Mexico
Typography

Uno de los acuerdos más relevantes del pasado congreso del PRD fue el visto bueno a las alianzas con otros sectores de la izquierda para las próximas elecciones regionales de 2010 y 2011 y para las elecciones presidenciales del 2012.

Aunque el acuerdo era ambiguo, representaba un paso adelante para cerrarle el paso a una posible alianza con el PRI o el PAN, este acuerdo motivó la renuncia de algunos dirigentes de la corriente denominada Nueva Izquierda (chuchos), como René Arce, Ruth Zavaleta y demás personajes conocidos por sus acuerdos con el los partidos de la derecha y la burguesía. Estos dirigentes de los chuchos argumentaron que se iban del partido por que el Congreso no acordó una política de alianzas (que incluyera a adversarios políticos) que permita al PRD aumentar su presencia en los estados.

Jesús OrtegaAunque el congreso estuvo dominado por Nueva Izquierda hubo una fuerte presencia de delegados que siguen en lucha contra el gobierno ilegítimo de Calderón, que es producto del fraude electora del 2006. La presión de las bases del partido se expresó en una serie de acuerdos como la de la campaña de rea-filiación al partido, la no alianza electoral con el PRI y PAN, el lanzamiento de comités seccionales del partido, etc.

Pero ahora tal parece que Jesús Ortega, ha hecho una interpretación muy “personal” del pasado Congreso pues ha propuesto una alianza con el PAN en varios estados, bajo el argumento de que es necesario “derrotar al PRI y a los gobiernos autoritarios”, al parecer a Jesús Ortega y Nueva Izquierda están dispuestos a retomar el papel de la extrema derecha y han asumido sus propuestas para aplicarlas en las próximas elecciones de los Estados. Esta situación ha provocado la protesta de diversos dirigentes regionales, militantes de base del partido e incluso la oposición de López Obrador a este tipo de alianzas.

Recordemos que a los dirigentes de la corriente Nueva Izquierda el Tribunal electoral les regaló la dirección del partido en la pasado elección interna, dicen ser una “izquierda moderna”, es decir una izquierda insabora, incolora, inholora, en resumen una izquierda servil y dócil, ellos no representan a los militantes de base del partido sino a sectores que pretende hacer del PRD un partido burgués más. Se les olvida que nació y se ha mantenido gracias a la lucha de miles de trabajadores en los pueblos, las colonias, el campo y la ciudad.
El PRD nació como una herramienta de lucha para miles de personas, que participaban en el terreno sindical, en las luchas campesinas, en el movimiento urbano popular, en el movimiento juvenil y de algunas organizaciones de izquierda socialista. Recordemos que el registro del PRD viene del Partido Mexicano Socialista quién a su vez era heredero del movimiento comunista en nuestro país.

Es por eso que desde su nacimiento el PRD, se ganó el odio de la burguesía, es por eso que asesinaron a más de 600 militantes en los primeros años de existencia, y es por eso que desde el inicio la burguesía ha buscado la forma de buscar aliados a lo interno del partido y ahora los ha encontrado con los dirigentes de Nueva Izquierda, que no son más que priistas y panistas disfrazados de perredistas, en una palabra, agentes de la burguesía saboteando desde adentro.

Alianzas con el PAN

Este año habrá elecciones para renovar varias gubernaturas, entre las que se destacan: Oaxaca, Puebla, Durango, Hidalgo, Veracruz, Tamaulipas; en estos estados la dirigencia del partido ha propuesto aliarse con el PAN para derrotar al PRI. El principal argumento para estas alianzas es que la oposición debe de estar unida para sacar al PRI de los gobiernos estatales, para acabar con los gobiernos autoritarios y caciquiles y además de que nuestro principal enemigo a vencer en este momento es el PRI.

Por supuesto que los militantes y simpatizantes del PRD en los Estados sabemos lo que representan los gobiernos del PRI: cacicazgo, represión, autoritarismo, falta de las libertades democráticas más mínimas, pero consideramos que el PAN no es mejor partido que el PRI, de hecho son dos caras de la misma moneda, para nosotros la clase trabajadora y los sectores empobrecidos no representa un cambio fundamental el quitar al PRI para poner al PAN.
En años anteriores ha habido experiencias de alianzas con el PAN o candidatos externos propuestos para contener por el PRD. En Chihuahua, el PRD en coalición con el PAN postulo a Javier Corral, eso no bastó para derrotar al PRI quién ganó las elecciones en 2004; en ese mismo año en Oaxaca el PRD-Convergencia-PAN postularon a Gabino Cue para contener contra Ulises Ruíz, el cual ganó con un pequeño margen y por las maniobras de los caciques priistas, durante y después de las elecciones hubo algunas movilizaciones contra el posible fraude electoral y el PAN abandonó al PRD en las movilizaciones.

Otro ejemplo importante de lo que significa esa política de alianzas es el caso de las elecciones en Chiapas en 2006, en plena movilización contra el fraude electoral, el PRD derrotó al PRI en las elecciones para gobernador en Chiapas, postulando a Juan Sabines, el cual una vez en el gobierno abandonó las propuestas del PRD se alejó del partido y ahora es un gobernador estrechamente vinculado al gobierno federal, los medios de comunicación y los empresarios. O que decir de las elecciones en Guerrero en donde por primera vez el PRD le arrebató la gubernatura al PRI, postulando a Zeferino Torreblanca y quién se convirtió en el principal protector de los ganaderos, empresarios y terratenientes del estado alejándose de las propuestas del PRD.

En caso de que la alianza del PRD-PAN logre derrotar al PRI en las elecciones no traerá ningún beneficio para la clase trabajadora y los explotados de esos estados. El gobierno que surja posiblemente de esa alianza defenderá un programa ajeno al que los militantes del PRD aspiramos

¿Cual es la alternativa?

Andrés Manuel López Obrador se ha opuesto a ese tipo de alianzas ha dicho que “No creo que debamos aliarnos con el PRI y con el PAN. Sostengo que representan lo mismo; son empleados del grupo oligárquico que domina al país, como en la época de Porfirio Díaz”. Lo cual es cierto.

El PRI y el PAN son fieles defensores de la burguesía en nuestro país, los militantes del PRD debemos no solamente rechazar este tipo de alianzas, sino luchar en nuestras ciudades y estados para evitar que se consumen; en Veracruz y Oaxaca ya ha habido movilizaciones.

AMLO ya se ha pronunciado, debe hacer un llamado a los militantes del PRD y los representantes del gobierno legítimo a una movilización general en los Estados frente a las sedes del PRD para impedir la alianza con el PAN. Una campaña de asambleas, mítines informativos, por colonias, por pueblos donde se denuncie la actitud de los dirigentes que promueven este tipo de alianzas, haciendo un llamado a la lucha que a su vez sea la campaña en favor de los candidatos del PRD vinculados con los intereses del pueblo trabajador; levantando un programa que parta de las necesidades más básicas del pueblo en esos estados: no a los despidos, contra la carestía de la vida, no a la reducción salarial, aumento salarial de emergencia, créditos baratos para el campo, acceso a las universidades públicas para los jóvenes, comedores y lavanderías populares, etc., vinculando esas demandas a la lucha contra los gobiernos caciquiles del PRI y contra el gobierno de Calderón.

Creemos que la mejor manera de triunfar sobre el PRI en los estados, es no aliándonos los empleados azules de los potentados, la burguesía, sino con las organizaciones campesinas, sindicales, de colonos y estudiantiles, levantando sus propias demandas y luchando por la caída de los gobierno priistas y el gobierno federal espurio. Haciendo no sólo una campaña de propagandas, la cual es importante para concientizar sino que esa campaña vaya vinculada con una movilización y organización general y permanente contra la alianza con la derecha.
Nosotros integrantes de la Corriente Marxista, aglutinados en el periódico Militante, integrantes del PRD y del movimiento en Defensa del Petróleo, de la Soberanía y la Economía Popular; te invitamos a que nos contactes, para discutir, para rescatar al PRD como una alternativa de organización y de lucha para los trabajadores y pobres de nuestro país.

4 de febrero de 2010

Fuente: Tendencia Marxista Militante