Publicamos a continuación un artículo aparecido en un medio periodístico de la ciudad de Dijon (Francia). Es muy interesante el artículo porque habla de los antecedentes de la actual movilización. Muestra cómo los trabajadores son conscientes de que un sólo sector de ellos (bien sea los de la energía, o bien los transportistas, por ejemplo), pueden paralizar el funcionamiento de la economía.

Foto: Sylvain NaudinDespués del 12 de octubre, el movimiento contra el ataque a las jubilaciones ha alcanzado un umbral crítico. Las grandes jornadas de lucha ya no son el centro de gravedad, aunque son todavía masivas y cada vez más combativas, como lo demostró el 19 de octubre.

El magnífico movimiento de los trabajadores franceses es una inspiración para todos los trabajadores de Europa. Demuestra la verdadera cara de la clase obrera francesa. Ayer, por segundo día consecutivo, los huelguistas continuaron sus acciones después del impresionante día de acción del martes.

Durante la noche del lunes 4 de octubre, el mundo ha despertado al conocimiento del proceso de extracción de aluminio de la bauxita, y de su sub-producto: el barro rojo, que devastó varios pueblos, incluyendo Kolontár y Devecser, en el suroeste de Hungría, trayendo una amenaza a largo plazo de contaminación del medio ambiente en varios países.

Una nueva jornada nacional de lucha contra la reforma de las jubilaciones sacó a las calles de Francia a 3,5 millones de manifestantes el 12 de octubre, el número más grande que este movimiento ha movilizado hasta la fecha.

CGT manifestacionEl sábado, 16 de octubre, más de 3 millones de personas tomaron las calles de Francia en cientos de manifestaciones en las ciudades y pueblos de todo el país en la última jornada nacional de lucha contra la contrarreforma propuesta al sistema de jubilaciones.

Otros países europeos, en los últimos meses y años, han pasado por toda una serie de movilizaciones de las que es necesario extraer el máximo de enseñanzas. Las tendencias predominantes en estos países, más tarde o más temprano, tendrán un efecto en el estado español.