Pagina principal Inicio Lucha de clases Editoriales Por un frente único para terminar con el gobierno del PP

Por un frente único para terminar con el gobierno del PP

ImprimirCorreo electrónico
Bookmark and Share

A continuación está disponible el editorial del número 9 de la revista Lucha de Clases:

"España entera es un escrache". Así empezaba un artículo en la web de Público.

El PP y los medios de comunicación de la burguesía han arremetido visceralmente contra la propuesta de la Plataforma de Afectados por las Hipotecas (PAH) de señalar  a los cargos públicos que apoyan las medidas que favorecen los desahucios. Las demandas de la PAH, sin embargo, son apoyadas por la mayoría de la población. Ada Colau, portavoz estatal de la PAH, estigmatizada por los medios más reaccionarios, explicaba correctamente cómo "se envía la policía contra ciudadanos honrados..., pero no contra los corruptos ni bancos que acosan a los más vulnerables".

En las movilizaciones convocadas por la PAH y el resto de MAREAS los pasados 16 y 23 de febrero, participamos más de un millón y medio de personas en decenas de movilizaciones, pese a que esas organizaciones carecen de liberados, locales y de infraestructuras básicas. La calle demandó la caída del gobierno del PP.

Resulta escandalosa la situación del gobierno, que se aferra al poder, a pesar de la implicación clara de algunos de sus miembros en el escándalo Bárcenas, que afecta de lleno a las finanzas del PP. A pesar de ello, los dirigentes de UGT y CCOO, los sindicatos mayoritarios de los trabajadores, que tienen el mayor poder movilizador del país, han renunciado en los últimos meses a poner la puntilla a un gobierno que ha perdido la mitad de su apoyo popular en poco más de un año.

Es más, en marzo pudimos ver cómo Toxo y Méndez se hacían la foto con Rajoy en relación al "plan" de empleo juvenil presentado por el gobierno, plan que en este contexto de degradación de la economía no va a tener ningún efecto ¿Qué aporta esta "foto" a los trabajadores, sino un balón de oxígeno a un gobierno que ve reducir su apoyo hasta en sus bastiones más tradicionales?

Así, los ahorristas afectados por el fraude de las "Preferentes" organizaron en Galicia 7 concentraciones simultáneas en un solo día contra las condiciones del rescate bancario, que les lleva a perder hasta un 70% de sus ahorros. Podemos apostar a que muchos de los 800 participantes que realizaron un "escrache" frente al ayuntamiento de Ponteareas (Pontevedra), haciendo huir por la ventana trasera del ayuntamiento a los concejales del PP, fueron votantes de este partido.

Este ejemplo es muy gráfico para definir el apoyo real que tiene este gobierno, gobierno cuyo ministro De Guindos también respaldó sin fisuras el plan inicial de los ministros de Economía de la UE para hacer pagar a los pequeños ahorristas el rescate del sistema financiero de Chipre.

Todos los trabajadores tenemos experiencia de cómo la situación en Chipre ha conmocionado la conciencia de muchísima gente en todo tipo de comentarios en nuestros trabajos, en la calle, en el bar... A pesar de la retirada del plan inicial contra los pequeños ahorristas, ha quedado de manifiesto cómo un corralito financiero  en absoluto es una mera hipótesis en nuestro país. El presidente del eurogrupo, el holandés Jeroen Dijsselbloem, dejó bien claro cómo el acuerdo alcanzado en Chipre podrá servir de ejemplo a otros países.

Frente a la retirada de la vida pública de los dirigentes de UGT y CCOO, IU presentó su campaña "Hay una alternativa, Gobierno dimisión". Al mismo tiempo, la Plataforma ¡En Pie!, una de las organizaciones convocantes de las protestas que llamaron a rodear el Congreso de los Diputados el pasado 25 de septiembre, ha convocado una concentración similar el 25 de abril de carácter indefinido para forzar la dimisión del gobierno.

El 25 de septiembre, y en fechas posteriores, ya pudimos contemplar movilizaciones que aglutinaron el apoyo militante de decenas de miles de participantes frente al Congreso de los Diputados, donde muchos estuvieron dispuestos a enfrentarse a la represión policial. Pero tenemos que ser claros: aunque hubiese un número superior de manifestantes, la caída del gobierno del PP sólo puede lograrse laborando por la mayor unidad posible de organizaciones y movimientos que se movilizan contra los recortes, con la participación activa de la mayoría de la población, lo que debe incluir huelgas generales y manifestaciones masivas. Esto implica la participación activa de los sindicatos y del conjunto de la clase trabajadora ¿Cómo conseguir esto? Redoblando la presión sobre las direcciones sindicales en las empresas y federaciones territoriales con resoluciones de asambleas de trabajadores exigiendo una acción decidida, con asambleas vecinales masivas en los barrios exigiendo la misma demanda, con la confluencia desde abajo de los sectores en lucha en jornadas unitarias de movilización. De lo que se trata es de evitar el aislamiento de los sectores más militantes y luchadores del resto de la clase trabajadora.

Todo esto urge a que los dirigentes de IU impulsen de la manera más decidida la campaña pública lanzada a fines de marzo para forzar la dimisión del gobierno, con actos públicos masivos y bien organizados, abriéndolos a los sindicatos y movimientos sociales.