Análisis Político
Typography

VIGO- En la huelga del pasado 20 de Noviembre  el estudiantado en huelga fue víctima de gran represión en la manifestación de estudiantes. Represión que supuestamente había comenzado por un contenedor (del cual salió humo, aunque no llegó a arder) pero que fue indiscriminada (pues todos manifestantes, sin importar que hubiesen participado en la provocación del incidente del contenedor o no fueron víctimas de dicha represión) y desmedida (pues la policía procedió contra la normativa vigente). Ante esto, los medios de comunicación se han limitado a informar de ellos de forma superficial (comentando cosas como que una anciana fue herida pero sin mencionar que fue herida por la policía) e incluso a veces manipulada.

La manifestación comenzó tranquila, aunque la presencia de la policía se hizo notar desde el primer momento. 

La policía, empezó a cargar contra los manifestantes de forma indiscriminada en la zona más adelantada de la manifestación, según la versión policial por un incidente con un contenedor (que empezó a echar humo, según la versión policial, por acción de algunos manifestantes). Los manifestantes respondieron dispersandose, reorganizandose y dirigiendose en masa hacia la policía para evitar que pudiese seguir cargando sin tener que utilizar para esto la violencia; ante lo que la policía reaccionó pidiendo refuerzos e intensificando las cargas. A pesar del incidente del contenedor (que en ningún momento llegó a incendiarse) no hubo grandes desordenes ni desperfectos y en ningún momento hubo provocaciones de los manifestantes contra la policía. Además, varios manifestantes afirman (discrepando de la versión oficial) que fueron policías infiltrados y no huelguistas los que prendieron fuego a los contenedores. 

Más tarde la policía empezó a cargar en la zona más atrasada, en la que no se habían dado incidentes y en la que no hubo ninguna provocación previa del conjunto de los manifestantes. Al igual que en las cargas producidas más adelante, en estas cargas hubo agresiones indiscriminadas y golpes por encima de la cadera (los cuales no son reglamentarios). 

Los números de identificación, cuando estaban (pues no todos los policías los llevaban), eran ilegibles a una distancia prudencial y a menudo estaban tapados por la placa de los agentes. 

Las cargas continuaron hasta las 16:00 y a las 16:30 se dispersaron todos los manifestantes. 6 manifestantes (de los cuales 4 eran menores de edad) fueron arrestados, una anciana fue herida por la policía. Los arrestados han sido liberados a falta de pruebas contra ellos. 

Desde Lucha de Clases queremos mostrar nuestra solidaridad con los manifestantes y condenar la actitud de la policía y los medios de comunicación, y exigimos el cese de los operarios responsables de la carga polician en Vigo.