Referéndum en Grecia: Decir no a la austeridad, romper con el capitalismo

Escrito por Corriente Marxista Internacional Sábado 04 de Julio de 2015
Imprimir

Declaración de la Corriente Marxista Internacional

La crisis griega se está acercando a un desenlace. Esto marca un punto de inflexión para la clase obrera de Grecia y del conjunto de Europa. En enero pasado Grecia votó por un gobierno que prometió acabar con las políticas de austeridad que han arruinado el país. La elección de Syriza dio esperanza a mucha gente en toda Europa. Pero precisamente, por esta razón, los dirigentes políticos de Bruselas y Berlín decidieron aplastar al nuevo gobierno, humillarlo, sabotearlo y finalmente tratar de derribarlo.

aOxiLa crisis actual tiene claramente el carácter de una provocación deliberada. Hace una semana se decía que las diferencias entre las dos partes eran mínimas. Alexis Tsipras hizo muchas concesiones para satisfacer a las llamadas Instituciones. Se habló de un acuerdo. Pero entonces, de repente, el FMI puso sus botas sobre la mesa. Se impusieron nuevas condiciones –condiciones que eran imposibles de aceptar por los griegos. Esto fue una provocación descarada, diseñada para poner al gobierno griego en una posición imposible y causar la ruptura de las conversaciones o la caída del gobierno.

Es imposible escapar a la siguiente conclusión: los banqueros y capitalistas europeos han decidido llevar a cabo un cambio de régimen en Atenas, usando los mercados de bonos y los bancos en lugar de cohetes y bombas. Pero el resultado final sería el mismo. Si hay un voto por el SÍ el domingo, los buitres esperan librarse del gobierno de Syriza, que Tsipras renuncie y que haya algún tipo de gobierno de "unidad nacional" al que pondrán de rodillas, y reducirlo a sostener una escudilla y decir, como Oliver Twist: "por favor, señor, quiero un poco más".

Ante esta situación, la opción de un referéndum era realmente la única que le quedaba a Tsipras. La Troika (llamémosles por su verdadero nombre) presentó a Grecia un ultimátum que equivalía a abandonar el mandato del 25 de enero del gobierno de Syriza. Pero esa fue la decisión democrática del pueblo griego. La única respuesta es que el pueblo emita un veredicto democrático a través de un referéndum.

Terrorismo económico

La Troika primero trató de impedir que el referéndum se llevara a cabo, y cuando fracasó, recurrió al sabotaje económico, obligando a los bancos a cerrar, amenazando a la gente con el hambre y tratando por todos los medios de crear un ambiente de miedo y pánico, que esperan que favorezca un voto a favor del SÍ.

El comportamiento brutal y provocador de la Troika, que está interfiriendo flagrantemente en los asuntos soberanos de un país, diciéndole al pueblo de Grecia cómo votar y chantajeándoles descaradamente cortando el flujo vital de los bancos, expone la verdadera naturaleza reaccionaria de la Unión Europea a la vista de todos. Detrás de la fachada de "democracia europea" y "Solidaridad" se encuentra la dictadura de los bancos y las grandes empresas. Todo lo demás es un fraude y una mentira.

La cuestión del referéndum es, por supuesto, un asunto básico de democracia. Pero también sirve para demostrar los límites de la democracia burguesa. Bajo el capitalismo la gente puede votar por quien quiera, siempre y cuando los banqueros decidan lo que pasa. El pueblo de Grecia votó por Syriza y el gobierno elegido democráticamente intentó resistir el chantaje de las "Instituciones" no elegidas que gobiernan la UE. Ahora estas personas no elegidas están decididas a impedir que el pueblo exprese su voluntad en un referéndum. Quieren utilizar su poder económico para derrocar al gobierno de Syriza.

Por sus acciones la Troika ha declarado la guerra al pueblo griego. A ellos les gustaría intimidarlo para que se rindiera sin disparar un solo tiro. Ese sería el significado de un voto SÍ el domingo. Ellos calculan que si gana el SÍ Tsipras tendrá que dimitir, o bien llevar a cabo un programa de recortes que lo desacreditaría por completo. Ellos han estado conspirando en secreto con los líderes de la oposición griega para formar un "gobierno de unidad nacional" (escindiendo a Syriza en el proceso). Eso equivaldría a un golpe de Estado de facto.

Si tienen éxito, eso les animará para presionar por medidas aún más duras contra Grecia. Ellos la saquearán y expoliarán con privatizaciones forzadas. Robarán sus tierras, sus islas y sus tesoros. Exprimirán a Grecia hasta que esté seca y cuando finalmente no quede nada para extraer, no dudarán en arrojar al país en un montón de basura.

La sociedad griega está ahora agudamente dividida en dos campos. Por un lado están la oligarquía griega, los banqueros, los capitalistas y los grandes magnates de navío junto con sus representantes políticos y la Iglesia Ortodoxa. Detrás de ellos asoman los capitalistas y banqueros europeos.

Por otro lado están los trabajadores griegos, los pensionistas, los desempleados y los jóvenes, junto con los sindicalistas y partidos de izquierda. Nadie puede ser neutral en esta lucha. La CMI y su sección griega, la Tendencia Comunista de Syriza, se mantienen firmes en el lado del voto NO, que representa a todas las fuerzas vivas de la sociedad griega.

El Partido Comunista de Grecia (KKE) ha adoptado un enfoque completamente equivocado en el referéndum, que no tiene nada en común con el leninismo. A pesar de que hace una serie de críticas válidas y justificadas contra el gobierno, que considera el referéndum simplemente como una manera de conseguir un mejor acuerdo en la mesa de negociaciones, llama a la gente a anular su voto.

Esto es un error muy grave. En momentos en que la sociedad griega está extremadamente polarizada en claras líneas de clase, los dirigentes del KKE deciden abstenerse. Es perfectamente posible votar NO al ultimátum de la Troika (que es la pregunta que se hace en el referéndum) mientras continúa la campaña contra la austeridad, en contra de las concesiones hechas por el gobierno y por una alternativa socialista clara al capitalismo.

Campaña de los medios de comunicación diseñada para provocar el pánico

Impulsados ​​por sus jefes en Bruselas y Berlín, la clase dominante griega está llevando a cabo una campaña sucia con la intención de causar pánico en la clase media y empujarla a votar SÍ por miedo. La campaña de los medios de comunicación se basa en la mentira, el chantaje económico, amenazas a los trabajadores por los empresarios y el sabotaje de la economía. Esta es una especie de terrorismo económico, y como todo terrorismo, su intención es intimidar y asustar a la gente, obligarla a hacer cosas que no haría por su propia voluntad.

La Troika está tratando de determinar el resultado del referéndum. Ella razona así: si la gente piensa que esto es un referéndum sobre la austeridad (que lo es) van a votar NO, por lo tanto, tenemos que hacerles creer que la elección es entre crecimiento, empleo y democracia, por un lado; y caos económico, radicalismo y las siete plagas de Egipto en el otro lado.

Tsipras se queja con razón acerca de la escandalosa campaña mediática y unilateral. La llamada prensa libre en Grecia, como en todas partes, está controlada por los banqueros y los capitalistas y fielmente lleva a cabo sus órdenes. Ellos están azotando una campaña histérica con la intención de sembrar el miedo y el pánico y así llevar a la gente al campo del SÍ. Este es el otro brazo del terrorismo económico con el que Merkel y sus secuaces griegos están tratando de obtener un voto a favor del SÍ y luego derrocar al gobierno elegido democráticamente.

¿Cómo puede el pueblo de Grecia aceptar las imposiciones escandalosas de una banda no electa de banqueros y capitalistas y sus agentes? El ultimátum es la continuación de las políticas de austeridad brutales de los últimos cuatro años de memorandos. Han destrozado la economía griega y la reducido a su pueblo a la mendicidad. Por otra parte, sus planes han fracasado y el déficit es más grande que nunca. Se suponía que estas políticas iban a reducir la deuda a niveles manejables y producir la recuperación económica. En cambio, han producido más recesión y la deuda es de alrededor del 180% del PIB y sigue en aumento. Ahora quieren infligir más dolor a Grecia.

Toda la experiencia de los últimos cinco años muestra muy claramente lo que quieren estas llamadas Instituciones. No van a hacer concesiones que permitan a Syriza llevar a cabo un programa anti-austeridad a favor de los trabajadores. La oferta previa era un insulto con la intención de humillar al pueblo griego y a su gobierno elegido democráticamente. Fue un claro intento de desestabilizar y derrocar al gobierno.

¿Un acuerdo negociado?

Alexis Tsipras dice que un voto NO fortalecerá su posición de cara a nuevas negociaciones con la troika. Pero esa es una esperanza ingenua. Merkel ha dejado muy claro que no hay más negociaciones en oferta. Schäuble ha dicho muy claramente que no va a tratar con Tsipras y que no confiía en Syriza. En otras palabras, quieren instalar un nuevo gobierno en Atenas haga lo que ellos quieran.

Hay una contradicción fundamental entre el mandato anti-austeridad del 25 de enero y los intereses de los banqueros y capitalistas europeos. Ellos no permitirán que Syriza gobierne sobre la base de su programa. Ellos están tratando de quitar a este gobierno por todos los medios y a cualquier costo.

La siguiente oferta (si la hay), sin duda no será mejor que la última. Por lo tanto, es completamente utópico imaginar que una victoria del NO permita a Tsipras obtener un mejor acuerdo a través de negociaciones. Eso sería como tratar de persuadir a un tigre a comer ensalada. Si gana el NO van a cortar toda la oferta de dinero (como el BCE ya lo está haciendo) y a empujar a Grecia fuera de la zona euro. Eso tendrá consecuencias muy graves para la zona euro y para la economía mundial. Pero parece que Merkel y los otros están decididos a seguir adelante.

El líder de Syriza dice que si hay un fuerte voto NO, al día siguiente estará en Bruselas y firmará un acuerdo. Pero las "Instituciones" no querrán ni podrán hacer una oferta que permita la ejecución del programa de Syriza. Hacerles concesiones es inútil. Por cada paso atrás que dé Tsipras le exigirán diez más. No es posible conciliar contradicciones irreconciliables, como tampoco es posible la cuadratura del círculo.

Yanis Varoufakis, ministro de Finanzas de Grecia sostiene que no existe un mecanismo legal para expulsar a un país de la zona euro. Tiene toda la razón, pero eso no hace la más mínima diferencia. Los líderes de la zona euro no son más que bandidos bien vestidos y nunca se ha conocido que apelaciones a la legalidad impidan a un bandido cortarle la garganta a un hombre y robarle su cartera. ¡Estas son las mismas personas que expulsaron a Varoufakis ​​de la reunión del Eurogrupo!

A menos que los líderes de Syriza estén dispuestos a entregarse por completo, y por lo tanto a cometer un suicidio político, el resultado más probable si hay un voto NO es, por tanto, la exclusión de Grecia del Euro.

¿Un retorno al dracma?

El principal argumento de los medios de comunicación griegos, haciéndose eco de sus amos en Berlín y Bruselas, es que el referéndum es realmente un voto de sí o no a permanecer como miembros de la zona euro y de la Unión Europea. Ellos pintan un panorama apocalíptico de lo que significaría una salida de Grecia (o "Grexit" para usar el neologismo actual).  Pero esto pasa por alto el pequeño detalle de que aquellos que están agitando sobre una catástrofe amenazante son ellos mismos responsables de la catástrofe actual en la que Grecia se ha sumido.

Los acontecimientos de los últimos meses demuestran que la UE es un club capitalista - un gobierno de los ricos, por los ricos y para los ricos. La política de sus líderes es una política de austeridad permanente. Si Grecia permanece en la zona euro, su futuro será una continuación de lo que se ha tenido durante los últimos cinco años, pero empeorando todo el tiempo. El hecho es que Grecia no puede pagar estas deudas monstruosas. Éstas colgarán alrededor de su cuello durante décadas como una piedra pesada.

La única esperanza para Syriza es que saque las conclusiones necesarias de lo que está sucediendo. Es inútil esperar que Merkel y Juncker puedan ser persuadidos a ser amables con Grecia. El pueblo de Grecia está en guerra con los banqueros y capitalistas de Europa, y no puede haber ninguna tregua en tal guerra. Al final una clase debe ganar y la otra tiene que perder. ¡Y que Dios ayude al perdedor!

Fue la Troika con su imposición implacable de una política de austeridad cruel la que empujó a la economía griega a un abismo de desempleo masivo, pobreza, recortes de salarios y pensiones, suicidios y desesperación. Es la única vez en la historia en que una depresión ha sido exacerbada deliberadamente por los gobiernos y las instituciones financieras.

Algunas personas han argumentado que si Grecia es empujada fuera del Euro esto eventualmente podría proporcionar una solución a sus problemas económicos. Eso es ingenuo en extremo, por no decir irresponsable. La pregunta seguiría siendo: ¿qué clase de economía, dirigida por quién y en interés de quién?

Supongamos que la nueva moneda se llame "dracma". ¿Qué pasará con ella? Caerá como una piedra, porque nadie va a querer sostenerla. Eso hará que los precios suban abruptamente, incluso habrá hiperinflación, como en Alemania en 1923. Los ahorros de la gente serán aniquilados. Habrá una recesión profunda e incluso más desempleo.

Por otra parte, si Grecia es forzada a salir del euro, también se encontrará a sí misma fuera de la Unión Europea. La burguesía europea no va a querer ver sus mercados invadidos por productos griegos baratos por la inevitable caída de la dracma (o cualquier otra moneda que se elija). Será necesario tomar medidas muy drásticas para evitar una catástrofe económica. Medidas de medias tintas serán inútiles. No se puede curar el cáncer con aspirinas.

En la actualidad la mayoría no ejerce ningún control. Son los banqueros y capitalistas - tanto griegos como extranjeros - quienes controlan todo. Ellos no están interesados ​​en los problemas del pueblo griego, sólo en los beneficios que pueden extraer de los trabajadores, los pensionistas y las personas pobres.

Si el pueblo de Grecia quiere retomar su destino en sus propias manos tiene que decirle al gobierno que confisque la riqueza de los oligarcas y expropie los bancos y las grandes empresas. Entonces se puede comenzar a controlar la economía y dirigirla en interés de las necesidades de la mayoría, no de los beneficios de una pequeña minoría de ricos ladrones y parásitos.

La causa fundamental de la crisis económica, del desempleo en masa, de las guerras y la pobreza es el hecho de que el sistema capitalista ha llegado a su límite y ya no es capaz de desarrollar las fuerzas productivas como lo hizo en el pasado. Es necesario un cambio fundamental. La única solución es el socialismo.

¿Cuál es la alternativa?

La CMI apoya sin reservas al pueblo de Grecia en su justa lucha. Hacemos un llamamiento a votar NO el domingo. ¡Hay que votar NO a los recortes y a la austeridad! ¡Votar NO a la imposición y al chantaje! ¡Votar NO al intento de hacer que los trabajadores paguen la crisis del capitalismo!

Todas las fuerzas vivas de la sociedad griega lucharán por el NO este domingo. Pero eso no será suficiente. Una victoria para el voto NO en sí misma no resuelve nada. Sobre bases capitalistas no hay futuro para Grecia - dentro o fuera de la Unión Europea. Con el fin de romper con la austeridad se necesita una ruptura radical con el capitalismo.

Surge la pregunta: ¿entonces qué? Con el fin de evitar la catástrofe que amenaza ahora a Grecia, SYRIZA debe prepararse para tomar acciones defensivas: nacionalizar la banca sin indemnización, introducir un monopolio estatal del comercio exterior. Tiene que haber una intervención del Estado para controlar la distribución de alimentos, medicinas y otras necesidades básicas con el fin de garantizar el suministro y evitar el acaparamiento y la especulación.

Se deberían tomar medidas para revocar las licencias de transmisión de los medios de comunicación que difunden deliberadamente información falsa y causan pánico. Algunos de estos, de hecho, operan sin licencia. Estas medidas deben estar respaldadas por la iniciativa directa de los trabajadores: con la ocupación de los bancos, las fábricas y los medios de comunicación bajo control obrero. Formar comités de lucha por el NO en cada centro de trabajo y barrio - para ganar el referéndum y comenzar a tomar el control de la industria y de la sociedad para evitar el sabotaje y el caos.

Por encima de todo, es imperativo que Grecia no debe quedar aislada internacionalmente. No se puede depositar ninguna confianza en los gobiernos de Rusia y China, que representan los intereses de sus propias oligarquías. En cambio, lo que se necesita es un llamamiento a la solidaridad internacional de los trabajadores de España, Italia y de otros países europeos.

Este es un problema no sólo para Grecia sino para el conjunto de Europa. En todas partes los banqueros y los capitalistas están atacando los niveles de vida y los derechos de los trabajadores. Lo que se necesita es un frente único de todas las fuerzas anticapitalistas en Europa para luchar por la defensa del empleo, los derechos y las condiciones de vida. Pero eso no es suficiente. Debemos luchar por el derrocamiento de esta Europa reaccionaria de los banqueros y capitalistas.

Un llamamiento por parte de Grecia a los trabajadores de Europa - sus únicos aliados verdaderos - sólo puede tener éxito si se acompaña con medidas anticapitalistas audaces. En toda Europa los trabajadores están sufriendo ataques a los niveles de vida. Esa es precisamente la razón por la que Merkel y su pandilla no podían permitir a Grecia derrotar su programa de austeridad permanente, porque ese ejemplo sería seguido por los trabajadores de España, Italia y de todos los demás países de Europa.

En Irlanda, Portugal, España, Italia y Francia, incluso en Gran Bretaña, la gente está mirando lo que sucede en Grecia. Syriza podría proporcionar un punto de reunión para la izquierda en Europa, pero sólo con una condición: que tome medidas audaces contra los capitalistas y banqueros. Eso haría sentar las bases para un movimiento de solidaridad de masas en toda Europa que transformaría toda la situación.

Una contundente victoria del NO a la austeridad en este referéndum sería el primer paso en un contraataque en toda Europa contra la austeridad. Pero es sólo un primer paso. El programa contra la austeridad de Syriza sólo puede ser llevado a cabo con una ruptura radical con el capitalismo.

Pero si el gobierno se deja intimidar a llegar a un acuerdo que le lleve a la capitulación, tendrá un efecto depresivo en el resto de Europa. Eso es a lo que Merkel y compañía están apostando. Quieren que Syriza lleve a cabo un programa de recortes y austeridad que lo desacredite a los ojos de las masas. Entonces dirán a los trabajadores de Grecia y del conjunto de Europa: "¿Veis lo que pasa cuando la izquierda llega al poder?" Usarán Grecia como una advertencia a otros movimientos anti-austeridad y de izquierdas en España y otros países.

La brecha entre los privilegiados y no privilegiados se está volviendo más amplia en toda Europa. Los acontecimientos de los últimos meses demuestran más allá de toda sombra de duda que la Unión Europea es una institución creada por los ricos y para los ricos. Su política es de austeridad permanente. La única Europa democrática sería una federación socialista de los estados europeos. Ya es hora de que la izquierda europea rompa con el capitalismo y lo inscriba en su bandera:

3 de julio de 2015

 

¡Apoyar a los marxistas de Syriza!

Un nuevo período explosivo se está abriendo en Grecia, donde serán más necesarias que nunca las ideas del marxismo. Esto significa que el apoyo a la Tendencia Comunista de Syriza será crucial.

Nuestra tendencia es la única dentro de SYRIZA que se financia exclusivamente por sus propios miembros y simpatizantes. Pero la situación se está moviendo rapidamente, con giros y cambios constantes, que requieren análisis periódico por parte de los marxistas y una intensificación de sus actividades, con panfletos, folletos y reuniones públicas más regulares.

Todo esto cuesta, y mientras los camaradas en Grecia no sólo están haciendo grandes sacrificios, sino que también se enfrentan a una situación difícil en términos de pérdidas de empleo, y recortes en los salarios y pensiones. Por tanto, estamos pidiendo apoyo financiero de los compañeros y lectores de nuestra página web para ayudar a difundir las ideas del marxismo en Grecia.

La lucha de los trabajadores griegos es la lucha de todos los trabajadores. Al ayudar a los marxistas griegos económicamente, ¡también estás fortaleciendo la lucha por el socialismo en tu propio país!

Haga clic en este botón para donar:

 

 

 

 

 

 

Video de la impresionante movilización a favor del NO hoy en Atenas, 2 de julio de 2015