Sudáfrica: Doscientos mil trabajadores del metal en huelga - los empresarios responden con cierres patronales

Escrito por Ben Morken (Sudáfrica) Viernes 18 de Julio de 2014
Imprimir

El martes, 1 de julio, cientos de miles de trabajadores metalúrgicos fueron a la huelga en los sectores de la ingienería y el metal, con lo que la industria está completamente parada. La huelga abarca pequeñas, medianas y grandes empresas, con más de 220.000 trabajadores en unos 10.500 centros de trabajo. Algunas de las grandes empresas que se ven afectadas incluyen Bell Equipment, Dorbyl, Murray y Roberts, Scaw Metales y Reunert.

Gran impacto

Esta es una huelga importante debido a la importancia del sector que suministra bienes y servicios a todas las principales industrias de fabricación, como la importante industria automotriz. La huelga afecta a los productores de hierro, acero, bienes de consumo duraderos y los plásticos. Si se prolonga la huelga, tendrá un efecto colateral en toda la industria manufacturera.

También tendrá un impacto mucho más grande que la huelga de la minería del platino que acaba de concluir. En la industria del platino, los patrones lograron acumular una reserva de 5 millones de onzas de platino que les permitió aguantar durante meses. La industria de metales y la ingeniería funcionan sobre un criterio de "justo a tiempo", lo que significa que una huelga prolongada afectará el bolsillo de los patrones de inmediato. Además, esta huelga es incluso tres veces más grande que la huelga del platino. Por lo tanto, tendrá un impacto inmediato. De hecho, muchas fábricas "de baja producción" en el Cabo Oriental se vieron obligadas a cerrar en el primer día de la huelga después de que el sector de los metales fuera llevado a una completa inactividad.

Los sindicatos, entre ellos el mayor sindicato del sector NUMSA, están exigiendo un aumento salarial del 12 por ciento y un acuerdo de negociación de un año. NUMSA también exige la prohibición de los intermediarios laborales del sector industrial, la reducción de jornada y la eliminación de cláusulas de despido de los contratos, y la extensión y alcance del acuerdo para cubrir a todos los trabajadores.

Los empresarios han ofrecido una oferta de convenio de tres años de liquidación con salarios de entre 7 y 8 por ciento – lo cual es sólo ligeramente superior a la inflación que se sitúa justo por debajo del 7 por ciento - para los diferentes niveles de los trabajadores en el primer año; y la inflación más un 1% de aumento para los próximos dos años. En efecto, esto significa un estancamiento o una caída de los salarios reales en la medida que las cifras de inflación no toman en cuenta el hecho de que los trabajadores gastan una mayor parte de sus ingresos en bienes de consumo, cuyos precios están subiendo más rápido que otros productos como los bienes industriales y de lujo.

"No habrá ningún acuerdo en absoluto a menos que se logre un aumento de dos dígitos", dijo el presidente de NUMSA, Andrew Chirwa. Significativamente, NUMSA también ha pedido directamente a todos los trabajadores, a las comunidades obreras y a otras organizaciones de la clase trabajadora que muestren su solidaridad con sus afiliados. Esto es muy importante debido a que los patrones son mucho más propensos a ceder cuando se enfrentan a una clase obrera unida bajo estas circunstancias.

Esta convocatoria fue un éxito, ya que tocó una fibra sensible de los miles de trabajadores que se han radicalizado en el período pasado. Por lo tanto, muchos sindicatos, incluyendo a sus líderes más derechistas, cayeron bajo la presión de las bases para expresar su solidaridad con los trabajadores del metal. Por ejemplo, la Unión Nacional de Trabajadores Mineros, cuyo liderazgo forma parte del ala derecha de la central sindical COSATU – siendo el NUMSA quien forma el núcleo de su ala izquierda - emitió una declaración, diciendo: "La NUM (National Union of Mineworkers) apoya a NUMSA en su lucha para cerrar la brecha salarial divisoria, por la equidad en el lugar de trabajo, y por exigir un salario digno ... Es importante para la clase obrera seguir luchando por mejores salarios y mejores condiciones de trabajo".

COSATU ha emitido una declaración propia que describe las demandas de NUMSA como razonables y llamó a sus afiliados a apoyar la huelga. "Estamos de acuerdo con la determinación de NUMSA que no van a dejarse intimidar por todos aquellos que representan los intereses de clase de los negocios y del gran capital", dice el comunicado de COSATU.

Aunque la huelga es a nivel nacional, su mayor impacto es en la Provincia del Cabo Oriental, que es donde se encuentran algunas de las mayores industrias del sector. Otras partes del país que están siendo afectadas incluyen el Cabo Occidental, KwaZulu-Natal y la provincia de Gauteng.

En Gauteng, el centro de Johannesburgo quedó paralizado el martes 1 de julio, mientras miles de trabajadores tomaban las calles. La marcha fue encabezada por el presidente de NUMSA Andrew Chirwa y el secretario general de COSATU Zwelinzima Vavi. La marcha comenzó en la famosa Plaza de María Fitzgerald en Newtown y luego se dirigió a las oficinas de la cámara de negociación de la industria.

En Durban, la marcha fue encabezada por el Secretario General de NUMSA Irvin Jim. Inmediatamente dirigió un ataque mordaz contra los patrones: "Cuando la economía está mal, los patrones ganan su dinero; cuando está bien, los patrones ganan su dinero... lo qué NUMSA está demandando, no es difícil de otorgar... lo que este país necesita es ¡la plena aplicación de la Carta de la Libertad! Este es el comienzo de una huelga indefinida y sólo los empresarios pueden poner fin a la misma. Como trabajadores metalúrgicos, somos la mayoría. No vamos a ser derrotados”.

En la Provincia del Cabo Oriental hubo dos marchas masivas en East London y Port Elizabeth. En Port Elizabeth, la marcha fue encabezada por el tesorero Nacional de NUMSA Mphumzi Maqungo quien dijo que NUMSA movilizaría todos los miembros en una huelga secundaria en apoyo de los trabajadores de ingeniería. En Cape Town, la marcha fue encabezada por el secretario general adjunto de NUMSA Karl Cloete quien dijo que las élites se han beneficiado del régimen democrático, mientras que muchos trabajadores aún reciben salarios de miseria. La marcha tuvo lugar en periodo de lluvia. A pesar de esto no impidió que miles de personas asistieran a la marcha.

ESKOM

NUMSA también decidió embarcarse en una jornada de protestas y marchas el miércoles 2 de julio debido al estancamiento salarial con la compañía eléctrica, Eskom. Esto también incluye un piquete en la sede de la empresa. La empresa estatal es el proveedor de casi la totalidad de la demanda de electricidad de Sudáfrica. Esta acción de protesta es significativa porque ESKOM es considerada como un proveedor de un "servicio esencial" de acuerdo a la legislación laboral lo que significa que los trabajadores no pueden hacer huelga.

Esto ha hecho que la compañía se haya escondido detrás de esta ley en el pasado para ofrecer aumentos salariales ridículos. NUMSA, que representa a 10.000 de los 40.000 trabajadores de Eskom, ahora amenaza con convertir el piquete de masas en una huelga salvaje si no se llega a un acuerdo. "No nos sentimos intimidados por las amenazas de la ilegalidad de nuestras acciones en ESKOM o por amenazas de despidos", dijo el tesorero nacional de NUMSA, Karl Cloete.

El sindicato ha exigido un aumento general de 12% para Eskom en el lapso de un año. Eskom ha ofrecido 5,6%. Si la huelga se lleva a cabo en ESKOM se retrasará la terminación de dos centrales eléctricas enormes de carbón.

Campaña en los medios

La huelga ha sido precedida por una histérica campaña de los medios de comunicación acerca del enorme daño que puede causar a la economía. "Analistas" continúa advirtiendo que el efecto sobre la producción de hierro y acero podría llevar a la economía hacia un segundo trimestre consecutivo de contracción.

El gobierno ha respondido a estos llamamientos y trata de influir en NUMSA para que suspenda la huelga. La agencia Reuters citó al nuevo Ministro de Comunicaciones Faith Muthambi diciendo que el gobierno iba a hablar con "todas las partes" para evitar que la huelga "debilite aún más la economía del país."

"Vamos a apoyar a todos los afectados para asegurarnos de que esta huelga no se lleve a cabo", dijo el ministro. Por desgracia para el ministro, la huelga está teniendo lugar. El Ministro de Trabajo sostuvo una reunión como último recurso la noche del lunes con los empresarios y el NUMSA en un esfuerzo para detener la huelga, pero fue en vano.

Una organización líder en negocios, Empresarios Unidos de Sudáfrica (BUSA) dijo: "Nuestro país se encuentra en una encrucijada y las actuales interrupciones en la economía nos llevarán a un precipicio."

Otra organización Patronal, la Cámara Sudafricana de Comercio e Industria (SACCI) dijo: "Si NUMSA está verdaderamente comprometido con la cooperación con el gobierno y las empresas para trabajar en pro de una Sudáfrica más próspera, debería volver a la mesa de negociaciones y no poner la estabilidad económica de Sudáfrica en riesgo. Esto es especialmente oportuno dado el grave impacto económico de la prolongada huelga del platino”.

NEASA, una asociación de empresarios de la cámara de la negociación de acciones de ingeniería, comparte el sentimiento de SACCI. Su director ejecutivo, Gerhard Papenfus dijo: "una huelga en este momento, cuando ni siquiera hemos tratado de abordar de manera constructiva los temas críticos, es prematura e irresponsable".

Esto es una verdadera mentira. Las negociaciones se han prolongado durante meses. Por lo general, NUMSA se da tres rondas de negociaciones para concluir un acuerdo. Esta vez, el sindicato se ha embarcado en dos rondas adicionales de negociaciones antes de declarar el conflicto. Por lo tanto, no es cierto que los sindicatos y los trabajadores estén dispuestos a ir a la huelga "prematuramente”. En ese momento, el sindicato ha moderado sus demandas en dos ocasiones, del 20 por ciento a 15 por ciento y, finalmente, a un 12 por ciento, mientras que los patrones apenas han movido de su oferta original. De hecho, los comentarios actuales de Karl Cloete sólo han estado pidiendo un acuerdo de doble dígito reduciendo la brecha del 8 por ciento de la oferta de los patrones a sólo 2 por ciento.

Tácticas de mano dura

Por lo tanto, en vista de que la diferencia entre las demandas de la patronal y los líderes sindicales es tan estrecha, es poco probable que la huelga vaya a durar mucho tiempo. Al mismo tiempo, la industria del metal en Sudáfrica es más vulnerable a las interrupciones, lo cual es un aliciente más para que los patrones se acomoden.

Otra razón es la fuerza del sindicato. NUMSA es con creces el sindicato más grande en la industria. Representa la mayoría de los trabajadores en este sector específico y la mayoría de los trabajadores metalúrgicos en otros sectores, como la industria del automóvil. También es el mayor sindicato del país. Informes recientes sugieren que puede tener hasta 349.000 miembros. Este crecimiento se debe en parte a la expansión de la industria de los metales en el último período. Pero esto es sólo parte de la razón. La razón más importante para el crecimiento es que NUMSA es también un polo de atracción para muchos trabajadores que lo ven como un sindicato combativo. Sin embargo, es precisamente por esta razón que la burguesía está también decidida a aplastar el movimiento con el fin de asegurar sus beneficios y enviar una señal para la clase obrera.

De hecho, los patrones trataron de atacar al sindicato, cuando el mayor empleador de la industria, la SEIFSA respondió al aviso de huelga la semana pasada emitiendo a sus trabajadores un aviso de cierre patronal. Esto significa que los trabajadores, incluso los no huelguistas, iban a ser despedidos por la duración de la huelga. Esto fue notificado a todos los sindicatos el pasado viernes. El lunes, un día antes del comienzo de la huelga, SEIFSA retiró su aviso de cierre patronal a SOLIDARITY, un sindicato conservador que representa a los trabajadores cualificados de la época del apartheid que no iban a ir a la huelga de todas maneras.

Sin embargo, el intento de socavar a los sindicatos, fue mal calculado. Inmediatamente después de la publicación del aviso de cierre patronal, los informes de preocupación entre los empresarios salieron a flote, algunos de los cuales no estaban de acuerdo con la táctica.

Está claro que algunos sectores de la burguesía están buscando una manera de derrotar a la clase obrera en una gran batalla. En el período pasado el movimiento obrero se ha vuelto más audaz y más radicalizado reflejado en millones de trabajadores en huelgas y protestas. Desde la perspectiva de la burguesía esto ha sido muy perjudicial, no sólo debido a la pérdida de beneficios debido a los aumentos salariales, sino también debido a las interrupciones constantes de la economía. Así, un sector de la burguesía ha estado buscando una excusa para aplastar al movimiento.

Este fue el factor que impulsó la ofensiva patronal durante la huelga de los trabajadores del platino, que duró 5 meses. Sin embargo, como se demostró durante la huelga, el equilibrio de fuerzas en este momento está firmemente en el lado de la clase obrera, que a pesar de muchos errores por parte de su dirección, salió victoriosa de esa huelga después de haber conseguido varias concesiones por parte de los patrones.

Esto significa que la burguesía se divide entre los que quieren ir a la ofensiva contra los trabajadores metalúrgicos y aquellos que sienten que el cierre patronal es prematuro y no hará sino reforzar la huelga y la voluntad de los trabajadores.

De hecho, el último grupo tiene razón. El aviso de cierre patronal no fue visto por los sindicatos como una seria amenaza. Este punto de vista fue confirmado cuando NUMSA acogió con satisfacción el cierre patronal. El secretario general Irvin Jim dijo que ellos "siempre sonríen" ahora que los patrones han cerrado de forma unilateral la industria.

¡Expropiar a los capitalistas!

La prensa burguesa también se ha referido continuamente a la huelga del platino, alegando que después de esa huelga, los aumentos salariales en el sector metalúrgico no son asequibles. Sin embargo, nunca mencionan cómo los patrones en la huelga del platino se recompensaron a sí ​​mismos con bonificaciones astronómicas en medio de la controversia.

Esta es la esencia del capitalismo. Es un sistema de beneficios en el que los capitalistas tratan de mantener los salarios al mínimo posible con el fin de maximizar los beneficios para ellos mismos.

En respuesta a los patrones, el comité ejecutivo nacional del NUMSA en un comunicado dijo: "Nunca ha estado en nuestra agenda la convocatoria de una huelga; esta huelga ha sido impuesta. Nuestra agenda es utilizar la huelga como parte de una táctica para ejercer presión sobre los patrones de la organización para que vuelvan a la mesa y presenten una oferta aceptable para nuestros miembros”.

Esto fue reiterado por Karl Cloete, vicesecretario general del NUMSA cuando dijo: "Esta no fue una decisión fácil, pero sí dolorosa, ya que el principio de "no se trabaja-no hay paga” será llevado a cabo por los empresarios codiciosos. "

Los capitalistas están tratando de poner los fracasos de su sistema sobre los hombros de los trabajadores. Si el país está en una “encrucijada" como planteó Empresarios Unidos de Sudáfrica, es la encrucijada del capitalismo. El creciente número de huelgas que tienen lugar es un reflejo de la creciente indignación entre los trabajadores que están luchando contra un sistema que no les puede proporcionar mejores niveles de vida. Los trabajadores están aprendiendo a través de su propia experiencia que el sistema capitalista en descomposición sólo puede proporcionar desempleo, pobreza y aumento de la desigualdad.

Sólo hay una solución a la crisis del capitalismo, y es la de romper los límites del sistema. Esto significa aplicar la cláusula de las nacionalizaciones de la Carta de la Libertad, y por lo tanto de expropiar a los capitalistas que, en su búsqueda de ganancias, están manteniendo a toda la nación como rehén. Sólo mediante la nacionalización de las palancas fundamentales de la economía bajo el control y la gestión de los trabajadores, la capacidad productiva de la clase obrera puede ser utilizada para desarrollar la economía para eliminar los problemas de la pobreza, el desempleo y la desigualdad.

Miércoles, 2 de julio