Pagina principal Internacional Europa Portugal: ¡Cayó el gobierno! La lucha continúa

Portugal: ¡Cayó el gobierno! La lucha continúa

ImprimirCorreo electrónico
Bookmark and Share

Ayer por la tarde, 10 de noviembre, el antiguo gobierno nombrado hace 11 días de la coalición de derechas en Portugal, fue derribado por los partidos de izquierda en el Parlamento. Ese día, la CGTP, el mayor sindicato, llamó a una manifestación frente al Parlamento, mientras tenía lugar el debate sobre el programa presentado por el gobierno de la minoría. Me encontraba allí ese día para experimentar el estado de ánimo de la gente: era vibrante, alegre y prometedor. Habían ganado una primera batalla.

Un país en crisis

bloco portugalPortugal, que es presentado como el modelo a seguir para imponer la austeridad en el sur de Europa, ha experimentado un enorme colapso económico que ha tenido un efecto masivo en el nivel de vida de los trabajadores y la juventud. Como el ex-primer ministro Pedro Passos Coelho sugirió en 2011, "Portugal sólo saldrá de la crisis actual si se vuelve más pobre". Y lo que ocurrió, es lo que se las arregló para conseguirlo.

El desempleo saltó de 9,5% antes de la crisis a un máximo de 17,5% en 2013, sólo para disminuir levemente a 13,2% en la actualidad. Mientras tanto, 1 de cada 3 jóvenes está sin empleo. Estas cifras pueden ser una subestimación de la verdadera realidad: mientras que el desempleo ha “caído” en 6 puntos porcentuales, la cantidad de personas con puestos de trabajo sólo ha aumentado en un 0,2% durante el mismo período. Esta contradicción matemática representa muchos "trabajos" sin pagar - especialmente dirigidos a los jóvenes - que incluyen pasantías y trabajo voluntario que les ayudan a inflar su status de empleabilidad. Al mismo tiempo, alrededor de 350.000 personas, en su mayoría jóvenes, han salido del país, obligados a emigrar en busca del trabajo que no pueden encontrar en casa.

Sólo en 2014, el gobierno acordó las condiciones de la Troika para introducir recortes de 4.700 millones de euros en la asistencia sanitaria, la educación y la seguridad. Eso significó un aumento del copago sanitario de hasta 30 euros, así como 50 euros por cada examen y diagnóstico. Entre 2010 y 2012 el gasto en educación disminuyó en un 23% y ha seguido disminuyendo desde entonces. Al mismo tiempo, una ola de privatizaciones significó que las compañías de energía, ferrocarriles y transporte estén ahora en manos de una pequeña minoría - inversores extranjeros en su mayoría - que no tienen ningún interés en la creación de puestos de trabajo o la prestación de condiciones de vida seguras para sus trabajadores.

El país tiene el mayor nivel de desigualdad del ingreso de la Unión Europea (UE) y una de cada cinco personas vive por debajo de la línea de pobreza. Este es el balance de los años de políticas de austeridad que impone la Troika.

La reacción de las masas

Los portugueses han tenido suficiente de esta degradación social. En las elecciones que tuvieron lugar hace apenas un mes, la mayoría de los votantes pusieron sus esperanzas en los partidos a la izquierda de la coalición de derechas PSD-CDS (PAF). Los partidos más pequeños, más radicales fueron los grandes ganadores en las urnas. El Bloco de Esquerda (BE), que defendía una plataforma clara anti-austeridad, ganó gran apoyo entre los jóvenes, duplicando sus votos y asegurando 11 escaños adicionales en el Parlamento, mientras que el Partido Comunista de Portugal (PCP) tuvo un porcentaje global del 8.3% y 17 escaños. Casi el 20% de la población votó a favor de estos dos partidos.

Desde entonces, tuvieron lugar discusiones con la idea de la creación de un gobierno del Partido Socialista (PS) con el apoyo externo del BE y del PCP en el Parlamento. El derechista presidente de la República, un personaje falso que ha estado sirviendo como Presidente durante los últimos 10 años, anunció que no iba a permitir que se formara un gobierno de fuerzas "anti-europeas". En su discurso después de las conversaciones de negociación entre los partidos dijo:

"En 40 años de democracia, ningún gobierno en Portugal ha dependido del apoyo de las fuerzas anti-europeas, es decir, las fuerzas que hicieron campaña para derogar el Tratado de Lisboa, el Pacto Fiscal, el Pacto de Crecimiento y Estabilidad, así como desmantelar la unión monetaria y llevar a Portugal fuera del euro, además de querer la disolución de la OTAN".

Es evidente que el Presidente de la República está sirviendo a otro tipo de democracia, donde la imprudencia de los banqueros y los capitalistas hace que los trabajadores paguen la crisis de su sistema.

Pero este discurso no fue el final. Ayer, los partidos de izquierda en el Parlamento votaron a favor de una moción de censura contra el gobierno de derechas y anunciaron un acuerdo para formar un gobierno estable del PS con el apoyo externo del BE y PCP como un camino a seguir. La moción fue aprobada con 123 votos a favor y 107 en contra. En los días previos a la discusión de la propuesta del gobierno de minoría, el mayor sindicato ya estaba organizando una manifestación.

Protesta del 10 de noviembre - ¡Governo para a Rua!

La protesta de ayer reunió a todo tipo de trabajadores de diferentes profesiones y regiones. La gente estuvo inundando las calles hacia el Parlamento durante muchas horas sin descanso. Había banderas por todos lados, la mayoría de ellas del principal sindicato, la CGTP, mientras que otros incluían los trabajadores portuarios, profesores, limpiadores y jóvenes. La gente había viajado desde Porto y Braga en el Norte y desde el Algarve en el Sur. Muchas personas estaban usando la flor del clavel, el símbolo de la Revolución del 25 de abril [1974].

La gente estaba en éxtasis. Mucho antes de que se anunciaran los resultados oficiales de la votación en el Parlamento, estaban celebrando. La protesta no se veía parecida a una protesta que iba a derribar al gobierno, sino más bien una celebración de un gobierno que ya había caído. El ambiente era increíble, después de cuatro años de dura austeridad, ¡había una alternativa!

Las personas estaban cantando y bailando las canciones revolucionarias de Zeca Afonso, el compositor de 'Grandola Vila Morena' y en el final de la protesta, todos cantaron La Internacional. Las caras de las personas brillaban con la confianza y la esperanza de un mañana mejor.

En este punto es oportuno mencionar la protesta de la derecha. Esta consistió en, tal vez, en una docena de personas en el otro lado del parlamento, hombres con trajes caros y mujeres con tacones altos. Dentro de la primera media hora ya se había dispersado, aunque los medios de comunicación tuvieron la oportunidad de tomar algunos videos cortos. Con la ayuda de un poco de manipulación de imágenes, los canales de noticias lo presentaron como una abrumadora gran protesta.

El nuevo gobierno - A luta continua!

El gobierno formado por el PS con el apoyo del BE y PCP aún debe ser aprobado por el presidente Cavaco Silva. Después del último discurso que pronunció en el que mostró claramente su indiferencia a las opiniones de la gente, nadie puede decir cuál será su reacción ahora. El gobierno de derechas del Paf ha caído, pero ahora está en manos del presidente qué hacer a continuación. Entre sus opciones está la formación de un gobierno presidencial tecnócrata, pedir al PS formar un gobierno, o continuar con una situación provisional hasta que se convoquen nuevas elecciones  (no antes de mediados de 2016).

La clase dominante quiere "estabilidad", para poder seguir aplicando sus medidas de austeridad capitalistas. Un gobierno del PS respaldado por el BE y el PCP, y comprometido con revertir algunas de las medidas de austeridad, no es su opción preferida, pero no tener un gobierno en absoluto, en una situación en la que el PS, el BE y el PCP pueden tomar medidas en el Parlamento, sería aún peor.

Me di cuenta de que, aunque la mayoría de los presentes eran o bien miembros del PCP o lo apoyaban activamente, no había ninguna bandera del partido. No había banderas de ningún partido en poder de los manifestantes. Esto fue hecho a propósito: el próximo gobierno será una mezcla contradictoria de fuerzas; el centrista PS, el radical Bloco y el partido obrero tradicional, el PCP. Fricciones surgirán una vez que estos tres partidos gobiernen un país en crisis, pero el estado de ánimo en la manifestación fue de unidad.

El programa acordado [http://static.publico.pt/DOCS/MedidasPSPCPBE.pdf] difiere en algunos puntos importantes con el programa original del PS y representa una inversión parcial de algunas de las medidas de austeridad más duras. Entre los que están: no hay más recortes en las pensiones, aumento del salario mínimo, restauración de los salarios de los trabajadores del sector público, reducción de los tipos del IVA, protección de las familias de bajos ingresos contra embargos de viviendas, reducción de los gastos de atención médica (copago sanitario) y su abolición para la atención de emergencia, detener el proceso de privatización de los sistemas de transporte público en Lisboa y Oporto, reversión de la privatización de la gestión de residuos de la empresa FEAG, no privatización del agua, restauración de los cuatro días de fiesta nacional que habían sido abolidos, etc.

Como ya se mencionó, Portugal se ha ido deteriorando a lo largo de los años de austeridad. Si un nuevo gobierno del PS jura en el parlamento, se enfrentará a enormes problemas y a una cara factura. El problema es que el PS ha argumentado que es posible llevar a cabo este programa sin repudiar o reestructurar la deuda, y mantener la totalidad de sus compromisos con las instituciones europeas. Esto claramente no es posible.

Mario Centeno, quien desarrolló el programa económico del PS y se inclina a ser ministro de Finanzas en un gobierno del PS, dijo que no iban a "tirar el dinero en la economía" para estimular el crecimiento o consentir el aumento del déficit público. "Vamos a permanecer en el camino de la consolidación fiscal", dijo al Financial Times en una entrevista dirigida a "tranquilizar a los mercados". "No desafiamos la dirección, sino la velocidad de la marcha. Vamos a seguir para reducir el déficit y la deuda, pero a un ritmo más lento. Esto creará el espacio económico necesario para aliviar las restricciones financieras muy graves a las que se enfrentan las familias y las empresas". En otras palabras, ¡el Sr. Centeno quiere cuadrar el círculo!

Como ya hemos visto en Grecia, un gobierno del PS estará bajo la presión implacable de la crisis del capitalismo y de los dictados de la Troika para que aplique recortes y austeridad. El margen de maniobra será muy limitado si no inexistente. La UE ha impuesto a Portugal el objetivo de reducir el déficit presupuestario hasta el 0,2% del PIB en 2019 (del 3% este año). El PS espera renegociar ese objetivo de un déficit del 1,5% en 2019. Eso es un cambio importante y es poco probable que llegue a un acuerdo con la UE. Los números no cuadran.

Los partidos de izquierda, BE y PCP, se han mantenido correctamente fuera del gobierno y sólo se comprometieron a darle apoyo externo. También han dicho que sólo apoyarían el presupuesto por un año, según cada año sobre la base de que el gobierno se adhiera a las medidas acordadas. Mientras que prometieron no apoyar una moción de censura de la derecha, se han reservado su derecho a presentar una propia.

Si se forma un gobierno del PS es probable que rápidamente caiga bajo la presión de la Troika y tenga que llevar a cabo una política de recortes y austeridad, y deshacer las promesas hechas al BE y al PCP. El ejemplo de Grecia es claro. Syriza, que estaba mucho más comprometida con una agenda anti-austeridad que el PS, y llegó al poder sobre la espalda de un gran movimiento de masas que era más grande que cualquier cosa que hemos visto en Portugal, fue quebrada por la Troika. La razón de esto es simple: dentro de los límites del sistema capitalista y de la camisa de fuerza de la UE no hay espacio para las políticas alternativas "que combinen el crecimiento y la austeridad". En la medida que el gobierno de Syriza no estaba dispuesto a romper con el capitalismo terminó aplicando las mismas políticas que se había comprometido revertir al llegar al poder. Esto será aún más verdad en el caso del PS.

Al menos Syriza tenía la ilusión de la renegociación de los términos de la deuda, lo que, de ser posible, habría permitido aplicar las reformas que prometió. Pero en Portugal la situación es peor, ya que el PS ha descartado cualquier renegociación de la deuda.

La clase dominante en Portugal y en Europa ejercerán presión sobre el PS, comenzando con el ala de derecha del partido, para socavar cualquier intento por parte del gobierno de tomar medidas serias contra la austeridad.

El PCP y el BE deben ser extremadamente cuidadosos, permanecer vigilantes y no dejarse llevar por un gobierno que muy pronto será puesto a prueba. El PCP, como partido que apoya externamente al gobierno del PS, debe hacerlo de manera que sea en su beneficio. Es el único partido que puede asumir la lucha contra la austeridad, debido a sus tradiciones, sus bases y su organización. Esto es algo que tiene que quedar claro para la gente dentro del propio partido y fuera de ella.

Los partidos de izquierda deben utilizar el estado de ánimo de confianza creado por el colapso del gobierno del PaF para lanzar una ola de movilizaciones en las calles. La lucha principal no estará en el Parlamento sino en las fábricas, centros de trabajo, escuelas y barrios. Deben explicar claramente la necesidad de permanecer vigilantes y luchar para asegurar la aplicación de todas las medidas del acuerdo. De esta manera, una vez que el PS en el gobierno empiece a retroceder, los partidos de izquierda estarían en condiciones de beneficiarse. El peligro es que si siembran ilusiones en el PS, entonces si el gobierno comienza a traicionar, los partidos de izquierda también serán contaminados por el mismo, siendo arrastrados en la lógica de apoyar lo que el PS hace como una forma de "parar a la derecha".

El PCP y el BE deben utilizar la experiencia de este gobierno del PS (si llega a existir) para explicar pacientemente que dentro de los límites del capitalismo no hay manera de salir de la austeridad.

La situación política en Portugal se está desarrollando a una velocidad extraordinaria y hasta ahora los trabajadores de Portugal sienten que han ganado una victoria al derribar al odiado gobierno de derechas. El espíritu y el estado de ánimo revolucionario del 10 de noviembre es sólo un destello de las próximas luchas de los trabajadores y jóvenes portugueses ¡No hemos visto nada todavía! Sólo podemos especular en cuanto a cómo va a expresarse la frustración y la radicalización de la gente, ¡pero estamos seguros que así será!

¡El Gobierno ha caído!
¡Abajo la austeridad!
¡Abajo el capitalismo!
¡Por un futuro socialista para Portugal!

Artículo original: http://www.marxist.com/portugal-the-government-is-out-the-struggle-continues.htm