La mañana del lunes 24 de enero de este 2011 dejó de existir Samuel Ruiz García, Obispo de San Cristóbal de las Casas desde 1959 a 1999. Como en el caso de muchos hombres y mujeres que comprometieron su vida al servicio de los explotados, hoy aquellos que un día  lo atacaron pregonan su pesar mientras que festejan en silencio. Para los trabajadores y sus causas la desaparición del Obispo de los pobres o Tatic, como era conocido en Chiapas deja un enorme vacío.

En este texto queremos demostrar que el movimiento cristiano primitivo fue un movimiento revolucionario enfrentado al imperio romano, un movimiento lleno de mártires, hombres y mujeres valientes que dieron su vida por instaurar el cielo en esta tierra antes de que el movimiento fuera corrompido instituyendo la corrupta y reaccionaria Iglesia Cristiana.