El fracaso de la provocación de “ayuda humanitaria” del 23 de febrero en la frontera con Venezuela fue un duro golpe para el intento de golpe de estado de Trump. Provocó recriminaciones mutuas entre el autoproclamado Guaidó, el presidente colombiano Duque y el vicepresidente de Estados Unidos Pence. Estados Unidos no pudo obtener un consenso de sus propios aliados del Cártel de Lima a favor de una intervención militar.

En la medianoche del domingo 3 de febrero expiraba el ultimátum lanzado por Pedro Sánchez y la Unión Europea para que Nicolás Maduro convocara elecciones presidenciales en Venezuela. Dicho plazo no ha sido más que una hoja de parra para encubrir la sumisión del gobierno español y la Unión Europea a los dictados del departamento de Estado norteamericano y de las multinacionales a ambos lados del Atlántico, que exigen el reconocimiento de Juan Guaidó para reforzar el bloque de países que apoyan el golpe de estado y la intervención estadounidense en Venezuela.

Esta tarde se ha celebrado en la Puerta del Sol de Madrid una concentración de apoyo a la revolución bolivariana y contra las protestas violentas de la oposición contrarrevolucionaria en Venezuela que tienen como objetivo el derrocamiento del gobierno venezolano y que han provocada decenas de muertes, gran parte de ellas por la acción de grupos organizados de la oposición.

Estados Unidos ha decidido que ya es hora de un "cambio de régimen" en Venezuela y está actuando de manera implacable para lograrlo.  Los imperialistas han nombrado a un "presidente interino" y reunieron a la "comunidad internacional" para reconocerlo. Se han incautado de los activos venezolanos en los EEUU y el Reino Unido e impuesto sanciones económicas. Piden al presidente Maduro que renuncie y que el ejército venezolano lo destituya si se niega. Este es un intento de golpe de estado imperialista, al que cualquier socialista e incluso cualquier demócrata consistente tiene el deber de oponerse.

La Universidad de Granada a través de su equipo de gobierno y la Junta de Andalucía (PSOE) han iniciado una campaña de recogida de medicamentos en colaboración con una organización de la oposición derechista de Venezuela denominada LEAN (Liderazgo Emergente Alternativo Nacional de Venezuela), impulsada por burgueses del país latinoamericano residentes en España.

El 9 de marzo de 2015, el presidente estadounidense Obama emitió una Orden Ejecutiva declarando una "emergencia nacional", afirmando que "la situación en Venezuela" representa una "amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional y a la política exterior de los Estados Unidos". Esta es la última medida de injerencia imperialista de Estados Unidos en los asuntos internos de un país soberano como la República Bolivariana de Venezuela, y como tal es fuertemente condenada por la campaña Manos Fuera de Venezuela.