África Subsahariana
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La juventud de Nigeria se ha rebelado contra la brutalidad de la odiada unidad de policía del SARS. Ni las concesiones ni el látigo de la reacción han hecho retroceder al movimiento #EndSARS, solo lo han impulsado hacia adelante. Este torrente espontáneo de ira debe colocarse sobre una base política organizada, dirigida directamente al putrefacto régimen capitalista.

El 3 de octubre de 2020, alrededor de las 4.19 p.m., hora de Nigeria, una persona en Twitter, que se hacía llamar Chinyelug, con solo 800 seguidores, tuiteó lo siguiente:

El SARS acaba de matar a un muchacho en Ughelli, Estado de Delta mientras hablamos. Frente a los hoteles de Wetland. Lo dejaron  muerto al lado de la carretera y se alejaron del fallecido en un jeep Lexus.

Tengo vídeos ...

- Chinyelugo (@ AfricaOfficial2) 3 de octubre de 2020

En solo unos minutos, el tweet recibió más de 10.000 retweets. Chinyelug nunca supo que estaba provocando uno de los movimientos juveniles más grandes de la historia de Nigeria. Nunca supo que estaba dejando caer la gota que colmó el vaso, de la misma manera que el asesinato de Mohammed Buazizi fue la gota que colmó el vaso que desencadenó la revolución tunecina que luego se convirtió en la Primavera Árabe en 2011.

El asesinato en Ughelli, informado por este tweeter, fue uno de los miles de asesinatos cometidos por el SARS (el Escuadrón Especial Antirrobo) que ha ocurrido sin ninguna repercusión. Los jóvenes de entre 15 y 35 años son en particular uno de sus objetivos. Son acosados constantemente por cosas tan triviales y ordinarias como trenzarse el pelo. Lo peor de todo es si se encuentran en posesión de teléfonos costosos o conduciendo automóviles lujosos.

El Informe de Seguimiento de la Educación para Todos en el Mundo de la UNESCO dice que Nigeria representa casi una quinta parte de los niños sin escolarizar del mundo y una de las tasas de abandono escolar más altas del mundo, pero la respuesta de la élite gobernante nigeriana es criminalizar a toda una generación de jóvenes. Todos son miembros sospechosos de ser los llamados chicos de Yahoo Yahoo, es decir, estafadores de Internet (la mayoría de los cuales son las desafortunadas víctimas de la crisis del capitalismo). Con poder exclusivo para arrestar o incluso matar sin explicación, el SARS evolucionó hasta convertirse en algo mucho más temido por la gente que los ladrones armados contra los que fue creado. Extorsiona, mata y arresta sin recurrir a reglas ni regulaciones. Pero el asesinato de Ughelli fue un paso demasiado lejos.

Las fortalezas y debilidades de los movimientos espontáneos sin dirección

Lagos, como centro comercial de Nigeria, fue el primer lugar donde los jóvenes salieron a las calles. El movimiento declaró no tener dirigentes, y ¿a quién podríamos haber señalado inicialmente como líder de esta magnífica lucha? Fue provocado por un accidente, pero la dialéctica enseña que a veces “la necesidad se expresa en forma de accidente”. Lo que estamos viendo es una confirmación material de esta lección dialéctica.

El movimiento se anunció al mundo bajo el hashtag #ENDSARS (#FINDELSARS, en ingles) y el 9 de octubre, #ENDSARS había encabezado el tweet de tendencia mundial. Inocentemente afirmó rechazar todo tipo de reivindicaciones políticas, solo quería una cosa: “el fin del SARS”. Una regla informal para unirse a los mítines es que no se pueden distribuir folletos ni exhibir pancartas políticas. Aquellos que fueron a la concentración con panfletos fueron expulsados. Nadie puede estar asociado directa ni indirectamente con la política. Esto, por supuesto, no es accidental sino dictado por una larga experiencia de la política del capitalismo, dominado por niveles extremos de corrupción, robo, malversación y la búsqueda de intereses privados. Los participantes no han experimentado ninguna otra forma de política (es decir, una política revolucionaria) en su vida. Esta es una prueba contundente de la afirmación de que “las masas aprenden no de los libros sino de la experiencia de su vida diaria”.

El movimiento también afirmó que se oponía a cualquier forma de liderazgo. ¿Y por qué no deberían sentirse así los manifestantes? Solo dos semanas antes, el 28 de septiembre para ser precisos, la dirección sindical desconvocó vergonzosamente una huelga general planificada sin obtener una sola concesión del gobierno. Esto creó una sensación de repulsión hacia cualquier forma de liderazgo por parte del movimiento juvenil, que equipara cualquier forma de dirección con compromiso y traición.

Un movimiento espontáneo de esta magnitud, que no tiene un liderazgo central claro, tiene sus ventajas, pero también grandes desventajas. El gobierno buscó en vano encontrar al líder con quien negociar, pero no encontró ninguno. Muchos dirigentes accidentales fueron llamados a negociar, pero en lugar de sofocar el movimiento, solo echó gasolina al fuego. El movimiento siguió expandiéndose ya que nadie tenía la autoridad suficiente para apagar el fuego. El gobierno anunció inmediatamente la prohibición de las unidades del SARS en todo el país y prometió indemnizar a todas las víctimas de las injusticias del SARS, pero también anunció la formación de otra unidad policial, el SWAT, como su reemplazo. Todo esto es un caso de hacer muy poco, y demasiado tarde. Más bien al frenar el movimiento, las masas solo sintieron más confiadas en su fuerza y sus demandas avanzaron rápidamente, convirtiéndose finalmente en políticas. De #ENDSARS, el lema pasó a ser #ENDSWAT (#FINDEL SWAT) y #ENDBADGOVERNANCE (#FINDELMALGOBIERNO).

Posteriormente, el movimiento se extendió a más de 20 ciudades del país, especialmente en el sur. Abuja, Kaduna, Minna, Makurdi, Kano y Jos en el norte más tarde se pusieron al día En este festival de los oprimidos.

A pesar de estos asombrosos avances, un movimiento sin ningún tipo de dirección también tiene su debilidad interna. Será incapaz de enfrentarse al Estado bien organizado y sus sistemas de represión. No existía una posición coherente sobre la que movilizar y dirigir el movimiento.

El gobierno moviliza a matones y criminales

La protesta puso a la policía de Nigeria a la defensiva, ya que la protesta está dirigida principalmente a sus excesos. Esto hizo que al gobierno le resultara difícil utilizar a la policía contra el movimiento. Más tarde recurrieron al uso de matones para atacar a los manifestantes pacíficos. En casi todos los centros de protesta se desplegaron matones armados con el apoyo activo de los Servicios de Seguridad del Estado para atacar a los jóvenes. La situación en Abuja fue particularmente mala, con más de 200 automóviles quemados y unas cinco vidas perdidas en ambos lados. Esto todavía demostró ser incapaz de sofocar el movimiento. El gobierno anunció que todos los agentes de policía declarados culpables serán despedidos, mientras que algunos con delitos menores recibirán reprimendas. Obviamente, esto también llegó demasiado tarde y supo a muy poco.

La masacre de Lekki del 20 de octubre

El 20 de octubre, el régimen, desesperado, jugó su última carta en Lagos. Se reclutaron soldados para sofocar violentamente la protesta. A primera hora de la mañana, el gobierno del Estado de Lagos anunció un toque de queda de 24 horas, a partir de las 4 pm. Más tarde se cambió para comenzar a las 9 pm del mismo día, porque era obvio que los manifestantes no iban a abandonar la manifestación pública. Se hizo viral un video de soldados en Ikeja (el primer centro principal de convergencia del mitin en Lagos) confraternizando con los manifestantes y cantando canciones de solidaridad junto a ellos.

Eran alrededor de las 7 de la tarde cuando se conoció la noticia de la masacre organizada de manifestantes en el peaje de Lekki: el segundo centro principal de la manifestación. Fue un ataque bien orquestado. El circuito cerrado de televisión se desactivó por primera vez aproximadamente una hora antes, las luces también se apagaron y luego los soldados comenzaron a disparar contra los manifestantes pacíficos. Esto reveló el alcance de la cruda brutalidad de la élite gobernante nigeriana. Según los informes, unas 15 personas murieron de inmediato y casi 100 sufrieron lesiones de un grado u otro.

Pero el látigo de la contrarrevolución solo ha logrado estimular el movimiento. La reacción fue inmediata. El puesto de peaje multimillonario de Naira Lekki, que supuestamente recaudaba miles de millones de nairas (la moneda nigeriana) mensualmente, se quemó por completo. Los Hoteles Oriental pertenecientes al exgobernador del Estado de Lagos e incondicional del partido gobernante, Bola Tinubu, habían sido atacados. Casi 100 grandes autobuses urbanos del gobierno se incendiaron. La casa de la familia del actual gobernador, donde reside su madre, fue incendiada. TVC (una cadena de televisión, también vinculada a Tinubu) fue incendiada. Hacer cumplir un toque de queda es ahora imposible y la ira de las masas se ha vuelto incontrolable. Incluso se informa que el propio Tinubu huyó del país en las primeras horas de hoy (21 de octubre).

Élite gobernante dividida

Realmente no hay forma de que un movimiento de esta magnitud deje de crear una grieta visible dentro de las filas de la élite gobernante. El plan inicialmente era traer soldados mucho antes, pero la cúpula del ejército rechazó la solicitud. La ira dentro del ejército es mucho más fuerte que entre las masas civiles. Las razones de esto son obvias: la corrupción de los generales, el impago de las asignaciones adecuadas y las continuas bajas a manos de los terroristas de Boko Haram. Los miembros de la Cámara  de la Asamblea Nacional ordenaron al presidente que se dirigiera a la nación. Esta fue probablemente la primera vez que esta Cámara en particular se haya dirigido públicamente al presidente, en un intento de absolverse a sí mismos de la culpa.

¿Qué se debe hacer?

Los marxistas se oponen a los disturbios, los saqueos y los incendios provocados, pero nuestra oposición no tiene nada en común con las objeciones hipócritas de la élite gobernante y sus partidarios. Si se trata a los seres humanos como animales, actuarán como animales; si se les trata como humanos, responderán en consecuencia. El verdadero culpable es la élite gobernante y su sistema de opresión y explotación, que reduce a grandes capas de la sociedad a mera materia prima para la explotación. Mientras una vida digna sea legalmente imposible para la mayoría, algunos de ellos ciertamente intentarán resolver el problema sobre una base destructiva e individualista. No nos corresponde a nosotros levantar nuestras manos impotentes y condenar los disturbios, sino encontrar una manera de llegar a los jóvenes que protestan.

La juventud nigeriana está luchando por encontrar la salida al callejón sin salida al que la ha condenado el capitalismo. El nuestro es despertar a los jóvenes a la conciencia política, y estamos muy seguros de que pronto descubrirán que los disturbios son un callejón sin sentido.

Como dijo una vez el activista y escritor marxista Alan Woods, con respecto a los disturbios que estallaron en Gran Bretaña en 2011:“Los marxistas no se unirán a la burguesía y sus agentes en su hipócrita coro de denuncia. Seguiremos el sensato consejo de Spinoza: 'Ni llorar ni reír, sino comprender'. Nuestro deber es encontrar un camino hacia la juventud, ayudarlos a encontrar el camino correcto: el camino revolucionario, el camino hacia la reconstrucción socialista de sociedad."

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: contacto@luchadeclases.org

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí