Pagina principal Internacional Europa Crece la histeria de la clase dominante británica tras la victoria de Jeremy Corbyn

Crece la histeria de la clase dominante británica tras la victoria de Jeremy Corbyn

ImprimirCorreo electrónico
Bookmark and Share

“El Partido Laborista es ahora una amenaza para nuestra seguridad nacional, nuestra seguridad económica y la seguridad de nuestras familias." De esta forma saludó David Cameron la victoria de Jeremy Corbyn en Twitter. Ninguna de las habituales sutilezas parlamentarias, directamente alarmismo histérico. En caso de que el mensaje no hubiese llegado, el Tweet de Cameron fue seguido por un vídeo producido por el cuartel general del Partido Conservador lleno de imágenes de terroristas del Estado Islámico armados hasta los dientes, haciendo proclamas corriendo subidos en tanques y jeeps, ondeando banderas negras.

En el espacio de 24 horas hemos pasado de la idea de que los conservadores estaban celebrando la elección de Corbyn que convertiría al Partido Laborista en un partido perdedor e inelegible para los próximos 100 años (infiltrándose incluso en el partido para votar por él) a presentar a Jeremy Corbyn como la mayor amenaza para la seguridad nacional.

El nivel de los medios es de una absoluta histeria, manipulación y hostilidad sin precedentes. La BBC perdió cualquier pretensión de equilibrio y neutralidad dando una amplia difusión a todos aquellos que habían dicho que Corbyn nunca podría ganar la elección para líder laborista, para explicar ahora que Corbyn nunca podrá ganar unas elecciones generales

El periódico The Sun tituló: "El partido Laborista en descomposición - Corbyn suprimirá el ejército". The Express describió a Corbyn "como una amenaza para Gran Bretaña" y The Daily Mail advirtió que "Los amigos sindicalistas de Corbyn prometen el caos huelgistico". El periódico financiero City AM destacó la amistad de Corbyn con el "malvado dictador" Hugo Chávez.

Ataques aún más desagradables estaban reservados para "el amigo del IRA" John McDonnell, por su nombramiento como Canciller en la Sombra [el ministro de hacienda en el gobierno “en la sombra” de Corbyn, NdT]. The Daily Torygraph lo describió como "un hombre de la tierra de la nube del cuco", mientras que The Daily Mail vociferó que "¡quiere nacionalizar los bancos, renacionalizar los ferrocarriles y aplastar a los ricos!”

Esta reacción virulenta por parte de todos los sectores de la clase dominante y sus medios de comunicación no es por casualidad. Es un reflejo de su miedo muy real por lo que representa Jeremy Corbyn: el apoyo popular masivo para un político que se opone a la clase dominante, se opone a la austeridad y a las guerras imperialistas, y se describe a sí mismo como socialista.

La campaña ha adoptado el mismo tono histérico y el desprecio por el rigor periodístico, siguiendo idéntico guion de los medios de comunicación capitalistas contra Hugo Chávez, contra PODEMOS en España, y contra Syriza antes de que Tsipras firmara el Memorándum. Las razones son las mismas: un miedo mortal a cualquier persona que se presente como un desafío contra el orden establecido, ya que saben que tales ideas pueden conectar rápidamente con millones de trabajadores y jóvenes que están hartos del status quo.

El Tweet de Cameron también significa, y hay que señalarlo, que la clase dominante no consideraba al Partido Laborista dirigido por Harman, Milliband, Brown - y, aún menos, Tpor ony Blair - como una amenaza de ningún tipo.

Por lo tanto es importante discutir en detalle los aspectos más progresistas de las políticas de Corbyn, y sobre todo, cómo su aplicación sólo puede ser posible con un desafío total a la lógica del sistema capitalista. Que la clase dominante esté tan asustada es una señal inequívoca de que estamos en el camino correcto.

  • ¡Manos Fuera de Jeremy Corbyn!
  • ¡Defendamos a Jeremy Corbyn!
  • ¡Luchemos por el Socialismo!