15M - Manifestación en Málaga por una sanidad y educación públicas, gratuitas y de calidad

Lunes 19 de Septiembre de 2011
Imprimir

Ayer, domingo 18 de septiembre, en Málaga al igual que en otras ciudades, hubo diferentes manistaciones que aglutinaron en su conjunto a varias decenas de miles de personas a lo largo de la geografía ibérica. En Málaga, en la convocatoria oficial del 15M, se equiparaba a todos los políticos por igual. Militantes obreros repartieron una hoja en la manifestación explicando su punto de vista.

 

---------------------------------------------------------------------------------------------

 

CÓMO ENFRENTAR LOS ATAQUES QUE ESTAMOS SUFRIENDO

 

QUIÉNES SON LOS MERCADOS Y SUS ALIADOS, CUÁLES SON LOS NUESTROS

 

La supeditación del gobierno del PSOE a los intereses de los grandes empresarios y banqueros está siendo total en los hechos, como demuestra su acción política desde el inicio de la crisis económica.

 

Las reformas laborales llevadas a cabo en el último año contra los derechos de l@s trabajador@s, el tijeretazo al gasto público, la contrarreforma de las pensiones, las medidas privatizadoras en empresas públicas (AENA, autoridades portuarias), la bajada de impuestos a los ricos, la privatización de las cajas de ahorro, el relleno de sus agujeros con dinero público…

 

Todo ello coronado finalmente con la reforma exprés de la Constitución para contentar a los acreedores de la economía española sobre la devolución de sus deudas, devolución que se hará a costa de reducir mucho más la calidad de los servicios públicos y del bienestar de la inmensa mayoría de la sociedad.

 

En los próximos meses y años nos vamos a enfrentar a un incremento, mucho mayor aún, de las agresiones sociales de que estamos siendo objeto la inmensa mayoría de la sociedad: esa que se levanta temprano todos los días para crear riqueza con su trabajo; esa que se esforzó por adquirir una educación y un futuro mejor gracias al esfuerzo de sus padres y familias, pero que sin embargo se encuentra hoy en paro; esa, en definitiva, que busca un referente al que agarrarse para, desgraciadamente, darse cuenta de que muchos, una vez llegados al poder máximo, no se diferencian en lo fundamental de la derecha y acaban sucumbiendo a las presiones de los poderes fácticos.

 

Se ha convertido en un lugar común decir que “todos los políticos son iguales”, y desde luego que hay fuertes razones para pensar así. Realmente eso también quiere decir en muchos casos: “yo querría que todos los políticos NO fueran iguales”. Ahora bien, no todos los políticos son iguales: sí los ha habido que se han distinguido públicamente por defender los intereses de la inmensa mayoría, como hemos podido ver en las últimas semanas.

 

El grito de rebeldía, de descontento e indignación, que hemos lanzado desde el 15M desde luego que ha empezado a servir para remover de arriba abajo al conjunto de la sociedad, y para que todo el mundo se defina en torno a él. Nos han surgido muchos amig@s. Por ejemplo, está Rosalía Mera, fundadora de INDITEX y la mujer más rica del país, que se ha declarado “indignada” y solidaria con el 15M. Hay que hablar claro: mujeres y hombres como ella, de su clase social, son los que presionan a los gobiernos de turno para que legislen a favor de los ricos; son lo que promovieron el boom inmobiliario para triplicar o cuadruplicar el valor del suelo, haciendo pingües negocios, endeudándonos a los de abajo de por vida.

 

Por la unidad del movimiento obrero con el ciudadano

 

Los máximos dirigentes sindicales de UGT y CCOO también se han visto obligados a variar su actitud pactista anterior, presionados por sus afiliados y su base social. En muchas reuniones provinciales de delegados y afiliados, después de que Toxo y Méndez llevasen a cabo el pacto de pensiones a principios de febrero, los máximos dirigentes sindicales encontraron una actitud hostil por parte de sus afiliados, cuando no de abierta rebelión.

 

Hoy por hoy, hay un ambiente cada vez mayor dentro de UGT y CCOO de abierto cuestionamiento de la estrategia seguida por sus dirigentes en el periodo anterior. Por tanto, es muy positiva y necesaria la convergencia entre nuestro movimiento, el 15M, y las movilizaciones lo más unitarias posibles del mayor número de sindicatos de trabajadores, como se ha visto en la manifestación de Madrid del miércoles pasado en defensa de la enseñanza pública, donde participaron unas 50.000 personas, la manifestación más numerosa de este septiembre.

 

¡Por la unidad del movimiento obrero con el movimiento ciudadano!

 

¡Que la crisis la paguen los ricos!