Sudáfrica: El Significado del Movimiento #FeesMustFall

Lunes 09 de Noviembre de 2015
Imprimir

El viernes 23 de octubre, el presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, anunció que no habrá aumentos de las matrículas universitarias de los estudiantes para el próximo año. Este fue un claro intento por parte del gobierno para contener un movimiento que se ha hecho demasiado grande para poder ser controlado.

surafrica feemustfallEsto fue evidente en los eventos del viernes pasado. Mientras Zuma se reunió con vice-rectores y académicos, los estudiantes se mantuvieron en el campus al sur de los Edificios de la Unión bajo el sol abrasador. Más temprano, el movimiento #FeesMustFall [#LasTasasDebenCaer, en inglés] se había negado reunirse con el presidente a puerta cerrada. Esta es una clara indicación de la desconfianza que el movimiento tiene hacia el gobierno y hacia todos los que están en el poder.

En lugar de ello, Zuma se reunió con los líderes de la Liga Juvenil del gobernante Congreso Nacional Africano (ANCYL, sus siglas en inglés), de SASCO y de la Unión de Jóvenes Comunistas que no tenían mandato para hablar en nombre de los estudiantes que protestaban. Uno de los rasgos más llamativos de #FeesMustFall es que, si bien incluye a los estudiantes de un sector transversal del espectro político (incluyendo estudiantes de SASCO, del ANCYL y los Luchadores de Libertad Económica), los estudiantes no participan en las protestas en el nombre de sus formaciones  individuales de partidos afiliados.  Por lo tanto, la reunión que Zuma había tenido con la dirección oficial de estas formaciones tiene poco peso para los estudiantes de  afuera. Al igual que las declaraciones de prensa absurdas que fueron conocidas posteriormente por el ANC, alegando "victoria '', esto fue un torpe intento de secuestrar el movimiento después de que Gwede Mantashe (secretario general del ANC) pidiera a los miembros del ANC unirse a la marcha del viernes. Además, este intento de cantar victoria fue un intento de crear la impresión de que la crisis inmediata había terminado y que el gobierno estaba ahora "de acuerdo'' en resolver el problema de la enseñanza gratuita en su totalidad.

Aunque la reunión se prolongó en el  interior de los Edificios de la Unión, el estado de ánimo afuera se coció a fuego lento. Se ubicó un podio que creó las expectativas de que Zuma estaba a punto de dirigirse a la multitud de forma directa. Los edificios fueron acordonados con barricadas y alambre de púas lo cual enfureció a muchos manifestantes. Entonces un grupo de provocadores de Soshanguve comenzó romper las barricadas, incendiaron baños portátiles y se enfrentaron con la policía. La gran mayoría de las protestas fueron completamente pacíficas. De hecho, la dirección de #FeesMustFall incluso retiró a los estudiantes de la parte delantera, donde los enfrentamientos  estaban ocurriendo. Los estudiantes comenzaron a corear "violencia no, violencia no''.

Luego, minutos después de que  Zuma hiciera su anuncio de que habría cero por ciento  de incremento a las tasas universitaria para el próximo año, la policía comenzó a atacar a los estudiantes con granadas de gases lacrimógenos y paralizantes. El caos estalló y miles de estudiantes huyeron a las calles de Pretoria, afectando el tráfico alrededor de los Edificios de la Unión.

Pero la dispersión de los estudiantes por la policía fue premeditada y completamente  provocada. Las intenciones del Estado eran claras: dejar que la situación se deteriorara afuera dejando a los estudiantes esperando en el sol abrasador, creando expectativas de que Zuma iba a dirigirse a la multitud, lo que permitió a los  provocadores causar problemas para crear así la impresión de una turba indisciplinada mientras Zuma se proyectaba como "razonable '', dando la impresión de ceder a concesiones.

El objetivo era claramente volcar el sentimiento público en contra de los estudiantes. Tal intento afectaría principalmente a la clase media. La clase media es una clase muy heterogénea y por lo tanto muy voluble, especialmente durante levantamientos de masas. La razón de esto se encuentra en la posición que ocupa en la sociedad. La clase media no controla los medios de producción, ni crea la riqueza en la sociedad. En la lucha entre la clase obrera y los capitalistas, no tiene ningún papel independiente que jugar. No es muy consistente, sino más bien, se doblega de acuerdo a las presiones que se  ejercen sobre ella. Mientras que el movimiento general va hacia adelante, la clase media generalmente lo apoya. Pero cuando hay cambios repentinos y agudos en el movimiento, la clase media se puede dividir, tanto hacia la izquierda como a la derecha. Este "inconstancia '' de la clase media sólo puede ser superada  en última instancia por la lucha decidida  de la clase obrera bajo una genuina dirección revolucionaria que esté dispuesta a marchar hasta el final.

En cualquier caso, este intento de volcar al público en contra de los estudiantes les falló estrepitosamente. La experiencia de los últimos días, jugó un papel importante en esto. La gente vio que incluso mientras los estudiantes estaban ocupando las universidades, se hizo de una manera completamente no-violenta. Algunos estudiantes incluso estaban estudiando mientras se desarrollaban los acontecimientos. Por otra parte, la violencia de la policía quedó completamente expuesta durante los acontecimientos en el parlamento el miércoles. Otro factor es que los eventos del día fueron transmitidos en la televisión nacional, lo que significó que la gente pudiera ver con sus propios ojos lo que estaba sucediendo.

El Movimiento #FeesMustFall que ha sacudido el país en estos días está en un momento crucial. Representa un punto de inflexión fundamental en la sociedad sudafricana. En la rica historia revolucionaria de este país ha habido una serie de momentos históricos que fueron dirigidos por los jóvenes, como las revueltas que siguieron a la masacre de Sharpeville de 21 de marzo de 1960, y las revueltas juveniles de SOWETO el 16 de junio de 1976. Ahora,  un viernes 23 de octubre 2015 será recordado como un momento así.

El hecho de que no habrá aumento de las tasas universitarias es una victoria significativa para el movimiento estudiantil. Pero es sólo una victoria parcial. Las matrículas exorbitantes no serán abolidas. Las matrículas sólo han sido congeladas por un año. Todavía tienen que pagarse. Tampoco se ha logrado la demanda central de una educación gratuita, universal, de calidad en todos los niveles. El fin de semana, las universidades de todo el país, en particular las de Wits,  la Universidad de Ciudad del Cabo, UJ, Universidad de Free State y North West realizaron reuniones masivas y decidieron continuar la lucha por la educación gratuita. Por lo tanto, lo que estamos presenciando no es el fin, sino el comienzo de un movimiento estudiantil.

Los estudiantes también han decidido unir sus luchas con los trabajadores de las universidades al exigir que las universidades paren la subcontratación. Este intento de establecer vínculos con las luchas de los trabajadores en las universidades es absolutamente correcto. Debe ser seguido por su vinculación con la lucha de la clase obrera en su conjunto.

El movimiento ha estado recibiendo el apoyo de NUMSA, el sindicato de los trabajadores del metal. De hecho el sindicato incluso ha llamamiento a una lucha común. En una de sus declaraciones públicas, dijo: "Numsa llama a sus miembros, así como a  los padres de estos estudiantes que luchan, a unirse a las manifestaciones, como una forma de proporcionar apoyo y solidaridad. Los aumentos propuestos si son aprobados, van a tener un impacto grave y desastroso en las condiciones de vida de los trabajadores, que son los más afectados por los magros salarios, en medio de los crecientes costos de vivir en la actualidad en una Sudáfrica colonial y capitalista''

Y en otro comunicado dijo: "Hacemos un llamamiento a los estudiantes que protestan a unirse a nosotros en la lucha contra el enemigo común de los trabajadores sudafricanos y  los estudiantes: las políticas económicas neoliberales que son defendidas por el gobierno del ANC en nombre de las grandes corporaciones del Complejo de Minerales y Energía. Hacemos un llamamiento a la clase obrera y las comunidades pobres a unirse en masa a las protestas de los estudiantes por la educación gratuita. Es a través de protestas masivas que podemos forzar a los gobernantes a ceder a las demandas de los estudiantes.'' Esta es una posición totalmente acertada, que debería llevarse a la práctica.

La importancia de la concesión que el gobierno ha dado es que se ha otorgado como reacción a un  movimiento de masas. La vista de miles de estudiantes revolucionarios que confluyeron en el Parlamento el miércoles, en la sede de la ANC el jueves, y en los Edificios de la Unión el viernes representa un punto de inflexión fundamental para el país. Estos son eventos trascendentales,  que no se han visto en las últimas dos décadas.

Pero la importancia del movimiento estudiantil va mucho más allá de la cuestión de los aumentos de las matrículas. Los estudiantes y los intelectuales son un barómetro sensible del estado de ánimo en la sociedad. Lo que estos sucesos alrededor de matrículas exorbitantes indican es que hay una profunda ira y frustración con el actual estado de cosas, que consumirán la sociedad tarde o temprano.

Uno de los signos de la inminente tormenta revolucionaria que se avecina es que la clase dominante no puede gobernar a la antigua usanza. Ese es claramente el caso en Sudáfrica hoy. La burguesía ha agotado los mecanismos políticos para gobernar la sociedad. Por un lado, sus propias fuerzas, como la Alianza Democrática, son demasiado débiles y no tienen eco en las masas. Por otra parte, la autoridad del ANC entre las masas nunca ha sido más baja. Esto explica el crecimiento exponencial de las huelgas, protestas y manifestaciones en el último período. Hay un creciente resentimiento contra los partidos tradicionales de la clase dirigente. Los trabajadores, los estudiantes y los pobres cada vez sienten la necesidad de tomar las cosas en sus propias manos.

Esto se ve claramente en las actuales protestas.  El líder de La  Alianza Democrática (DA), Mmusi Maimane, pensó que podía capitalizar y sumar algunos puntos económicos, asistiendo a una de las marchas de protesta en Ciudad del Cabo. Pero se convirtió en una farsa completa. Tan pronto como fue descubierto, los estudiantes inmediatamente se volvieron hacia él. "¡Aléjate con tu oportunismo'', gritaban. La escena cuando estaba siendo ahuyentado lejos de la marcha se hizo viral en las redes sociales. Del mismo modo, la ex líder de la  DA, Helen Zille, fue escoltada en una marcha en Stellenbosch. Es muy significativo que esto haya ocurrido en la provincia del Cabo Occidental, donde la DA es el partido en el gobierno y en Stellenbosch, que es tradicionalmente un bastión de la élite Afrikaner.

Escenas similares de desafío  se desarrollaron en la marcha a la sede del ANC el jueves. Tan pronto como la marcha llegó a Luthuli House, el ANC sacó su camioneta electoral. La idea era clara, convertir el evento en un mitin del  ANC. Esto fue contraproducente. El secretario general del ANC, Gwede Mantashe, fue obligado por los estudiantes a abandonar dichos planes y a "humillarse '' y bajar del escenario y recibir las demandas de los estudiantes en la calle. Al final, nunca se le concedió la oportunidad de dirigirse a la multitud. El mensaje de los estudiantes fue que ya era hora de que los políticos escuchen y que no hablen.

Para muchas personas, la sede del ANC se mantiene en muy alta estima. No hace mucho tiempo, la idea misma de marchar en Luthuli Casa habría sido anatema. La escena de miles de estudiantes que protestaban alrededor de Luthuli House fue un momento de importancia histórica.

El movimiento de las matrículas universitarias no está surgiendo de forma aislada. Las protestas de matrícula deben verse en el contexto más amplio de descontento y resentimiento. El gobernante Congreso Nacional Africano (ANC) se enfrenta a una crisis de gobernabilidad de una magnitud sin precedentes. Su actuación nunca ha sido más cuestionada y comprometida de lo que está siendo ahora. Y su autoridad entre las masas nunca ha sido tan baja.

En su totalidad en el último período, el ANC, y su presidente, Jacob Zuma, se han enredado e implicado en una serie aparentemente interminable de crisis. Una crisis tras otra ha afectado al partido: el escándalo de venta de armas, las interacciones de Zuma con empresarios corruptos como Schabir Shaik, numerosos escándalos que implican a miembros destacados del partido en casos de fraude y corrupción, el escándalo Nkandla, la cadena de la crisis en la administración de la policía y de la autoridad fiscal, la crisis eléctrica, la crisis de la emisora pública, la debacle de peajes electrónicos en Gauteng, y por supuesto la masacre de mineros de Marikana y su posterior encubrimiento.

Esto se suma a una multitud de crisis que aqueja a la sociedad incluyendo el desempleo (el paro juvenil real es casi el 60%), la creciente desigualdad de riqueza y pobreza persistente. En otras palabras, a lo que nos enfrentamos aquí no es una crisis de tal o cual individuo. Tampoco se trata de una cuestión de la aplicación de la política como el ANC sugiere. Se trata de una crisis del capitalismo de Sudáfrica en su conjunto.

En el reciente Consejo Nacional General del ANC, los delegados se sorprendieron al enterarse de que el partido ha perdido más de 450,000 miembros en los últimos tres años. Se proporcionaron todo tipo de razones secundarias para esto. Pero está claro que la razón más fundamental es que las masas no ven a  los actuales líderes del ANC con el  mismo punto de vista del pasado. El hecho de que miles de estudiantes marcharan a Luthuli House, un hecho sin precedentes, es la manifestación más clara de esto.

Las protestas de los estudiantes indican la llegada de una tormenta. No representa otra cosa que una anticipación de la Revolución Socialista de Sudáfrica. El heroísmo y determinación es un destello de lo que está por venir de otros sectores de la sociedad. Actualmente, la sociedad sudafricana experimenta  en promedio 35 marchas de protesta al día, aunque muchas de estas protestas son dispersas y aisladas. Las protestas estudiantiles actuales animarán a otros a salir y a desafiar  directamente a los poderosos. Con el tiempo, también aprenderán a declararse contra los banqueros, los industriales y capitalistas que son los verdaderos gobernantes de la sociedad.

26 de octubre 2015

Artículo original: http://www.marxist.com/meaning-of-the-feesmustfall-movement.htm