Entrevista con Dmitry Kolesnik, dirigente ucraniano de Borotba y de la revista Liva

Escrito por Serge Goulart Miércoles 10 de Septiembre de 2014
Imprimir

En el Congreso Mundial de la Corriente Marxista Internacional tuvimos la presencia fraterna de un camarada dirigente de la organización Borotba (La Lucha), de Ucrania, el cual dio un importante informe sobre lo que pasa en su país y como se desenvuelve la situación y la lucha. Dmitry ya había publicado en la revista que dirige el pronunciamiento conjunto PCB-Esquerda Marxista sobre la lucha contra el fascismo y el gobierno de Kiev.

¿Qué es Borotba y qué defiende?

dimitriBorotba es una organización marxista revolucionaria fundada hace 3 años, que comenzó con algunos ex militantes del Partido Comunista de Ucrania, con militantes de un grupo que se llamaba “organización de los marxistas”, con el Movimiento Juvenil Che Guevara y una serie de activistas individuales de izquierda y de los movimientos. Defendemos la unidad de los trabajadores y la revolución socialista internacional.

En relación a la situación actual en Ucrania, estamos frontalmente en contra del actual gobierno de Kiev, un gobierno de capitalistas neoliberales y personas de la extrema derecha neonazi. El nuevo gobierno está llevando el pueblo de Ucrania a una doble catástrofe: primero un desastre social con medida de austeridad, recortes neoliberales, préstamos del FMI, ataques en general; y segundo porque iniciaron una guerra civil con la imposición de una agenda de extrema derecha neonazi en todo el país.  

¿Cómo caracterizan políticamente al gobierno de Kiev?

Es una unión táctica entre neoliberales de derecha y grupos paramilitares de extrema derecha.

¿Qué piensa Borotba sobre el separatismo en Ucrania?

Nosotros y el PC de Ucrania hemos argumentado que, en realidad, quien es separatista es el gobierno de Kiev, porque los ataques brutales contra personas de diferentes regiones, en un país que es multicultural y multiétnico, inevitablemente llevarían al crecimiento de las tendencias separatistas.

¿Qué piensa Borotba sobre Putin y el gobierno ruso?

Fuimos siempre críticos de Putin, antes, durante y después del movimiento Maidan y nuestra organización es solidaria con los activistas de izquierda en Rusia que sufren represión por parte de este gobierno.

¿Puedes describir las fuerzas que actuaban en Maidan y que intervienen hoy en Ucrania?

Por una parte eran ONGes financiadas por el occidente, grupos paramilitares de extrema derecha neonazi y también una parte importante de la oposición parlamentaria burguesa neoliberal.

¿Cómo se colocaba Borotba frente al gobierno de Yanukovich?

Estábamos en contra del gobierno de Yanukovich, alertábamos que ese gobierno provocaría un desastre social y realizamos varias acciones y protestas contra el gobierno. Sin embargo nunca adherimos al movimiento de Maidan porque era un movimiento de derecha y extrema derecha, nosotros éramos la oposición de izquierda a Yanukovych, ellos oposición de derecha.  

¿Qué fue la masacre de Odessa y que fuerzas estaban presentes en este episodio?

La masacre ocurrió el 2 de mayo, estaban presentes Hooligans [barras bravas] de fútbol, neonazis y grupos armados del movimiento Maidan, que llegaron en buses a Odessa desde todo el país el mismo día y con escolta policial.  

Odessa es una ciudad tradicionalmente multicultural, multiétnica y el sentimiento predominante en la ciudad era contra Kiev y Maidan. Había un acampamento local con diversas fuerzas políticas que estaban contra el gobierno. Cuando llegaron los neonazis en Odessa una parte de la población trató de impedir que pudiesen manifestar en el centro de la ciudad, había individuos enmascarados que dispararon a los nazis desde las líneas de la policía e inmediatamente la policía abrió sus líneas y proporcionó a los nazis que habían sufrido estos disparos, que estaban totalmente furiosos, un corredor para que pudiesen llegar al acampamento contrario al gobierno que estaba a un alrededor de un kilómetro de distancia de este episodio.

Los nazis y los guardias de Maidan atacaron el acampamento, quemaron las carpas. Los manifestantes del acampamento trataron de refugiarse en un edificio sindical, y los nazis lo circundaron, atacaron e incendiaron con bombas molotov.

Cuando el edificio estaba en llamas, algunos tentaron escapar lanzándose de las ventanas y algunos murieron cayendo. Los que no morían al lanzarse eran fusilados en el suelo. Una de las víctimas fue un militante de Borotba, llamado Andrei, también un joven militante del PC, aunque la mayoría de las víctimas eran habitantes de Odessa, sin filiación política que pero estaban contra el gobierno de Kiev.

¿Cuál es la situación hoy entre los trabajadores, como están reaccionando frente a las medidas del gobierno de Kiev?

Hemos tenido algunos casos de movilización de trabajadores, principalmente en el sureste del país hubo huelgas y manifestaciones de trabajadores mineros, por ejemplo, y las consignas de los mineros eran contra la guerra y el fascismo. En otras zonas de Ucrania hemos tenido focos de actividades de trabajadores, pero no al mismo nivel. Esto se debe también a la propia estructura económica de Ucrania, donde la mayor parte de las industrias importantes se concentra en el sureste. Hay muchos trabajadores que participan en la lucha por defender la Republica de Donetsk y de Lugansk, sin embargo no actúan como trabajadores organizados, como clase, sino movidos por el hecho de ser habitantes de estas regiones.

¿Cómo se coloca para Borotba la cuestión de la expropiación de los oligarcas y de la restauración de la propiedad social?

Nosotros siempre tuvimos una posición muy clara de que la privatización, tanto en Ucrania como en los otros países del este, ex soviéticos, fue en realidad un saqueo, un robo. Estamos en contra de la nueva ola de privatizaciones y también contra las privatizaciones anteriores. Defendemos la restauración de la propiedad nacional para el pueblo. La nacionalización y la socialización de la propiedad privatizada.

¿Ustedes reivindican las conquistas de la Revolución de Octubre de 1917?

Sí, claro.

¿Qué papel juega para ustedes la cuestión de la solidaridad internacional?

Esta solidaridad es muy importante, porque el gobierno de Kiev depende en gran medida del apoyo de las potencias occidentales. Las protestas de solidaridad que vengan de estos países, contra el apoyo a un gobierno que disemina una campaña de terror, para que no se financie este gobierno, puede ejercer una presión seria sobre el gobierno de Kiev. Es importante concentrarse en los puntos por el fin de la guerra, que incluye ataques de artillería y bombardeo aéreo contra la población civil, métodos terroristas y también la cuestión de acabar con la impunidad de las organizaciones paramilitares y fascistas.

¿Cómo luchan hoy contra el gobierno de Kiev y los fascistas?

De diferentes formas, en primer lugar los rebeldes del sureste están llevando una guerra abierta contra el ejército de extrema derecha. En las zonas que están totalmente bajo el control del gobierno de Kiev hay actividades de grupos de resistencia, con ataques de terror individual contra dirigentes de extrema derecha. En tercer lugar hay protestas de diferentes tipos, protestas sociales, protestas de las mujeres contra la guerra y otro tipo de protestas que tienen como objetivo romper con el silencio de los medios de comunicación y explicar lo que está pasando en el país.

Por último, te pido que envíes un mensaje a los militantes de la Esquerda Marxista y el Partido Comunista Brasilero

En primer lugar, en nombre de los camaradas de Borotba, estamos muy agradecidos con las acciones de los camaradas brasileros de solidaridad con las organizaciones antifascistas y de la izquierda en Ucrania.

Seguimos de cerca la declaración conjunta de la Esquerda Marxista y el Partido Comunista Brasilero y el acto público en la embajada de Ucrania en San Paulo. Sabemos que Brasil tiene una experiencia histórica con una dictadura de extrema derecha y los compañeros saben bien que significa este régimen de terror.

En cambio, en Ucrania, nunca habíamos visto en los últimos años una actividad tan abierta de grupos fascistas que están en las calles prácticamente sin ninguna oposición. Para nosotros sería muy importante tener relaciones más estrechas con los camaradas de Brasil para intercambiar experiencias de lucha contra la dictadura en Brasil con nuestra lucha.