Ucrania fascistas referendum Publicamos a continuación un artículo escrito originalmente el 9 de mayo donde se hace un repaso preciso sobre toda la cadena de sucesos ocurrido en Ucrania en las dos últimas semanas, añadiendo luz y detalles que son ocultados por los medios de comunicación occidentales.

Durante la semana pasada los actos de barbarie de la organización islamista nigeriana Boko Haram, como el secuestro de más de 200 niñas y jóvenes para utilizarlas o venderlas como esclavas sexuales, han causado repulsión general en todo el mundo. Barak Obama, junto con otros líderes de gobiernos occidentales han denunciado estos actos como “de maldad pura”. Sin embargo, estos señores olvidan convenientemente su propio papel en la creación de este monstruo. Aquí vamos a republicar un artículo que explica los orígenes de Boko Haram y de cómo es en sí mismo un producto del imperialismo.

A menos de cinco meses para que Escocia vaya a las urnas para votar sobre su independencia, la campaña “Mejor Juntos” se encuentra en un estado de pánico ya que la brecha entre las dos opciones continúa reduciéndose.

La celebración de los referéndums en el este de Ucrania representa un giro nuevo y potencialmente peligroso en la crisis ucraniana. Los representantes populares de las regiones de Donetsk y Lugansk dicen que el 89% y el 96%, respectivamente, votó a favor del autogobierno.

En un raro momento de sinceridad, ayer [30 de abril], el presidente en funciones de Ucrania Turchynov admitió que sus fuerzas eran "impotentes" para sofocar los disturbios en el este de Ucrania, conforme se incrementa la insurgencia pro-rusa. Por otra parte, admitió que las fuerzas de seguridad de Ucrania no eran fiables y "algunas de estas unidades ayudan o cooperan con grupos terroristas." Ahora, el objetivo sería evitar que la insurgencia pro-rusa se propague a las regiones de Jarkiv y Odesa. Esto equivale a una declaración de derrota.

En la madrugada del primero de mayo un grupo fascista lanzó una provocación intimidatoria a la sede de la Izquierda Marxista en Bauru, en el Estado de San Pablo en Brasil. A continuación la declaración conjunta de Serge Goulart y Roque Ferreira, camaradas dirigentes de la Izquierda Marxista, sección brasileña de la Corriente Marxista Internacional.

Terminó la época de crecimiento mundial impulsada por la globalización. Se están preparando dos grandes Tratados de Libre Comercio (TLC), que colocarían a Estados Unidos en el centro estratégico, trazado para extender su dominio a ambos lados del Pacífico y Europa del Este. Lejos de ser un medio para intensificar el comercio mundial y liberar al capitalismo de sus propias cadenas, estos tratados diseñados por el imperialismo norteamericano en su propio interés dividirán el mundo en dos o más bloques de poder económico, enfrentándose en una guerra mutua. Es proteccionismo disfrazado de libre comercio.