La masacre de Suruc: un crimen atroz a manos de un régimen atroz

Escrito por Mousa Ladqani Sábado 25 de Julio de 2015
Imprimir

La masacre ocurrióayer [20 de julio] en la localidad turca de Suruc situada al sur del país. La Federación de Asociaciones Juveniles Socialistas (SGDF) celebraba una reunión en el Centro Cultural Amara, donde se produjo el terrible atentado. Al menos 300 miembros de la Federación se encontraban en el recinto en el momento de la explosión; según las cifras iniciales, ya han muerto cerca de 30 personas y casi un centenar resultaron heridas. Estas cifras podrían aumentar en los próximos días.

Suruc es una localidad kurda situada en la parte sur de Turquía, muy cerca de la ciudad fronteriza de Kobane, en el norte de Siria. Está gobernada por el izquierdista Partido Democrático de los Pueblos (HDP), que ha apoyado incesantemente la lucha de los kurdos en Siria y se ha opuesto a la ayuda de los turcos a los grupos islamistas de la zona.

Esta pequeña ciudad, con una población mayoritariamente kurda, ha jugado un papel importante en el apoyo a las milicias de Kobane en su lucha contra el Estado islámico (ISIS). Jóvenes de orígenes kurdo y turco se habían reunido para planear un viaje a Kobane para ayudar en la reconstrucción de la ciudad, cuando fueron víctimas de lo que se cree haber sido un atentado suicida del ISIS. No es muy difícil imaginar por quéel ISIS o uno de sus militantes o simpatizantes habría querido vengarse y aterrorizar a esta apacible ciudad y a sus jóvenes valientes. Durante los últimos 6 meses las milicias kurdas en el norte de Siria han hecho importantes avances contra el ISIS, arrebatándoles ciudades importantes, zonas fronterizas y asediando Raqqa, la capital de facto de su autoproclamado califato.

Las autoridades turcas han condenado el ataque y prometido combatir el terrorismo. Dicen que el ISIS se estávengando del gobierno turco por haber intensificado sus esfuerzos contra ellos en las últimas semanas. Esta afirmación es, sin embargo, bastante hueca ya que el gobierno turco se ha mostrado profundamente reticente a los avances kurdos contra el Estado Islámico en Siria. Durante los últimos dos años, han dejado abiertas las líneas de suministro del ISIS mientras que han bloqueado el flujo de combatientes kurdos en Siria. Se han opuesto particularmente al Partido de la Unión Democrática del Kurdistán de Siria, que junto a su brazo armado, las Unidades de Protección Popular, han implantado estructuras altamente democráticas y construido una milicia popular en el norte de Siria. Tras la toma de la importante ciudad fronteriza de Tall Abyad al ISIS, el gobierno de Erdogan comenzóinmediatamente los preparativos para una incursión en Siria para establecer un "área tapón". En realidad, pretendía ser un ataque contra el movimiento kurdo en Siria por temor a que éste gane peso en Turquía. Una semana después de la batalla de Tall Abyad, el ISIS organizó un ataque mortal en la ciudad de Kobane. Sin embargo, el ataque se llevóa cabo parcialmente desde el interior de Turquía, mostrando de nuevo el papel jugado por el gobierno de Erdogan, que ha apoyado abiertamente a los yihadistas y grupos extremistas y, secretamente, ha tolerado e incluso apoyado al ISIS.

El co-Presidente del HDP, Selahattin Demirtaş, dijo que el ataque no se hubiera podido organizar sin el apoyo del Estado turco. Demirtaşacusó al gobierno de transición de ser directamente responsable del ataque, y al AKP (Partido de la Justicia y el Desarrollo, partido de Erdogan) que tenía que demostrar y aclarar si estaba a favor o en contra del ISIS. También señalóque las actividades de Inteligencia fueron intensivas en Suruc y que el Estado registróla identidad de todos los que viajaban a y desde Suruc. El convoy especial que fue atacado, de hecho, no tenía permitida la entrada en Suruc recientemente. También dijo que, teniendo en cuenta el alcance de la vigilancia del Estado en la ciudad, nadie podría creerse que una persona lograra infiltrarse entre la multitud y llevar a cabo el ataque suicida sin apoyo del Estado.

Independientemente de las circunstancias concretas, es incuestionable que el ataque de ayer es el resultado directo de las aspiraciones imperialistas de Erdogan. También son igualmente responsables las reaccionarias monarquías árabes, asícomo los vergonzosos líderes del imperialismo occidental; todos los que han sido partidarios del fundamentalismo islámico y de la reacción en una u otra manera.

Nos gustaría expresar nuestras más profundas condolencias a las familias, amigos y compañeros de las víctimas. También nos gustaría transmitir nuestro apoyo incondicional a los jóvenes socialistas involucrados en esta tragedia. Sólo una lucha mayor y contundente de los jóvenes socialistas de Turquía y del mundopuede impedir que estas tragedias se repitan. La única manera de avanzar que tenemos a nuestra disposición es derrocar al régimen podrido y reaccionario de Erdogan, que ha violado repetidamente y atacado los derechos de los trabajadores y la juventud y, junto con el imperialismo norteamericano, ha roto en pedazos Oriente Próximo. El régimen de Erdogan y el imperialismo mundial están podridos y son un producto del sistema capitalista mundial. Es urgente luchar para derrocar el capitalismo en Turquía, Oriente Próximo e internacionalmente.

¡Abajo el fundamentalismo islámico!

¡Abajo el régimen de Erdogan!

¡Abajo el imperialismo!

¡Abajo el capitalismo, por una Federación socialista de Oriente Próximo y más allá!