Norteamérica
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Recientemente Donald J. Trump ha sido un hombre extremadamente ocupado. Mientras luchaba con todas sus fuerzas para hacer que los Estados Unidos volviera a ser grande de nuevo, se ha visto obligado a luchar en varios frentes diferentes contra fuerzas siniestras que se empeñan en socavarlo, y por lo tanto evitar que EEUU sea grande.

La principal de estas fuerzas malignas es la de los medios de comunicación, que, por razones que solo ellos conocen, se han llevado un disgusto extremo e irracional con el presidente. Los canales de televisión conocidos por sus inclinaciones de “extrema izquierda”, como la CNN, lo han estado bombardeando con una avalancha de insultos y noticias falsas.

Últimamente, esta campaña mediática ha alcanzado niveles de violencia nuevos e inauditos, utilizando los servicios de la Oficina de Correos de los EEUU para enviar bombas a los políticos, empresarios e incluso a famosas estrellas de cine de Hollywood. Es cierto que todos estos ataques malvados fueron dirigidos contra conocidos críticos del Sr. Trump, pero eso es claramente parte de un plan astuto para desacreditarlo en el período previo a las elecciones de mitad de legislatura de noviembre.

 

Escándalo saudí

Luego está el llamado caso Khashoggi, que ha causado mucho revuelo en los medios de comunicación. Como el hombre era periodista, esto no es sorprendente. Los medios de comunicación automáticamente saltaron a la conclusión de que había sido asesinado por orden del Príncipe Heredero Saudí, un aliado de confianza de los EE.UU. y amigo íntimo de su presidente.

9896c44d1fc27d8d9691c436b3638723 w680 h453

Con un verdadero estilo presidencial, el Sr. Trump ha mantenido un aire de elevada objetividad, en contraste con la histeria en la prensa. Él ha expresado su plena confianza en la capacidad de los saudíes para llevar a cabo una investigación exhaustiva e imparcial de los hechos, y proporcionarnos a todos la versión real de lo que sucedió.

La verdad del asunto es que el Sr. Khashoggi, en búsqueda de una campaña contra el régimen saudí en general y Mohammed bin Salman en particular, fue a la embajada saudí en Estambul y se torturó deliberadamente hasta la muerte en un intento descarado de desacreditar al Príncipe Heredero.

Esta provocación obvia fue claramente un intento de alterar las relaciones entre Estados Unidos y Arabia Saudí, que hasta este punto se estaban desarrollando de manera extremadamente satisfactoria. Afortunadamente, el señor Trump no se tragó el cuento. Sus amigos sauditas ya le habían informado, en medio de su famosa danza de espadas, que todo esto era parte de las grandes tradiciones religiosas y culturales del reino, que lo han mantenido a salvo durante miles de años.

Esto le proporcionó un claro entendimiento de que el asesinato, la tortura, la amputación de las manos por robo, la lapidación hasta la muerte por adulterio, la crucifixión, la financiación y el armamento de Al Qaeda, los talibanes y muchos otros grupos terroristas, el bombardeo del World Trade Center y la guerra genocida contra el pueblo de Yemen, fueron parte de un plan necesario para preservar la civilización en la Península Arábiga, una región de vital importancia para los intereses estratégicos y económicos de Estados Unidos.

 

Caravana de migrantes

Mientras tanto, en medio de todas estas crisis molestas, la atención del presidente se dirigió a una nueva amenaza en las fronteras del sur de Estados Unidos. Una horda de terroristas de Oriente Medio, disfrazada de Refugiados de Honduras, se dirigían directamente a la frontera, armados con armas peligrosas como sillas de bebé, ollas y sartenes.

Al comprender de inmediato que esta monstruosa invasión representaba una amenaza existencial para los EE.UU., el Sr. Trump tomó la única decisión posible.  Movilizó el Ejército, enviando a más de 5,000 soldados bien entrenados y motivados para defender la frontera, agitando la bandera del “verdadero patriotismo”.

El presidente naturalmente culpa a los Demócratas por esta amenaza de invasión. Él tuiteó el jueves pasado que "las leyes inspiradas por los Demócratas nos dificultan detener a las personas en la frontera" y dijo que estaba utilizando a los militares para responder a lo que él llamó una "emergencia nacional".

Los migrantes en la caravana en expansión, estimados por las Naciones Unidas en un total de más de 7.000, esperan llegar a los Estados Unidos. La mayoría son hondureños que buscan escapar de la pobreza y la violencia e incluyen familias, muchas de ellas con hijos.

La caravana creció dramáticamente poco después de cruzar la frontera con México el 19 de octubre, pero la enfermedad, el miedo y el hostigamiento de la policía han reducido su número. Para cuando lleguen a la frontera de los Estados Unidos, los números habrán disminuido aún más. Pero este hecho no ha mejorado el humor del Sr. Trump en lo más mínimo.

7f00281bf560f18c31c6cf788e4266eb w720 h601

 

Trump: "¡vuelvan a su país!"

Trump tuiteó un mensaje directo a los migrantes el jueves, instándolos a regresar a casa. "A los de la caravana, regresen", escribió. “No vamos a permitir que la gente entre a los Estados Unidos ilegalmente. ¡Vuelvan a su país y, si lo desean, soliciten la ciudadanía como millones de personas están haciendo!

Tales llamamientos parecen no haber tenido el menor efecto en una masa de personas desesperadas, que saben perfectamente bien que sus solicitudes para la ciudadanía estadounidense tendrán tantas posibilidades de tener éxito como que Donald J. Trump renuncie a toda su riqueza mundana y se retire a un monasterio.

Los migrantes no prestan atención a las noticias hostiles sobre ellos. Incluso si tuvieran acceso a las noticias, su difícil situación los alentaría en su horrible marcha para escapar de la pobreza, la miseria y la muerte. Cuando se les pregunta sobre los tuits de Trump, responden que debería dejar de atacarlos y que seguirían hacia el norte.

Candy Guillermo, una migrante de 37 años de la caravana que había oído hablar del plan para desplegar tropas, se sorprendió de que ella y los niños del grupo fueran considerados una amenaza. "Trump debería ser más humanitario", dijo. "Solo queremos darles a nuestros hijos un futuro mejor".

fda491674d201bb31d2c84c34c5d94ed w720 h551

Pero el Sr. Trump está decidido a que ese futuro no esté disponible para ellos. Los migrantes que llegan a la frontera de los EE.UU. pueden solicitar asilo de conformidad con el derecho estadounidense e internacional. Pero incluso aquellos que tienen la suerte de aprobar una evaluación inicial deben esperar hasta que sus casos se resuelvan en la corte de inmigración, lo que puede llevar varios años.

 

Tropas en la frontera

Los Estados Unidos tenían 331.700 solicitudes de asilo en 2017, más que cualquier otro país del mundo, según la Agencia de Refugiados de la ONU. Eso es casi el doble de las solicitudes de asilo que se presentaron en los Estados Unidos en 2015 y casi cuadruplicaron las solicitudes de 2013.

El despliegue planeado de tropas en servicio activo responde a una solicitud del Departamento de Seguridad Nacional, que administra la Patrulla Fronteriza, dijo un funcionario estadounidense. Además del Ejército, la Guardia Nacional ha sido desplegada. Pero todas estas medidas solo tendrán un efecto limitado en la prevención de cruces ilegales.

Las tropas de la Guardia Nacional están bajo el control de los gobernadores estatales y se limitan a apoyar labores como proporcionar vigilancia. Pero la experiencia muestra que cuando la desesperación de la gente ha llegado a un punto de ruptura, nada los detiene.

No está del todo claro por qué se envió el Ejército, porque las tropas de la Guardia Nacional pueden realizar las mismas funciones. La ley federal prohíbe el uso de miembros del servicio activo para la aplicación de la ley dentro de los Estados Unidos, a menos que el Congreso lo autorice específicamente. A principios de este año, el general Mattis autorizó la financiación del Pentágono para hasta 4.000 soldados de la Guardia Nacional en la frontera,. y hasta el momento solo se han utilizado poco más de 2.000.

773ab8c821fca14b653901684824031c w720 h707

El número de tropas desplegadas es más del doble que las 2.000 que están en Siria luchando contra el Estado Islámico. Y los soldados en el Ejército de los Estados Unidos se resentirán de ser enviados a actuar como la fuerza policial para expulsar a las mujeres y niños indefensos de la frontera sur en lugar de luchar contra los terroristas en Oriente Medio.

Trump pareció insinuar el anuncio del envío de tropas en un mitin en Wisconsin el miércoles. “Esperen, verán lo que sucede en las próximas semanas. Van a ver una frontera muy segura", dijo. "Ustedes sólo observen".

 

Mar de miseria humana

Pero las fronteras de los Estados Unidos nunca pueden estar protegidas contra el mar de la miseria humana, que es el resultado del horrible colapso económico y social de muchos países pobres en América Central. Mientras existan estas condiciones inhumanas, ninguna cantidad de fuerza, amenazas o incluso muros detendrá la avalancha de personas desesperadas que intentan encontrar una salida a la pesadilla en la que se ven obligados a vivir.

Hubo un momento en que los Estados Unidos acogían a los inmigrantes. América es, de hecho, una tierra de inmigrantes, que han contribuido enormemente a su desarrollo y riqueza. En la Estatua de la Libertad están inscritas las palabras inmortales: "Dame tus cansadas, tus pobres, tus amontonadas masas que anhelan respirar libremente".

Parece que ha llegado el momento de erradicar estas palabras y sustituirlas por el sombrío tuit de Donald Trump: "Regresa a tu país y, si quieres, solicita la ciudadanía como millones de personas lo están haciendo".

La actitud inhumana mostrada hacia estas personas pobres, cuyo único crimen es querer escapar de la pobreza y encontrar una vida mejor para sus hijos, contrasta con la generosidad demostrada por los mexicanos comunes, quienes han mostrado simpatía y comprensión ante la difícil situación de sus hermanos y hermanas.

En cada etapa de la marcha de la caravana, los pobres de México se han volcado a expresar su apoyo, brindándoles comida gratis y cualquier alojamiento que pudieran improvisar. Los propietarios de automóviles y camiones han estado recogiendo refugiados y llevándolos muchos kilómetros hacia su destino.

1ffb941b84dfd4879f84d0a3309f596b w720 h554

Un hombre, cuyo camión generalmente transporta cargamentos de mangos y otras frutas a los EE.UU., ahora lleva un cargamento de refugiados sin cargo, haciendo viajes repetidos de un lado a otro. Le comentó a un periodista inglés: “Llevo mangos a los Estados Unidos en mi camión, y son admitidos sin ningún problema. ¿Por qué no pueden admitir a la gente?"

 

La brutalidad del Estado-nación

Esa es una muy buena pregunta. Durante su período progresivo, la burguesía barrió las barreras artificiales que separaban una región o ciudad de otra. De esta manera, unieron las fuerzas productivas en una sola unidad: el Estado-nación. Pero ahora las fuerzas productivas han superado los estrechos límites del Estado-nación.

Toda nación se ve obligada, so pena de extinción, a participar en el mercado mundial. Vivimos en un sistema económico globalizado, pero que se ve obstaculizado por la existencia continua de fronteras, aranceles, impuestos, devaluación competitiva y todas las demás formas de proteccionismo que son reliquias del pasado y obstáculos para el desarrollo de las fuerzas productivas y de la misma civilización humana.

La llamada crisis de refugiados que ha creado una situación de pesadilla para millones de personas no puede resolverse sobre una base capitalista. La burguesía no tiene solución a este problema, excepto el alambre de púas, las tropas armadas, los perros y la violencia. E incluso estas medidas, en última instancia, resultarán inútiles.

Así como la tarea de la burguesía es abolir todos los particularismos locales, también es tarea histórica del proletariado tomar una escoba grande y barrer esa reliquia bárbara del pasado que es el Estado-nación. Defendemos la abolición de la propiedad privada de los bancos y monopolios, y la institución de un plan democrático de producción, no solo nacional sino internacionalmente.

 

¡Por el socialismo en toda América!

Una revolución socialista en los Estados Unidos significaría de inmediato el derrocamiento de los regímenes reaccionarios al sur del Río Bravo. Una federación socialista de América Central, vinculada a un Estados Unidos socialista con un plan de producción democrático común, erradicaría rápidamente las terribles condiciones que han creado los problemas que vemos en nuestras pantallas de televisión cada noche.

Nadie, excepto las personas más desesperadas, se embarcaría en una larga marcha a través de condiciones difíciles y peligrosas para escapar de condiciones aún peores. Solo garantizando el trabajo, las casas, la salud y la educación digna de los seres humanos se puede resolver el problema. Pero ninguno de estos objetivos se puede lograr sin antes derrocar a las camarillas parasitarias de los terratenientes y capitalistas que dominan estos países y que condenan a la población a la miseria.

Un plan de producción armonioso movilizaría el enorme potencial productivo de Centroamérica, poniendo a trabajar a toda la población en un trabajo de reconstrucción social. Unidos al gigantesco poder industrial de los Estados Unidos, una federación socialista transformaría rápidamente toda la situación. Los países de América Central deben ser un paraíso en la tierra. Pero bajo el capitalismo, se han transformado en un infierno para millones de personas.

Recordemos que antes de que llegaran los europeos, América Central fue el hogar de una maravillosa civilización. Bajo el socialismo florecerá una vez más, devolviendo la riqueza a quienes la producen. Centroamérica se convertirá nuevamente en un hermoso jardín, el cual nadie deseará abandonar.