Europa
Typography

¡Cómo caen los poderosos! Sea cual sea la verdad acerca de las acusaciones de agresión sexual y violación que se le imputan en Nueva York, Dominique Strauss-Kahn es culpable de crímenes horribles.

Como jefe del FMI, es culpable de la violación política de los trabajadores y los sectores más pobres de la sociedad en muchos países subdesarrollados. Es culpable de la violación de Grecia y Portugal. Antes de que fuera a parar a la cárcel, contribuyó a encerrar a millones de personas en un infierno. Sus brutales "remedios" les infligen sufrimientos y penurias a los pobres con el fin de proteger los intereses de los banqueros, los capitalistas, es decir los ricos.

Dominique Strauss-Kahn. Foto: IMF/ Michael SpilotroNo hay absolutamente nada de "socialista" en Dominique Strauss-Kahn. En el momento de su detención, se dirigía a Europa para ultimar las medidas de austeridad que se le deben imponer a Portugal y también discutir con Sarkozy y Merkel los planes para nuevos ataques contra las pensiones y la reducción del gasto público a lo largo y ancho de la "zona euro". Para Grecia, exigió una política draconiana de recortes del gasto público, recortes salariales, despidos, ataques a las pensiones y avances sociales, y privatizaciones. El gobierno de Papandreu en Grecia llevó a cabo esta política, pero no lo suficientemente rápido para su gusto. Así que envió a sus emisarios a Grecia para insistir en la aceleración de las privatizaciones y los ataques a los niveles de vida de los trabajadores. Esta era la única forma, dijo, para restablecer la confianza de los inversores capitalistas.

Dominique Strauss-Kahn no sólo era director gerente del Fondo Monetario Internacional. Si hay que fiarse de los sondeos, era también el "favorito" para las elecciones presidenciales francesas del año que viene. Era sin duda uno de los "favoritos" de la clase capitalista! No se han escatimado esfuerzos en promover la imagen "DSK" y buscarle apoyo. La intención que había detrás de esta campaña era muy clara.

Los capitalistas querían asegurar su nombramiento como candidato presidencial por el Partido Socialista. De todos los candidatos de "izquierda", los medios de comunicación nos decían que se encontraba en la mejor posición para derrotar a Sarkozy. Esto fue un caso clásico más de manipulación de la opinión pública de cara a las elecciones nacionales.

En 2007, la industria de los medios de comunicación promovieron a Ségolène Royal, una de las más abiertamente pro-capitalistas de entre las principales figuras del Partido Socialista y, a continuación, una vez que hubiera ganado el puesto de Candidata, se volvieron en su contra e hicieron campaña para asegurar la victoria de Sarkozy. En el caso de que el PS hubiese ganado las elecciones, los capitalistas hubieran tenido a una representante de confianza en el poder, cuyas políticas eran casi idénticas a las del propio Sarkozy.

Ahora, después de cuatro años en el poder, Sarkozy está desacreditado, y una victoria del Partido Socialista en las elecciones de 2012 se ha convertido en una posibilidad real. La clase capitalista quería asegurarse de que fuera cual fuera el resultado de las elecciones, el gobierno estaría en manos de defensores comprobados de sus intereses. Contaban con que Strauss-Kahn , a la cabeza de un gobierno "socialista", aplicaría la misma política reaccionaria en Francia que se le aplica a Grecia, y que sabría resistir la presión "desde abajo" para actuar a favor de los intereses de los trabajadores. Ahora Strauss-Kahn ha abandonado el escenario, y posiblemente por mucho tiempo. Su caída ha deleitado a los militantes de la clase obrera de toda Francia.