Asia
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La propagación del coronavirus en toda China está comenzando a tener serias repercusiones políticas para el régimen. La ira de las masas encontró un punto crítico cuando el médico que originalmente advirtió sobre la epidemia (y fue silenciado por el PCCh) falleció por el virus. La situación es una olla a presión, y Xi Jinping está tratando de mantener la tapa cerrada.

Semanas después del brote del nuevo coronavirus, los casos de infección informados oficialmente en toda China han alcanzado más de 40.000. Las ciudades bajo las órdenes de "bloqueo" del Partido Comunista Chino (PCCh) se extienden desde la provincia de Hubei, el centro del brote, hasta las provincias de Zhejiang, Henan, Shandong, Heilongjiang, Fujian y Jiangsu, cubriendo un total de 27 ciudades y más de 50 millones de personas. La escala de este aislamiento no tiene precedentes históricamente. Beijing y Shanghai también han sido declaradas bajo el estado de "semibloqueo".

La propagación del virus a otros países también ha llevado a la Organización Mundial de la Salud a declarar el brote de coronavirus como una "emergencia de salud pública de interés internacional". Este brote viral, que se ha extendido más allá de la epidemia del SARS a principios de la década de 2000, también puede convertirse en el mayor desafío político para el régimen del PCCh desde que Xi Jinping tomó el mando.

Choque económico

La vida cotidiana de millones de chinos se ha visto gravemente afectada por el virus y las contramedidas del PCCh. Muchas ciudades en Wuhan imponen un control estricto sobre los movimientos de los residentes, mientras que los controles de tráfico en grado diverso se han intensificado en todo el país. La segunda economía más grande del mundo está dominada por un sentimiento de miedo, que a su vez se suma a la tasa de crecimiento económico ya desacelerada.

En general, se entiende que las industrias del turismo, la alimentación, la hostelería y los viajes aéreos dentro de China sufrirán el primer impacto de la desaceleración de la circulación de bienes y servicios y la disminución del consumo causada por la epidemia, mientras que los servicios al consumidor, como las compras por Internet también se verán afectados. En esta situación, las pequeñas y medianas empresas que no pueden resistir este choque económico pueden caer.

Según una estimación del equipo en torno al economista jefe del Grupo Evergrande de China, Ren Zeping, en comparación con el nuevo año lunar de 2019, la industria cinematográfica de China ha perdido 7 mil millones de renminbis (RMB, la moneda china) en ingresos (alrededor de USD $ 1 mil millones), la industria de restaurantes minoristas ha perdido 500 mil millones de RMB (alrededor de USD $ 71 mil millones), y la industria turística ha perdido otros 500 mil millones de RMB. Las pérdidas de estas tres industrias sólo, equivalen al 4,6 por ciento del PIB de China en el primer trimestre de 2019. Wang Chenwei, investigador adjunto de la Sociedad de Macroeconomía del Gobierno de China también ha predicho que la epidemia podría ejercer más presión sobre el comercio exterior de China, mientras que las actividades de inversión también pueden disminuir.

Más importante aún, el shock económico que la epidemia ha provocado en China está teniendo lugar en el contexto de una economía mundial en crisis. Los informes de Ren Zeping señalan:

“Algunos creen que el impacto económico del nuevo coronavirus no será más (grave) que el del SARS. Creemos que esto es demasiado optimista. En 2003, la tasa de crecimiento económico de China era tan alta como el 10 por ciento. Ahora está bajo presión para mantenerse en el 6 por ciento. En 2003, China acababa de unirse a la OMC, el dividendo de la población estaba dando sus frutos y el aumento de las exportaciones había alcanzado el 30 por ciento. Hoy, con las fricciones de la guerra comercial chino-estadounidense, el envejecimiento de la población y el aumento general de los costos, la tasa de crecimiento de las exportaciones en 2019 fue solo del 0,5 por ciento, casi cero. En 2003, China se encontraba en la fase inicial de su reactivación económica, ahora la economía china se ha desacelerado durante más de diez años, además del efecto del desapalancamiento financiero y la guerra comercial chino-estadounidense, la epidemia exacerbará inevitablemente la situación de las empresas. Además, en la fase inicial del brote de SARS de 2003, la producción no se vio afectada debido a la supresión de información, mientras que hoy las medidas (del gobierno) han sido más inmediatas y decisivas, lo que también tendrá un claro impacto en la economía y todas las industrias."

Ren Zeping y otros economistas chinos, tanto oficiales como privados, tienden a presentar una perspectiva finalmente optimista para la eventual recuperación económica de China. Pero los marxistas entienden que, ya sea en China o en otras partes del mundo, el sistema capitalista se encuentra en un estado de decadencia senil, lo que allana el camino para la crisis económica a nivel mundial. Incluso antes del brote, la desaceleración del crecimiento de la economía china ya estaba causando preocupación internacional. Una crisis política o económica en cualquier parte del mundo podría a su vez conducir a una nueva depresión económica mundial, cuya escala sería mayor que la de la Gran Recesión de 2008. China no será inmune a tal presión, y esto a su vez polarizaría la política general y económica dentro del país. De hecho, la presión económica y política en la sociedad china provocada por el brote ya plantea desafíos sin precedentes para el régimen totalitario del PCCh.

Complicaciones políticas

El PCCh siempre ha justificado su omnipresente autoritarismo con afirmaciones de que ofrece desarrollo económico. La forma en que se ha desarrollado este nuevo brote, sin embargo, está exponiendo a los ojos del pueblo chino que esta burocracia con fines de lucro es, de hecho, una de las principales fuentes de la crisis económica, política y social a las que se enfrenta el país en la actualidad.

Un ejemplo de esto es lo que le sucedió al Dr. Li Wenliang. Este oftalmólogo ordinario advirtió valientemente sobre la propagación de un nuevo coronavirus a sus seres queridos en un grupo WeChat en las primeras etapas del brote, pero fue acusado y reprendido como uno de los "ocho murmuradores" por la policía local de Wuhan por hacerlo. A medida que se extendió el brote, él también fue infectado por el virus y, desafortunadamente, murió el 6 de febrero.

Li no había participado previamente en ninguna actividad antigubernamental o disidente. Su propio destino desafortunado no solo revela la actitud arrogante y dominante común a todos los burócratas chinos, sino que también ha inspirado a muchos en China a plantear la cuestión de la libertad de expresión. Según los informes publicados por el Servicio Chino de la BBC el 6 de febrero, una capa de personas que usan Internet regularmente han expresado abiertamente su preocupación de que "en el futuro, los médicos se muestren reticentes a hacer sonar la alarma al descubrir una nueva enfermedad". El miedo se ha convertido en ira, con muchas demandas de libertad de expresión dentro de China, especialmente en Internet. El día después de la muerte del Dr. Li, Newslens informó: "de hecho, justo después de la muerte de Li Wenliang, la etiqueta de Weibo #IWantFreedomOfSpeech recibió unos dos millones de clics y más de 8.000 publicaciones, que se eliminaron de inmediato".

Con la muerte del Dr. Li y la forma en que fue tratado poco antes de su muerte, el método agresivo del PCCh para manejar asuntos importantes quedó expuesto al público. La demanda de libertad de expresión proveniente de las masas chinas en estas circunstancias terribles es una señal inequívoca de insatisfacción profunda. También subraya el hecho de que el control de la burocracia del PCCh sobre la información en áreas clave es lo que dificultó aún más el control del virus en Wuhan en las primeras etapas.

Frente a esta repentina ola de ira pública que no se puede sofocar, el PCCh cambió repentinamente su tono. De un día para otro, el Dr. Li pasó de ser un "manifestante" a un "denunciante (valiente)", y el gobierno central afirmó que había enviado un equipo a Wuhan para investigar las circunstancias en torno al tratamiento de Li Wenliang. Mientras tanto, todos los medios de comunicación estatales oficiales, como CCTV, comenzaron a elogiar la valentía de Li, al mismo tiempo que echaban toda la culpa a los funcionarios locales de Wuhan.

En un nuevo intento de aparecer como si el gobierno central estuviera rectificando la situación y respondiendo a los llamamientos para que los funcionarios locales fueran removidos, el secretario del Comité Provincial del Partido de Hubei, Jiang Chaoliang, fue reemplazado por el alcalde de Shanghai, Ying Yong, mientras que Jinan, el Secretario del Comité del Partido Municipal de Shandong, fue trasladado a Wuhan como el nuevo jefe del partido para la ciudad. Varios funcionarios provinciales y de Wuhan también fueron despedidos. Ying y Wang tienen antecedentes policiales y judiciales y son vistos como los subordinados de facción de Xi. Esta medida es un intento por parte del gobierno central de presentarse ante el público como el Centro del Partido "justo y equitativo", una vez más, tomando medidas enérgicas contra los funcionarios regionales incompetentes en nombre del pueblo. De hecho, existen diferencias entre los gobiernos central y regional. Sin embargo, todo el mundo sabe que los jefes de los partidos locales generalmente son patrocinados por alguien de arriba. Se sabe que el jefe saliente del partido Hubei, Jiang, está estrechamente relacionado con el actual vicepresidente de China, Wang Qishan, quien está alineado con Xi.

El hecho es que el elogio hipócrita del PCCh al Dr. Li y su culpabilidad a los funcionarios locales han ido de la mano con la represión contra personas honestas. Un ejemplo es lo que le ha sucedido al periodista Chen Qiushi. Chen es un conocido intelectual público dentro de China. Como alguien que había apoyado relativamente al gobierno (algunos opositores chinos en el extranjero todavía lo acusaban de ser el "gran promotor" del PCCh), Chen presenció personalmente el movimiento del Proyecto de Ley contra la Extradición de Hong Kong el año pasado. Sin embargo, luego procedió a usar su alcance en las redes sociales para informar sobre la situación real en lugar de seguir la línea de los medios estatales. Debido a esto, su cuenta de Weibo fue eliminada.

Al comienzo de la epidemia actual, viajó solo a Wuhan para informar sobre la situación en el terreno y entrevistar a los residentes afectados. Luego subió sus grabaciones de video a un canal de YouTube que él abrió a fines del año pasado, algunos de los cuales obtuvieron más de un millón de visitas.

Más tarde, su familia confirmó que la seguridad del Estado lo había llevado a “cuarentena médica” el 7 de febrero, un día después de la muerte de Li Wenliang. Aunque el régimen aún no ha comentado sobre la detención de Chen Qiushi, la experiencia de este último seguramente hará que incluso más chinos comprendan que el destino de Li Wenliang no fue un incidente aislado, sino una consecuencia lógica del régimen de partido único del PCCh.

Lo que tenemos que entender es que el sistema capitalista, tal como lo ha restablecido el mismo PCCh, requiere de un gobierno totalitario despiadado para bloquear la resistencia potencial de la clase obrera de China y garantizar la acumulación máxima y más fluida del capital y de las ganancias. El temor del régimen a la clase trabajadora le lleva a negar continuamente a los trabajadores los derechos democráticos más elementales, como la libertad de expresión, en un intento por frenar el desarrollo de la conciencia y la solidaridad de clase. Por lo tanto, aparte de la represión y de echar la culpa fuera, el régimen del PCCh carece de las herramientas de que disfrutan sus contrapartes de la clase dominante occidental, que pueden usar los juegos políticos burgueses y a los dirigentes obreros reformistas para disolver o desviar el fermento que surge desde abajo. Mientras el sistema capitalista mismo prepara una crisis dentro de China, junto con las realidades sociales expuestas ante las masas por el brote de coronavirus, el régimen de Xi Jinping es incapaz de contener la ira que se acumula en las profundidades de la sociedad, sin importar cuánto de hombre fuerte parezca ser Xi.

Las cambiantes líneas de batalla en Hong Kong

A medida que este último coronavirus se propaga por todo el mundo, Hong Kong, contiguo a la China continental, se ha convertido en un frente clave para contener la enfermedad. Sin embargo, el gobierno de Hong Kong ha sido pasivo en la lucha contra el brote. Todos los países vecinos de China han promulgado restricciones de viaje hacia y desde China, pero a la gente todavía se le permite viajar a través de Hong Kong y Guangdong por vía aérea y por el Puente Hong Kong-Zhuhai-Macao, lo que deja un vacío en los esfuerzos de contención de Hong Kong. Este problema a su vez está ejerciendo una enorme presión sobre los recursos médicos y de salud pública de Hong Kong, y sobre los trabajadores médicos de Hong Kong. En reacción a esto, la Alianza de Empleados de la Autoridad Hospitalaria de Hong Kong lanzó una huelga de una semana el 3 de febrero después de que el gobierno no respondiera a su llamamiento para cerrar las fronteras con el continente. Según los informes, más de 4.300 trabajadores médicos en hospitales estatales se negaron a trabajar durante ese tiempo.

En esta huelga, vemos que los trabajadores médicos de Hong Kong han aprendido a utilizar la acción sindical para combatir la intrusión dictatorial del PCCh y de su gobierno títere en Hong Kong. Hay una historia de lucha de clases en Hong Kong, y vemos que una tradición de huelga fue revivida en el reciente movimiento Anti-Extradición y la última huelga de trabajadores médicos, después de décadas de declive desde los tiempos de las huelgas anticoloniales, la huelga general de Hong Kong-Cantón, y las luchas de 1967.

No obstante, aunque han adoptado métodos de lucha de clases, los trabajadores de Hong Kong todavía tienen que formular reivindicaciones que estén claramente basadas en los intereses y la solidaridad de clase, que permitan interpretar la demanda principal de su huelga, el cierre de fronteras, como algo no xenófobo ni anti-chino. Esto le daría al régimen del PCCh otra oportunidad para sembrar la desconfianza entre los trabajadores de Hong Kong y los de China continental. Debemos recordar que el Dr. Li Wenliang solía creer los informes unilaterales del PCCh sobre Hong Kong, y apoyaba la represión policial de Hong Kong contra los manifestantes. Pero luego, en un momento clave, dio un paso valiente a pesar de las amenazas del régimen, y ahora hay millones de chinos enojados por la forma en que las autoridades lo trataron. El movimiento en Hong Kong, en lugar de preocuparse solo por los intereses de sus habitantes, debe aprovechar esta oportunidad para adoptar métodos genuinos de lucha de clases y apelar a la clase trabajadora china en general, ampliando sus reivindicaciones a otras que también beneficien a los pueblos afectados en el continente. De esa manera, se puede construir la unidad de clase entre los trabajadores de Hong Kong y China continental.

En el futuro, podemos esperar que el pueblo de Hong Kong se abra a asuntos que vayan más allá de la usurpación de sus derechos democráticos por parte del PCCh, y también comprenda que los capitalistas chinos y occidentales también les están cercenando sus derechos básicos (como los altos costos de la vivienda y largas horas de trabajo con bajos salarios). La lucha sindical de los trabajadores de Hong Kong se volverán más frecuentes a medida que la crisis se profundice, y la lucha de clases inevitablemente se volverá más intensa.

El problema es que, sin una direección obrera consciente capaz de promover la perspectiva de la solidaridad de clase, el movimiento en Hong Kong continuará siendo afectado por sentimientos como el racismo y el localismo antichino. A pesar de esto, el fermento de la lucha de Hong Kong no se ha disipado, y queda por ver cómo puede ejercer presión sobre el régimen del PCCh más adelante. El régimen es claramente consciente de este peligro potencial y, el 13 de febrero, asignaron a Xia Baolong como nuevo jefe de la Oficina de Asuntos de Hong Kong y Macao, uno de los departamentos estatales que se relaciona directamente con el gobierno de Hong Kong. Se sabe que Xia es un feroz ejecutor de la política de China y un aliado de facción de Xi Jinping. Su asignación implica que el PCCh puede tomar medidas aún más severas contra las protestas de Hong Kong en el futuro.

Accidente y necesidad

Hegel explicó una vez que la necesidad se expresa a través de asuntos accidentales. Este brote viral repentino, un accidente, ha exacerbado las contradicciones existentes dentro de la sociedad china. Ha iluminado los métodos utilizados por el Estado chino para silenciar a las personas que se consideran problemáticas. En este caso, sin embargo, el "alborotador" era un médico común que intentaba salvar la vida de las personas. Tales incidentes pueden tener un gran impacto en la conciencia de la gente común. En este proceso, algunos se harán preguntas más importantes sobre la legitimidad del régimen mismo. Es parte de lo que Trotsky llamó el "proceso molecular de la revolución". A medida que la crisis económica afecte a China, todo este resentimiento acumulado, en algún momento, surgirá y aparecerá como una lucha de clases más generalizada. Esto es tan inevitable como la noche sigue al día.

La crisis económica socavará la legitimidad de la burocracia del PCCh, ya que ya no podrá afirmar que proporciona empleos, salarios y mejores niveles de vida. Hoy ha quedado expuesto cómo pretende proteger a la gente común contra el brote del coronavirus. Mañana quedará expuesta su incapacidad de proteger a la gente contra los efectos de la crisis capitalista.

En la lucha por sus derechos económicos básicos, los trabajadores chinos también plantearán reivindicaciones democráticas, como el derecho a la libertad de expresión y el derecho de reunión. En su lucha contra la burocracia, también tendrán que luchar contra el sistema capitalista que la burocracia ha reintroducido y reemplazarlo con una democracia obrera que planifique democráticamente la economía y la sociedad. Esta es la única forma en que el pueblo de China finalmente tendrá control sobre su propio destino.