unidos, en Oriente Medio, no solo en Gaza, sino también en Irak, Siria y Yemen.

Iowa y la batalla por el Partido Republicano

En teoría, habrá un calendario completo de primarias y caucus para elegir a los delegados de las convenciones republicana y demócrata. Pero con los demócratas en el poder, sólo los republicanos están inmersos este año en una «verdadera» competición por la nominación. Y después de Iowa, parece que el Partido Republicano ya tiene los días contados.

Iowa es uno de los cincuenta estados, pero sólo tiene 3,2 millones de habitantes -menos del 1% de la población nacional- y la mayor parte es rural. No es, por tanto, una referencia para el conjunto del país. No obstante, se le da mucha importancia en la primera contienda de un año de elecciones presidenciales, y la opinión de este estado tradicionalmente conservador es utilizada por los medios de comunicación para marcar el tono de toda la campaña.

En 2016, el Caucus Republicano de Iowa atrajo a 187.000 participantes. En 2024, la participación rondó los 110.000, apenas el 15% de los republicanos registrados en el estado. Una encuesta de entrada entre los participantes en el Caucus reveló que casi la mitad de ellos afirma formar parte del movimiento MAGA de Trump. El 64% de ellos se identifican como cristianos evangélicos. Trump es el claro favorito de esta multitud, a pesar de su estilo de vida secular. Una vez más, esto es difícilmente representativo del estado o del país en su conjunto.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, lanzó su candidatura presidencial con grandes expectativas y donantes a su altura. Su idea era presentarse como el candidato del «trumpismo sin Trump». Pero no parece gustar mucho a las filas del Partido Republicano, así que la clase dirigente -incluidos el consejero delegado de JPMorgan Chase, Jamie Dimon, y los hermanos Koch- cambió su dinero a la exembajadora de Trump ante la ONU, Nikki Haley.

Con las primarias republicanas de New Hampshire a la vuelta de la esquina, el 23 de enero, el establishment esperaba claramente que Haley pudiera quedar en un dominante segundo lugar en Iowa, forzar la salida de DeSantis y mantener a Trump por debajo del 50%. Entonces, si podía ganar o tener un mejor resultado en New Hampshire -donde actualmente tiene unas encuestas relativamente buenas- la siguiente gran contienda sería Carolina del Sur, su estado natal, y podría ser capaz de coger impulso y ganar a algunos de los partidarios más pragmáticos de Trump.

DeSantis no parece gustar mucho a las filas del Partido Republicano, así que la clase dirigente cambió su dinero a la exembajadora de Trump ante la ONU, Nikki Haley / Gage Skidmore, Flickr

Ni que decir tiene que no fue así. Trump acabó obteniendo el 51% en Iowa, con 30 puntos de ventaja sobre DeSantis y 32 sobre Haley. Trump ganó 98 de los 99 condados, con Haley ganando un solo condado por un solo voto. DeSantis afirma que está en esto a largo plazo, pero su bravuconería probablemente se agotará más pronto que tarde. No tiene impulso y seguirá teniendo más problemas para recaudar dinero.

En cuanto a Vivek Ramaswamy, abandonó la carrera y apoyó con entusiasmo a Trump después de una mala actuación en Iowa; está claro que tiene la vista puesta en un alto cargo en una segunda administración Trump.

A menos que Trump sea condenado y encarcelado antes de la convención del partido, es difícil ver cómo alguien en el Partido Republicano puede detener el tren de Trump, lo que no augura nada bueno para el profundamente impopular presidente en funciones.

Una semana es mucho tiempo en política. Las elecciones son en noviembre, y cualquier número de giros y sorpresas puede cambiar la carrera de aquí a entonces. Sin embargo, está muy claro que si las elecciones se convierten en un simple referéndum a favor o en contra de Biden, ganarán los republicanos. El camino de Biden hacia la victoria es transformarla en un referéndum sobre Trump, suponiendo que sea el candidato del GOP.

Todo esto es un recordatorio de la época de lucha de clases y revolución en la que estamos entrando. Sí, debemos luchar contra el trumpismo, pero no nos hacemos ilusiones en la farsa de la democracia burguesa ni en los partidos de la clase dominante. Solo un programa comunista audaz que haga hincapié en los problemas de clase compartidos que enfrenta la gran mayoría de los estadounidenses puede destruir el trumpismo. Nuestra tarea inmediata es organizar a las decenas y cientos de miles de comunistas aún no organizados que pondrán fin a la pesadilla del capitalismo en el próximo período histórico. Mantente en sintonía para el análisis continuo de las elecciones de 2024, y si aún no estás organizado en las filas de la CMI, ¡únete a los comunistas hoy!

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: [email protected]

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí