Declaración de LUCHA DE CLASES. La lucha de los mineros y la inminente intervención de la economía española: RESCATAR A LOS TRABAJADORES NO A LOS BANCOS

Escrito por Lucha de Clases Sábado 16 de Junio de 2012
Imprimir

Declaración de LUCHA DE CLASES

La lucha de los mineros y la inminente intervención de la economía española: RESCATAR A LOS TRABAJADORES, NO A LOS BANCOS

minero_Len_noche_nuestros_hijosEl próximo día 18 de junio hay convocada una Huelga General en las comarcas mineras de todo el Estado español en solidaridad con la lucha de los trabajadores del sector minero. Al mismo tiempo, la economía española está prácticamente intervenida, una vez que su sistema financiero lo fue de hecho la semana pasada.

Los mineros españoles han estado en una huelga indefinida para defender sus puestos de trabajo y el futuro de las cuencas desde el 1 de junio. En las últimas semanas, áreas enteras de Asturias y León se han convertido en campos de batalla diaria entre los mineros y sus familias, y las fuerzas de las diferentes policías antidisturbios.

La lucha de los mineros es una reacción a la decisión del gobierno derechista del PP de reducir los subsidios a la industria minera en más del 60%, lo que amenaza 8.000 empleos directos en la minería y, probablemente, alrededor de otros 30.000 que dependen de la industria minera en las comarcas mineras. Si estos planes se implementan, significaría la muerte económica de las zonas mineras, que ya sufren de una gran emigración en las últimas décadas. El desempleo en el Estado español ya se encuentra en un nivel récord del 24%, mientras que el desempleo juvenil es del 52%. En los últimos 20 años, 40.000 puestos de trabajo han sido destruidos en la industria minera en Estado español. Esto es lo que hace que la lucha de los mineros ahora sea sentida por ellos como una cuestión de vida o muerte.

La Unión Europea obligaba a que finalizasen los subsidios para el 2018, pero esta decisión de adelantar el fin de los mismos por parte del Gobierno español ha dado a la actual lucha una gran urgencia.

La huelga comenzó el 23 de mayo y se convirtió en una huelga indefinida sin cuartel el 1 de junio, cuando 10.000 mineros y sus simpatizantes marcharon en Madrid, siendo fuertemente reprimidos por los antidisturbios. Algunos mineros se han encerrado dentro de las minas y algunos han realizado huelga de hambre.

Ante todo ello, desde LUCHA DE CLASES defendemos:

- Nos parece absolutamente hipócrita que se hable del despilfarro de las subvenciones mineras (poco más de 300 millones de euros al año) cuando actualmente está comprometida la propia quiebra del conjunto del Estado español a la hora de asegurar la viabilidad y el funcionamiento de la banca de los capitalistas, cuya especulación inmobiliaria y elevación artificial del precio del suelo se pretende asegurar y santificar, en base al aval de las propiedades del Estado, aunque ello signifique la pérdida del bienestar durante años y décadas para la clase trabajadora de este país.

- Estas comarcas dependen totalmente de la minería hoy por hoy. O se invierte en ellas por parte del Estado creando otra industria productiva, cosa que sí es posible, o se condena a las mismas y a decenas de miles de sus habitantes, al paro, miseria y emigración, plaga que en particular viene asolando a Asturias en las últimas décadas.

- En este sentido nos oponemos a cualquier pérdida de puesto de trabajo. Un puesto de trabajo perdido hoy es un puesto de trabajo que se pierde para el mañana. La minería es la industria que hay hoy para generar un bienestar mínimo en las comarcas mineras ¡No aceptar ningún despido sin alternativa real! ¡No a las promesas vacías ni a compromisos futuros, los trabajadores demandan hechos!

- La unidad de acción entre todas las organizaciones sindicales es sagrada para ganar la lucha. Al mismo tiempo, se debe de avanzar en la unidad de movilizaciones conjuntas en Asturias entre todos los sectores que ya están en lucha. Ya hay que poner fecha a una huelga general en Asturias en solidaridad con los mineros, unificando este conflicto al de los recortes en la administración pública.

- Ante todo lo que nos estamos jugando, una victoria de los mineros daría un impulso enorme al movimiento general contra la austeridad y los recortes. Ante el bloqueo informativo de los medios de comunicación sobre la lucha de los mineros, los sindicatos e Izquierda Unida deben organizar una campaña nacional de solidaridad con actos públicos, colectas en los centros de trabajo, giras de representantes de los mineros, etc.

Bankia_ladrones- Pero hay más sectores que se han movilizado en los últimos días, aparte de los mineros, empezando por los trabajadores de astilleros o los de todo el sector público. La unificación de todos estos sectores en una huelga sectorial en todo el Estado debe ser la base con la cual relanzar una movilización generalizada de la clase trabajadora cuando se anuncia la dilapidación de nuestras conquistas sociales para tapar el “agujero negro” que han creado los bancos, deuda que no debemos reconocer.

- El proceso de la Huelga General del 29 de marzo sirvió para desgastar fuertemente al Gobierno del PP. Pero, inmediatamente después, los máximos dirigentes de UGT y CCOO respondieron con una estrategia que, en los hechos, dividió el proceso de luchas y dejó soltar una gran parte del vapor que se había acumulado en febrero y marzo. En concreto, en las últimas semanas, los máximos dirigentes de UGT y CCOO, Toxo y Méndez, casi han estado desaparecidos, en mitad de la más aguda crisis política vivida por este país en toda su historia reciente, cuando se está cuestionando por parte del Gobierno y los dirigentes de las administraciones públicas cualquier avance social conseguido por la clase trabajadora en los últimos 40 años. El 20 de junio, día de las manifestaciones convocada por los sindicatos mayoritarios, no puede lograr nada por sí solo pero puede servir para cambiar este estado de cosas.

- Ya la experiencia de Grecia demostró en los tres últimos años que, en este período, incluso huelgas generales de 24 y 48 horas, de forma aislada entre sí, no pueden echar atrás los recortes y ataques de la clase dirigente. Debe haber un objetivo claro que debe pasar, en primer lugar, por demostrar a la inmensa mayoría de la sociedad cómo el actual Gobierno del PP no responde a los intereses de la misma. Para lograr esto, si las organizaciones sindicales no van armadas de un claro programa de demandas políticas alternativas ante la aguda crisis del capitalismo español, es como si marchásemos ciegos a la lucha.

- En este contexto, Izquierda Unida podría crecer masivamente ofreciendo una bandera de lucha limpia contra TODOS los recortes, de la misma manera que SYRIZA multiplicó por seis sus resultados electorales en un corto espacio de tiempo. Ahora bien, en las actuales condiciones de crisis aguda capitalista, ahora más que nunca, la estrategia de las mejoras a través de las instituciones y el viejo programa de la socialdemocracia se demostraron que ya no sirven. La política en las instituciones tiene que supeditarse a la defensa intransigente en la calle de todas las conquistas sociales de la clase trabajadora.

- La práctica intervención de la economía española por parte de sus acredores internacionales debe marcar un punto de inflexión en las organizaciones sindicales y en IU de cara a defender un programa claro que, hoy en día, dé respuestas concretas a los problemas más acuciantes que sufrimos.

- En primer lugar, hay que denunciar cómo hay dinero de sobra para garantizar un futuro en las comarcas mineras, al igual que en las comarcas donde están en riesgo los astilleros, o cualquier otra industria que se pretenda cerrar. En el último febrero las rentas del capital (empresarios y banqueros) sobrepasaron por primera vez en los últimos 35 años a las rentas del trabajo (los asalariados y parados) en la distribución del conjunto de la renta española ¡Pero los ricos no invierten su dinero para crear industria competitiva o empleo! Ante la necesidad existente, pretenden con sus leyes que trabajemos más tiempo por menos salario. Al mismo tiempo, decenas de miles de millones de euros han salido del país, tan solo el mes pasado (de capital extranjero, pero también ¡De los capitalistas españoles que tantos sacrificios nos piden!). Esto debe ser denunciado sin tregua desde IU a través de nuestra propaganda.

- Ya que los capitalistas prefieren evadir sus riquezas (mientras la economía es intervenida), debemos exigir que el Estado imponga controles inmediatos ante la huida de capitales. Pero no basta con esto, hay qué decidir quién controla esos capitales, quién los invierte y en qué: si van a la especulación con la Deuda española (como están haciendo ahora los principales bancos españoles) o sirven para ponerse al servicio de la inmensa mayoría y crear riqueza ante la necesidad acuciante que estamos sufriendo. No se trata solo de luchar contra los recortes, sino de defender en positivo una alternativa que ofrecer ante la crisis del capitalismo, un programa que conecte con los problemas de trabajadores y parados, que pueda servir para entusiasmar y dar confianza en la resolución de nuestros problemas.

- Desde LUCHA DE CLASES, proponemos empezar este debate profundizando sobre los siguientes puntos que consideramos básicos:

  1. Cancelar inmediatamente el pago de los intereses de la Deuda Pública (segunda partida de los presupuestos del Estado): más de 30.000 millones de euros en el 2012. Hay que repudiar el conjunto de la Deuda Pública, con indemnización sólo para los pequeños inversores en caso de necesidad comprobada.
  2. Eliminación de las contrarreformas laborales de los últimos años.
  3. Ningún cierre de empresa. Empresa que cierre, inmediatamente nacionalizada bajo control democrático de los trabajadores.
  4. El conjunto del sector bancario y financiero debe ser nacionalizado, pero no para absorber pérdidas y a continuación privatizarlo de nuevo, como pretenden PSOE y PP, sino para hacerse cargo de sus activos y utilizarlos en interés de la mayoría.
  5. Los bancos detentan una gran cantidad de viviendas vacías. Éstas deben ser nacionalizadas y utilizadas para crear un parque de viviendas sociales públicas, y alquilarlas por no más del 10% de los ingresos familiares. Los pagos de las hipotecas, (pasadas, presentes o futuras), también deben tener un tope de no más del 10% de los ingresos familiares y ser congelados en caso de desempleo: se debe garantizar así que la vivienda sea un derecho básico.
  6. Debe llevarse a cabo una investigación completa en el sistema bancario: apertura de los libros de cuenta, YA, a fin de descubrir adónde fueron los beneficios de los bancos durante la burbuja inmobiliaria y llevar al banquillo a todos los involucrados en escándalos de corrupción, financiación ilegal de partidos políticos, etc, asociados con la burbuja especulativa. Dicha investigación debería ser realizada por representantes de las Plataformas de afectados por las hipotecas, los trabajadores del sector bancario y los sindicatos. No podemos confiar en los políticos de partidos implicados en la corrupción para investigar casos de corrupción.
  7. Ante la subida sin pausa del desempleo; ante la falta de inversiones para generar empleo por parte de los empresarios, motivada por la sobreproducción existente; ante la tendencia a la insolvencia e incluso quiebra inminente de importantes industrias y bancos…, los capitalistas y sus representantes políticos no van a presentar alternativa alguna, salvo pagar las deudas usureras a costa de la riqueza real que creamos los trabajadores, para que ésta sea trasvasada a los banqueros, todo ello en defensa de las leyes y propiedades de la “economía de libre mercado”.
  8. Nos negamos a semejante robo y saqueo para pagar la debacle originada en nuestro país por los capitalistas españoles en los últimos 15 años. En definitiva, ante la incapacidad e irresponsabilidad manifiestas demostradas por los grandes empresarios y banqueros, demandamos la nacionalización de los centros básicos de la industria y la economía, empezando por las empresas del IBEX-35, indemnizando a los pequeños ahorradores y accionistas en caso de necesidad comprobada. Solo así, controlando estos recursos a través de los trabajadores y de los representantes por ellos elegidos en las diferentes empresas, el Estado podrá acometer un plan democrático de producción para garantizar el bienestar de la mayoría: de esta manera se podría reducir la jornada laboral para repartir el empleo (sin disminución de salarios) y, al mismo tiempo, lanzar un ambicioso plan de inversiones y obras públicas que diera trabajo a la totalidad de los 5,6 millones de desempleados, asegurando así una mejor sanidad, pensiones y servicios sociales en general.
  9. Otra Europa es posible, una Europa que pase por defender a la inmensa mayoría de la población. No a la Europa de los ricos y banqueros. Ese sentimiento es el que prima en el pueblo griego, ese sentimiento también es el que ha derrotado a Sarkozy en Francia. Esa idea sí puede unir a la inmensa mayoría de la población actual de la UE. Por unos Estados Unidos Socialistas de Europa, la única solución para Europa.