¿POR QUÉ TENEMOS QUE ASISTIR A LAS MOVILIZACIONES CONVOCADAS POR LOS SINDICATOS?

Escrito por IU Málaga Miércoles 14 de Marzo de 2012
Imprimir

Publicamos a continuación la declaración que IU de Málaga ciudad publicó en algunos institutos la semana pasada para animar a la participación en las últimas movilizaciones sindicales.

A TODOS LOS TRABAJADORES DE LA ENSEÑANZA 

¿POR QUÉ TENEMOS QUE ASISTIR A LAS MOVILIZACIONES CONVOCADAS POR LOS SINDICATOS?

Los trabajadores de la enseñanza estamos llamados, como el resto de trabajadores, por UGT y CCOO a movilizarnos los próximos días 8 y 11 de marzo dentro del calendario de movilizaciones convocadas contra la Reforma Laboral aprobada por el gobierno del PP. Además, el día 8 coincide con la tradicional movilización por los derechos de la mujer trabajadora.

Desde Andalucía, hemos visto desencadenarse un auténtico aluvión de movilizaciones en otras comunidades en los últimos meses (o años) con motivo de los recortes  efectuados en dichas autonomías. Hay muchos compañeros que observan dichas movilizaciones y no entienden los motivos de tanto conflicto, comparado con la estabilidad en Andalucía.

   * En Cataluña hubo varias huelgas en los tres últimos años contra la Ley autonómica de educación. Además, los casi dos años de gobierno de CiU han supuesto que los niveles salariales han retrocedido en bruto al año 2007 ¡Pero con un incremento de la inflación del 12% desde entonces! Es decir, tomando como base el año 2007, los salarios reales se han depreciado un 12%.

   * En Madrid se han efectuado 12 jornadas de huelgas en la enseñanza en el pasado otoño, con motivo del despido de varios miles de interinos.

   * En Castilla la Mancha, Galicia y otras comunidades, y en particular en Valencia en las últimas semanas, la comunidad educativa ha protagonizado protestas muy significativas ante los retrocesos en el presupuesto educativo que, por resumir, han significado miles de  despidos a profesores interinos, recortes en inversiones y en todo tipo de programas en los centros educativos, crecimiento de los barracones escolares…, y una degradación de las condiciones educativas y de trabajo evidentes.

En Andalucía no hemos asistido a grandes cifras de despidos (por ahora), pero las inversiones están paralizadas y en diferentes centros educativos no hay respuestas de las delegaciones de educación ante los requerimientos de directores y consejos escolares ante la alarma por el agotamiento de los presupuestos de los centros en muy pocos meses.

El gobierno del PP ha postergado por cálculos puramente electorales para después del 25 de marzo (día de las elecciones asturianas y andaluzas) la publicación de los Presupuestos Generales del Estado, a pesar de los reclamos de la Comisión Europea.

El diario económico Cinco Días, en su editorial del 28 de febrero, calculaba que a cada español le costaría MIL EUROS per cápita cumplir con los objetivos de déficit de la Comisión Europea, tan solo para este año. La cuestión es que los niños, parados o jubilados van a contribuir en ninguna o poca cuantía a este ajuste. En cambio, de entre todos los asalariados, al igual que ha ocurrido en Grecia en los tres últimos años, vamos a ser los trabajadores del sector público los principales pagadores de este plan, como desgraciadamente vamos a ver después de las elecciones andaluzas gobierne quien gobierne de entre los dos partidos mayoritarios.

La Reforma laboral del Gobierno atenta contra la estabilidad de muchos compañeros laborales pero, por supuesto, también de muchos familiares nuestros y del resto de trabajadores. Ante el mayor recorte de derechos laborales de los últimos 40 años no podemos permanecer impasibles. Más tarde o más temprano, van a venir a por todos, incluidos los funcionarios, y la unidad siempre fue la mejor defensa de la clase trabajadora.

La aparente imagen de fortaleza de Rajoy en la reunión del pasado fin de semana de la UE no nos debe engañar. Frente a otros, Rajoy no es tan fuerte: la política central de este Gobierno es defender la estabilidad de los grandes bancos españoles (y devolver las deudas a la banca internacional) por encima de cualquier otra consideración.

Antes que la reforma laboral, fue aprobada la reforma bancaria por la que se le van a seguir regalando miles y miles de millones de euros públicos (nuestros) a la gran banca, al mismo tiempo que los bancos nos siguen cobrando intereses usureros.

Los trabajadores de la enseñanza andaluza haremos muy bien en preocuparnos seriamente en un contexto de recorte brutal del gasto público. Al fin y al cabo, con los datos en la mano, la Comunidad de Madrid acabó con un déficit casi tres veces inferior al andaluz en el 2011. A su vez, el Gobierno central tiene muy elaborada una ley de control del gasto público para "dirigir" los presupuestos de las diferentes administraciones públicas.

Después de las elecciones del 25 de marzo tenemos que prepararnos para un inminente y severo ataque a nuestro nivel salarial, junto al más que probable despido de miles de compañeros interinos andaluces para los próximos meses, medidas que en su conjunto degradarán las condiciones de trabajo y de enseñanza del conjunto de miembros de la comunidad educativa.

Desde IU creemos que hay que apoyar con todas nuestras fuerzas las movilizaciones sindicales, tanto las del 8 y 11 de marzo, como las que están por venir. Es la hora del compromiso y de defender activamente los intereses de la inmensa mayoría.