Santiago Maldonado: Desaparición forzada en Argentina, el Estado es responsable

Escrito por Corriente Socialista Militante - Argentina Miércoles 06 de Septiembre de 2017
Imprimir

Medio millón de personas se manifiestan en Buenos Aires exigiendo su aparición con vida

El 1 de agosto, el activista social Santiago Maldonado, desapareció a manos de la Gendarmería Nacional y del Estado. Este hecho, que se enmarca en la política general de represión y de ataques económicos y sociales contra el pueblo trabajador argentino, ha generado una enorme ola de protestas que está conmoviendo todo el país. Presentamos una relación detallada de los hechos así como una crónica de la impresionante manifestación de medio millón de personas en Buenos Aires el pasado 1 de septiembre, que exigía la aparición con vida de Santiago Maldonado.

maldonadoEl 1 de agosto, el activista social Santiago Maldonado, desapareció a manos de la Gendarmería Nacional y del Estado. Ese día, por orden del juez de la ciudad de Esquel, Guido Otranto, la Gendarmería inició una represión para despejar un corte en la ruta 40 protagonizado por miembros de la comunidad mapuche, con apoyo de algunos activistas sociales, que disputan los derechos de propiedad de la tierra donde viven ancestralmente con la multinacional Benetton, el mayor terrateniente del país. Sin embargo, sin orden judicial, la Gendarmería se adentró en el territorio de Pu Lof Cushamen reprimiendo a los manifestantes. Testigos aseguran que Santiago Maldonado –presente en el lugar– fue detenido y subido a una camioneta de las fuerzas de seguridad. 

“Las camionetas que circulaban también eran de la estancia Leleque de Benetton. Se metían en la comisaria, iban y venían, se volvían a meter en la estancia, iban al Pu Lof en resistencia. Ellos también daban órdenes, indicaciones. Estaban al corriente de lo que pasaba. Así que además de las camionetas de Gendarmería y de Noceti, también circulaban las de Benetton.” denuncia Soraya Maicoño testigo clave en la causa por la desaparición de Santiago. (Fuente: Revista Cítrica /  http://www.revistacitrica.com/las-camionetas-de-benetton-tambien-participaron-del-operativo.html)

En el operativo, también estaba el Jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad de la Nación, Pablo Noceti, que antes había anticipado a los medios que todos los integrantes de la comunidad mapuche serían detenidos: “Con el RAM (Resistencia Ancestral Mapuche) no tenemos nada que dialogar; lo único que vamos a hacer es judicializarlos, van a quedar todos presos (…) Los vamos a terminar de identificar a todos y a medida que los vayamos individualizando los vamos a ir deteniendo”, dijo. (http://www.analisisdigital.com.ar/noticias.php?ed=1&di=0&no=259548)

Pablo Noceti fue defensor de Naldo Miguel Dasso, ex jefe del Regimiento de Concordia entre 1975 y 1977, condenado a prisión perpetua por el secuestro de cuatro personas y las desapariciones forzadas de Sixto Francisco Zalasar y Julio Alberto Solaga, delitos cometidos en el marco del “segundo genocidio nacional”, como lo calificó el Tribunal Oral Federal de Paraná en su sentencia, en la dictadura militar de 1976-1983. También fue abogado de otros represores que no llegaron a ser juzgados, pero que estuvieron imputados en la denominada causa Área Concordia. (http://www.analisisdigital.com.ar/noticias.php?ed=1&di=0&no=259548)

La Comisión Provincial por la Memoria (CPM) presentó ese mismo día un 'habeas corpus' por los detenidos en Pu Lof Cushamen.

Los pueblos originarios pelean por el reconocimiento de tierras que han sido adquiridas por capitalistas europeos, como es el caso del magnate Luciano Benetton. El terreno donde ocurrió el desalojo está ocupado por mapuches desde 2015 y pertenece a la Compañía de Tierras Sud Argentino, empresa productora de lana adquirida por la compañía italiana. Los originarios fueron despojados de sus tierras ancestrales, lo que es rechazado por el empresario Benetton con el apoyo del gobierno de Mauricio Macri. Ese 1º de agosto, la comunidad mapuche protestaba exigiendo la liberación del lonco (jefe) Facundo Jones Huala y contra la usurpación de sus tierras llevadas a cabo por la empresa multinacional.

Por su lado, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) afirmó que unos 100 agentes dispararon balas de plomo y de goma, y quemaron pertenencias de las familias del grupo que realizaba los cortes de carreteras en protesta por la detención de Facundo Jonas Huala, quien tiene un pedido de extradición de la Justicia chilena por haber cometido supuestamente delitos de terrorismo.

El abordaje periodístico radial, escrito y televisivo sobre la detención y desaparición forzada en manos de Gendarmería Nacional en la provincia de Chubut, resulta simplemente repugnante. El secretario de Seguridad Interior de la Nación, Gerardo Milman, declaró que la familia y la comunidad no están colaborando. Por su parte la Ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, puso el foco en la comunidad mapuche, a la cual acusa de no reconocer al Estado argentino.

Nueve días después, utilizando la carátula de 'persona desaparecida' –en lugar de 'desaparición forzada'– el Gobierno argentino pone una recompensa de $500.000 pesos (USD29.000) para quienes aporten información sobre Maldonado. El Secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj sostuvo que: “El artesano Santiago Maldonado sigue sin aparecer y un camionero dice que lo vio en la provincia de Entre Ríos”, lo cual rápidamente fue desmentido.

La desaparición de Santiago Maldonado no solo incluye la responsabilidad del Estado, sino también el papel que han jugado los medios de comunicación para dar un blindaje mediático al Gobierno macrista; diarios como Infobae, Clarín o incluso La Nación, han ido variando y han tenido que dar una cobertura al llamado “Caso Maldonado” ante la presión y tensión que fue ganando este caso de la mano de las organizaciones de derechos humanos, partidos políticos y sindicatos, que denunciaron la desaparición forzada y que hizo explosión en las redes sociales.

Tanto el Gobierno como los medios han querido desvirtuar y estigmatizar la lucha de la comunidad mapuche, como así también la imagen de Santiago Maldonado. 

Así fue dándose en el transcurso de los días un sin número de pistas falsas. Se decía que fue visto en la provincia de Entre Ríos, así como en la provincia de Mendoza o que inclusive fue visto en Chile. Todo avalado por la brutal Ministra de Seguridad Patricia Bullrich, que sostuvo y sostiene a Gendarmería Nacional, dándose todo el apoyo a este cuerpo de seguridad tanto desde su Ministerio como desde la totalidad del Gobierno de Cambiemos, el partido de Macri. 

El 10 de agosto, por primera vez la Justicia ordena allanar sedes de la Gendarmería en Esquel y El Bolsón donde son hallados cabellos y una soga guardados como prueba para cotejar con el ADN de Santiago. El Defensor Público reconoce que los vehículos de la fuerza de seguridad habían sido limpiados, lo cual perjudica la investigación, y por ello, estas pruebas son puestas en tela de juicio. 

La primera movilización nacional para exigir la aparición con vida de Santiago Maldonado se realiza el 11 de agosto. El acto principal se realiza en la Plaza de Mayo de Buenos Aires con presencia de familiares y organismos de derechos humanos.

El 16 de agosto, la Ministra de Seguridad Bullrich comparece ante el Senado sobre el caso de Maldonado y relativiza la responsabilidad de la Gendarmería en la desaparición.

Recién el 24 de agosto, el Juzgado Federal de Esquel reconoce que el caso de Santiago se trata de una "desaparición forzada", tal como reclamaban los familiares. Al día siguiente, Gendarmería, a través del comandante mayor Diego Conrado Héctor Balari, reconoció que el accionar de la fuerza se realizó siguiendo "órdenes precisas" del Ministerio de Seguridad.

Así es como trataba el asunto el diario La Vanguardia:

“Desde la desaparición forzada el día 1 de agosto, en Argentina se han registrado cinco ataques con bombas molotov y explosivos, además de protestas anarquistas que provocaron un atentado con una bomba incendiaria en el edificio Anexo del Senado provincial, sin víctimas”. (La Vanguardia, 29/08/2017)

“Frente a estos incidentes el gobierno de Cambiemos ha decidido reforzar las medidas de seguridad. La Ministra de Seguridad manifestó que ‘Hay violencia política’, y afirmó que al gobierno le “preocupa” que grupos opositores ‘quieran generar una ingobernabilidad cuando no pudieron hacerlo con marchas ridículas’”. (La Vanguardia, 29/08/2017)

Los medios masivos de comunicación han disparado una serie de disparates políticos que sólo buscan generar un ambiente de desorden social, intentando estigmatizar a las fuerzas políticas opositoras. Después de las próximas elecciones de octubre, el gobierno de Macri viene por todo. Desde la reforma laboral a la modificación de la edad jubilatoria. Los capitalistas, ante la crisis mundial, necesitan trabajadores que trabajen muchas horas, por muchos años y con salarios bajos.

Un “alto funcionario” que prefirió el anonimato, declaró al diario La Nación 30/08/2017, que “estamos en presencia de grupos anarquistas y kirchneristas que están instalando un clima de violencia utilizando políticamente la desaparición de Maldonado”. La Ministra de Seguridad, informó al gabinete sobre “el intento de esos grupos de alterar el orden público” y supuestos “contactos” entre “anarquistas argentinos y chilenos”. En la línea siguiente los sospechosos alcanzan a “facciones trotskistas, kirchneristas y revolucionarios” (sic), que según “la Justicia” serían autores de 70 hechos de violencia”. (La Nación 30/08/2017)

O barbaridades como que  Facundo Jones Huala, hoy preso en Neuquén, es uno de los ideólogos del grupo. Según el Ministerio de Seguridad la RAM (Resistencia Ancestral Mapuche) “mantiene reuniones cotidianas con la Cámpora [una fracción kirchnerista, NdE] y la Universidad de las Madres de Plaza de Mayo, y recibe financiamiento y apoyo logístico de las FARC colombianas y de grupos extremistas kurdos de Turquía”. (Clarín, 26/08/2017)

O que una destacada fuente del Ministerio de Seguridad aseguró a Infobae 08/08/2017 que “el grupo (mapuche) RAM mantuvo en los últimos años reuniones con la agrupación terrorista ETA. También existen reuniones con sectores de la izquierda setentista que reivindican la violencia”.

Con todo este andamiaje de mentiras sostenido por los medios más poderosos del país, se intenta generar o preparar un ambiente propicio para avanzar más en la represión y generar opinión en los sectores de masas de que las organizaciones políticas  opositoras se encuentran vinculadas al terrorismo de todo color.

Sin embargo, la desaparición forzada de Santiago representa un punto de inflexión en la situación política nacional y se expresa de manera clara en los cientos de miles de jóvenes y trabajadores en la jornada del viernes 1º de septiembre dieron una respuesta popular al gobierno que no sólo es incapaz de decir adónde está Santiago Maldonado, sino que ha puesto todos los recursos del Estado –bajo la dirección de la Ministra de Seguridad Patricia Bullrich– para proteger a la gendarmería que ejecutó la represión. No sólo actúan para proteger a las fuerzas represivas, cuyos servicios necesita más que nunca este gobierno que está aplicando un ajuste brutal contra las mayorías populares, sino también para defender el acaparamiento de tierras por parte de los Benetton y los intereses petroleros y mineros que actúan en la Patagonia y contra quienes reclaman la comunidad mapuche.

Esta lucha ha calado hondo en la población porque en un país donde el terrorismo de Estado desapareció a 30.000 compañeros, no se pueden tolerar desapariciones forzadas. Tan sólo en Capital Federal marcharon más de 500.000 personas y hubo una respuesta nacional en las principales ciudades de cada provincia; mostrando, las reservas para pelear por las libertades democráticas que tiene el pueblo argentino.

Hacemos un llamamiento a los trabajadores y la juventud internacional a solidarizarse con la lucha del pueblo trabajador argentino, por la aparición con vida de Santiago Maldonado, en defensa de las libertades democráticas y para derrotar el plan represivo que el gobierno necesita para imponer su programa de hambre.

Solo conquistando una nueva legalidad hacia el Socialismo se podrán satisfacer las necesidades más acuciantes y sentidas por los trabajadores y sectores populares. Solo la lucha obrera hacia su objetivo final, su propio gobierno, podrá satisfacer la lucha por la recuperación de la tierra de los pueblos preexistentes ligada indisolublemente a las luchas obreras y campesinas. Las vías muertas del capitalismo no pueden ni podrán satisfacer cualquiera de estas demandas.

Socialismo o Barbarie

CRÓNICA DE LA MOVILIZACIÓN NACIONAL DEL 1º DE SEPTIEMBRE EXIGIENDO LA APARICIÓN CON VIDA DE SANTIAGO MALDONADO

movilizacion por santiago 192017

La respuesta en las calles

Contundente y conmovedor fue el reclamo por la aparición con vida de Santiago Maldonado en toda la Argentina. De Norte a Sur, de Este a Oeste del país una multitud se movilizó para exigirle al Gobierno Nacional que deje de encubrir la desaparición forzada de la Gendarmería.

Santiago Maldonado desapareció el 1ro de agosto tras la violenta represión en la Lof en resistencia Cushamen, Chubut, a manos de la Gendarmería.

Se producía ahí una protesta del pueblo Mapuche que viene siendo violentamente hostigado por el Benetton Group (que aportó camionetas y logística para la represión), las mineras y las petroleras quienes buscan desalojarlos de sus territorios para engrosar sus negocios.

El operativo fue llevado adelante por Pablo Noceti, Jefe de gabinete del Ministerio de Seguridad del Gobierno Nacional. La Gendarmería empezó a disparar, persigue a los pobladores de la comunidad Cushamen, los corre hasta un rio, Santiago Maldonado no alcanza a cruzarlo, y lo agarran.

Esto constituye un caso claro de Terrorismo de Estado, que el Gobierno de Mauricio Macri viene encubriendo de manera obscena. Esto fue demasiado para cientos de miles de trabajadores y jóvenes, en un país en que la burguesía y el imperialismo norteamericano dejaron 30.000 detenidos·desaparecidos en el marco de la última dictadura militar de 1976.

Así fue que este 1 de septiembre por todo el país hubo movilizaciones. En Buenos  Aires, medio millón de personas desbordaron la Plaza de Mayo y alrededores. Toda la zona de la plaza, Diagonal Norte, Diagonal Sur y Avenida de Mayo estaban abarrotadas.

Organizaciones políticas, sindicales, universitarias, estudiantiles, culturales, barriales, sociales, de DDHH junto a miles y miles de trabajadores sin militancia orgánica fueron quienes dieron tan magnifica respuesta popular.

El ambiente que se podía respirar era de tristeza, pero de mucha bronca y combatividad. La lucha de masas es nuestra mejor arma.

Los compañeros de la Corriente Marxista Internacional estuvimos participando de las movilizaciones, allí donde estamos presentes.

Debemos seguir manteniendo la lucha en la calle, movilizarnos y presionar al Estado para que diga qué hizo con Santiago Maldonado. 

La Respuesta del Gobierno

La cobarde y criminal respuesta del gobierno de CAMBIEMOS a la movilización fue una operación política.

Luego de que la marcha se desconcentró, la policía lanzó una represión contra quienes quedaban en los alrededores de la Plaza de Mayo. El ingreso a la plaza de un grupo de falsos anarquistas, ridículamente caracterizados, que comenzaron a comportarse de manera violenta dio el pretexto a la policía para reprimir.

Se pudo ver en diversos videos, fotos, y material que circula por las redes cómo policías de civil estaban infiltrados en la marcha y a la hora de la represión se los veía con el chaleco de la policía de la Ciudad de Buenos Aires.

Palos, gases, gas pimienta fueron parte de esta cacería que lanzaron las fuerzas represivas donde hubo 31 detenidos y múltiples heridos.

Al momento de escribir este artículo los detenidos aún no han sido puestos en libertad, y existen periodistas que fueron detenidos cámara en mano [El 03/09 se liberaron 30 detenidos, sólo 1 persona quedó detenida por problemas con su documentación. NdE]. Incluso han detenido gente que no había participado de la movilización y se encontraba circunstancialmente en el lugar.

Con este accionar brutal montaron un espectáculo en el Prime Time de las 21hs donde los medios de comunicación de la burguesía pusieron en marcha toda su maquinaria para desvirtuar la contundencia del reclamo y mostrar a los manifestantes como violentos, radicalizados, agresivos.

Buscan así deslegitimar y satanizar la protesta social con el único objetivo de seguir maniobrando, para ocultar la responsabilidad del macirsmo en este nuevo caso de desaparición forzada en Argentina.

Este tipo de prácticas, se dan en el marco de un aumento en la violencia del accionar represivo de Gobierno, envalentonado por un resultado relativamente favorable en las elecciones, y con la necesidad de ir preparando el ambiente de cara a la segunda etapa del ajuste que se viene luego de las elecciones legislativas del octubre.

Producto de la crisis capitalista mundial empresarios, terratenientes y banqueros necesitan profundizar el ajuste sobre la clase trabajadora, casi como una cuestión de supervivencia, en la que su propio sistema los envuelve.

El macrismo como representante coyuntural de estos sectores tiene esta tarea por delante. Es de ahí que se desprende la necesidad de ir aceitando el aparato represivo y preparando el ambiente por parte del Gobierno para neutralizar a quienes se saben resistirán el ajuste con lucha política.

El ajuste no pasa sin represión, y la clase dominante está afilando sus dientes.

Este viernes todas las fuerzas vivas de Argentina estuvieron en las calles enfrentando políticamente al Estado en movilizaciones unitarias, que dieron lugar a múltiples actos.

No existe poder igualable al de las masas cuando se ponen en marcha. Sin duda las movilizaciones populares son una muestra masiva de fuerza en la calle que sacude el tablero político en cualquier parte.

Se trata de lograr que esta fuerza se organice y se arme programáticamente para terminar con las lacras de la sociedad capitalista que necesita de la represión para perpetuar la desigualdad. Para eso, su Estado.