Norteamérica
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La semana pasada, se hicieron dos intentos por separado para detener las actividades de Fightback utilizando la violencia y la intimidación. El primer incidente, que involucró a un grupo de unas cinco personas, ocurrió en un evento de Fightback en la Universidad de Carleton, en el que nuestros militantes y asistentes fueron acosados, nuestros materiales fueron arrojados al suelo y pisoteados, y se intentó destruir nuestra bandera. Bajo la amenaza de violencia física, decidimos cancelar el evento. El segundo incidente involucró a varios partidarios de Yellow Vest Canada, un grupo fascista, que hicieron un llamamiento público para interrumpir violentamente un evento nocturno en Toronto. Afortunadamente, este segundo ataque fue cancelado, pero no sin antes recibir la advertencia de que nuestros eventos futuros estarían bajo su objetivo. Presentamos aquí una relación de estos dos incidentes, y nuestra respuesta a los mismos.

Interrupción en Carleton

El 28 de marzo, nuestra actividad: "Qué es el marxismo" en la Universidad de Carleton fue interrumpida por un grupo de unos cinco individuos. Unos segundos después de la presentación, uno de los individuos interrumpió al orador y se lanzó en una diatriba contra nosotros, alegando una campaña sistémica para encubrir el acoso sexual en nuestra organización. Durante el intercambio, las cinco personas presentaron información falsa y contradictoria, sugiriendo que no tenemos un código de conducta (lo tenemos), y afirmando que hemos expulsado o rechazado a numerosos miembros por plantear sus preocupaciones acerca de la intimidación sexual en la organización (esto no ha sucedido ni una sola vez).

Nuestros militantes fueron pacientes durante el intercambio de una hora, escucharon a las cinco personas y preguntaron amablemente sobre las medidas que les gustaría que tomáramos. Esto fue repetido por muchos de los asistentes al evento que buscaron una solución al conflicto. Desafortunadamente, nada satisfizo a los cinco individuos. Pronto se hizo evidente que su único objetivo era perturbar el evento y evitar que se produjera. Cuando uno de nuestros activistas trató de responder con calma, fue a menudo callado. Se argumentaba que como era un "hombre blanco", todo lo que tenía que decir era falso. Algunas de nuestras camaradas intentaron responder, pero también fueron silenciadas con la afirmación de que se les había "lavado el cerebro".

Cuando la gente en la sala les preguntó qué pensaban que debería hacer Fightback, respondieron que deberíamos "largarnos de Carleton". También nos exigieron que "detuviéramos cualquier tipo de reclutamiento". Debido a esto, quedó claro para los asistentes que estas personas no se tomaban en serio los supuestos casos de abuso, sino que simplemente estaban lanzando un ataque político contra nuestra organización.

En cuanto a las acusaciones de encubrimiento de agresiones sexuales, la mayor parte de ellas se centraron en una situación que tuvo lugar durante la huelga de TA de la Universidad de York en 2018, en la que se formularon acusaciones no especificadas contra un miembro desconocido de Fightback. Cuando se formularon por primera vez las acusaciones, afirmamos repetidamente que nuestra organización se toma muy en serio estas cuestiones. Pedimos información sobre quién era el presunto agresor y dijimos que estábamos dispuestos a someternos a una investigación independiente para investigar el asunto. Desafortunadamente, después de hacer una acusación tan seria, no se presentaron nombres y no se informó de hechos reales. Se dejó todo en el aire como una acusación vaga. Pronto se hizo evidente que el objetivo no era proteger a nadie de los supuestos "abusadores", sino simplemente ensuciar el nombre de Fightback. Debido a esto, se nos negó una investigación y hasta el día de hoy no se ha nombrado a ningún presunto abusador ni sabemos qué es lo que se alega. Hemos señalado repetidamente que si hay un abusador, seguramente mantener su identidad en secreto no protege a nadie.

Desde entonces hemos llevado a cabo una revisión interna y no hemos podido encontrar ninguna indicación de lo que podrían ser estas acusaciones. Continuamos dando la bienvenida a cualquier nueva información. Sin embargo, los que hacen estas afirmaciones todavía tienen que declarar un solo hecho, una fecha, un lugar, un evento, el nombre de un individuo, etc.

En el evento del jueves pasado, preguntamos a los cinco individuos si apoyarían una investigación independiente. Lo rechazaron categóricamente. Cuando les preguntamos si podían darnos el nombre del presunto abusador o cualquier otra información relacionada con el presunto evento, como una fecha y/o lugar, etc., también se negaron. En numerosos momentos, los asistentes también pidieron el nombre del presunto agresor, que las cinco personas se negaron repetidamente a proporcionárselo.

La mayoría de los asistentes, casi todos los cuales nunca antes habían asistido a un evento de Fightback, se sintieron incómodos por la forma agresiva y poco útil en que se plantearon las acusaciones, así como por la negativa a darnos una respuesta. Uno de los asistentes se levantó y les dijo a los atacantes: "Creo que sería lo mejor para ustedes permitirles responder plenamente... Me gustaría escuchar una respuesta para poder tener una opinión razonada". Esto no sucedió, lo que hizo que el asistente se marchara frustrado.

Esta constante negativa a tratar seriamente la cuestión enfadó a la sala, que se volvió visiblemente hostil a los cinco individuos. Esto llevó a que los individuos se volvieran más agresivos, gritando a los asistentes al azar por hacer preguntas simples. En un momento dado, se le gritó a un joven, lo que motivó que una joven lo defendiera. La joven fue reprendida por uno de los cinco individuos, diciendo "¿Las mujeres se atacan entre sí? "¿Qué carajo?", mientras que otro dijo que "los hombres pueden callarse la boca".

Uno de los cinco individuos le arrancó las notas que llevaba en la mano el orador y se negó a devolverlas. Nuestra pancarta fue arrancada de la pared, y se hizo un intento por destruirla. Al no haberlo hecho, el individuo intentó huir de la habitación con nuestro estandarte. Nuestros activistas bloquearon la puerta durante unos segundos para intentar evitar que robaran la pancarta. En ese momento, el individuo acosó físicamente a uno de nuestros activistas, por lo que les permitimos salir. El individuo entonces huyó, tirando nuestra pancarta en un cubo de basura cercano. En algún momento, nuestros libros y otros materiales fueron tirados del puesto de literatura y pisoteados.

Lo que quedó claro a lo largo de este altercado es que en realidad no se trataba de abuso y la forma en que nuestra organización se ocupa de asuntos de esta naturaleza. Este fue un ataque político con el objetivo de silenciar a los marxistas revolucionarios y evitar que se celebraran eventos. Esto fue evidente no sólo para nosotros, sino también para algunos de los asistentes con los que hablamos después de que todo el episodio terminó. Los cinco individuos dijeron repetidamente que no querían que celebráramos eventos o que reclutáramos gente para nuestra organización. También hicieron una serie de comentarios sarcásticos sobre cómo vendemos nuestro periódico y se rieron de nuestro análisis del PND (partido laborista canadiense).

Este tipo de comportamiento no tiene cabida en el movimiento. Fightback es la organización marxista más grande del país y hemos crecido a pasos agigantados en los últimos años. Hay una plétora de diferentes grupos en la izquierda y en el movimiento obrero y Fightback siempre ha mantenido la opinión de que debemos trabajar juntos en causas comunes. Aunque no siempre estaremos de acuerdo en todo, las diferencias políticas deben ser discutidas de una manera calmada y fraternal. Silenciar y acabar con los opositores políticos de la izquierda sólo sirve para dividir y debilitar el movimiento, ayudando así al enemigo de clase.

 

Soluciones y disoluciones

Para repetir, Fightback se toma muy en serio todas las acusaciones de abuso. Si de hecho hay un abusador en nuestras filas, se nos debe proporcionar su nombre e información sobre cualquier presunta agresión sexual, como fechas y lugares, para que el asunto pueda ser tratado de manera adecuada y lo más rápido posible. El abuso sexual no tiene cabida en la izquierda, y ningún individuo está por encima del castigo si es encontrado culpable. Animamos a que se tomen medidas positivas entre las organizaciones y los individuos para ayudar a identificar a los abusadores, y para asegurar que la justicia sea tratada rápidamente. Sin embargo, las acciones de los individuos que perturbaron violentamente nuestro evento sugieren que este no es su objetivo en absoluto.

Muchas en nuestra organización son mujeres jóvenes, y no querrían pertenecer a una organización que, en su opinión, fomenta una cultura de abuso. Nos gustaría señalar que no ha habido un éxodo masivo de Fightback desde que estas acusaciones aparecieron por primera vez en 2018, y ningún miembro ha salido desde entonces citando una cultura de abuso. Al contrario: nuestra organización ha crecido bastante rápidamente en el último período y sigue atrayendo a un número creciente de mujeres jóvenes. Esto demuestra ampliamente que hay un ambiente saludable y acogedor en Fightback.

El hecho de plantear y tratar de abordar los casos de abuso sexual obviamente no constituye sectarismo. Cualquiera que sugiera lo contrario no tiene cabida en el movimiento socialista. Sin embargo, negarse a ayudar a expulsar a los posibles abusadores, reprender a los que hacen preguntas, combinar acusaciones serias con humor político sarcástico y calumnias directas, y priorizar la liquidación de sus enemigos políticos sobre la búsqueda de medidas concretas para mantener a la gente a salvo no sólo es sectario, sino una forma garantizada de poner a la gente en peligro, sin hacer nada para ayudar a los supervivientes de la agresión sexual.

Dejamos que nuestros lectores decidan a qué campo pertenecen estos individuos.

 

Intimidación fascista en Toronto

Alrededor del momento del incidente de Carleton, se hizo una convocatoria para interrumpir violentamente un evento nocturno festivo de nuestra organización el 29 de marzo en un pub de Toronto. La convocatoria fue difundida en las redes sociales por Rick Boswick, un partidario de la extrema derecha de Yellow Vests Canada. Según la información que tenemos, Boswick fue una vez un voluntario de campaña para Kevin Johnston, un candidato de extrema derecha a la alcaldía de Mississauga que fue acusado en 2017 de promover el odio contra los musulmanes. Boswick también ha amenazado con violentar a activistas de izquierda en sus vídeos, y ha hablado abiertamente de sus vínculos con Faith Goldy, una nacionalista blanca.

Afortunadamente, y a diferencia de Carleton, la interrupción no se llevó a cabo. Sin embargo, más tarde Boswick publicó un video explicando cuál era su plan, a la vez que guiñaba el ojo y asintió con la cabeza para que sus seguidores asistieran. En el video, se puede ver a Boswick usando una camiseta con un rifle de asalto, así como un sombrero de "Make America Great Again". Boswick comienza anunciando que el plan fue cancelado, antes de leer en voz alta el nombre del bar y su dirección, animando claramente a sus partidarios a interrumpir el evento de todos modos. También da el número de teléfono del bar, animando a sus partidarios a "quejarse con los dueños y decirles lo cabreados que estamos porque están organizando una reunión/beneficio marxista abierta para trabajar en la destrucción de nuestro país". Según Boswick, su plan original era interrumpir el evento con granadas de humo, "predicadores callejeros" y un gran cartel anticomunista, pero lo abandonó después de "hablar con Faith".

Sospechamos que Boswick tiene la intención de interrumpir los eventos de Fightback en el futuro, y que está trabajando en estrecha colaboración con Goldy. La razón de esto es simple. En 2017, Fightback ayudó a organizar una protesta contra Goldy en la Universidad de Ryerson, una decisión que hizo que luego se difundieran públicamente datos personales de uno de nuestros activistas por Jordan Peterson, un notorio profesor de derecha. Hace unas semanas, Fightback ayudó a expulsar a Goldy de una manifestación antirracista tras la masacre de Nueva Zelanda, una acción que Goldy grabó en cámara y luego transmitió en línea. Goldy ahora ve a Fightback como uno de sus principales objetivos, y los matones de Boswick están ansiosos por hacer lo que puedan para complacer a su querida reina.

 

Unirse contra la extrema derecha

En noviembre de 2018, escribimos lo siguiente:

El sectarismo es un lujo que la izquierda de Toronto ya no puede permitirse. El gobierno de Doug Ford está en pie de guerra y todo está en peligro. Los dirigentes de los sindicatos son pasivos, por lo que no ha habido una respuesta masiva a los ataques. La extrema derecha ha sido envalentonada por Ford y Trump, mientras que el sindicalismo apoya a liberales como Jennifer Keesmaat. Mientras que la izquierda de Vancouver pudo unirse en una impresionante campaña en la Coalición de Electores Progresistas, en Toronto una izquierda dividida permitió que la racista Faith Goldy quedara tercera con más de 25.000 votos. Como dice el refrán, nos pueden colgar juntos o por separado.

Menos de cinco meses después, nuestros temores se han hecho realidad. Los fascistas sólo se han envalentonado más, al igual que sus amigos en el cargo político. El ataque abierto a Fightback y a otros grupos de izquierda es una prueba más de ello. Más que nunca, los grupos de izquierda deben permanecer unidos para derrotar los ataques de la extrema derecha. Por nuestra parte, apoyamos la idea de Lenin del frente único, que describió como "marchar por separado, golpear juntos". En otras palabras, a cada grupo se le debe permitir su propia bandera e identidad política, así como plena libertad de crítica, al mismo tiempo que se trabaja conjuntamente en la lucha contra un enemigo común. Si funcionó para Lenin, puede funcionar para nosotros.

Sin embargo, como se ha visto en Carleton, algunos individuos han optado por atacar e incluso desactivar la plataforma de Fightback en lugar de construir un frente único de este tipo. Debemos ser francos: al hacerlo, están haciendo el trabajo de los fascistas por ellos. Si su objetivo es erradicar a los abusadores, esta no es una forma eficaz de hacerlo, como ya hemos explicado.

Sin embargo, si su objetivo es ver a Fightback liquidado, les ofrecemos una advertencia honesta. Fightback es la organización marxista más grande de Canadá, y sigue creciendo. A los que nos acusan de "querer reclutar", nos declaramos culpables. No ocultamos el hecho de que estamos construyendo una organización de cuadros revolucionaria en las mejores tradiciones de Lenin y el Partido Bolchevique. Cuanto más fortalezcamos nuestras fuerzas, más podremos contribuir en la lucha contra la explotación, la opresión y la extrema derecha. De hecho, este es el objetivo de tener una organización revolucionaria.

Como a Engels le gustaba decir, "la prueba del pudín está en la comida". Fightback ha ayudado a organizar numerosas protestas en el pasado, incluyendo un mitin de más de 1000 personas en contra de Donald Trump, concentraciones en contra de la política de "libertad de expresión en el campus" para Ford que resultó en una victoria parcial en la Universidad de Ryerson, la ya mencionada manifestación en contra de Faith Goldy por la cual nuestro activista fue reprimido y, más recientemente, la huelga de los estudiantes en la Universidad de Ryerson y en la Universidad de OCAD, que fueron las más grandes de la provincia. Además, hemos dirigido cientos, si no miles, de grupos de lectura que han introducido a cientos de jóvenes de la clase obrera en las ideas del marxismo, y han traído a muchos de ellos al movimiento.

Mencionamos esto no para ser jactanciosos, sino sólo para destacar que la disolución de Fightback debilitaría a la izquierda, y por lo tanto beneficiaría a la derecha. Si los grupos o individuos están dispuestos a insistir en nuestra disolución y a intimidarnos físicamente para que guardemos silencio, ya sea por acusaciones infundadas de fomentar el abuso, o porque llevamos un periódico, sólo podemos preguntarnos cuál es su verdadero significado.

Repetimos: el sectarismo es un lujo que la izquierda no puede permitirse. El peligro es claro y obvio. Dividir a la izquierda y atacar a los demás sólo es una ventaja para nuestros oponentes. La tarea clave ahora es unirse en la lucha común contra nuestro enemigo común.

Las generaciones futuras nos lo agradecerán.