Grecia: conclusiones políticas de la reunión del Comité Central de SYRIZA

Escrito por Tendencia Comunista de SYRIZA Domingo 16 de Agosto de 2015
Imprimir

A continuación publicamos el informe y análisis de nuestros compañeros de la Tendencia Comunista de SYRIZA, sobre la reunión del Comité Central de SYRIZA, celebrada el pasado sábado 8 de agosto, que se saldó con la victoria del ala pro-memorándum del gobierno. También se puede ver en nuestra página web el discurso [en inglés] que pronunció en dicha reunión el compañero Stamatis Karagiannopoulos, miembro de la Tendencia Comunista y del CC de SYRIZA.

En la reunión de ayer del Comité Central de SYRIZA, los representantes de la Tendencia Comunista expusieron la necesidad de unidad del ala izquierda del partido contra la dirección del sector pro-memorándum.

Previamente a esta reunión, la Tendencia Comunista llevó a cabo una campaña de recogida de firmas durante dos semanas para pedir la celebración de un Congreso Extraordinario de SYRIZA antes de la firma del nuevo memorándum, con vistas a un cambio radical en la política y la dirección. La campaña recibió una respuesta positiva con el apoyo de 170 miembros del partido repartidos en 90 organizaciones locales y 35 ciudades diferentes.

La propuesta de la Tendencia Comunista se opone completamente a la de la dirección del partido, que reclama un Congreso Extraordinario después de la firma del nuevo memorándum, en septiembre, con el fin de legalizar sus decisiones a favor del tratado con la Troika. Esta decisión fue la aprobada finalmente por el CC en la reunión de ayer.

En dicha reunión, los representantes de la Tendencia Comunista presentaron su propuesta para el Congreso Extraordinario, que se tendría que celebrar antes de la firma del nuevo memorándum para un cambio de política y dirección, explicando que ésa es la verdadera posición alternativa a la de la dirección. La Plataforma de Izquierda propuso un Congreso Permanente, pero esta posición no nos parece correcta; dicho órgano no puede elegir una nueva dirección según los Estatutos. Además, el carácter monotemático de un Congreso Permanente le impediría imponer el cambio radical necesario de la dirección política para el partido y carecería de legitimidad democrática ya que la composición de dicho Congreso reflejaría las correlaciones en el partido tal como fue formado hace dos años.

Sin embargo, dada la intención de la Plataforma de Izquierda de presentar su propuesta de un Congreso Permanente, si la Tendencia Comunista hubiese introducido su propia propuesta para la votación, como alternativa, habría existido el riesgo de dividir los votos de la izquierda entre dos propuestas diferentes. Prácticamente, esto habría fortalecido la propuesta de la dirección. En consecuencia, los representantes de la Tendencia Comunista no pusieron su propuesta a votación. En su lugar, votaron críticamente la propuesta de la Plataforma de Izquierda que, a pesar de sus limitaciones, le daría una oportunidad al partido para denunciar el nuevo memorándum y evitar su firma si fuera votado por la mayoría del CC.

 

Conclusiones políticas de la reunión del CC

La dirección de SYRIZA, con una pequeña pero segura mayoría (no se contaron los votos), consiguió aprobar su propuesta para la convocatoria de un Congreso Extraordinario en septiembre, después de la firma del memorándum.

Como señaló el vicepresidente del gobierno, Yannis Dragasakis, en su discurso, para la dirección de SYRIZA este congreso pretende convertirse en un "Congreso de refundación". En otras palabras, un Congreso que creará un nuevo SYRIZA, que se convertirá en un partido pro-memorándum, de centro-izquierda. Con este Congreso, la dirección intentará por todos los medios legitimar su giro hacia la austeridad y llevar a cabo la demanda de la clase dominante de "saldar cuentas" con la "inconveniente" ala de izquierda de SYRIZA.

El éxito que obtuvo ayer la dirección del partido se debe a la línea conciliadora inaceptable mostrada hacia el giro pro-austeridad del gobierno por parte de la mayoría de la “tendencia de los 53”. También se debe, de un modo diferente, a las tácticas erróneas llevadas a cabo por los representantes del KOE (Organización Comunista de Grecia) y la Plataforma de Izquierda.

Capitulación de la mayoría de los "53" y deserción del KOE

Aunque la mayoría de los miembros del grupo de los "53" se manifestó en contra de la línea del gobierno, al final votaron a favor de la propuesta de la dirección. El papel que ha jugado este grupo como oposición tiene limitaciones específicas y objetivas, ya que participa en el núcleo del aparato del partido y ha asumido numerosos cargos gubernamentales. Ése es el análisis que ha venido haciendo la Tendencia Comunista y parece confirmarse. Es por eso que, incluso ahora, después del giro abiertamente pro-austeridad de la dirección del partido, este grupo ha demostrado cobardía y ha probado no estar dispuestos a dar la batalla.

Sin embargo, una fracción minoritaria de este grupo mostró a través de sus discursos y posiciones antes de la votación, que se podían haber agrupado para apoyar al ala de izquierda del partido, si éste hubiera llevado a cabo una lucha real y sistemática para hacerse con el control del partido.

Los cuadros principales del KOE anunciaron su dimisión del CC y el abandono del partido, pasando repentinamente de apoyar acríticamente a la dirección en todos los asuntos claves, como se evidenció en las reuniones anteriores, hacia el "otro extremo" visto ahora con su abandono precipitado del partido sin plantear una lucha de ningún tipo.

Si los dirigentes del KOE hubieran participado con las otras fuerzas de la izquierda del partido en los debates y votaciones de ayer, el resultado habría sido mucho más apretado y la dirección habría perdido importantes reservas de prestigio y autoridad, si no la batalla en sí misma. La postura de abandonar el partido sin luchar, no impide objetivamente en lo más mínimo el intento de la dirección de tomar al partido como rehén y ponerlo en manos de los partidarios de la clase dominante y los memorándums. Lejos de favorecer al ala de izquierda, la debilita.

Táctica equivocada de la Plataforma de Izquierda

Los miembros de la Plataforma de izquierda (compuesta por la Corriente de izquierda y la Red roja) plantearon correctamente la necesidad de convocar un congreso antes de la aprobación final del memorándum con el fin de denunciar y deslegitimar el intento de aprobar estas medidas en el Parlamento. Sin embargo, su propuesta de un Congreso Permanente no era apropiada, ya que mediante la inclusión de los representantes del congreso fundacional, que tuvo lugar hace más de dos años, el actual estado de ánimo de las bases no habría quedado reflejado. Por otra parte, dicho congreso no tendría el derecho, de acuerdo con los estatutos del partido, de cambiar la dirección o la línea política general, ya que tales reuniones sólo pueden ocuparse de cuestiones particulares.

La decisión de convocar un Congreso Permanente muestra la timidez de la dirección de la Plataforma de Izquierda para desafiar decididamente a la dirección del partido y al gobierno. Incluso ahora, después de la flagrante violación de los principios políticos, programáticos y legales fundamentales de SYRIZA por parte de sus líderes, la Plataforma de Izquierda se niega a pedir un cambio en la dirección del partido, y también a rechazar claramente cualquier apoyo al gobierno pro austeridad. Esta actitud crea confusión entre los mejores militantes y exacerba el estado de ánimo de desmoralización que está apareciendo en sus filas.

Lo que la dirección de la Plataforma de Izquierda debería haber hecho inmediatamente después de que el gobierno firmara el memorándum en la Cumbre de la UE, era exigir claramente un cambio en la dirección del partido y la convocatoria de un Congreso Extraordinario. En realidad, la Plataforma de Izquierda tiene más miembros que el número requerido por los estatutos para convocar un Congreso Extraordinario (al menos el 15% de los miembros del partido tiene que aprobar la convocatoria para el Congreso). Los dirigentes de la Plataforma de Izquierda deberían haber declarado abierta y claramente que SYRIZA debería pasar a manos de la izquierda y debería movilizar a las bases con este fin, y tomar la iniciativa para la amplia unidad de todas las fuerzas de izquierda dentro del partido. Debería estar a favor de nuevas elecciones nacionales para elegir un gobierno verdaderamente de izquierdas con el objetivo de abolir el memorándum y la austeridad.

La declaración defendida por los líderes de la Plataforma de Izquierda, de que no hay más tiempo para celebrar un Congreso Extraordinario antes de la firma del nuevo memorándum, rechazando así la propuesta de la Tendencia Comunista en el encuentro de ayer, es infundado. El ala izquierda del partido podría haber propuesto ayer que el CC invalidara explícitamente al gobierno para firmar el nuevo Memorándum antes de celebrarse un Congreso Extraordinario. Entonces, si el ala dirigente se atreviera a romper las decisiones del CC, una vez más, el Congreso Extraordinario habría tenido otro motivo poderoso para pedir un cambio en la dirección del partido. En cambio, con la insistencia de convocar un Congreso Permanente en lugar de un Congreso Extraordinario, los dirigentes de la Plataforma de Izquierda facilitaron la usurpación del Congreso Extraordinario por el ala del gobierno, que apareció como el defensor de la democracia, cuando ha violado todas las decisiones colectivas del partido.

En lugar de tomar todas estas medidas políticas necesarias que hemos descrito, la dirección de la Plataforma de Izquierda dejó pasar tiempo sin librar una batalla decisiva con tácticas claras. De este modo, le dieron el tiempo necesario al sector del gobierno para reagruparse y contraatacar. Hasta hace unos días la posición del ala izquierda era extremadamente favorable, diferentes sectores del partido de un lado y de otro, tanto locales como regionales emitían declaraciones contra el nuevo memorándum y la mayoría del CC parecía estar en contra de la facción del gobierno. Sin embargo, al final, aguantando ante la pasividad de la Plataforma de Izquierda, la dirección fue capaz de imponerse en la votación crucial de ayer en el máximo órgano del partido, cambiando toda la situación.

¿Y ahora?

La evidente preponderancia de la facción del gobierno en el CC de ayer representa un importante desarrollo. Ha sembrado la frustración entre las bases, que esperaba que la votación se decidiría por lo menos por un estrecho margen, y ha agravado el estado de ánimo para una ruptura con el partido. Muchos miembros del partido, con su actitud de desvinculación o con su apoyo para la creación de un nuevo partido de izquierda, no sólo están expresando su cansancio o la pérdida de esperanza en la posibilidad de que SYRIZA podría cambiar, sino también una pérdida de fe en las tácticas y la política de los dirigentes de la izquierda.

Incluso ahora, si la dirección de la Plataforma de Izquierda propusiera un plan de lucha claro para poner el partido en manos del ala izquierda, sería capaz de corregir la situación y dar la batalla final y decisiva en el próximo Congreso Extraordinario en septiembre. La facción del gobierno es fuerte sólo en las altas esferas del partido. En la base, su autoridad política ha sufrido un duro golpe. Cada día que pasa y con cada paso a favor de aplicar las cláusulas del memorándum, la dirección del gobierno perderá cada vez más apoyo de la militancia. Sin embargo, los dirigentes de la Plataforma de Izquierda no poseen un plan de lucha.

Por otra parte, con su insistencia errónea de defender la transición a una moneda nacional como núcleo de su alternativa a las políticas de austeridad del gobierno, que marcó las intervenciones de sus representantes en la reunión del CC de ayer, dejando de lado medidas radicales, de izquierda, que son necesarias, socava la influencia del ala izquierda del partido. La línea de la "dictadura del euro", que fue defendida en el CC por el líder de la Plataforma de Izquierda, el compañero Panagiotis Lafazanis, no ayuda a elevar la conciencia de las bases en cuanto a las tareas políticas anticapitalistas del momento, que los marxistas consideran necesarias. En un momento en el que la vil propaganda de la clase dominante retrata a la Plataforma de Izquierda como parte de la "conspiración" para volver al dracma, la primacía dada a la moneda nacional en detrimento de las posiciones radicales, anticapitalistas que son necesarias, está totalmente fuera de lugar para combatir y hacer frente a esta propaganda.

El comunicado emitido por la Plataforma de Izquierda después del CC de ayer no explica claramente lo que hay que hacer ahora. Tilda al Congreso Extraordinario de "inútil", sugiriendo que podría no participar en él. El equilibrio de fuerzas en el ala izquierda del partido está dando lugar hoy a condiciones políticas concretas y objetivas. Con sus pequeñas fuerzas, la Tendencia Comunista de SYRIZA no puede impulsar la necesaria y decisiva lucha que podría poner el partido en manos de la izquierda. Estuvimos, y seguimos estando, en contra de dejar el partido antes de realizar todos los esfuerzos posibles para arrebatar el control del partido a la dirección del gobierno y ponerlo en manos de la izquierda. Sin embargo, esto no depende de nosotros: depende casi exclusivamente de la Plataforma de Izquierda.

Por tanto, es natural que las tácticas y la inmediata orientación de la Tendencia Comunista las decidan sus miembros, teniendo en cuenta la posición de la Plataforma de la Izquierda para el próximo período una vez que se defina. En cualquier caso, el criterio principal para estas decisiones será la necesidad de fortalecer el vínculo entre los militantes de izquierda de las bases de SYRIZA y las ideas y el programa del marxismo que la Tendencia Comunista viene defendiendo de forma constante.

Atenas, 9 de agosto 2015