Los sindicatos y la huelga general

Escrito por Nekane Iparragirre Viernes 24 de Febrero de 2012
Imprimir

El domingo 19F vimos cómo los sindicatos mayoritarios a nivel estatal demostraban su fuerza, avisaban al Gobierno con dos millones en la calle tras la misma pancarta. Así acabó la semana, pero no fue la única movilización anunciada: los sindicatos nacionalistas vascos (con ELA y LAB a la cabeza) y el sindicato nacionalista galego CIG anunciaron una convocatoria de huelga general para el 29 de marzo.

Desde mi humilde punto de vista, la huelga general es necesaria, muy necesaria, imprescindible. Los sindicatos son necesarios, muy necesarios, imprescindibles. Pero la unidad de acción también es necesaria, muy necesaria, imprescindible.

Tanto en Galiza como en Euskal Herria y en otros sitios tenemos sindicatos nacionalistas, pero también tenemos los estatales, con CCOO y UGT como cabezas visibles. Estas dos corrientes sindicales se han puesto muchas veces de acuerdo para movilizaciones conjuntas, de hecho lo hacen a día de hoy para luchas más locales, empresas concretas... pero hace mucho tiempo que tiran cada uno por su lado en lo que a la huelga general se refiere.

Una huelga general le sale muy cara al obrero. No puede permitirse muchas cada poco tiempo, y más si no ve avances. Estamos de acuerdo en que para los avances son necesarios los obreros en la calle, y que para que el obrero salga, tiene que ver que pueda haber avances. En el momento en que el obrero vea que hay algo que conseguir, saldrá a la calle, un día y el siguiente, no me queda duda.

Muchas veces he comentado el origen del nacionalismo, de dónde surgió, cómo empezó. Los nacionalismos, no son otra cosa que una estrategia de la clase dominante por separar a los obreros y así, controlarlos.

Defiendo el derecho de las naciones a la autodeterminación, lo he defendido siempre y lo seguiré defendiendo, pero antes de españoles o no, somos obreros, somos trabajadores. Nos guste o no, lo que se decide en Madrid nos afecta, seamos madrileños o gasteiztarras. Esto lo tenemos que entender nosotros, pero también los que manejan los sindicatos.

¿Qué pasaría en Euskal Herria, Galiza... si todos los sindicatos convocaran una huelga general de manera conjunta? Que el seguimiento se multiplicaría, y con él, los resultados y las conquistas de la clase trabajadora.