Movimiento Obrero
Typography

ELA Y LAB NO CONVOCAN A LA HUELGA EL 29-S

Es una pena que nuevamente los sindicatos ELA y LAB hayan abandonado la verdadera lucha de la clase obrera, aquella que logró arrancar a la patronal vasca los derechos que hoy podemos disfrutar.

 En la huelga del pasado 29 de Junio muchos trabajadores que no pertenecemos a los sindicatos ELA y LAB secundamos la huelga porque simplemente teníamos que estar contra la Patronal y el capital financiero, que intentan recortar todo aquello conseguido a base de unidad y lucha sindical, con sudor y sangre de la clase trabajadora.

 Los afiliados a CCOO y UGT ya nos hemos encargado de criticar a nuestras direcciones la actitud de no apoyar la huelga general del 29 de Junio (CCOO no convocó en Navarra, pero sí lo hizo en la Comunidad Autónoma Vasca). Es por ello que ahora también criticamos la actitud tomada por las direcciones de ELA y LAB de no secundar la huelga del próximo 29 de septiembre.

 No estamos discutiendo la política de cada sindicato, acertada o no: que se apueste por la negociación, que se deje en indefensión a los trabajadores sin convenios sectoriales, etc. Esta guerra es otra y en otros foros. Aquí lo que nos jugamos son los recortes brutales que nos quiere imponer el capitalismo, recorte de derechos sociales, abaratamiento del despido, abaratamiento del sueldo, aumento de la jornada, recorte de las pensiones, aumento de los años de cotización …

 No pudiendo, o no queriendo, los gobiernos frenar al capitalismo-especulador, deciden tomar medidas contra  los mismos de siempre, la clase trabajadora, la más débil si no está unida. Ni siquiera son capaces de imponer una tasa a los bancos para paliar nuevas crisis, que ya saben que se avecinan, pues es la manera que tiene el capitalismo de reflotar cada cierto tiempo.

 Como mero trabajador afiliado a un sindicato me pregunto, ¿A quién tienen que defender los sindicatos y cómo tienen que hacerlo? Tienen que defender a la clase trabajadora, en Euskadi, en Francia, en Iparralde, en Gran Bretaña, en Irlanda, etc. allí donde estén recortados, amenazados y vapuleados los derechos de los trabajadores, sin ningún titubeo, ya tendremos tiempo en la victoria de realizar reproches y argumentar la política a seguir.

 Para defender no cabe otra formula que la unidad de la clase trabajadora, pero no de boquilla, sino aprovechando cualquier circunstancia que demuestre lo que siempre se les llena la boca a las direcciones sindicales. Ahora es el momento de demostrar que se quiere unidad, no para la galería sino para la verdadera lucha sindical, la lucha  y defensa de la clase trabajadora.

 Aprendemos de los acontecimientos, pero viendo la historia ya aprendimos de la revolución rusa del 17 que los nacionalismos que no se unen a la lucha mundial de la clase trabajadora,  son barridos por los acontecimientos, porque toda la clase trabajadora internacional sufre los mismos recortes, las mismas vejaciones y humillaciones, no quedando más forma de combatir que la unidad.

 No es el momento de alejarse de la lucha de la clase trabajadora mundial, no es el momento de “a ver quien la tiene más larga”, o “quién mea más alto”. Estos juegos de patio de colegio no los pueden entender la clase trabajadora en estos momentos de ataques brutales a la clase trabajadora. Es el momento de lo que ya nos enseñaron nuestros maestros Karl Marx y Friedrich Engels “¡Proletarios de todos los países, uníos!