Análisis Político
Typography

El 13 abril se celebrará la segunda reunión de coordinación andaluza, coincidiendo con la primera reunión de coordinación estatal de Marea Verde estatal, donde se revisará el plan de lucha aprobado en enero. Para preparar esta reunión se celebrarán asambleas provinciales. En Málaga  se tratarán, entre otros, los siguientes puntos:

 

1. Información y valoración de la lucha de los interinos.

2. Acciones reivindicativas contra la LOMCE, Agaeve (agencia evaluadora ineficaz de la Junta de Andalucía en la que se están gastando millones de euros) y contra las Pruebas de diagnóstico de aquélla. Además de paros parciales y otras medidas, habrá un encierro nacional el 25 Abril, coincidiendo con las protestas de la coordinadora del 25S y de la Plataforma ¡En Pie!

3. Coordinación andaluza y estatal, y encuentro de Marea Verde Andalucía en Granada.

4. Contactos con la AMPAS y creación de caja de resistencia

Los trabajadores de la enseñanza llevamos tiempo luchando contra estos recortes, con varias huelgas acumuladas. Las movilizaciones convocadas siempre han tenido un gran éxito en la participación así como las manifestaciones. Ahora bien, lo que hay que destacar frente a la respuesta positiva de la mayoría de los trabajadores es la falta de sincronización y de continuidad en la movilización, reflejo de una falta de planificación de la movilización en todo el Estado de los dirigentes de los sindicatos tradicionales mayoritarios. Lógicamente, en estas circunstancias, no se han logrado frenar los ataques.

Durante años, el sindicato se ha presentado como un organismo de servicios, donde ir a asesorarte, pero no como un organismo de lucha, participación y decisión. Ante la tibia respuesta de nuestros dirigentes sindicales, hemos empezado a organizarnos, recuperando viejas tradiciones del movimiento obrero, como la asamblea de base.

Ante la falta de contundencia de nuestras direcciones sindicales tradicionales, la lucha contra los recortes va a ser larga. Para lograr que las movilizaciones logren su objetivo es necesario que sean seguidas de forma masiva por el profesorado y apoyadas por el conjunto de la sociedad, con una amplia campaña de información a la misma. La unidad, entre los profesores y con toda la comunidad educativa para empezar, es clave; y también entre todos los sindicatos de clase que defienden la enseñanza pública y Marea Verde.

Si el PP, CiU y el resto de administraciones educativas que apoyan los recortes logran la división de los trabajadores de la enseñanza o que la sociedad no nos apoye, estamos perdidos. Por ello es necesario impulsar la unidad de sindicatos, plataformas, asambleas, 15-M, junto con padres, madres y estudiantes, huyendo de divisiones inútiles y sectarias. Una unidad desde la base, de forma radicalmente democrática.

La única manera de conseguir que estas movilizaciones sean masivas es que el profesorado nos sintamos partícipes, tanto en la decisión de convocar movilizaciones, como en los posibles acuerdos sobre concesiones que logremos. No puede haber ningún pacto basado en un supuesto “mal menor” a nuestras espaldas.

Tenemos que huir del voluntarismo. Buscamos acciones eficaces. En el contexto mencionado, las movilizaciones que no estén respaldadas por la mayoría están condenando al desgaste a los compañeros más activos, como ha pasado en Madrid en los últimos meses.

En otros lugares, como Andalucía, Marea Verde aún no alcanzó la envergadura de zonas como Madrid. En Andalucía, Marea Verde está representada por compañeros que forman todavía una parte muy minoritaria en los claustros. En muchísimos centros, ni siquiera tenemos un solo individuo. Hay que tener cuidado. Recuperar las tradiciones asamblearias significa que las decisiones no están tomadas por un pequeño grupo de personas. Los pocos compañeros que seamos en una comarca o en un centro de estudio no debemos cejar, pero debemos tener paciencia a la hora de convencer al resto de compañeros de nuestro trabajo. Creo que es necesario huir de las asambleas minoritarias que corren el riesgo de tener una repercusión en muchos centros de estudio si acaso individual, sin haber votado o consensuado en sus centros de trabajo ninguna decisión con el resto de compañeros.

Debemos luchar por ganar la mayoría y el apoyo de los Claustros, para empezar posteriormente a que esto se concrete en un respaldo de toda la Comunidad Educativa a través de los Consejos Escolares. En los institutos y colegios donde tengamos la mayoría de los apoyos (en mi centro es así), podemos utilizarlos como cabeza de puente de cara a votar resoluciones orientadas al resto de institutos y colegios de nuestra ciudad o comarca: ¡No aspiramos a ser minoría, sino a que nuestras ideas sean apoyadas por la mayor parte de nuestros compañeros y de la sociedad! Por esto, sería bueno invitar al resto de los compañeros de la comunidades educativas a sumarse a la lucha, enviando a los colegios e institutos los documentos en contra de los recortes que se han aprobado y respaldado en algunos de nuestros centros.

Necesitamos elaborar una plataforma reivindicativa UNITARIA entre todos los sectores en lucha, votadas en los claustros y coordinar las iniciativas que desde colegios, institutos y Universidades se están poniendo en marcha.

Sabiendo que los ataques brutales contra la Educación Pública se van a acentuar en los próximos meses tenemos que mantener tensa la cuerda y trabajar duro, día a día, para que la mayoría de alumnos, padres, profesores, la mayoría de la sociedad, luche y sea intransigente con la degradación de la calidad de la Escuela Pública, la única que lucha y aspira a garantizar la igualdad de oportunidades.