La madrugada del 3 de mayo, cuerpos de la armada venezolana y de las Fuerzas de Acciones Especiales de la Policía Nacional Bolivariana (FAES) frustraron una incursión marítima de mercenarios en las costas de Macuto, Estado La Guaira, quienes pretendían poner en marcha acciones terroristas y desestabilizadoras, así como un posible magnicidio contra el Presidente Nicolás Maduro. Esta acción ha sido reivindicada por Jordan Groudreau, ex boina verde y actual «contratista de seguridad» estadounidense, quien entrenaba a agrupaciones de voluntarios y militares venezolanos desertores en Colombia para realizar operaciones terroristas en Venezuela. Este personaje a su vez señaló la activación de varias células armadas ya insertas en el país y los nexos directos que sostuvo con Juan Guaidó, a través de un contrato por 212 millones de dólares para ejecutar tales acciones, que la marioneta imperialista incumplió.

La pandemia que se extiende por todo el mundo ha desencadenado una recesión mundial. La clase dominante está tratando de encontrar los medios para amortiguar este golpe salvaje a la economía. En su desesperación, están rompiendo todas las reglas que han dirigido su política durante los últimos 80 años. El sistema capitalista se enfrenta a la peor crisis de su historia.

Tras varias semanas de tira y afloja, se alcanzó un acuerdo precario sobre las ayudas a los países miembros de la UE que necesiten financiación extra para hacer frente a la crisis económica detonada por la epidemia de coronavirus. Los Estados dispondrán de hasta 540.000 millones de euros ¿Bajo qué condiciones? ¿Qué tiene que ver esto con  el Plan Marshall para Europa que exige Pedro Sánchez? ¿Es éste viable?

Mientras la pandemia de COVID-19 continúa, nos dicen: "el virus no discrimina - ricos y pobres por igual, estamos todos juntos en esto". Sin embargo, la realidad es que la élite privilegiada, que goza de una relativa seguridad, espera que los trabajadores se arriesguen a infectarse para que ella siga obteniendo beneficios. Este virus está exponiendo la naturaleza podrida y despiadada del sistema capitalista, donde la prioridad son los beneficios y no las vidas humanas.

Declaración del Comité de Redacción de Socialist Revolution – Bernie Sanders abandona la carrera de las primarias Demócratas. Es un golpe duro para millones de personas que esperaban que su campaña ofreciera un camino a seguir, una forma de luchar contra los multimillonarios que gobiernan Estados Unidos. Pero también es un punto de inflexión. Para estos millones de personas, puede ser el la gota que colma el vaso.

La enfermedad del coronavirus en Italia ha revelado la naturaleza real del sistema capitalista, haciéndose evidente para millones de trabajadores. Los beneficios se anteponen a las vidas, pero la clase trabajadora está reaccionando con huelgas combativas ¿Qué lecciones pueden extraer de esta experiencia los trabajadores de otros países? Fred Weston nos ofrece una explicación.