Pagina principal Internacional África Sudáfrica: Congreso Nacional Extraordinario del COSATU mientras el ala derecha retrocede

Sudáfrica: Congreso Nacional Extraordinario del COSATU mientras el ala derecha retrocede

ImprimirCorreo electrónico
Bookmark and Share

La central sindical de Sudáfrica (COSATU) celebrará un Congreso Nacional Extraordinario para hacer frente a las divisiones que, en el último período, han asolado a la mayor federación de trabajadores de Sudáfrica. El anuncio se produjo el 19 de agosto, después de la reunión de tres días  del Comité Ejecutivo Central (CEC), que se celebró en Johannesburgo. Esto fue después de que nueve sindicatos afiliados se dirigieran al CEC, solicitando dicho Congreso. Esto representa un paso en la dirección correcta para la federación.

Los Estatutos del COSATU establecen que, para  celebrar un Congreso extraordinario, se necesita la petición de, al menos, un tercio de los sindicatos afiliados (siete). El Presidente de la federación, entonces, tiene 14 días para hacer frente a la logística de la convocatoria del congreso, incluyendo la fijación de la fecha.

Divisiones

El antecedente inmediato fue la suspensión por parte de la CEC del Secretario General de la Federación, Zwelinzima Vavi, el 14 de agosto después de que admitiera haber tenido una relación extramarital con una joven colega. En un artículo anterior, explicamos que el motivo de la suspensión de Vavi no tenía nada que ver con sus indiscreciones personales, sino más bien con la política y las fuerzas contradictorias de la Alianza Tripartita (Congreso Nacional Africano-CNA, el partido gobernante; Partido Comunista-PCSA, con fuerte influencia en el CNA; y COSATU). La decisión de suspender a Vavi ha sumido al COSATU en la crisis más profunda desde su formación. Ahora los sindicatos se han alineado unos contra otros,  en alas de derecha e izquierda. En el momento de la suspensión de Vavi, el Secretario General del Sindicato de Trabajadores de la  Alimentación y Afines, Katishi Masemola, advirtió: "COSATU no será el mismo. Lo primero es que va a haber dos bandos dentro de la federación. Todos y cada uno de los afiliados se verán afectados por inestabilidades de toda clase. La unidad de todos y cada uno de los afiliados no está garantizada".

Desde entonces, los acontecimientos le han dado la razón. Sin embargo, las divisiones son mucho más profundas y van más allá del COSATU. El origen de los problemas de la federación tiene sus raíces en la Alianza Tripartita, y refleja el conflicto entre los que están más cercanos al gobierno y, por lo tanto, disfrutan de los "frutos de las oficinas"; y los que están más cerca de los talleres y están mucho más en contacto con los trabajadores. Toda la campaña para derribar a Vavi fue, en realidad, un intento de silenciarlo debido a su franqueza contra la corrupción, las políticas contra la clase obrera y sus críticas al hecho de que los principales miembros del PCSA y del COSATU se unieron al gobierno del Congreso Nacional Africano (CNA) en donde ponen en práctica estas políticas. El Secretario General del Sindicato de Trabajadores Metalúrgicos, (NUMSA), Irvin Jim, acusa directamente al Secretario General del Congreso Nacional Africano y al Secretario General del Partido Comunista de estar detrás de las divisiones. Dirigiéndose a los trabajadores, en una marcha en Randburg, Jim dijo: "Él [Mantashe] y Blade (Nzimande del PCSA) están haciendo todo lo posible para dividir a los sindicatos del COSATU".

Por su parte, Mantashe y Nzimande han subido la apuesta con el lanzamiento de mordaces ataques contra la facción pro-Vavi. Dirigiéndose a los miembros del sindicato de oficiales de policía (POPCRU), Nzimande incluso se refirió a ellos como el enemigo: "Si algunos líderes sindicales creen que van a llevarse filiales del COSATU, entonces van a tener enfrente en primer lugar al  Partido Comunista. Los que están amenazando con marcharse, primero tendrán que abrir esta puerta roja. Aquellos que están pensando en hacerlo; son parte del enemigo que quiere destruir nuestra revolución. No puede haber un problema más grande que la unidad del COSATU". Esto es muy típico de Nzimande, tomar una posición defensiva en público mientras se maneja con intrigas entre bambalinas. También defendió el hecho de que los principales miembros del PCSA sean parte del gobierno, diciendo: "La idea liberal (¡! ) era que el Estado era intrínsecamente malo y constantemente tenía que ser criticado y había que oponerle resistencia. Es por eso, que en nuestras universidades y en los medios de comunicación, si uno tiene que demostrar que es verdaderamente independiente, debe atacar al gobierno y al CNA. Entonces usted recibirá felicitaciones. Pero la mayoría de nosotros hicimos campaña por el gobierno en el año 2009. Entonces, este es nuestro gobierno. No importa los problemas que tenga. Es nuestro gobierno".

¿De qué revolución está hablando Nzimande cuando el gobierno del CNA se ha comprometido firmemente con las políticas capitalistas, las privatizaciones, etc.? ¿De qué revolución está hablando cuando prominentes líderes del CNA se sientan en los consejos de administración de las mismas empresas mineras contra las que están luchando los mineros, y cuando los mineros van a la huelga el gobierno del CNA responde enviando a la policía para masacrarlos? ¿Dónde está la revolución? La verdadera amenaza para la unidad del movimiento la plantean quienes la han secuestrado para servir a los intereses de la clase capitalista.

No es de extrañar que Nzimande ocupe tal posición. Después de todo él es el Ministro de Educación Superior. Pero lo que el camarada Nzimande no entiende es que los dirigentes que critican al gobierno y sus políticas sólo reflejan los puntos de vista de la clase trabajadora. Estas críticas no provienen de los medios de comunicación ni de las universidades, sino de los municipios, de las minas y de las fábricas. Según las últimas cifras de la policía, ella "gestionó" más de 12.000 protestas en los últimos 12 meses. Y de acuerdo con cifras del Departamento del Trabajo, el número de huelgas que tuvo lugar en todo el país es el más alto de los últimos 5 años.

Estas protestas y huelgas son las razones por las cuales algunos dirigentes sindicales están criticando al gobierno. Es un reflejo de la creciente ira que se está acumulando en la sociedad y refleja el fracaso aplastante del capitalismo en la sociedad sudafricana. Las personas que están protestando y realizando huelgas son las mismas que han votado a este gobierno y que también sienten que es "su gobierno". Es el capitalismo la fuente de estos problemas y, por estar en el gobierno mientras se están llevando a cabo estas políticas capitalistas, los dirigentes del Partido Comunista son cómplices del sufrimiento de los trabajadores. Esto es lo que condiciona las críticas de Ivan Jim y Zwelinzima Vavi, no el intento de ganar puntos políticos, lo que el compañero Blade llama conseguir "felicitaciones".

Lo que realmente está en el fondo de este conflicto es la rabia acumulada de las masas de trabajadores, campesinos y pobres, los mismos que llevaron la peor parte de la lucha contra el Apartheid. Pero casi veinte años después, tras dos décadas de gobiernos del CNA aceptando el sistema capitalista, ven cómo no han cambiado sustancialmente sus condiciones de vida. Esta ira se ha expresado en huelgas generales regulares y protestas constantes en los municipios por la falta de prestación de servicios. Ello se ha expresado, aunque de una forma distorsionada, en conflictos y enfrentamientos en todas las organizaciones del movimiento democrático de masas. Esto condujo a la eliminación de Mbeki al frente del CNA y del gobierno, identificado con el ala más abiertamente pro-capitalista del CNA, y su reemplazo por Zuma, con la esperanza de que éste iba a seguir políticas diferentes. Muy pronto los trabajadores se dieron cuenta de que Zuma continuaba con una política capitalista.

El hecho de que Vavi y el NUMSA se negaran a librar una batalla contra Zuma en el último Congreso del CNA sólo sirvió para alentar a la derecha, que ya había purgado a los elementos críticos de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) y de la Liga Juvenil del CNA (YL), y que luego decidió actuar contra Vavi en un intento de tener bajo control al COSATU. Una lección que debe ser aprendida. No es posible falsificar la lucha en nombre de "mantener la unidad" en abstracto.

Campaña por un Congreso Extraordinario

Inmediatamente después de la suspensión de Vavi, el ala izquierda del COSATU salió a pelear. Al frente estaban los metalúrgicos del NUMSA. Irvin Jim, del NUMSA, reveló que en el conjunto de las nueve regiones del país, sus miembros estaban "en pie de guerra" por la suspensión de Vavi. La campaña tuvo dos frentes. El primero fue llevar a la federación obrera a los tribunales alegando que la suspensión de Vavi era procesal y sustancialmente defectuosa. Por otro lado, se lanzó una campaña para pedir un Congreso Extraordinario del COSATU. Este segundo frente fue el escenario que la facción anti-Vavi quería evitar a toda costa, porque el Secretario General es muy popular entre los trabajadores. Esta campaña fue dirigida y apoyada por el Sindicato de Trabajadores Municipales (SAMWU), el Sindicato de Trabajadores de Comunicaciones (CWU), los Trabajadores del Comercio Minorista (SACCAWU), el Sindicato de Trabajadores de la Alimentación y afines (FAWU), el Sindicato de Trabajadores de Fútbol (SAFPU) y el NUMSA .

Cuando se cumplieron los requisitos estatutarios y el Congreso Extraordinario se convirtió en inevitable, el CNA formó un grupo de trabajo especial encabezado por su Vicepresidente, el ex líder de los mineros convertido en un empresario multimillonario, Cyril Ramaphosa, y que también incluía a Mantashe y al Presidente de CNA, Baleka Mbete, para "implicarles" en la federación y encontrar soluciones para las divisiones. Además, los exdirigentes sindicales Sydney Mufamadi, Alec Irvin y Enoc Godongwana, por separado, trataron de llegar a un acuerdo en nombre de los líderes del partido gobernante. Pero este intento fracasó inmediatamente. El Secretario General adjunto del NUMSA, Karl Cloete, le dijo al Sr. Mufamadi y al Sr. Godongwana, en términos inequívocos que "están empezando por el lugar equivocado" y que deberían comenzar a cerrar la brecha "volviendo a su propio partido". El Sr. Cloete dejó muy claro que la intervención del CNA no era bienvenida: "Es el CNA el que quiere una cinta transportadora, un teléfono de juguete, un escritorio de trabajo, no es crítico de nada ... deben de ir a la Comisión Ejecutiva Nacional (del CNA), porque todo empezó allí", dijo en la escuela política del NUMSA en Benoni. Criticando directamente al Secretario General del CNA, Cloete dijo: "Esa es la oficina que tiene la intención de construir la unidad cuando hay desunión. Esa es una oficina que debería dar orientación ... Por desgracia, no podemos decir que haga eso hoy en día".

Está claro que la derecha calculó mal su intento de derribar a Vavi y hacer del COSATU un perro faldero compatible con la camarilla burocrática capitalista del ala derecha gobernante. Pero aun cuando se vea obligada a convocar un Congreso Extraordinario,  en absoluto intentará ir sin dar pelea. Ya hay rumores de que Vavi podría enfrentar cargos adicionales por violar ahora los términos de su suspensión, ya que se dirigió a trabajadores en huelga. Esto está muy en sintonía con la mentalidad de un burócrata - tratar de resolver los problemas a puerta cerrada en reuniones especiales, a espaldas de los trabajadores. También se teme que el presidente del COSATU, Dlamini, podría poner en práctica tácticas dilatorias en la celebración del Congreso Extraordinario que podría dar lugar a una batalla legal costosa.

¡Adelante hacia el Congreso Extraordinario!

En nuestro artículo anterior escribimos: "Tal y como se muestra en la remoción de Mbeki en el Congreso de Polokwane del CNA, el ala izquierda es mucho más fuerte dentro de todas las organizaciones del movimiento, ya que representa más fielmente los intereses y puntos de vista de la masas de trabajadores y de los pobres que votan y apoyan al CNA". Esto se demostró una vez más en este caso. En un corto espacio de tiempo la izquierda ha conseguido volver sus armas contra la facción anti- Vavi. La celebración del Congreso Extraordinario es muy importante porque los trabajadores podrán decidir el futuro de la federación. Este es el verdadero significado del lema: "dirigido por los trabajadores y controlado por los trabajadores", con el que fue fundado el COSATU. El presidente del COSATU y el ala derecha ahora tendrán que confrontar a los trabajadores en un enfrentamiento directo.

Pero la mera puesta en escena de un Congreso no es suficiente. Nada debe darse por sentado, y mucho menos las opiniones de los trabajadores. Una campaña masiva debe ser lanzada ahora para recuperar la federación y devolverla a sus tradiciones revolucionarias, para recuperar al COSATU que se enfrentó al poder combinado del Estado del Apartheid y a la clase burguesa y los obligó a hacer concesiones sustanciales. Un COSATU que no será una correa de transmisión del partido en el poder, sino una federación independiente y valiente que sea controlada por los trabajadores.

La crisis que ha envuelto al COSATU es mucho más amplia que las personalidades que están involucradas. En realidad, es una crisis del reformismo. Es el precio que hay que pagar por el deseo de maniobrar dentro de los límites del capitalismo y querer reformar ahora la sociedad. Sin embargo, como se demostró a una escala global, las reformas son imposibles. El capitalismo se enfrenta a su crisis más profunda desde la década de 1930 y probablemente a la crisis más grave de su historia, en términos de su alcance. En ninguna parte esto se ve mejor que en la sociedad sudafricana, donde la pobreza, la desigualdad y el desempleo han afectado con especial dureza.

La única solución a estos problemas es la lucha por el socialismo. Sólo mediante la nacionalización de las palancas fundamentales de la economía bajo el control de los trabajadores, y la aplicación de una amplia reforma agraria, podremos hacer frente a los problemas que afronta la sociedad. La condición previa para ello es luchar por ese programa. La lucha por el socialismo se debe poner en el centro del próximo congreso del COSATU. Todos los temas deben ser expuestos claramente, para que cada trabajador pueda entender lo que está en juego. Las fuerzas de la izquierda son mucho más fuertes que las de la derecha, ya que representan los verdaderos intereses de las masas trabajadoras y de los pobres. No hay ninguna razón objetiva para que no se puede lograr la tarea de luchar por un programa socialista.